Archivo

Archive for 14 abril 2011

Un colectivo de escritores irlandeses y británicos publica nota en Galway Advertiser

Este artículo publicado en forma de carta abierta en el periodico Galway Advertiser, lo dedicamos a todos los que todavía creen que el caso Florence Cassez tiene que ver con la ingerencia de Francia en nuestro santísimo e irreprochable México.

El mundo nos está mirando…  Se sabe que nuestro sístema de “justicia” condena a inocentes. Felicidades a Calderon y a su protegido Garcia Luna.

French woman’s wrongful imprisonment in Mexico is cause for international concern

Galway Advertiser, April 14, 2011.

Dear Editor,

I and those undersigned would wish to draw your readers’ attention to the plight of 36-year-old Frenchwoman Florence Cassez, who has been sentenced by a Mexican court to 61 years in prison — commuted, if that’s the word, from 92 — for alleged involvement in a kidnapping. There is a great deal of information on Ms Cassez’s case online, and she has received incredible support in her native France, even in Mexico, and from the Catholic Church in Mexico too. Festivals and demonstrations have been organised in her support.

She has already spent almost six years in prison: the length of her overall tariff amounts, in effect, to a death-sentence. Her ex-boyfriend in Mexico insists that she had nothing to do with it and knew nothing about his activities as alleged leader of the kidnapping gang responsible, ‘Los Zodiacos’.

Under the Strasbourg Convention, surely she should be permitted to spend her term in her home country. But the Mexican authorities have refused, in spite of the intercession of President Nicolas Sarkozy, to permit this.

Apart from one article in The Guardian newspaper, there has been little or nothing to inform the general public in the UK or here in Ireland — where, surely, we have sufficient experience of miscarriages of justice.

There are glaring inconsistencies in the testimony of witnesses in this case, which are too numerous to list here. In a particularly hideous travesty, the police arranged for both plaintiffs to be ‘arrested’ at a fake event staged for the Mexican media, an act which could only have served to have her tried, as it were, by television and the press before the Mexican public. She has just endured her final appeal against the sentence.

I sincerely hope that the public will take an interest in this case and seek out what information is available. Whatever we can do, surely we must do.

Yours sincerely,

Fred Johnston

1 Carn Ard,

Circular Road,

Galway.

George Szirtes, (poet, critic).

Kevin Kiely (writer, critic).

Shay Leon (studio producer).

Cllr Nial McNelis (Galway City Council).

Ré Ó Laighleis (writer).

Raymond Deane (composer, activist)

Jane Dobson (England).

Derrick Hambleton (Galway City Community Forum).

Martin Egan (writer).

Lelia Doolin (writer, film-maker).

Knute Skinner (writer).

Pete Mullineaux (writer).

Brian Wynne (writer).

Doreen Wynne (potter).

Janet Sutton.

Margaretta D’Arcy (writer).

John Arden (writer).

French woman’s wrongful imprisonment in Mexico is cause for international concern

Categorías:Sin categoría

Mexicoporflorencecassez apoya la Marcha por la Paz (6 de abril)

Convocamos a nuestros contactos a la Marcha por la Paz que se organiza mañana el miercoles 6 de abril . Expresamos a la familia del Sr. Juan Francisco y a las de sus compañeros nuestro profundo dolor ante las muertes absurdas e intolerables de ellos. También les expresamos nuestro apoyo y nuestra solidaridad incondicionales.

Que la Marcha por la Paz tenga exito y logre concientizar a los politicos. Que se haga justicia en México y que se agarre a los verdaderos culpables y responsables de la degradación de la situación en México. 

Marcha por la Paz, Cuernavaca

Tlahui invita a todos los lectores y amigos que puedan participar en la Marcha por la Paz, el miércoles 6 de abril, a las 5 de la tarde en el Monumento a la Paloma de la Paz, Cuernavaca, Morelos, México.

 

Estamos hasta la madre…
(Carta abierta a los políticos y a los criminales)

Por: Javier Sicilia

El brutal asesinato de mi hijo Juan Francisco, de Julio César Romero Jaime, de Luis Antonio Romero Jaime y de Gabriel Anejo Escalera, se suma a los de tantos otros muchachos y muchachas que han sido igualmente asesinados a lo largo y ancho del país a causa no sólo de la guerra desatada por el gobierno de Calderón contra el crimen organizado, sino del pudrimiento del corazón que se ha apoderado de la mal llamada clase política y de la clase criminal, que ha roto sus códigos de honor.

No quiero, en esta carta, hablarles de las virtudes de mi hijo, que eran inmensas, ni de las de los otros muchachos que vi florecer a su lado, estudiando, jugando, amando, creciendo, para servir, como tantos otros muchachos, a este país que ustedes han desgarrado. Hablar de ello no serviría más que para conmover lo que ya de por sí conmueve el corazón de la ciudadanía hasta la indignación. No quiero tampoco hablar del dolor de mi familia y de la familia de cada uno de los muchachos destruidos. Para ese dolor no hay palabras –sólo la poesía puede acercarse un poco a él, y ustedes no saben de poesía–. Lo que hoy quiero decirles desde esas vidas mutiladas, desde ese dolor que carece de nombre porque es fruto de lo que no pertenece a la naturaleza –la muerte de un hijo es siempre antinatural y por ello carece de nombre: entonces no se es huérfano ni viudo, se es simple y dolorosamente nada–, desde esas vidas mutiladas, repito, desde ese sufrimiento, desde la indignación que esas muertes han provocado, es simplemente que estamos hasta la madre.

Estamos hasta la madre de ustedes, políticos –y cuando digo políticos no me refiero a ninguno en particular, sino a una buena parte de ustedes, incluyendo a quienes componen los partidos–, porque en sus luchas por el poder han desgarrado el tejido de la nación, porque en medio de esta guerra mal planteada, mal hecha, mal dirigida, de esta guerra que ha puesto al país en estado de emergencia, han sido incapaces –a causa de sus mezquindades, de sus pugnas, de su miserable grilla, de su lucha por el poder– de crear los consensos que la nación necesita para encontrar la unidad sin la cual este país no tendrá salida; estamos hasta la madre, porque la corrupción de las instituciones judiciales genera la complicidad con el crimen y la impunidad para cometerlo; porque, en medio de esa corrupción que muestra el fracaso del Estado, cada ciudadano de este país ha sido reducido a lo que el filósofo Giorgio Agamben llamó, con palabra griega, zoe: la vida no protegida, la vida de un animal, de un ser que puede ser violentado, secuestrado, vejado y asesinado impunemente; estamos hasta la madre porque sólo tienen imaginación para la violencia, para las armas, para el insulto y, con ello, un profundo desprecio por la educación, la cultura y las oportunidades de trabajo honrado y bueno, que es lo que hace a las buenas naciones; estamos hasta la madre porque esa corta imaginación está permitiendo que nuestros muchachos, nuestros hijos, no sólo sean asesinados sino, después, criminalizados, vueltos falsamente culpables para satisfacer el ánimo de esa imaginación; estamos hasta la madre porque otra parte de nuestros muchachos, a causa de la ausencia de un buen plan de gobierno, no tienen oportunidades para educarse, para encontrar un trabajo digno y, arrojados a las periferias, son posibles reclutas para el crimen organizado y la violencia; estamos hasta la madre porque a causa de todo ello la ciudadanía ha perdido confianza en sus gobernantes, en sus policías, en su Ejército, y tiene miedo y dolor; estamos hasta la madre porque lo único que les importa, además de un poder impotente que sólo sirve para administrar la desgracia, es el dinero, el fomento de la competencia, de su pinche “competitividad” y del consumo desmesurado, que son otros nombres de la violencia.

De ustedes, criminales, estamos hasta la madre, de su violencia, de su pérdida de honorabilidad, de su crueldad, de su sinsentido.

Antiguamente ustedes tenían códigos de honor. No eran tan crueles en sus ajustes de cuentas y no tocaban ni a los ciudadanos ni a sus familias. Ahora ya no distinguen. Su violencia ya no puede ser nombrada porque ni siquiera, como el dolor y el sufrimiento que provocan, tiene un nombre y un sentido. Han perdido incluso la dignidad para matar. Se han vuelto cobardes como los miserables Sonderkommandos nazis que asesinaban sin ningún sentido de lo humano a niños, muchachos, muchachas, mujeres, hombres y ancianos, es decir, inocentes. Estamos hasta la madre porque su violencia se ha vuelto infrahumana, no animal –los animales no hacen lo que ustedes hacen–, sino subhumana, demoniaca, imbécil. Estamos hasta la madre porque en su afán de poder y de enriquecimiento humillan a nuestros hijos y los destrozan y producen miedo y espanto.

Ustedes, “señores” políticos, y ustedes, “señores” criminales –lo entrecomillo porque ese epíteto se otorga sólo a la gente honorable–, están con sus omisiones, sus pleitos y sus actos envileciendo a la nación. La muerte de mi hijo Juan Francisco ha levantado la solidaridad y el grito de indignación –que mi familia y yo agradecemos desde el fondo de nuestros corazones– de la ciudadanía y de los medios. Esa indignación vuelve de nuevo a poner ante nuestros oídos esa acertadísima frase que Martí dirigió a los gobernantes: “Si no pueden, renuncien”. Al volverla a poner ante nuestros oídos –después de los miles de cadáveres anónimos y no anónimos que llevamos a nuestras espaldas, es decir, de tantos inocentes asesinados y envilecidos–, esa frase debe ir acompañada de grandes movilizaciones ciudadanas que los obliguen, en estos momentos de emergencia nacional, a unirse para crear una agenda que unifique a la nación y cree un estado de gobernabilidad real. Las redes ciudadanas de Morelos están convocando a una marcha nacional el miércoles 6 de abril que saldrá a las 5:00 PM del monumento de la Paloma de la Paz para llegar hasta el Palacio de Gobierno, exigiendo justicia y paz. Si los ciudadanos no nos unimos a ella y la reproducimos constantemente en todas las ciudades, en todos los municipios o delegaciones del país, si no somos capaces de eso para obligarlos a ustedes, “señores” políticos, a gobernar con justicia y dignidad, y a ustedes, “señores” criminales, a retornar a sus códigos de honor y a limitar su salvajismo, la espiral de violencia que han generando nos llevará a un camino de horror sin retorno. Si ustedes, “señores” políticos, no gobiernan bien y no toman en serio que vivimos un estado de emergencia nacional que requiere su unidad, y ustedes, “señores” criminales, no limitan sus acciones, terminarán por triunfar y tener el poder, pero gobernarán o reinarán sobre un montón de osarios y de seres amedrentados y destruidos en su alma. Un sueño que ninguno de nosotros les envidia.

No hay vida, escribía Albert Camus, sin persuasión y sin paz, y la historia del México de hoy sólo conoce la intimidación, el sufrimiento, la desconfianza y el temor de que un día otro hijo o hija de alguna otra familia sea envilecido y masacrado, sólo conoce que lo que ustedes nos piden es que la muerte, como ya está sucediendo hoy, se convierta en un asunto de estadística y de administración al que todos debemos acostumbrarnos.

Porque no queremos eso, el próximo miércoles saldremos a la calle; porque no queremos un muchacho más, un hijo nuestro, asesinado, las redes ciudadanas de Morelos están convocando a una unidad nacional ciudadana que debemos mantener viva para romper el miedo y el aislamiento que la incapacidad de ustedes, “señores” políticos, y la crueldad de ustedes, “señores” criminales, nos quieren meter en el cuerpo y en el alma.

Recuerdo, en este sentido, unos versos de Bertolt Brecht cuando el horror del nazismo, es decir, el horror de la instalación del crimen en la vida cotidiana de una nación, se anunciaba: “Un día vinieron por los negros y no dije nada; otro día vinieron por los judíos y no dije nada; un día llegaron por mí (o por un hijo mío) y no tuve nada que decir”. Hoy, después de tantos crímenes soportados, cuando el cuerpo destrozado de mi hijo y de sus amigos ha hecho movilizarse de nuevo a la ciudadanía y a los medios, debemos hablar con nuestros cuerpos, con nuestro caminar, con nuestro grito de indignación para que los versos de Brecht no se hagan una realidad en nuestro país.

Además opino que hay que devolverle la dignidad a esta nación.

 

Categorías:Sin categoría

Eduardo Gallo sale de México Unido contra la delincuencia : presiones del Gobierno Federal sobre las asociaciones de defensa de los derechos humanos

Nuestras fuentes indican que Garcia Luna aumentò la presión sobre los apoyantes a Florence Cassez que denuncian la violacion al debido proceso. Eduardo Gallo ha sido sustituido por una persona cercana a Elena Morera, quién recibió dinero de la Seguridad Publica hace poco. Es obvio : las organizaciones trabajan por el gobierno federal corrupto, no por el pueblo mexicano. 

