Inicio > Sin categoría > Excelente analisis del libro de Martin Moreno, el Caso Wallace – por Marco Lara Klahr

Excelente analisis del libro de Martin Moreno, el Caso Wallace – por Marco Lara Klahr

Fuente: meDios

Por Marco Lara Klahr

Había escuchado varias entrevistas donde Isabel Miranda de Wallace elogiaba El caso Wallace. Una historia real de justicia personal, indignación y amor de madre, tras el secuestro de un hijo, [Aguilar, 2010], reportaje de Martín Moreno que la propia activista proveyó de información, prologó y luego presentó al público.

En una época en la que a los periodistas se nos denuesta hasta en la calle y en la que nuestra profesión goza sólo esporádicamente de buena imagen pública, me entusiasmó que alguien con tan «buena prensa» reconociera el trabajo de un colega; se me hizo una necesaria y justa reivindicación del periodismo digno.

Hasta que un día invernal, con ira en la voz, Brenda Calderón me puso el libro en las manos, de golpe, soltando un imperativo «Tienes que leerlo», o algo por el estilo.

Aunque sin precisar fuentes, Moreno revela aspectos sombríos del secuestro y asesinato de Hugo Wallace Miranda, pero su reportaje destaca ante todo por su persistencia para denigrar a las mujeres, página tras página, con un estilo periodístico rancio, rebosante de clichés machistas y sexistas en el que nadie parece haber reparado —aparte de Brenda.

En la cultura política mexicana predomina la idea de que alguien imputado de delito deja de ser sujeto de derecho y puede entonces sometérsele, con impunidad, a todo tipo de degradaciones, incluidas las periodísticas. Tal vez por esto, y porque no solemos revisar los libros de los que hablamos, durante las entrevistas ningún periodista hizo notar a Moreno o a Miranda de Wallace ese tufo misógino del reportaje.

El meollo machista aparece desde que, al referirse a un joven amor de Hugo Wallace Miranda, el periodista narra que éste «pronto conoció el sabor amargo de la decepción amorosa […] Ese ángel con forma de mujer también sabía hacer daño». Esto habría provocado que dejara «de tomar en serio a las mujeres», las cuales, sin embargo, en virtud de su «naturaleza» de «seductor», fueron «su debilidad». Tanto, que «Esa misma debilidad por una mujer, años más tarde, lo conduciría a la muerte» [p. 22] —qué fuerte.

Enseguida se nos viene encima una sucesión de escenas donde las mujeres son desde objetos de uso, posesión y cambio, hasta seres básicamente genitales e intrínsecamente pérfidos —excepto la madre, ante quien Hugo se transmuta en Edipo: «La pasión de Hugo por las mujeres, trascendía el aspecto físico sensual y sexual del vínculo. Ellas representaron mucho en su vida: desde el inagotable amor que profesaba a su madre… La figura femenina era el activo de su alma, bajo cualquiera de sus formas» [p. 27].

Hugo «Tenía la fuerza de un toro, amansado por las dulces caricias de Ivonne […] enloquecía, dominado por la pasión de aroma de mujer, de la descarga eléctrica que provoca en la entraña varonil el roce con la piel femenina, del timbre de una voz diseñada exclusivamente para desquiciar a un hombre…» [p. 22]. Tenía «tres pasiones», «el vértigo de las motos, la intensidad del futbol americano y el volcán de las mujeres […] Las tres, con sus propias reglas, tienen en común altas descargas de adrenalina» [p. 27].

La trama evoluciona entre «hembras guapas» [p. 29], «casquiveletas» [p. 103], «voluptuosas» y «zorrunas» [p. 146] de «habilidades zorrunas» [p. 171], «sin límites», «de piel lo suficientemente dura para resistir la vida criminal» [p. 155], con «Un liviano despecho, impulso de mujer» [p. 80], movidas por un «impulso de enfado femenino» [p. 80], expertas en «exprimirlos [a los hombres] al máximo» [p. 156], que se mimetizan en un paisaje de «Música, luces de neón, escotes y cocaína…Risas y minifaldas» [p. 87].

Tal elenco incluye «una monga perversa, facha de zorra» [p. 164] y «paisanas latinas… que utilizaban el lugar como plataforma para pescar un buen partido, dejar de apestar a cebolla y mostaza y presentarse, como toda una gringa señora, ante la sociedad estadounidense» [p. 162].

Hay episodios, como el siguiente, donde se hace apología del rufián con su cohorte de «hembras» malévolas, de ese «león macho al frente de la manada [que] necesita de sus hembras y también a su sirvientes» [p. 145]: «Y allí están los cuatro, divirtiéndose, pagando los whiskys con dinero ganado con base en su esforzado tra¬bajo. Porque secuestrar no es fácil. ¿Quién chingaos lo dice? Y matar menos. Hay que tener muchos huevos para hacerlo. Criminales de corazón, bellezas al servicio de la maldad» [p. 89].

A tono con una práctica del periodismo mexicano, lo mismo que a las mujeres y otros imputados de cometer este crimen, Martín Moreno sataniza y denigra también a la víctima: Hugo Wallace Miranda aparece como alguien que sucumbe a su descontrol de adicto a las mujeres y la adrenalina —y no, como sucedió, a la ambición y crueldad de un grupo homicida luego amparado por la ineficiencia y la corrupción del sistema de justicia penal mexicano—. Y esta perspectiva es avalada, paradójicamente, por Isabel Miranda de Wallace.

comentarios

De: Cecilia Diaz [Visitante]
Extraordinaria aportación!!!!….Excelente trabajo..Es absolutamente cierto. Que palabras para definir un fenómeno…¿Puedo retomarlos para un trabajo que me encuentro elaborando precisamente sobre dominación a través de la violación sexual femenina? Gracias.
08.02.11 @ 11:08
De: Tito Estrada A [Visitante] · http://www.telah.org
Realmente es usual, tan usual que es casi imperceptible, en los medios de información pública, culpar a la víctima por el crimen de que han sido objeto.Actualmente Honduras se ha convertido en uno de los sitios más violentos del mundo. Diariamente asesinan jóvenes con tal saña y violencia que parece que matarlos, quitarles la vida, no hubiera sido suficiente. Pero además, al ser publicado el suceso, por su enfoque, uno piensa que la víctima fue victimado porque andaba en \”malos pasos\”. Se habla inclusive de “ajusticiamiento” dando a entender que también los criminales hacen justicia, convirtiendo al lector/vidente en una especie de jurado que de alguna manera justifica y avala el crimen.

El victimario además, por ser generalmente anónimo, por la misma ausencia de materialidad del signo, se construye en la mente del lector (o vidente) como alguien o \”algo\” terrible, temible e implacable, además de invisible e inaprensible. Una especie de héroe negativo (no en el concepto de anti-héroe) que solamente reproduce los mecanismos del terror colectivo y motiva la auto-represión del lector/vidente, a quien ya no hay que reprimir, lo hace por si mismo. Función “moralista” de la comunicación al servicio de intereses tan oscuros, que se mezclan o confunden con esa fuerza igualmente oscura e inmaterial, que castiga al que no cumple con las reglas de una moral establecida, paradójicamente, para el bien como para el mal… contrario a todo concepto de moral.

10.02.11 @ 22:48
Anuncios
Categorías:Sin categoría Etiquetas: , , ,
  1. SANDRA
    09/07/2013 en 12:10 AM

    CREO A SR MORENO LE PAGA LA INDIA ISABEL MIRANDA WALLACE
    LES RECUERDO QUE EL HIJO DE LA INDIA ISABEL EL PERTENECIO AL NARCO ESTUBO PRESO POR EL NARCO VERDAD A QUE PONERNOS A PENAR QUE EL AL SALIR DE LA CARCEL TODA PERSONA QUE LE DA POR ASER DEL NARCO YA NO SE SAFA AL SALIR EL DE LA CARCEL EL REGRESO CON LOS DEL NARCO EL SAVIA MUY BIEN Q AL SALIR ES PARA REGRESAR CON ELLOS OK QUE LA INDIA ISABEL NO SE HAGA TONTO DICIENDO TANTAS COSAS
    NO HAYA COMO TAPAR EL SOL CON UN DEDO NO CREN

  2. 19/07/2014 en 2:07 PM

    No uses la palabra india como insulto; En México no habemos indios, somos mexicanos, y además, serlo no es nada malo.
    Lo malo es la deshonestidad, Si en estos caso criticas a Miranda y Moreno por corruptos y machistas, al utilizar india como insulto estas cayendo en lo mismo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: