Sí, sí… es ella…

Proceso

11 DE ABRIL DE 2012

La foto de Isabel Miranda de Wallace en el Reclusorio Preventivo Femenil Norte.

MÉXICO, D.F. (apro).- José Patiño, exdirector Jurídico y de Gobierno de la delegación Tlalpan en la primera administración perredista en la capital del país, avaló hoy el contenido del reportaje publicado por el semanario Proceso en su edición de esta semana (número 1849) sobre el lío legal en que se vio envuelta la candidata del PAN a la jefatura de Gobierno del Distrito Federal, Isabel Miranda de Wallace, en 1988.

Entrevistado por la periodista Carmen Aristegui en su noticiario de MVS Noticias, el exservidor público aseguró incluso que él mismo vio a la empresaria y activista social en la rejilla de prácticas del juzgado Duodécimo penal del DF, con sede en el Reclusorio Preventivo Norte, cuando acudió a ratificar la denuncia que interpuso en contra de la ahora candidata panista al gobierno capitalino por obstruir la acción de la autoridad para retirar un anuncio publicitario en la delegación Tlalpan.

Aunque el exdirector Jurídico y de Gobierno no recordó los cargos que se le imputaron en aquel tiempo a Miranda de Wallace, el texto del reportero Jorge Carrasco consigna que fueron por la presunta comisión de resistencia de particulares y homicidio en grado de tentativa.

Con base en el expediente, Carrasco añade:

“Aunque fue exonerada (miranda de Wallace), una resolución de segunda instancia del tribunal Superior de Justicia en el Distrito Federal (TSJDF) la responsabilizó de causar daños al Gobierno del Distrito Federal (GDF) cuando se enfrentó a personal de la delegación Tlalpan para impedir el retiro de tres anuncios que las empresas de la que proviene su riqueza económica, Showcase Publicidad, colocó en una zona de riesgo”.

Patiño refirió que “la señora fue consignada ante un juzgado del Reclusorio Norte” y que él se presentó a ratificar la denuncia.

— ¿La foto podría ser verdadera? —inquirió Aristegui.

— Seguramente esa fotografía es cierta porque los jueces ordenan que se hagan las fichas signalépticas de las personas que ingresan; a todo procesado se le toman ese tipo de datos, se les toma la fotografía, se les pone el número de reclusorio donde están internados, entonces no creo que haya alguien que se atreva a hacer una cosa indebida de esa manera.

Patiño, quien describió a Wallace com una señora “obsecada, tozuda y terca” insistió: “La revista Proceso sí dice la verdad. Yo fui quien presenté la denuncia. Es veraz lo que dice la revista Proceso. Sucedieron las cosas como dice”.

Aristegui le preguntó: ¿Tiene duda de la foto?

Patiño respondió: “Mire, yo puedo casi afirmarle que sí existe o sí existió porque ella estuvo internada en el Reclusorio Femenil Norte. Yo me trasladé al Juzgado 12 por esas fechas y a la señora yo la señalé en la rejilla de prácticas ratificando mi denuncia”.

-¿Cuánto tiempo estuvo la señora Wallace en el Reclusorio Femenil?, preguntó la conductora de MVS.

-No recuerdo. Después yo salí de la delegación Tlalpan. No era un caso que me interesara en ese tiempo. Era uno más de los relativos a invasión y recuperación de predios.

Luego se dio este diálogo entre Aristegui y Patiño:

-La señora Wallace dice que mide 1.60 y en la foto aparece midiendo como 1.65, 1.68. ¿Qué nos puede decir sobre la estatura?

-¿Qué edad tiene la señora?

-No lo sé.

-…Como unos sesenta y tantos años…Yo no soy perito en esto. De que existió la ficha existió. Desconozco por qué aparezca con una medida inferior, pero es cierto lo que dice la revista Proceso.

En la edición que está en circulación desde el pasado domingo, la revista Proceso publica el reportaje “La verdadera señora Wallace” que incluye en la portada una fotografía de la ahora candidata del PAN al gobierno del DF en calidad de indiciada.

El reportaje da cuenta de que Wallace, acompañada de los obreros de su empresa, se negó a acatar la orden de la delegación de retirar los espectaculares, y puso en peligro la vida de los trabajadores de la delegación Tlalpan, al cortar las mangueras de una grúa con la que se retiraron los anuncios.

En respuesta, María Isabel Miranda de Wallace acusó a la revista de publicar una fotografía falsa. Su principal argumento es que la mujer que aparece en la imagen mide casi 1.70 metros de estatura, cuando ella en realidad tiene una altura de 1.60 metros. Aunque no desmintió el contenido del reportaje, concedió numerosas entrevistas a medios de comunicación para denunciar que Proceso la trató como si fuera “una capo”.

Además, exhibió un documento de la Procuraduría General de Justicia del DF, en el que se asegura que Wallace carece de antecedentes penales.

Esta mañana, Patiño recordó que la señora Wallace, junto con un joven, cortó las mangueras de la grúa hidráulica en la que los trabajadores retiraban el anuncio, en un plan para no acatar la orden de retirar los espectaculares. El hombre huyó después del acto y Wallace intentó hacer lo mismo, pero los empelados de la delegación le obstruyeron el paso.

Posteriormente, Miranda de Wallace fue remitida a la delegación y acusada de los delitos ya mencionados. La señora fue consignada, se integró la respectiva averiguación previa por probable responsable de las faltas citadas y se turnó el caso a un juez.

“Mire yo puedo casi afirmarle que sí existe o sí existió la ficha porque ella estuvo internada en el Reclusorio Femenil Norte”, concluyó Patiño.

Comentarios

  1. Anti Prian

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 16:28

Si analizamos la foto, pareciera que esta fue tomada desde un ángulo más bajo, se nota en la línea que marca la altura, y en dado caso de que la señora lo niegue, le recuerdo que ya es una anciana y los viejos tienden a encorvarse (por lo tanto a perder estatura), tenga un poco de vergüenza y retírese, no necesita más dinero, además los gobiernos del DF han logrado dar una buena vida a los ancianos.

El Mugroso Sin

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 16:22

Ademas, la puta esta de Wallace, le fue imposible repegar la espalda a la pared, debido a sus apestosas y monstruosasnalgotas…Tan enormes son, que hasta necesita un mapa para limpiarse el cuko.

 

  1. El Mugroso Sin

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 16:19

DESDE la secundaria en clase se ciencias naturales entendi lo que es el “paralax”, y es un fenomeno de prespectiva que puede alteral la percepcion.

Pero no se necesita mas que sentido comun para comprender que si la camara se agacha un poco y retrata, aunque sea un minimo, DE ABAJO PARA ARRIBA, la Wallace saldria en la foto MAS ALTA que lo que es, en comparacion con la regla de altura que esta DETRAS de ella.

El argumento de esta vieja puta es realment absurdo…ese de decir “esta foto no soy yo porque yo no mido 1.60 metros” o cualquier cagada de esas.

Asi que “eres”, o te haces pendeja, Wallacea?

 

  1. Lucia Valdez Moreno

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 14:59

SI LE QUEDA UN GRAMO DE VERGUENZA, “SRA.” MIRANDA, RENUNCIE!!! ESTA CAPITAL DETESTA A LOS FALSOS LIDERES, PREPOTENTES ALIADOS DEL REPRESOR. “ACTIVISTA”? LE QUEDA GRANDE EL TITULO, USTED NO LE LLEGA NI A LOS TALONES A NINGUN ACTIVISTA VERDADERO, POR EJEMPLO, DE LOS QUE ENCARCELO EL GOBIERNO ESTA SEMANA POR DEFENDER SUS DERECHOS.

 

  1. fany2752@yahoo.com

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 14:41

Inche anciana MITOMANA, como que proceso te trató como una CAPO, no PÀNDEJA, ERES UNA CAPO MUY PELIGROSA QUE SE CAMUFLEA BAJO UN DISFRAZ TOTALMENTE PALACIO, AUNQUE DENTRO HAY PURA PODREDUMBRE..

AUNQUE LA MONA SE VISTA DE SEDA, MONA SE QUEDA

 

  1. Bertoldo Hurtado Sotelo

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 14:41

Considero que la fotografía presentada por Proceso es legítima, sobre todo aplicando la lógica. Todos los seres humanos en la tercera edad, medimos menos que cuando éramos jóvenes. En el caso de la Sra. Wallace han pasado 14 años y es creíble que en ese tiempo midiera 1.65 cms. y ahora con sesenta años o más mida 1.60 cms. Observen a un anciano y comprueben si con el paso del tiempo ha perdido estatura o no. Wallace es panista por lo tanto es corrupta. El agua busca su nivel.

 

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 14:32

Pan con lo mismo. Después de q la Mota dice q pena máxima a los politicos implicados en delitos, le dejan caer encima al Horcasitas y ya no dice nada, Ahora la Wallace es evidenciada como delincuente y tampoco se dirá nada en el Pan, quieren tapar el sol con un dedo

Emperador

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 13:07

La prostituta del congal del pan, aparte de delincuente, mentirosa, “si proceso dice que la burra es parda, es por que tiene la foto de la wallace en la portada” más claro, ni el agua.

 

  1. Miguel Justiniano Avila

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 13:02

La sra. Miranda nada en el océano de mentiras impulsada por el ejemplo de “LA RIELERA-GUASONA” Valentina Masquez Fumas.
Ojala que demande y que tanto como PROCESO como ella misma, confirmen sus dichos.
Doble contra sencillo que despues de la declaración del sr. José Patiño, la obligarán a quedarse callada.

 

  1. karinaruiz@operamail.com

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 12:57

Debido a la osteoporósis, las mujers podemos perder varios centímetros de estatura durante el proceso de envejecimiento, además, si sus zapátos tenían un poco de tacón y además su pelo estaba esponjado, se puede explicar el cambio de estatura.

 

  1. Cabrito Queladra

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 12:52

Haaaa tiempo tan malvado con la guacala de pollo,.. y tu proceso eres malo,… muy malo como te atrevez siendo izquierdozo,.. solo los medios fachos tienen ese derecho,..

Jesus Fernando

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 12:44

Vaya que le atinó Proceso al titular el reportaje “La verdadera señora Wallace”, le afloró el cinismo, la prepotencia, la doblez, la mentira, la falta de valor civil, lo peor de un ser humano, la falta de “tablas” en política, además de evidenciar que cuenta con un séquito cómplice de panuchos con iguales “virtudes”, qué desgracia para el país que una persona así (así quieren reivindicar al género femenino) pertenda un altísimo cargo público, del que todo mundo sabe que, haciendo un buen papel, es un precandidato natural a la Presidencia de la República. Qué triste comprobar la bajeza de los que están inmersos en la “grilla” y querer hacernos creer que eso es política y que ellos son políticos. Si tuviera un poquito de vergüenza, declinaría, para su mayor problema contiende en el DF, la ciudad más politizada del país.

 

  1. Chavista

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 12:31

ante la embestida fanatica, retrograda, reaccionaria y oscurantista, cobra cada vez mayor la premisa evangelica, la verdad os hara libres. Es lo que estos mequetrefes, que se dicen de vocación cristiana y catolica, no han querido leer, a conveniencia, en el unico libro que dicen haber leido, aunque no todo.

Porque pan y pri son lo mismo.

 

  1. Manuel Avila

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 12:07

La revista Proceso es de tendencia izquierdista y anticlerical (siempre lo ha sido). Es tan claro como el agua purificada que ahora muchos de sus reporteros son tendenciosos (y algunos de sus analistas también ), todos en abierta campaña para favorecer al peje y realzar al máximo los errores de la campaña de JVM.

Todo éso es cierto, pero la revista no ha caído tan bajo como para fabricar una historia que desprestigia a una candidata del PAN. Creo que la foto de la señora Wallace es real y ahora negándolo se hunde más.
Mejor que Wallace renuncie.

Vik.i.am

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 12:07

No que no?
Todo sale a la luz, más temprano que tarde.
La señora Isabel Miranda aparte de habladora es una cínica y mentirosa…

 

  1. Erick Morales Gonzalez

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 11:44

Los capitalinos no permitiremos una IMPOSTORA en el GDF ahora entendemos su relación con García Luna par de fichitas!

 

  1. Pepe Pez Pepe

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 11:43

Miranda de Wallace se ha jactado de representar a la Sociedad Civil… ¿Tendrá el VALOR CIVIL para reconocer su error? ¿Seguirá negando lo innegable? ¿Pedirá perdón? ¿Se retirará de la contienda como es lo conducente?… Wallace siempre me ha parecido una persona muy conflictiva y prepotente, pero la verdad no me imaginaba que su prepotencia fuera tan grande como para cortar las mangueras del sistema hidráulico de una grúa, pese al riesgo a la seguridad de los trabajadores que solo cumplían con su trabajo, y pese a que existía una orden de la autoridad. Lo peor es que hoy lo niegue cobardemente, como buena vocera del gobierno. Esta Señora es una prepotente y mentirosa que debería estar tras las rejas, pero como toda delincuente de cuello blanco, es candidata del PAN. Sólo falta que Pina la suba a su campaña junto con Horcasitas, otro delincuente premiado por el PAN. Pobre México.

  1. Daniel Sandoval

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 11:21

Que malo si esto es cierto la sr. Wallace que poca calidad moral tiene, según ella lucha por la justicia y todavía echando mentiras, mejor hubiera dicho la verdad y el elector solo lo vería como un pequeño error, pero si la señora que lo niega sale cierto este asunto ella quedara como una autentica mentirosa.

 

  1. Jessikitt Jess Kitt

11 DE ABRIL DE 2012 A LAS 11:20

Por eso es que a la delicuente Wallace le asesinaron al hijo, porque tiene nexos con el narco. Que sufra la pandillera y que la regresen a la carcel, eso merecen los panistas asquerosos.

AMLO 2012

 

Anuncios

19 thoughts on “Sí, sí… es ella…

  1. no creo que sea ella yo estoy de parte de la señora Wallace que mal que sigan tratando de manchar el nomnre de una gran activista como ella

  2. El caso Cassez y la decisión de la Suprema Corte
    Este País | Roberto Hernández | 252 | 01.04.2012

    Los riesgos de una justicia aparente, sin fundamento suficiente en los hechos, son enormes. Además de condenar a posibles inocentes, despejan el camino del abuso sistemático y aun del autoritarismo. Nada más distante de la reparación de un daño que el encarcelamiento de la persona equivocada, de un presunto culpable.

    Hernandez-252-a

    Era el 5 de febrero de 2006 y varios detenidos en la casa de arraigo donde estaba Florence Cassez veían la televisión. Ella escuchó en el noticiero de Denise Maerker cómo las autoridades policiales mentían sobre la forma en que la detuvieron y pidió hablar por teléfono. De pronto, su voz estaba al aire. Así recuerda el instante:

    En las celdas, los que miran el programa comienzan a gritar, a aplaudir, yo escucho el ruido de pasos que corren por el pasillo. A algunos metros de mí, del otro lado de la reja, veo una veintena de guardias que se pelean con la cerradura. Me gritan que termine, que cuelgue… Quiero llegar hasta el final pero la reja se abre… No tengo tiempo de colgar, están allí, saltan sobre mí y se adueñan del teléfono… Todo el mundo ha visto la televisión, todos me escucharon, gritan y aplauden. Es la locura a mi alrededor y la única cosa que me viene a la cabeza, en medio de esa bullanga increíble, es el momento en que yo me siento aliviada, serena y orgullosa de lo que acabo de hacer. A pesar de todo, es una nueva idea: “Florence, vas a salir de aquí”.1

    El caso Cassez suscitó una explosión social luego de que el ministro Arturo Zaldívar propusiera ante la Suprema Corte la liberación de la prisionera en un proyecto de sentencia que quedó ahogado tras el voto en contra de tres ministros de la sala penal. El proyecto de Zaldívar fue noticia en varias partes del mundo. Entre quienes habían perdido toda esperanza de que Cassez fuere liberada, causó conmoción. Para otros, la mera propuesta fue motivo de indignación y reacciones rabiosas, algunas incluso en contra de periodistas que le dieron cobertura.2

    En el corazón del proyecto de sentencia derrotado estaba, por primera vez y de forma explícita, el castigo de un juez a la mentira policial, la que en este caso constituye nada menos que un delito. Nunca antes en el desdoblamiento del caso Cassez una autoridad del Estado había confirmado lo que era ya incontrovertible: que Genaro García Luna, tras un falso operativo ejecutado por afis a su cargo, nos había mentido a todos de forma deliberada. La puesta en escena consistía en el falso rescate de supuestas víctimas de secuestro; en la escenificación, la propia Cassez aparecía como una de las responsables del delito. La obra había sido ejecutada frente a las cámaras invitadas de Televisa y TV Azteca y transmitida en cadena nacional. Esta transmisión pública del falso arresto, del falso rescate y de la falsa flagrancia por delito de secuestro —bajo la apariencia de ser verídica— había vulnerado, según el Ministro, el derecho a la presunción de inocencia de la ciudadana francesa. De forma similar, el espectáculo policiaco había tendido sobre observadores, víctimas y juzgadores, es decir sobre cada uno de nosotros, una manta de confusión acerca de cuáles datos aportados por la policía podrían considerarse verídicos y qué testimonios e identificaciones oculares podrían ser válidas.

    Otro aspecto crucial del proyecto consistía en fundamentar la liberación de Cassez en el hecho de que la policía demoró su entrega al ministerio público (MP). Este aspecto, considerado por muchos como un detalle menor, es en realidad crucial. 3 Se sabe, a través de una encuesta a presos realizada por el cide, que en al menos 40% de los casos la policía demora la entrega de detenidos al MP. Estos traslados duran entre 3 y 6 horas, pero un pasmoso 8% de los detenidos puede ser paseado más de 24 horas por la policía antes de ser entregado al MP.4 Los traslados son un espacio de corrupción y arbitrariedad.

    Finalmente, la propuesta de Zaldívar sancionaba, con la liberación de Cassez, la omisión del gobierno mexicano de garantizar el derecho al contacto consular, una medida que cada uno de los mexicanos soñaríamos en los veredictos de jueces norteamericanos que juzgan a nacionales, especialmente en casos de compatriotas condenados a pena de muerte tras una deficiente defensa en el país vecino.

    Hoy estamos entonces de regreso en la casilla número uno, a la espera de que otro ministro de la sala tome la estafeta y redacte un nuevo final para esta historia.

    Mi objetivo aquí es organizar, a lo ancho de una escala política, las posiciones de quienes se pronunciaron sobre el destino del proyecto de Zaldívar. Lo creo oportuno porque es raro que haya un caso penal en que tantas voces se manifiesten con contundencia. Se trata de una escala comúnmente utilizada por psicólogos sociales.5 A la izquierda colocaré posiciones favorables a la propuesta fallida de liberar a Cassez como consecuencia de la violación de la Constitución y de las leyes. A la derecha colocaré opiniones que desdeñaron las ideas del proyecto de Zaldívar. Los moderados son voces que evitan transmitir abiertamente su opinión respecto del proyecto, y las he omitido en esta versión del texto.

    Reconozco que lo que planteo tiene limitaciones metodológicas pues me estoy basando en frases que, arrancadas de textos, pueden no ser representativas de lo que una persona pueda pensar o creer. Aclaro que trato de describir las posturas y no a las personas. De antemano pido perdón a las voces relevantes que he dejado fuera de este ejercicio y a quienes pudieran considerarse mal interpretados. Pretendo explicitar algunas posturas que desde mi punto de vista son posibles y necesarias, pero que están ausentes en el debate. Hay una trinchera vacía que no está siendo asumida por nadie y que se hace evidente cuando nos damos cuenta de que las únicas posiciones críticas respecto del proyecto de Zaldívar fueron las de la derecha. En cambio, hubo elogios pero no voces críticas hacia el proyecto por parte de la izquierda. Casi nadie dijo en la izquierda que el proyecto pudo haber sido una reparación insuficiente ante los problemas que han salido a la luz pública con este caso penal.6

    Para escribir este texto me basé en una investigación en línea donde ingresé el nombre de las personas enlistadas en el cuadro de la derecha y la palabra Cassez.7 Estos son los resultados.

    Tabla-Hernandez-252

    En la derecha

    Quienes estuvieron en contra del proyecto de Zaldívar argumentaron que con Cassez en la cárcel habrá menos impunidad y más seguridad. Para ellos, el problema a resolver en México es la impunidad. Esa argumentación es problemática por tres razones al menos: (1) En México típicamente se sanciona al que es penalmente acusado por el mero hecho de serlo, con independencia de la calidad de las pruebas y la calidad del juicio penal. A nivel nacional, 85% de las sentencias son condenatorias. En la Ciudad de México, 95% de las sentencias son condenatorias. Por lo tanto, la impunidad no surge del proceso penal en sí, ya que este típicamente resulta en una sanción penal. La impunidad, por el contrario, parece derivar de una policía incapaz de investigar y encontrar sospechosos con investigaciones confiables y fidedignas. (2) A lo largo de su historia hemos tenido un poder judicial que todo lo perdona a la policía y al MP y, como ya vimos, casi siempre condena. Las sanciones no corren en función de la calidad de la evidencia sino, tal vez, en función de la inercia y la cultura judicial. (3) Estas voces típicamente no hacen el esfuerzo de proponer causalidad alguna. Desconocen el impacto de un proceso penal anquilosado en la corrupción policial y, a su vez, el de la corrupción en la impunidad. Son voces que en lo personal cuestiono porque cuando la acusación penal está en venta y el proceso penal ofrece múltiples oportunidades para simular evidencias, el sistema frecuentemente no castiga al que comete un delito sino al que no pudo pagar. A pesar de lo anterior, estas voces expresan una confianza desmedida en el resultado de un juicio penal en México.

    La evidencia empírica en contra del argumento de la derecha es aplastante. Hoy hay más inseguridad que nunca, y la misma arbitrariedad policial de siempre, o una peor. Históricamente, los resultados están a la vista. El problema real de impunidad proviene de instituciones mal supervisadas, incapaces de administrarse frente a la criminalidad y de decidir qué y cómo investigar y, lo peor, incapaces de blindarse ante la corrupción. Nuestras autoridades no logran llevar a juicio a las personas responsables de un delito. Por ejemplo, pese a la cantidad de homicidios asociados con la guerra contra el narcotráfico, solo un manojo de casos han llegado a juicio y recibido sentencia. Empero, el argumento de la derecha versa siempre sobre obtener condenas como si estas por sí mismas lograran mayor eficacia policial. Cito algunas de estas voces:

    Isabel Miranda de Wallace: “No vamos a permitir que alguien que ya fue declarado en tres ocasiones culpable de secuestro ahora la quieran liberar”.8 Carlos Marín: “De aprobar tal planteamiento (y muy lejos de garantizar la impartición de justicia), la Suprema Corte legalizará el uso de un sofisma para que muchos criminales obtengan su libertad”.9 Joaquín López Dóriga: “Lo que estamos escuchando es que se quiere anteponer el purismo ya ni siquiera en el proceso judicial: en el proceso de detención y de ponerla a disposición, a una secuestradora sentenciada, con sentencia a 60 años, confirmada en tres instancias judiciales y señalada y ratificada por las víctimas”.10 Sanjuana Martínez: “Si no tuvo debido proceso, deberían eliminarse las pruebas obtenidas, pero no anularse la sentencia. Si no tuvo su derecho a la llamada consular a tiempo como es el caso, aunque se le permitió hacerlo un día y medio después, pues deberían anularse las pruebas que se obtuvieron ilícitamente, pero no la condena”.11 El presidente de la Asociación Nacional de Doctores en Derecho, Elías Huerta: “[El proyecto de Zaldívar] lo primero que hace es soslayar los derechos humanos de las víctimas […]. Para lo único que el proyecto toma en cuenta a las víctimas es para desestimar su dicho, su riesgo de haber tenido la vida en peligro, su riesgo de haber estado física y psicológicamente torturados por los secuestradores. Resulta que todas estas pruebas son ilegales”.12 Jairo Acosta: “No se trata de aplicar reglas, sino de aplicar principios equilibrados […]. Se debe valorar si en realidad la carencia de asistencia consular y el montaje televisivo tienen relación directa con la culpabilidad de Cassez”.13 José Cuitláhuac Salinas: “Indicó que desconoce si en el caso de Florence Cassez existió un montaje, pero destacó que no se puede pretender que este aspecto sea trascendente al punto de que invalide su juicio”.14 Cabe notar que cuando el titular de la siedo, un órgano de inteligencia, no conoce el caso Cassez y el montaje, o bien carece de inteligencia (lo digo en el sentido técnico del término) o bien miente. Es también interesante la explicación que ofrece de la dilación de alrededor de 24 horas para poner a Cassez a disposición del mp: “Se tendría que analizar si el retraso en la presentación de la inculpada se debió a una cuestión de tránsito, ante el tráfico que se registra en la Ciudad de México”.15 Michel Diban: “Por qué usted después de cinco o siete años va a castigar a las víctimas porque la policía hizo mal su trabajo […]. Pues castigue al policía, aplique las normas legales […]. Ese no es el tema. Sancione, investigue, invalide, haga algo, pero no me castigue a las víctimas, no me castigue la viabilidad del sistema de justicia penal”.16 Samuel González Ruiz: “Es fundamental que el culpable, en este caso Florance [sic] Cassez, no quede impune, como lo marca la Constitución”.17

    Everardo Moreno: “De ninguna manera podemos pensar que estaría justificada la decisión de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para determinar la libertad total y absoluta de la señora Cassez. De ninguna manera […]”.18 Y agrega, aunque no es el tema: Arturo Zaldívar no puede ser ministro de la Suprema Corte porque “solo deben llegar […] los que tienen una carrera judicial”.19

    ¿Cuál es el denominador común de estas posturas? Todas estas voces asumen que en México la justicia penal funciona razonablemente. Con frecuencia argumentan que hubo un juicio y que a Cassez se la condenó ¡tres veces! Pido perdón por citar una obra propia aquí pero ¿recuerda el lector el caso de Toño Zúñiga, del documental Presunto culpable? También Zúñiga acumuló tres sentencias condenatorias durante su proceso. Recordará también que el expediente judicial del caso nada tenía que ver con lo que nuestra cámara registró. El juicio plasmado en el papel era un juicio de fantasía con un testigo que reconocía al acusado “plenamente y sin temor a equivocarse” y policías que se habían presentado amablemente como tales e informado a Zúñiga de todos sus derechos al momento de detenerlo, ¿y qué pasó cuando vimos al testigo y su acusación? Que no había visto el momento del disparo, ni podía describir a Zúñiga. ¿Qué pasó cuando vimos al policía judicial que lo detuvo e interrogó? Que le dijo a Zúñiga: “Ya te agarré, ya te chingaste”. Y más allá de lo que había en un diskette, ¿qué conclusiones presentó realmente el ministerio público cuando el acusado inquirió con qué bases lo acusaba? “¿Que por qué lo acuso? Pues porque es mi chamba.”

