Inicio > Sin categoría > Investigación sobre el caso de Jael, otra victima de Isabel Miranda de Wallace

Investigación sobre el caso de Jael, otra victima de Isabel Miranda de Wallace

Fuente: AFCDDH y MXporFCassez

Autores: Miguel y Nolverto

Jael Antonio Malagon Uscanga[1] fue detenido el 28 de diciembre del 2006[2] por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal. Jael Antonio viajaba con dos personas más, Aníbal Ruiz y Víctor Mendoza, por calles de la colonia Polanco. Al haberlo detenido, los agentes policiacos contactaron a Isabel Miranda de Wallace quien se presentó en el lugar para darles sus directivas[3].

En la mente de la activista y madre del presunto desaparecido Hugo Wallace, desde antes de su detención, Jael Antonio Malagon Uscanga figuraba en la lista de las personas que necesariamente formaba parte la banda de secuestradores encabezada por Cesar Freyre Morales[4] y responsables del secuestro de su hijo[5]. Por el simple hecho de que Jael, junto con su esposa y su hijo menor de edad, figuraba en una foto que Isabel Miranda exhibió como prueba de la existencia de la presunta banda delictiva en la que aparecen los integrantes. Una foto sin ninguna particularidad en la que se observa a un grupo de amigos (incluyendo a un niño) delante de una iglesia[6].


[1] Sección Apoyamos a Jael Antonio Malagon Uscanga, México por Florence Cassez: https://mexicoporflorencecassez.wordpress.com/apoyamos-a-jael-antonio-malagon-uscanga/

[3] Testimonio de la madre de Jael Antonio.

[4] Una banda que no tiene nombre.

[5] No existe ninguna prueba válida (que no sea la palabra de Isabel Miranda o de Martin Moreno, o las declaraciones contradictorias de los presuntos responsables de dicho secuestro, los cuales declararon bajo tortura) que nos permita pensar que Hugo Wallace estuviera secuestrado ni menos asesinado. Al contrario, existen indicios muy contundentes que nos indican que Hugo Wallace estaba vivo y prófugo meses después de su supuesta muerte. Véase el capítulo “La Terrible Sra. Wallace” en el libro de Anabel Hernández: México en Llamas. Resumen de este capítulo: https://mexicoporflorencecassez.wordpress.com/2013/02/05/resumen-del-capitulo-la-terrible-senora-wallace-mexico-en-llamas-por-anabel-hernandez/

[6]Véase El Caso Wallace por Martin Moreno, p. 163.

Cabe recordar que, según la versión oficial de los hechos tal como narrados en el libro de Martin Moreno El Caso Wallace, Isabel Miranda inició una investigación personal[1] que culminó menos de 24 horas después de la supuesta desaparición de su hijo la cual ocurrió el 11 de julio del 2006[2].

En el caso que nos preocupa, nuestra interpretación de los hechos se basa en un estudio meticuloso del expediente así como otras investigaciones sobre las actividades de Isabel Miranda de Wallace: para “acreditar” la tesis del secuestro de su hijo por una banda de secuestradores, y habiendo ya empezado a señalar como delincuentes a todos los que figuraban en la foto mencionada, por lo que siguió naturalmente con su lógica. Cuando detuvieron a Jael Antonio Malagon Uscanga, no existía ninguna orden de aprehensión en su contra, fue cuando decidió integrar a Jael, así como a su esposa, en esa banda ficticia.

Rezumemos el silogismo que sustenta implícitamente la detención y la incriminación de Jael por órdenes de Isabel Miranda:

1)      Jael aparece en una foto en la que figuran (presuntos) secuestradores.

2)      Bajo el principio tácito según el cual “dime con quién andas y te diré quién eres”

3)      Ergo, Jael es un secuestrador.

Naturalmente, para acreditar la acusación contra Jael, se tuvo que iniciar una búsqueda de “victimas” del nuevamente detenido, la cual búsqueda se decidió y se llevó a cabo después de que Isabel Miranda de Wallace hubiera tachado a Jael de secuestrador.


[1] “No deja de asombrarme la rapidez con la que su instinto de madre despertó en ella la fatal sospecha: antes de 24 horas, ella sola ya había descubierto el lugar donde se encontraba la furgoneta de Hugo, comenzando así a desarrollar unas dotes de investigadora dignas de Agata Christie.” (El Caso Wallace, p. 114). Recordemos que uno de los métodos de investigación al que suele recurrir Isabel Miranda es el siguiente:: “A cambio de billetes conseguía información. Así se acostumbra en México. (…) la delación clandestina como método de investigación.” (El Caso Wallace, p. 52)

En otras palabras, las “pruebas” de sus crímenes llegaron después de su condena ante la opinión pública por exhibición como secuestrador. Lo que abre la puerta a que se le hayan fabricado los delitos que se le imputaron después de su exhibición en los espectaculares, propiedades de Isabel Miranda a través de su empresa Showcase. En el caso de Jael como en todos los de las personas que Isabel Miranda acusó, la acusación inició la búsqueda de un delito sin el cual la acusación hubiera carecido de fundamento, en vez de originarse en el descubrimiento de un delito, como lo requiere el estado de derecho.

 

Para llevar ese plan a cabo, Isabel Miranda de Wallace no perdió tiempo: a los diez días luego de la detención de Jael, el 8 de enero del 2007, la activista hizo lo que ya lo había hecho con los otros presuntos integrantes de la banda: levantó un espectacular con el rostro de Jael, presentándolo ante los medios como un “secuestrador”, violando así el principio de presunción de inocencia e incitando a la población a que lo denunciaran.

 

Luego de su detención y exhibición en los medios de comunicación y carteles publicitarios, propiedades de Isabel Miranda de Wallace, Jael fue acusado por su presunta participación en la detención de tres sujetos: Sr. Julio Villegas Cravioto (secuestrado el 8 de diciembre 2005, liberado el 14 de enero 2006), Sra. Barbara Cindy Zurita Rojas[1] y su hijo menor de edad  (secuestrados el 5 de julio 2004, liberados el 3 de septiembre 2004), Sr. Eduardo Antonio Contreras Chavez (secuestrado el 6 de febrero 2005)

 

A pesar de que Isabel Miranda de Wallace y su acolite Martin Moreno, ahora abogan en las redes sociales por los derechos humanos y critican la fábrica de culpables, lo cierto es que cada vez que la activista está involucrada en un caso, encontramos irregularidades tremendas, violaciones sistemáticas a los derechos humanos y al debido proceso, inconsistencias asombrosas, testimonios contradictorios, testigos con perfiles poco confiables. En pocas palabras, antes de señalar a otros presuntos casos de culpables fabricados, el primer caso que deberían denunciar Isabel Miranda de Wallace y Martin Moreno resulta ser el propio caso Wallace.

Finalmente, solicitamos que se investigue a Isabel Miranda de Wallace por presunto tráfico de influencia, presunta inducción de testigos, presuntas amenazas, presiones y tortura; así como, probable corrupción por medio de su empresa de espectaculares Showcase.

.
Exigimos que Jael Antonio Malagon Uscanga tenga derecho a un juicio justo, que se pueda defender con justicia, que esté a salvo de las amenazas directas o indirectas de la Sra. Isabel Miranda de Wallace, que tenga derecho a que se presuma su inocencia y que se garanticen sus derechos humanos fundamentales. En caso de que, por lo que refiere al proceso judicial del Sr. Malagon Uscanga, se siga violando el artículo 20 de la Constitución de nuestro país y no se tomen medidas para poner un alto al poder de la Sra. Wallace, nuestra asociación acudirá a instancias internacionales para denunciar la inacción del gobierno mexicano ante la expresión de fuerzas antidemocráticas que infiltraron las estructuras e instituciones del Estado. No permitiremos que individuos corruptos como la Sra. Wallace sigan apoderándose del título de “victima” y teniendo sus entradas libres hasta en la Secretaria de Gobernación encabezada por Osorio Chong.

No permitiremos que la Sra. Wallace siga insultando el Máximo Tribunal de nuestro país, poniendo en peligro el Estado de derecho. Este tipo de individuos representa un peligro mayor para toda democracia.

 

Estas son las primeras conclusiones que redactó nuestro colaborador Iván sobre las inconsistencias que maculan el caso de Jael. Cabe notar que Iván encontró algunas similitudes con el otro caso de culpable fabricada en que involucró Isabel Miranda, el caso de Florence Cassez.

 

Inconsistencia general 1: El tatuaje.

Las dos víctimas, Barbara Zuñiga (testigo B) y Julio Villegas (testigo A), ambos supuestamente secuestrados en la casa de la madre de Jacobo Tagle Dobin[2], hablan de que el secuestrador de apodo Hulk (el cual apodo se le atribuyó a Jael) tenía un tatuaje en el pie en forma de dragón. Sin embargo, Jael no está tatuado en ninguna parte de su cuerpo (eso lo verificó la SIEDO). Es más, Jael tiene una cicatriz muy grande y en forma de Z en la frente, y ninguno de los testigos la menciona.

 

Inconsistencia testigo A[3] – 1: Los lentes negros y el parche de noche.

Julio Villegas relata cómo lo secuestraron: habla de un hombre que llevaba, a las 8:30 pm, o sea de noche, unos lentes negros. Este hombre estaba manejando…Además dice que llevaba un parche en el ojo izquierdo. Es muy difícil manejar de noche, sobre todo con un parche en un ojo y lentes negros. Julio Villegas señala que el secuestrador que traía parche y que lo intercepto levantó sus lentes. Resulta inverosímil que en la primera ocasión un secuestrador se descubra el rostro ante su víctima.

 

Inconsistencia testigo A – 2: Julio Villegas no reconoce a los inculpados

Villegas no reconoce físicamente a ninguno de los inculpados. Y cuando se les pide que hablen para reconocer su voz: no reconoce ni a Freyre, ni a Jael Malagón.

 

Inconsistencia testigo A – 3: Julio Villegas reconoce a un hombre, que no es Jael

Villegas dice reconocer la persona con un parche en el ojo por una foto que le fue presentada. Este hombre no lleva cicatriz en la frente, y no se trata de Jael. Ni siquiera tiene la misma fisionomía de Jael.

 

Elemento de ilegalidad 1: La Cámara de Hessell

En el momento en que Jael estuvo en la cámara de Hessell, estaba solo, no se encontraba otra persona más que él. Villegas lo confirma en su ampliación ante el juzgado cuarto. Además Villegas no se acuerda si la persona que él vio en la cámara de Hessel llevaba un parche en el ojo izquierdo. También dice que vio al individuo de la cámara de Hessel “un fracción de segundo”. Resulta evidente que la diligencia de reconocimiento ante la cámara de Hessel no cumple con los requisitos legales establecidos por ley.

 

Inconsistencia testigo A – 4: La hora a la que ocurrió el secuestro.

En su declaración en fecha del 30 de junio 2006, Julio Villegas Cravioto declara lo siguiente:

 

“…fui secuestrado el día 8 de diciembre 2005 aproximadamente a las veinte horas a veinte horas con veinticinco minutos, cuando Salí de mi lugar de trabajo ubicado en la calle Pedro Benavides (…) en la Delegación de Xochimilco.”

 

Sin embargo, a esa misma hora (8:00 horas de la noche) del día 8 de diciembre 2005, Jael Antonio Malagon Uscanga, quién el 6 de diciembre había ingresado en el hospital Central de la Cruz Roja Mexicana[4], salía de la institución como queda comprobado en el documento titulado “Registro de Evolución”

 


[1] Con una firma bastante extraña.

[2] Lo que resulta totalmente inverosímil dada la situación geográfica de la casa. Cabe señalar también que Hugo Wallace era coproprietario del terreno donde se ubica la casa.

[3] Julio Villegas Craviotto

[4] Ubicado en Av. Ejército Nacional No. 1032, Colonia Los Morales Polanco, Delegación Miguel Hidalgo

Inconsistencia testigo B – 2: ¿Violación o relación sexual?

Bárbara Zuñiga dice que  “AMARILLO me obligó a tener relaciones sexuales con él, penetrándome vía vaginal”. La expresión “tener relaciones sexuales… vía vaginal”. Se escucha demasiado descriptiva, técnica, hasta medical como para ser creíble de parte de una presunta víctima de abuso sexual. Además que no se practicó ningún examen médico para comprobar las alegaciones.

 

Elemento de ilegalidad 1: Posibilidad de inducción o coacción de parte de Miranda de Wallace.

 

Villegas reconoce haber cenado con Isabel Miranda de Wallace, pero dice no recordar el tema de la conversación que tuvieron.

Cabe recordar que Isabel Miranda de Wallace reconoció en entrevista que la lucha por la justicia requiere a veces “negociaciones en lo oscurito”

Elemento de ilegalidad 2: Violación al Artículo 20 de la Constitución Política de los Estados Mexicanos sobre el plazo razonable del proceso penal

 

Artículo 20, Aparte B, Párrafo VII. (El imputado) SERA JUZGADO ANTES DE CUATRO MESES SI SE TRATARE DE DELITOS CUYA PENA MAXIMA NO EXCEDA DE DOS AÑOS DE PRISION, Y ANTES DE UN AÑO SI LA PENA EXCEDIERE DE ESE TIEMPO, SALVO QUE SOLICITE MAYOR PLAZO PARA SU DEFENSA.

 

Jael Antonio Malagon Uscanga fue detenido a finales del 2006. Lleva 7 años encarcelado sin que se haya resuelto su caso.

 

Elemento de ilegalidad 3: Violación al Artículo 20 de la Constitución Política de los Estados Mexicanos sobre la presunción de inocencia

Artículo 20, Aparte B, Párrafo I. (La persona imputada tiene derecho)  A QUE SE PRESUMA SU INOCENCIA MIENTRAS NO SE DECLARE SU RESPONSABILIDAD MEDIANTE SENTENCIA EMITIDA POR EL JUEZ DE LA CAUSA;

Isabel Miranda de Wallace violó la presunción de inocencia al declarar que Jael Antonio Malagon Uscanga era un secuestrador y a exhibir su rostro en espectaculares propiedad de su empresa Showcase.

