Inicio > Sin categoría > El principal acusador de Greg Sánchez y su esposa Niurka, es el consentido de la dependencia federal

El principal acusador de Greg Sánchez y su esposa Niurka, es el consentido de la dependencia federal

Soplón al mejor postor
Publicado: Lunes, 1° de Agosto del 2011, a las 05:03 hrs.
Cancún, Quintana Roo
Por Xavier Méndez Camacho
“Testigo estrella de la PGR. Puedo estar en cualquier parte a la hora y en el momento adecuado. Procesos en los que he participado me avalan. Hacer contacto con la banda. Necesito feria”.Este podría ser el anuncio clasificado del testigo protegido “Pitufo” que aparece siempre –por arte de magia- para apoyar a ministerios públicos federales en sus “investigaciones” sobre el crimen organizado.En los juicios en los que ha sido “testigo clave”, lo han desestimado y sin embargo, sigue apareciendo como testigo estelar en nuevos procesos como el que se le arma a “Greg” Sánchez y a su esposa Niurka Sáliva por tráfico de indocumentados y “lavado” de dinero.El 18 de enero de 2011, La Voz de Quintana Roo publicó el caso de Boris del Valle, su asesor en seguridad pública.

Boris es pariente político de Gregorio Sánchez Martínez, ex presidente municipal de Benito Juárez y ex candidato a la gubernatura de Quintana Roo.

El cubano fue privado de su libertad cerca de dos años.

El asesor en materia de Seguridad del ex alcalde en Benito Juárez logró una sentencia absolutoria del Juez Segundo de Distrito en materia penal federal, Carlos Alberto Elorza Amores.

Estaba acusado de conspirar para asesinar al general Mauro Enrique Tello Quiñones y sus dos ayudantes; tráfico de indocumentados cubanos, delincuencia organizada y delitos contra la salud.

El juzgador no encontró suficientes elementos para condenarlo. En esa averiguación aparecen también como indiciados Gregorio Sánchez Martínez y su esposa Niurka Sáliva que ahora podrían ser aprehendidos por cosa juzgada.

La PGR lo consignó por señalamiento directo de un “testigo protegido” que afirma que Boris del Valle encabezaba a la “mafia cubana” que opera en Quintana Roo.

El juez Carlos Alberto Elorza Amores valoró este testimonio en sus conclusiones y por considerarlo fantasioso lo desechó.

Se refería a José Salvador Puga Quintanilla, con clave “Pitufo”, que en diversas declaraciones dentro del expediente asegura haber visto a Boris del Valle, a Francisco Velasco, alias “El Vikingo”, e incluso a “Greg” Sánchez y a su esposa Niurka en eventos donde participaron con miembros del crimen organizado.

LA PIFIA
El testigo protegido “Pitufo”, cuyo verdadero nombre es José Salvador Puga Quintanilla, parece salido de las pantallas de la televisión del melodrama “El Equipo”, financiado por el secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna.

Curtido en ese tipo de experiencias, en 2006, García Luna protegió al jefe de los servicios de Inteligencia Israelíes en Latinoamérica (MOSSAD), Eduardo Cuauhtémoc Margolis, autor intelectual de los secuestros que cometió la banda de “Los Zodiacos” y montó show televisivo para hundir a la francesa Florence Cassez en el rancho “Las Chinitas”.

En ese evento, Genaro García Luna uso a “testigos” que fueron manipulados -como se ha probado- para blindar al espía Margolis, quien aún sigue colaborando con los servicios de Inteligencia mexicanos.

TESTIGO DE TODO
De acuerdo a una investigación de Reporte Índigo, Edgar Millán López era un muchacho de barrio que soñaba con ser policía y llegó al puesto máximo de la Policía Federal.

Cuando estaba en la cumbre de su carrera, fue ejecutado. Sucedió el 8 de mayo de 2008, en el barrio bravo de Tepito, cuando llegaba a una propiedad de sus padres.

De todos los que han trabajado para García Luna, era el que tenía más años de amistad con “El Jefe”. El presidente Felipe Calderón y “El Jefe” le rindieron un homenaje de héroe al envolver su féretro con la Bandera Nacional.

“Descanse en paz, con el honor del deber cumplido, Édgar Millán Gómez”, dijo García Luna en las exequias.

Meses después, en los informes elaborados por la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, su nombre quedó asentado como el del presunto protector de Sergio Ortiz Juárez, líder de la banda de secuestradores que plagió al menor Fernando Martí, ya fallecido y al que por cierto, nunca le pudieron probar su participación en el suceso.

“El 9 de marzo de 2009, José Salvador Puga Quintanilla, ‘El Pitufo’, acabó con el mito: reveló que desde 2007, Édgar Millán y algunos de sus compañeros recibían instrucciones y sobornos del cártel de Sinaloa”.

DON DE LA UBICUIDAD
En cuanto a Genaro Garay García, otro ex comisionado de la PFP –revela la investigación de Reporte Índigo- este policía federal contaba con una triple certificación de control de confianza: PGR, DEA y Policía Federal.

Fue el predecesor de Millán como comisionado de la Policía Federal y se le presentaba como un hombre de acero. Era también uno de los colaboradores más cercanos de García Luna, con más de 15 años de formar parte del mismo equipo.

“En 2008, dejó de usar el oscuro uniforme de la Policía Federal para portar el de preso. En octubre de ese año, fue acusado de haber estado al servicio del cártel de Sinaloa desde que trabajaba en la AFI con Genaro García Luna. Se supone que recibía órdenes directas de Arturo Beltrán Leyva, entonces integrante de la organización criminal sinaloense.

“Pese a los intentos de ‘El Jefe’ para que librara la prisión como otros miembros de su equipo, Garay Cadena está recluido en el penal de mediana seguridad de Tepic, Nayarit.

“El Pitufo” testificó en su contra.

TESTIGO ESTRELLA
El lunes 9 de febrero de 2009, la Procuraduría General de la República (PGR) basó la consignación de Javier Herrera Valles, ex coordinador de Seguridad Regional de la Policía Federal, en las declaraciones de “El Pitufo”, testigo protegido “estrella” de la dependencia, del que también dependen otros cuatro casos que litiga la PGR.

“El Pitufo”, integrante del Cártel del Golfo, pasó en menos de tres meses de “testigo de oídas” a “presencial”, al modificar sus declaraciones contra el ex mando policíaco, luego de que la PGR recibió un informe detallado de las comisiones y adscripciones que tuvo Herrera Valles durante sus últimos tres años.

Inicialmente, el 14 de noviembre, “El Pitufo” declaró que había escuchado decir al comandante “Olaf” del destacamento de Tepic, Nayarit, que el ex coordinador de Seguridad Regional recibía 25 mil dólares de grupos del crimen organizado y que quería más dinero.

Con ese testimonio y el de Víctor Hugo Martínez Rocha, que se ha retractado de sus acusaciones, la PGR intentó consignar a Herrera el 4 de enero de 2009, ante un juez federal, que le negó la orden de aprehensión.

“Dos días después, cuando ya la PGR tenía el informe con fechas y comisiones de mi hermano, ‘El Pitufo’ declara nuevamente y curiosamente recuerda también fechas, y ya no dice que escuchó, sino que el comandante ‘Olaf’ le pedía dinero para dárselo a Javier”, refirió David Herrera.

La abogada Silvia Raquenel Villanueva –asesinada en su tierra natal- asumió la defensa de Herrera Valles. Cuando revisó el expediente de su cliente detectó las irregularidades y denunció que el documento era “un cochinero”; que la integración de la averiguación previa era una “aberración jurídica”.

“La señora subprocuradora, Marisela Morales, aprovecha a los testigos protegidos falsos y mentirosos para acusar a las personas y todo esto tiene un fondo político”, dijo la abogada en entrevista a medios locales.

“El Pitufo”, también es testigo de la PGR en los procesos que enfrentan Javier Díaz Román, “El Java”, líder del Cartel del Golfo en Quintana Roo y Veracruz; y Antonio Galarza Coronado, “El Amarillo”, jefe de la misma organización en Reynosa, Tamaulipas.

Además, es uno de los que señala los supuestos vínculos de ese grupo con Noé Ramírez Mandujano, ex fiscal general de la SIEDO.

Y más: “El Pitufo” aparece en innumerables casos como el del frustrado rescate de Jerónimo Gámez “El Primo”, operador de los Beltrán Leyva, donde le costó la vida a ocho agentes y custodios, en parte porque la Jefatura Regional de la Agencia Federal de Investigación en Nayarit envió sólo de los 16 elementos que pudo haber proporcionado.

LAS MADRES
El 28 de marzo del 2009, las tres mujeres fueron ingresadas al penal de Tepic: Ceila Karina Camacho Maldonado, Yolanda Saldaña García (ambas abogadas) y Yadira Pérez Jiménez (secretaria del ministerio público, laboraban en oficinas de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Tamaulipas, en Reynosa).

Ceila, Yolanda y Yadira están a disposición del Juzgado Segundo de Distrito de Procesos Penales Federales ubicado en la prisión ‘El Rincón’, con el expediente 81/2009-X.

Explican que en el juicio no hay pruebas en su contra, salvo la declaración de un testigo protegido identificado como “El Pitufo”, que menciona que recibían sumas importantes de dólares de una organización criminal.

Categorías:Sin categoría Etiquetas: , , , , , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: