Isabel Miranda o La confusión de los intereses

Por MXporFCassez

El 13 de mayo, 2013

A través de un comunicado al margen de la inauguración del V Foro Nacional sobre Seguridad y Justicia, la “incorruptible” Isabel Miranda de Wallace, presidente de la muy útil organización Alto al secuestro, urgió a reformar el sistema penal mexicano y abogó por una justicia “más transparente y mucho más expedita”.

Ahora bien. No hay nada nuevo, nada extraordinario en esa declaración. Y hasta cierto punto compartimos el punto de vista de nuestra amiga Isabel, aunque no es por los mismos motivos que la animan. ¿Cuáles son las razones de la postura de la santísima Sra. Wallace? ¿El privilegio del bienestar común? Con su carácter de representante autoproclamada de victimas (aunque el secuestro de su hijo delincuente no ha sido probado) casi nos lo haría creer. Por lo tanto, leamos bien las últimas palabras de la declaración de la activista que hemos señalado ya por su complicidad con Eduardo Margolis.

En su comunicado, destacó que lo importante “es sensibilizar a la sociedad sobre la importancia que tiene el que se haga la reforma en esta materia, lo conoce como juicios orales, aunque realmente es mucho más que eso porque se refiere a una justicia transparente, mucho más expedita y sobre todo, que se lleven a juicio los verdaderos casos importantes.”
Lo repito: “…que se lleven a juicio los verdaderos casos importantes.”

¿A poco existe una distinción entre casos importantes y casos menos importantes? ¿En este caso, cuáles son los verdaderos casos importantes? Y, a cambio, ¿cuáles son los casos que no son verdaderamente importantes?

Es bastante simple: los verdaderos casos importantes no son más que… su propio caso, armado con la ayuda de Eduardo Margolis, Vasconcelos y otros policías corruptos. Isabel Miranda de Wallace quiere, requiere, hasta exige la condena rápida de las personas que ella misma acusó y declaró como los responsables sine ullo dubio del secuestro nunca comprobado de su hijo.

Isabel Miranda quiere tener la certeza y la seguridad de que todos los acusados habrán sido condenados por lo menos en primera instancia para que se les haga más difícil o hasta imposible comprobar su inocencia y lograr su liberación en instancias superiores.

El argumento que repitió hasta el cansancio con su aire prepotente (hasta cansar a los Magistrados de la Suprema Corte de Justicia) cuando la Suprema Corte volvió a tocar el tema de la liberación de Florence Cassez en enero de este año, de que Florence había sido ya sentenciada tres veces por tres jueces diferentes, no era más de un ensayo para Isabel. Este argumento lo va a volver a usar, sabiéndose amenazada por la jurisprudencia que generó la liberación de Florence Cassez. La activista cree que con una condena se habrá comprobado que los que ella misma mandó a torturar eran efectivamente culpables de secuestro.

Isabel tiene el comportamiento problemático de una psicópata padeciendo de un egocentrismo paranoico. Cree que sus intereses se confunden con el bienestar social, que su sadismo y su locura se confunden con la justicia. ¿Sera mero error de juicio o delirio?

En psicologíaegocentrismo es la característica que define a una persona que cree que sus propias opiniones e intereses son más importantes que las de los demás. Parte de la hegemonía de sus pensamientos por sobre los otros, lo que él piensa, opina, decide, cree y razona es primero y más importante que el resto, el mundo gira alrededor de su individualidad y lo que no se ajusta a él es rechazado desvalorado por su opinión. El término deriva del latín ego, que significa “yo”. Una persona egocéntrica no puede “ponerse en los zapatos de los demás (quitándose primero los de él mismo)”, y cree que todos buscan o deben buscar lo que él busca (o lo que él ve, en alguna forma, excede en lo que otros ven) (fuente: Wikipedia)

Paradójicamente, apoyamos su propuesta. Que se haga justica de manera pronta y transparente. Precisamente a eso trabajamos. Tomamos la defensa de Brenda Quevedo Cruz y de Jael Antonio Malagon Uscanga contra la perversidad de una loca mitómana, para que ellos tengan derecho a un juicio justo y para que tengan la posibilidad de defenderse, sin que hayan sido condenados antes de haber sido juzgados. Y que cada pequeño detalle del caso Wallace, cada pequeño elemento oculto que forma parte de la historia real de esta señora, como la tortura de los acusados, las violaciones a los derechos humanos y a la presunción de inocencia, las víctimas colaterales como Julieta Freyre Morales, las complicidades de Wallace con la mafia judía y la policía federal, el tráfico de influencias, los sobornos, los actos delictuosos de Hugo Wallace, el control de la familia Wallace infiltrada en la CNDH, … que todo salga a la luz del día. Finalmente, que las personas como Brenda Cruz y Jael Uscanga, encarcelados desde hace 7 años, reciban la sentencia que merecen, o sea la libertad.

No te soltaremos Isabel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s