 

 

Semejanzas con el caso Cassez

 

1 – Una mujer y su hijo

Dos de las tres víctimas cuyo secuestro se le atribuyo injustamente a Florence Cassez eran una madre y su hijo menor de edad, igual que en el caso de Jael Antonio Malagon Uscanga (Bárbara Zuñiga y su hijo). La familia de Cristina Ríos se refugió en San Diego, USA un poco más de un mes después de su liberación. La mujer secuestrada y su hijo también se fueron a San Diego, un día después de la liberación.

 

2 – Una historia más compleja de lo que parece, a primera vista, con líneas de investigación deliberadamente descartadas

Como en el caso de Florence Cassez en el que la policía federal decidió no profundizar en otras líneas de investigación (actividades ilícitas del padre de Ezequiel, posible tortura de éste último, personas señaladas por Ezequiel y Cristina Ríos que nunca fueron interrogadas, etc.). Existe en la declaración de Bárbara Cindy Zurita Rojas la mención de un seguro de vida que su ex marido había contratado, así como, una entrevista de ella con agentes de la compañía de seguros de la que no recuerda el nombre, ni el lugar de encuentro. Según nuestros conocimientos, no se ha investigado la pista del ex marido quién hubiera organizado el secuestro de la Sra. Zurita Rojas para cobrar el seguro de vida.

 

3 – El acento norteño

Dice Javier Salazar Mejía, esposo de Bárbara Zuñiga, que uno de los secuestradores “tenía acento del Norte”, que era “mal hablado”. En la segunda declaración de Ezequiel Elizalde (caso Florence Cassez), Ezequiel habla del Norteño, un hombre con acento del Norte, amigo de su suegra.

 

4 – El doctor y la inyección

En su declaración del 30 de junio del 2006, Julio Villegas menciona que uno de sus secuestradores llevaba puesto una blusa blanca, como la de un doctor. Dice que, estando en la casa de seguridad, lo amenazaron con ponerle una inyección. En el caso Florence Cassez, el menor de edad Cristian Ríos menciona una persona que le presentaron como siendo un doctor que le habría hecho una inyección. Ezequiel Elizalde dice que le hicieron una inyección en el dedo meñique.

 

5 – La tele prendida

Las víctimas dicen que en la casa de seguridad, había una tele, con el volumen  puesto al máximo. En el caso Cassez, las tres supuestas víctimas mencionan lo mismo.

 

6 – “No tienes nada que ver con eso”

A Julio Villegas, los secuestradores le dicen que él no tiene nada que ver con eso.

Lo mismo le dijeron sus secuestradores a Ezequiel Elizalde. Le dijeron que era un asunto entre ellos y su padre.

 

7 – Victimas que necesitan medicación

A Julio Villegas, le preguntan que si necesita medicinas. En el caso Cassez, le preguntaron lo mismo los secuestradores a Cristina Ríos.

 

8 – Uniformados policiacos

Dice Julio Villegas que sus secuestradores “levaban uniformes” y que “cortaban cartuchos“. En el caso Cassez, Ezequiel Elizalde dice que escuchó el ruido de un radio de la policia y que el jefe de los secuestradores “le dijo a una o varias personas que apagaran el radio de la patrulla”, lo que significa que en los dos casos, los secuestradores eran policías.

 

Ningún policía fue arrestado e investigado, ni el caso Cassez, ni en el caso Jael Antonio Malagon Uscanga. Además, declara Julio Villegas: “me dijeron que  en mi declaración iba a decir que no me vieron…'”. También dice ” me dijeron… que ellos verían lo que declarara”. Lo que deja suponer una vez más que Julio Villegas fue secuestrado por policías.

 

9 – 8- 9 de diciembre del 2005

El secuestro de Julio Villegas aconteció el 8 de diciembre del 2005, mismo día que fue secuestrada Florence Cassez por elementos de la policía Federal. El 9 de diciembre, Julio Villegas escucha en la tele que la policía arrestó a 2 secuestradores, Florence Cassez e Israel Vallarta,  en el rancho Las Chinitas.

 

10 – “Me dijeron que estaba en peligro mi vida”

A Julio Villegas, le dijeron sus secuestradores que estaba en peligro su vida. Lo mismo que le dijeron a Cristina Ríos cuando la cambiaron de casa de seguridad.

 

11- El Jetta Gris

Afirma Julio Villegas que el carro de los secuestradores era un Jetta gris. En el caso Cassez, aparece también este Jetta gris.

 

 

CONCLUSIONES

Existe la posibilidad de que el secuestro de Bárbara Zuñiga y de Julio Villegas fue organizado por elementos policiacos (“(radio de la patrulla, uniformes”), y no por una banda de civiles encabezada por Cesar Freyre Morales, como lo asegura Isabel Miranda de Wallace. