¡Así trabaja la PGR: reclutando testigos falsos!

¿Quién es el más culpable? ¿El testigo falso o las autoridades que lo contrataron?

@MXporFCassez

Fuente: Milenio
José Salvador Puga Quintanilla, con nombre clave Pitufo, es otro de los testigos protegidos que reclutó la Procuraduría General de la República (PGR) en el sexenio pasado. Con sus dichos logró que se iniciaran 10 investigaciones de alto impacto.
 
Sin embargo, sus declaraciones no sirvieron para sustentar cinco casos importantes: el michoacanazo, el del general Tomás Ángeles Dauahare, los ex gobernadores Tomás Yarrington y Manuel Cavazos Lerma, el ex comisionado de la Policía Federal Javier Herrera Valles y el ex alcalde de Cancún Greg Sánchez.
Esta persona, quien está libre y goza de un salario cercano a 50 mil pesos mensuales, dio origen a esos casos, aunque su intervención se extendió al caso de Florence Cassez, en el que dijo que conocía a integrantes de Los Zodiaco.
Su ingreso al programa de testigos se dio a partir de que convenció a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) de que era compadre del líder absoluto de Los Zetas, Heriberto Lazcano Lazcano, El Lazca, abatido por la Marina en octubre del año pasado.
Funcionarios de la PGR aseguran que esta persona se ofrece aún para declarar contra quien sea, pese a que en comparecencias judiciales no ha podido identificar físicamente a quienes acusa de supuestos nexos con el hampa.
Contratista y plagiario
Documentos judiciales revelan que esta persona era contratista y hacía funciones de arquitecto en Tamaulipas bajo las órdenes de Rogelio Díaz Cuéllar, El Rojo, jefe de una célula zeta para quien servía también como halcón.
Puga Quintanilla era conocido como El Gordo y huyó porque Miguel Ángel Treviño Morales, El Z-40 (actual líder de Los Zetas) ofreció 200 mil dólares a quien lo entregara para matarlo.
Así lo narró ante el Ministerio Público federal el 22 de septiembre de 2008 Javier Eduardo Barrón, El Arqui, quien fue cómplice de Puga Quintanilla en un secuestro cometido en el Estado de México:
“A Salvador lo dejé de ver a mediados de 2007; antes de eso me pidió una cartografía del área de Los San Pedro, municipio de Güémez, Tamaulipas, la cual se la conseguí en el INEGI, se la entregué y ya no lo volví a ver.
“Pasando un mes me citó Carlos Bachata en el restaurante Brisas de Acapulco, ubicado en la central de abastos de Ciudad Victoria.
“En dicha reunión le hice entrega de la nómina de la obra que le estaba haciendo el señor Rogelio, El Rojo, y me preguntó que si había visto o sabía dónde estaba El Gordo, refiriéndose a Salvador, porque me dijo que había una recompensa de 200 mil dólares a quien lo entregara para matarlo, ya que había tenido un problema en Los San Pedro y que la orden era de arriba.
“Yo le pregunté de quién era orden de arriba y me dijo que una persona apodada El Gavilán, por órdenes de (El) 40”.
El rumor en el pueblo tamaulipeco, explicó Eduardo Barrón, es que Puga Quintanilla “tuvo un problema laboral con El Rojo”.
El sujeto decidió refugiarse en el Estado de México, donde contactó a su ex socio en Tamaulipas, Eduardo Barrón, a quien invitó a participar en el secuestro de un empresario, delito que perpetraron en septiembre de 2008.
Sin embargo, el 20 de ese mes la víctima escapó de la casa donde permanecía cautivo y solicitó el apoyo a la Dirección de Seguridad Pública y Tránsito Municipal de Tepotzotlán.
Al llegar al domicilio, la policía municipal capturó a los dos arquitectos, a quienes remitieron a la Procuraduría General de Justicia del Estado de México.
Dicha dependencia declinó su competencia a favor de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), donde se inició la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIS/234/2008.
El 29 de octubre de ese año se consignó el expediente en cita únicamente por cuanto a Javier Eduardo Barrón, El Arqui, y José Antonio Fernández Poo.
Puga Quintanilla pidió entrar al programa de testigos. Señaló que contaba con información importante de Los Zetas, ya que era el coordinador del grupo delictivo en todas sus plazas.
El área de Secuestros de SIEDO lo remitió a la Unidad de Terrorismo, donde se le inició otra averiguación previa. En ésta le fueron otorgados los beneficios que solicitaba y se asignó el nombre clave de Pitufo.
Rindió testimonio en los casos de Herrera Valles, el michoacanazo, Greg Sánchez, Florence Cassez, los gobernadores de Tamaulipas, la ejecución de 24 personas en La Marquesa y un grupo de agentes de la AFI, a quienes acusó de coludirse para planear el rescate de Gerónimo Gámez García, El Primo, familiar de los Beltrán Leyva.
Anuncios

One thought on “¡Así trabaja la PGR: reclutando testigos falsos!

  1. testigos falso, pruebas fabricadas pero lo peor de todo es que ahora se va la exprocuradora de embajadora a milan, que buen premio a tan buena labor como servidora publica, que verguenza para todos los que servimos a nuestro pais sin lucrar y menos abusar del poder que brinda el escritorio de gobierno. buen viaje maricela, que la conciencia te deje dormir de parte de todos los generalotes que metiste a la carcel injustamente. felicidades al gobierno de peña nieto, asi se premia la neglicencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s