    Hernandez-252-b

    Empero, cuando aparecen en el proceso de Cassez registros fidedignos, es decir registros videograbados, las voces de la derecha los descartan, como si nada hubiera de fidedigno en las imágenes del falso arresto de Cassez y Vallarta en Las Chinitas. Hay quienes incluso señalan, como si fuera una virtud, que ningún tribunal mexicano consideró el video del montaje como prueba en el proceso, como en efecto ocurrió. Por ejemplo, dice Carlos Marín: “Vale la pena hacer notar, primero, que en el proceso que se le siguió a la señora Cassez en el juzgado ordinario, después en el tribunal de circuito, después en el tribunal unitario, en ninguno de esos procesos figuró para nada algo que tuviera que ver con televisión, o con video, o con montaje de nada”.20 Extraño es este periodista que se siente cómodo con que un tribunal descarte una filmación, cuando para el periodismo el video es un instrumento vital de trabajo, capaz de recolectar evidencia dura. Marín pierde de vista que el montaje fue víctima de sí mismo. Que la cámara no perdona. Que el mismo video que capturó la escena fabricada de la detención de Cassez contiene los indicios de la fabricación. Y algo más: en una filmación poco conocida —un documental transmitido en Francia el 18 de noviembre pasado—, puede verse otro video policial: este no es un montaje sino el ingreso real de la policía a la casa de secuestro donde estaban las víctimas del caso. Ese material muestra que en realidad la casa de secuestro no estaba en el rancho Las Chinitas. En ese video no aparece Cassez; se demuestra que el verdadero rescate ocurrió tiempo atrás, en otro lugar.21

    En la izquierda

    Quienes estuvieron a favor del proyecto de Zaldívar argumentaron que liberar a Cassez pondría un freno a la arbitrariedad policial y a la corrupción. Su argumentación es problemática por varias razones: (1) En México las decisiones de la Suprema Corte carecen del alcance legal y la legitimidad que tienen en las cortes máximas de otros países. Una decisión de la corte mexicana no establecerá, sin esfuerzos explícitos e intensos, una nueva práctica que la policía vaya a incorporar. Los policías no leen decisiones de la Suprema Corte. (2) También hay que considerar que lo que se decida en el caso Cassez no se aplicará automáticamente a aquellos que vieran violados sus derechos como ella. Quien quiera gozar de esos derechos tendrá que litigarlos. Y muchos no tendrán el dinero para hacerlo ni el apoyo que tuvo Cassez. (3) Las voces de la izquierda tenían la esperanza de que el proyecto de Zaldívar, al aprobarse, tuviera un impacto positivo en la calidad de la evidencia policial. No cabe duda, pues, de que la visión de Zaldívar era valiente pero insuficiente. Porque realmente no establecía ningún método concreto nuevo que la policía deba usar en el futuro y que realmente incida en la calidad de la evidencia más utilizada. Tampoco obligaba de ningún modo al uso de tecnologías nuevas para blindar la investigación de la simulación.

    balazo-Hernandez-252

    Así pues, las voces de la izquierda se escuchaban así:

    Jacobo Zabludovsky: “El dictamen del ministro Zaldívar, que no juzga la culpa de Florence sino la colosal falta de respeto a la verdad, tiende a defendernos, a usted y a mí, de los abusos del poder. No se puede partir de una mentira para encontrar fundamentos ciertos en un asunto tan grave como un proceso penal”.22 Ana Laura Magaloni: “Venimos de un sistema judicial en donde los jueces, en un contexto autoritario, tenían muy poca capacidad de contradecir al ministerio público. Su trabajo era ratificar las averiguaciones previas, condenar y cerrar los ojos una y otra vez a la arbitrariedad”.23 René Delgado: “Cualquiera que sea el destino del proyecto de resolución del ministro Arturo Zaldívar, es hora de agradecerle haberse definido de manera clara y rotunda frente al caso […], sin caer en la tentación de dar satisfacción a quienes confunden la sed de justicia con el ánimo de venganza […]”.24 Miguel Carbonell: “El proyecto de Zaldívar detalla con la precisión de un cirujano todas las irregularidades. La fabricación de un escenario para los medios, la dilación en la puesta a disposición de Cassez ante el mp y la falta de respeto a la asistencia consular. Habrá quien crea que son meras formalidades […]. Zaldívar destaca algo que todos debemos reflexionar: la falta de respeto a esas ‘formalidades’ impide llegar a la verdad”.25 Denise Maerker: “El ministro viene a juzgar algo que no ha sido juzgado por ninguna instancia anterior; lo que está diciendo es: la Suprema Corte se va a pronunciar sobre si sus garantías fueron respetadas […]. Por supuesto que hay una crítica al sistema de justicia mexicano, cuál es la sorpresa”.26 Ricardo Rocha: “¿Y si lo de menos era el rescate de los secuestrados? ¿Y si lo de más era el montaje? Hasta ahora la pregunta ha sido si la escenificación para la tele vulneró el debido proceso […]. Tal vez el montaje no fue algo adicional o de pasada, sino el objetivo de los afi […]”.27 Luis de la Barreda: “Todo acusado tiene derecho a un debido proceso, sin manipulaciones ni engaños, en el que tenga la posibilidad real de defenderse y al final del cual no se le condene si no se acredita su culpabilidad más allá de toda duda razonable”.28 Geraldina González de la Vega: “El proyecto es un documento sólido y garantista […], dota de contenido dos garantías indispensables para todas las personas: el principio de presunción de inocencia y la puesta a disposición del ministerio público”.29 ­Leo Zuckermann: “Le pregunté a Acosta si Cassez sabía que su novio Israel era un secuestrador. Me dijo que no sabía, que vivía en la inconsciencia. Me cuesta mucho trabajo creerlo. Sin embargo, […] el abogado defensor sí sembró algunas dudas en mi mente. En un sistema de justicia acusatorio, de juicios orales […], el fiscal tiene que demostrar a un jurado de ciudadanos o a un panel de jueces que el acusado es culpable más allá de una duda razonable […]. En un sistema así, me parece que Cassez hubiera sido declarada inocente”.30

    Así como la historia comprueba que el alegato de la derecha es falso, hay que reconocer que el proyecto de la izquierda es una apuesta. Finalmente, la evidencia empírica a favor de su argumento, al menos en México, es inexistente.

    Históricamente, nunca hemos sido un país que esté dispuesto a sacrificar jugosas pesquisas policiales en nombre de los derechos. Sin duda podríamos hurgar en la experiencia de otros países, me refiero a países con policías modelo.

    La visión de un sistema de justicia para el futuro: más allá de la izquierda

    Para que un péndulo funcione, tiene que campanear hasta los extremos. Del análisis concluyo que en el debate sobre el caso Cassez –que es el de cuán permisivos seguiremos siendo con una policía corrupta y simuladora–, hay posturas extremas por parte de la derecha y moderación por parte de la izquierda. Además, las expresiones de la derecha son esencialmente mediáticas y acaloradas y las de la izquierda académicas y atemperadas. En un México de pocos lectores y muchos aficionados, para que un día la Suprema Corte cambie, los que estamos en la izquierda en este tema tendríamos que ser más claros, más autocríticos, más públicos y más beligerantes.

    Lo que está en juego es nada más y nada menos que la consolidación de un componente elemental de nuestra democracia: tener un poder judicial justo. Y construir ese componente no puede hacerse sin esta claridad. Ahora bien, ¿específicamente qué es lo que debemos pedir en el extremo para que un día los ministros pragmáticos de la corte, aquellos que eluden los riesgos, se muevan desde la derecha hacia la izquierda a un nuevo centro?

    • Podríamos, con fundamento en el Artículo 16 constitucional, exigir que todos los ingresos a casas de secuestro y todos los cateos a domicilios en general se videograben en el momento mismo en que se ejecuten, y que una copia del video se entregue a los defensores de los detenidos y cateados, y en su caso a las autoridades consulares, terminando así con la ambigüedad sobre lo que sucede durante estos ingresos a espacios privados.
    • Podríamos, con fundamento en el Artículo 20. B. II constitucional, exigir que durante un interrogatorio policial los sospechosos tengan derecho a que un tercero imparcial videograbe el encuentro en su integridad, de modo que pueda vigilarse si se respetó el derecho a guardar silencio que marca la ley fundamental, y establecer como consecuencia que si no hay registro en video, no sea admisible como prueba cualquier confesión o señalamiento que de ahí surja.
    • Podríamos, con fundamento en el Artículo 20. C.V. segundo párrafo, y con fundamento también en la vergonzosa cantidad de casos que se ha suscitado con este mismo tema, mandar que los procesos de identificación de acusados por parte de testigos oculares o víctimas testigos se sometan a estándares avalados por la ciencia. La investigación de Gary Wells y otros sobre testigos oculares exige líneas de reconocimiento con seis o más personas de rasgos físicos similares que sirvan como distractores para ser expuestos a los testigos-víctimas, y la obligación de la policía de no revelarles su propia teoría de quién cometió el delito. En el caso Cassez esto habría implicado que en la identificación que hicieran, los testigos-victimas enfrentaran un racimo de al menos seis francesas rubias de tez blanca que hablaran español y arrastraran la erre. Si en esas condiciones hubieran podido identificar sistemáticamente a Cassez, su acusación sería creíble. Tales medidas protegerían a todas las partes en el proceso: a los acusados de un señalamiento injusto y a las víctimas y testigos de hacer, involuntariamente, un señalamiento en falso.
    • Podríamos, con fundamento en el Artículo 20 párrafo primero, exigir que todo juicio –y no solo un juicio de la magnitud e importancia del de Cassez– deba videograbarse e incluso establecer cómo tendría que televisarse para que todo México entienda cómo investigó el asunto la policía y qué debió, en dado caso, haber hecho. Esto en sí mismo sería profundamente eficaz como herramienta de aprendizaje para ciudadanos y autoridades. En otras palabras, es urgente abrir el juicio para que los conflictos se desenvuelvan frente a la gente. Si se hace esto con sensibilidad e inteligencia, el poder judicial ganará enormemente en legitimidad. Y podrá conducir una transformación importante de sí mismo y de la policía. Esa apertura cambiaría nuestra cultura policial y legal y nos invitaría a cuestionar cada semana, sanamente y caso por caso, cómo la policía investigó un asunto y cómo podrá hacerlo mejor mañana.

    En la cinta Presunto culpable hay propuestas adicionales tales como no juzgar a la gente en jaulas; obligar a que esté presente el juez en los juicios y permitir a los defensores hacer preguntas incisivas. Ninguna de estas ideas fueron alegadas por el defensor de Cassez, ni propuestas por Zaldívar en suplencia de la deficiencia de la queja de Cassez. Tal vez estas ideas a muchos parecerán soñadoras o radicales. Pero si las voces de izquierda convencemos, entonces tal vez —solo tal vez— la corte atraerá casos que le permitan decidir estos asuntos de forma que el sistema de justicia se mueva hacia algo mejor.

    Un sistema que permita combatir la arbitrariedad que un ciudadano puede padecer en manos de la policía nos separará más de nuestro pasado dictatorial que una credencial para votar con fotografía y unas elecciones competitivas.

    Héctor de Mauleón tuvo el honor y el horror de leer el expediente del caso Cassez al detalle. Entrevistó a García Luna y a Agustín Acosta (defensor de Cassez) y escribió un texto revelador, posiblemente el mejor que hay sobre el asunto. Veo en él solo unas cuantas imprecisiones, aparentes a la luz de lo que se ha aprendido después. Sin embargo, la mirada de Héctor está –uso sus propias palabras– “extraviada”. Si fuera juez, no sabría escribir la sentencia. Cito: “El exdirector de la AFI, Genaro García Luna, me entregó una copia del proceso con la certeza de que iba a encontrar allí las pruebas que hundían a la francesa Florence Cassez. El abogado de ella, Agustín Acosta, me abrió por completo el expediente, seguro de que hallaría en sus páginas las pruebas que demostraban su inocencia. Terminé la lectura del expediente con las manos vacías, completamente extraviado en un laberinto del que solo emergían unas cuantas verdades”.31

    Héctor escribe esto aun cuando la solución jurídica es perfectamente clara en estos casos: absolver. Dice un viejo principio de justicia penal: in dubio pro reo. En caso de duda, debe absolverse. Su mirada está perdida porque busca lo que casi nunca se puede encontrar en un expediente judicial: pruebas de inocencia. Pero el expediente judicial y la averiguación previa no son registros imparciales de hechos. Son registros sesgados. La autoridad tiene el control de lo que ahí se escribe: quién lo dice, cómo lo dice y cuándo lo dice. Y porque el expediente judicial se presta tanto a la simulación, hay voces conservadoras, voces que trabajan dentro del sistema, que creen en él y que se resisten a que sea suplantado. Porque cuando la certeza y la ciencia faltan, su amigo el expediente judicial maquilla y oculta.

    Si la confusión vívidamente descrita por Héctor de Mauleón es la misma que sentí cuando hace 10 años leí una muestra aleatoria de 400 expedientes judiciales en materia penal, entonces la Corte Suprema debe descartar nuestros viejos métodos de trabajo y proponerse armar un nuevo sistema de justicia, uno que sí podamos blindar contra la simulación. Pero, lamento informar, esa innovación no vendrá de la Corte. No vendrá del gremio de los abogados. No vendrá de Estados Unidos. No vendrá de Dios. No vendrá del próximo presidente. Depende de usted. Así como Florence alzó el teléfono y denunció a García Luna, así como Toño desafió al poder judicial filmando su juicio, todos tenemos que poner de nuestra parte y armarla de pedo.

    * Con la colaboración de Layda Negrete. roberto hernández y layda negrete son los realizadores de Presunto culpable (2010), cinta ganadora de un Emmy por tratarse de una obra de “periodismo de investigación excepcional” (Twitter: @PresuntoC).

    1 http://www.gatopardo.com/ReportajesGP.php?R=53&pagina=6
    2 http://articulo19.org/portal/index.php?option=com_content&view=article&id=276:mexico-intimidan-a-periodistas-durante-la-cobertura-del-caso-florence-cassez&catid=9:alertas&Itemid=47
    3 Artículo 16 constitucional: http://info4.juridicas.unam.mx/ijure/fed/9/17.htm.
    4 La Encuesta a Población en Reclusión del CIDE muestra que 58% de los detenidos fue presentado ante el ministerio público antes de transcurridas 2 horas; 23% fue retenido por la policía por un periodo de entre 3 y 6 horas; 13% fue retenido por entre 7 y 24 horas mientras que 8% restante estuvo retenido por más de 24 horas.
    5 Por ejemplo, véase http://psycnet.apa.org/journals/psp/45/5/1073/, http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1559-1816.2002.tb00250.x/abstract, http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/0162-895X.00141/abstract.
    6 Sin duda, esto resultará en un texto impreciso y combatible desde el punto de vista de filósofos políticos, y algunos tal vez prefieran añadir componentes en esta escala. No soy un filósofo político, y tal vez alguno juzgue que al final la empresa quede grande ante mis posibilidades intelectuales. Me disculpo de antemano por ello con los lectores y los nombrados aquí, muchos de ellos colegas, amigos y maestros. Quizá Will Kymlicka o Jesús Silva-Herzog Márquez, y si no ellos, otros politólogos, colocarían este intento en el bote de la basura.
    7 Reitero, no es todo lo que se ha escrito, o dicho, ni todo lo que ellos han escrito o dicho, ni son todas las voces que pesan. Caracterizar a algunos como de derecha en este tema no significa que en otros temas no asuman una inclinación política distinta. Pido perdón a las voces relevantes que he dejado fuera de este flaco ejercicio y a aquellos a quienes tal vez haya leído mal.
    8 http://www.animalpolitico.com/2012/03/ira-isabel-miranda-a-instancias-internacionales-si-liberan-a-cassez/
    9 http://www.milenio.com/cdb/doc/impreso/9130191
    10 http://ciam.wordpress.com/2012/03/15/15mar12-tercer-grado-motivos-de-zaldivar-para-difundir-su-proyecto/
    11 http://www.sinembargo.mx/opinion/12-03-2012/5555
    12 http://mexico.cnn.com/nacional/2012/03/16/el-proyecto-soslaya-los-derechos-de-las-victimas
    13 http://www.diariopuntual.net/index.php?option=com_content&view=article&id=5993&catid=69&Itemid=70
    14 http://conexiontotal.mx/2012/03/15/exige-siedo-no-anular-proceso-contra-cassez/
    15 http://conexiontotal.mx/2012/03/15/exige-siedo-no-anular-proceso-contra-cassez/
    16 http://mexico.cnn.com/nacional/2012/03/16/un-fruto-del-arbol-envenenado
    17 http://www.noticiasmvs.com/noticias/internacionales/expertos-en-derecho-penal-piden-a-la-scjn-ponderar-derechos-de-victimas-en-caso-cassez-67.html
    18 http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=231451
    19 http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=231451
    20 http://ciam.wordpress.com/2012/03/15/15mar12-tercer-grado-motivos-de-zaldivar-para-difundir-su-proyecto/
    21 http://www.youtube.com/watch?v=_7PU4GULmg8 y también http://www.youtube.com/watch?v=6ScyoQsH3e0.
    22 http://www.eluniversalmas.com.mx/columnas/2012/03/94845.php
    23 http://mexico.cnn.com/nacional/2012/03/14/ana-laura-magaloni
    24 http://www.reforma.com/editoriales/nacional/650/1298050/default.shtm
    25 http://www.debate.com.mx/eldebate/movil/ArticuloOpinion.asp?IdArt=11867643&IdCat=6115
    26 http://ciam.wordpress.com/2012/03/15/15mar12-tercer-grado-motivos-de-zaldivar-para-difundir-su-proyecto/
    27 http://www.youtube.com/watch?v=MqigxWFXUMs
    28 http://estepais.com/site/?p=35848
    29 Pienso que la presunción de inocencia es una idea compleja y que de ninguna manera puede pensarse que la etapa de investigación se reduzca a ser puesto oportunamente a disposición de un ministerio público, mucho menos de uno como el que se estila en México: http://eljuegodelacorte.nexos.com.mx/?p=1768.
    30 Apunto: ese juicio oral al que se refiere Leo es ya el que se contempla en el Artículo 20 de nuestra constitución vigente. La norma fue aprobada en 2008 y el plazo para implementar ese nuevo proceso penal vence en 2016 para todos los estados de la República. http://www.excelsior.com.mx/index.php?m=nota&seccion=opinion&cat=11&id_nota=816901
    31 http://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulo&Article=2099371

  3. Que no se haga mensa la señora esa. Pronto saldran a la luz pública sus transas. Pronto conoceremos la verdad sobre el caso. Paciencia…!

  4. Que ante los medios de comunicación se revise El Caso Wallace, ya que con las pruebas que se otorgaron nunca se pudo documentar ningún secuestro, no es posible que con todas las supuestas confesiones bajo presión, amenazas y tortura, con los bienes de los involucrados embargados y cateados, con teléfonos intervenidos de familiares, investigación especial, no se haya podido encontrar ni huella del supuesto cuerpo, del supuesto secuestro, y no solo eso, aun sin pruebas arraigaron a la abogada Ambar Treviño, quien dejo el Caso Wallace por presiones. !Que revisen el Caso y que verifiquen la autenticidad de las declaraciones, tanto de los presuntos secuestradores, como de la parte Actora (la Acusadora). QUE REVISEN TODA LA INTEGRACIÓN DEL EXPEDIENTE, YA QUE LAS PRUEBAS SOLO SON SUPOSICIONES, TOTALMENTE INSUFICIENTES. Como va a ser posible que se pueda destrozar un cuerpo de una persona muy robusta con una sierra comprada en Wallmart, y al dia siguiente las autoridades no encontrar ninguna evidencia, y encontrar hasta después de 7 meses una gotita de sangre, que resulto ser de “mujer! HAY MUCHAS COSAS RARAS EN ESTE CASO. A lo mejor hay que investigar primero si el famoso Hugo Alberto Wallace SIGUE VIVO y a que se dedicaba antes. !ESO SERIA MAS INTERESANTE!