Felicitamos a Eduardo Gallo por su renuncia. A diferencia de las Sra. Morera, Wallace y del Sr. Marti, Eduardo Gallo, quién pirdió a su hija, tuvo el valor de renunciar y de no comprometerse.

Entrevista de Gallo con Denise Maerker en febrero de 2011 : En caso Cassez no se atienden principios de derecho

El activista Eduardo Gallo, aclaró que no se trata de estar en contra o favor de alguien, sino de que se atienda y se observen todos los elementos que están en juego en este caso, toda vez que además de politizarse y dividir las opiniones es evidente que en lugar del derecho se ha atendido a los más bajos principios para determinar una culpabilidad


El presidente de la organización México Unido Contra la Delincuencia (MUCD), Eduardo Gallo, criticó el proceso penal que se llevó a cabo en contra de la ciudadana francesa Florence Cassez y la politización que se ha dado del caso, pues con ello se evita que se atiendan los principios básicos del derecho y por ende del debido proceso.

Entrevistado por Denise Maerker, el activista aclaró que no se trata de estar en contra o favor de alguien, sino de que se atienda y se observen todos los elementos que están en juego en este caso, toda vez que además de politizarse y dividir las opiniones es evidente que en lugar del derecho se ha atendido a los más bajos principios para determinar una culpabilidad.

“El punto que no termina de convencernos es que a Cassez se le consideró culpable antes de haber sido juzgada y casos así hay muchos, cuántas personas inocentes han ido a parar a la cárcel acusadas de delitos que no cometieron”, cuestionó.

Precisó que en este caso “se presentan situaciones evidentes de irregularidad en la detención y se desechan pruebas, como el video cuando en otros casos sí se utilizan para en poner en libertad a las personas y en este caso no se quiere ver”.

Y es que, dijo, todo empieza desde la forma de la detención, en este caso los jueces dicen que sí hay un montaje, hay falsificaciones en las pruebas y como en el caso de Acteal, después de diez años la Suprema Corte determinó que como hubo un procedimiento con evidencias falsas, por ese simple hecho son puestos en libertad, aludiendo al debido proceso, y en el caso de Florence Cassez no.

“No estamos siendo parejos, la justicia es y si se constata y prueba la verdad histórica tiene que atenderse en cuanto hay evidencias que no son claras y cuando se ven cambios en estructuras y criterios”, abundó.

Incluso, agregó que las primeras declaraciones son las que deben tener el principal peso, sin embargo en este caso no se atiende a este precepto y los testigos dicen haberla reconocido hasta después, no se sabe si la identificaron o les dijeron que ella era, “lo he visto, lo he escuchado a mí me quisieron convencer de que una persona detenida era el asesino de mi hija y no era.

“Los policías me dijeron que estaba seguros de que era él y no era, era el chofer el auto en donde secuestraron a mi hija pero no el autor material de su asesinato y me decían usted es padre, o sea sinónimo de imbécil y querían convencerme de que era el asesino y no lo era”.

A pregunta expresa sobre el testigo que la reconoce desde el principio, Eduardo Gallo comentó que sí, efectivamente la reconoce, pero también mintió cuando muestra la supuesta marca de un piquete que ella le hiciera para mutilarle un dedo y luego de las pruebas resultó que era una mancha de nacimiento.

Sobre si las tres instancias en que ya se revisó el caso podrían estar equivocadas, el activista se mostró preocupado por el hecho de que esas instancias desechen unas pruebas que son evidencias de que algo anormal sucedió, como el video que ahora no le dan peso porque está editado pero “por qué no se preguntan por qué está editado, qué se trató de eliminar; que si la reconocieron por el color del cabello, cómo si estaban vendados, cómo vieron el color del cabello y la textura de las manos”.

Aclaró que el tema fundamental no es que se trate de Florence Cassez, sino de la forma en que opera el sistema judicial, empezando por presentar a los medios de comunicación, antes que a un Ministerio Público, al presunto culpable, como en muchos casos, entre ellos el del gerente del Bar-Bar a quien se le juzgó mediáticamente y posteriormente fue liberado o en el caso de los jueces como en el caso de Chihuahua, es decir ninguno de los extremos es correcto y va en contra del propio sistema de impartición de justicia.

Y es que, partiendo de una acusación falsa se puede privar de la libertad y eso debe preocupar a la sociedad porque ello puede implicar “que tu hijo o el mío estén en la cárcel y no puedo validarlo”.

Articulo y video cnn

Categorías:Sin categoría