  5. Realmente el dolor no los deja pensar bien.
    Les podemos conseguir un buen psiquiatra para que asuman su perdida. Perdieron, ya rindanse.
    Gracias por reconocerme, sí tuve problemas para entrar, mi pase no era el correcto, pero luego pude entrar, yo no conocía la SCJN y no sabía lo bien arreglada y lujosa que es por dentro, yo la conocía por fuera y pensé que trairían a Florence esposada y encadenada de los pies, bestida de azul marino a escuchar al Juez, pero no.
    Me abria gustado aventarle una bolita de papel o un lápiz para que me viera y me conociera.
    Les recomiendo al psiquiatra De la Fuente, es experto en traumas.

    • En serio, ¿quien necesita ir a ver al psiquiatra?
      ¿Los defensores de Cassez¿ ¿O el ex policía federal que va por primera vez a la SCJN y quiere aprovechar la oportunidad para echarle a la gente bolitas de papel y lápices!?
      Nos gustaban más tus primeros comentarios, Gerardito. Al menos entonces no se te notaba tanto lo tonto. Realmente, la idiotez no te deja pensar bien.
      Cómprate otro cerebro. Este no funciona.

  6. Oye Gerardo, no te enseñaron a escribir en la policia ?
    “bestida de azul” jajajaj VESTIDA burro !
    “Trairian” (sera un nuevo verbo ? El verbo TRAIR ?)

    Gerardito, una pregunta : ¿ te pegaba tu papi cuando eras niño ? Por eso decidiste ser policía ? Para pegarles a los demás ? Disfrutas mucho el mal que haces ? Sabes, es un trauma que no se quita, menos siendo policía.

    • Hola Alma.
      Gerardito es como nuestro amiguito de primaria. Hay que cuidarlo y brindarle nuestro apoyo incondicional.
      ¡Si al trasplante de cerebro para Gerardo !

      Un saludo cariñoso para Gerardo y sus amigos de primaria (policía federal)

  7. Antes que nada quiero felicitar a los editores de este Blog por este trabajo en estos tiempos donde la libertad de expresión está casi vetada. En un principio, como todos, me dejé llevar por los medios de comunicación y obviamente llegue a decir “si, que se quede encerrada esa secuestradora”, pero personalmente me gusta la lectura y me documenté, encontré este blog, soy un lector y seguidor de la revista Proceso y leí el resumen del expediente del caso Cassez que un periodista escribió en Nexos, no soy abogado, pero tengo criterio, no me gusta dejarme llevar por lo que veo, y tengo mis propias conclusiones de este caso, Cassez está encerrada por que así lo quizo un desgraciado, desgraciar vidas, arruinarlas, con tanta saña. Caifanes en su canción el comunicador decía “Yo no se como es que ríe, es el comunicador, desconecta tu razón y vomita engaños” ahora se a lo que esa canción se refería, a las malditas televisoras. Lo mismo me pasó con el caso Wallace, casi la pongo en un altar como una héroe, pero al darle lectura al Blog Carcel de Mujeres y la revista proceso, también saco conclusiones, como puedes encerrar a alguien acusándolo de secuestro y homicidio si no hay evidencia del secuestro y no hay cuerpo?? Claro, tortúralos y que digan que ellos fueron, aunque no digan donde está el cuerpo, ni tampoco investigues a fondo como era la vida de Hugo Alberto Wallace, que relaciones tenía, con quienes. Por otra parte, he querido comprar el libro “A la sombra de mi vida” de Cassez, pero no lo he encontrado, en todos los lugares me dicen que esta descontinuado (no será más bien Vetado??) me podrían decir donde lo puedo comprar? Una vez más muchas felicidades por el blog, hay que difundirlo, hay que difundir la lectura, . Reciban un saludo.

    • Hola Juan Carlos,

      Una disculpa por la tardanza de mi respuesta.
      Contacté al editor y me contestaron lo siguiente :

      “Le comento que el libro A LA SOMBRA DE MI VIDA de Florence Cassez está catalogado y colocado en librerías y puntos de venta, en ningún momento a sido descontinuado.
      Saludos cordiales”

      Creo que mas bien se trata de un problema de censura.

      A ver como podemos superarlo. Lo vamos a platicar con los colaboradores.

      Un abrazo y gracias por tu apoyo.

    • Hola Juan Carlos

      Gracias por tu comentario y tus palabras de apoyo. Gracias también por tomar la medida exacta de este caso. Creo que a todos nos engañaron y nos cuesta trabajo deshacernos de ideas preconcevidas. Nos cuesta porque tenemos que hacer un esfuerzo mental para salir de la mentira y enterarnos de que lo que solíamos creer no era cierto.

      La persona que se encarga del blog carceldemujeres2.wordpress.com hace un trabajo increíble, sobre todo cuando uno sabe que el que fundó el blog ahora está encarcelado por sus escritos en contra de Isabel Miranda de Wallace. No lo conocemos en persona pero si hemos tenido contacto con él y nos proporciono documentos contundentes sobre esta señora. Y es verdad que se trata también de un asunto sumamente peligroso. En un principio, no quisimos mezclar los casos de Cassez y Wallace. Sin embargo, por las salidas repetidas de Isabel Miranda, su uso criminal de supuestos testigos, su manera de canalizar nuestro miedo a los secuestros para poder acusar a quien sea de delincuencia, de utilizar los medios de comunicación para promoverse, su manera de esconder las zonas muy turbias del caso de su propio hijo (y… no, no hay cuerpo), sus vínculos con personas poco recomendables como Eduardo Margolis, su manera de denunciar la corrupción para librarse ella misma a la corrupción,… tampoco podemos nosotros permanecer quietos así que decidimos denunciarla en nuestro propio blog.

      Te comento que, por supuesto se trata de Florence, pero mas allá de un caso aislado, se trata para nosotros, de denunciar un sistema de fabrica de culpables, un sistema al que pertenece Isabel Miranda de Wallace y y que orquesta la Policía Federal de Genaro García Luna.

      En lo que se refiere al libro A la Sombra de mi vida, contacté al editor para saber si en realidad esta descontinuado o si lo censuran. Te avisaré en cuanto tenga una respuesta.

      Nuevamente, gracias. Hay que leer, informarse, opinar hasta que tengamos en nuestras propias manos los elementos para tener una perspectiva justa sobre los hechos. Y sobre todo, tenemos que luchar para no dejar que otros piensen por nosotros.

      un abrazo

  8. Muy interesante y me gustaría que los que compramos el libro podamos donarlo a otro que quiera leerlo para hacer el efecto multiplicador. Regalar un libro es algo invaluable y si es el de Florence Cassez mejor. Si tienes la capacidad de comprar un segundo ejemplar, y puedes donar a un amigo, a una biblioteca o a un hospital o a una cárcel donde mas gente pueda leerlo para evitar que termine en un estante olvidado, convierte el libro en un regalo para el que está sufriendo en la cárcel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s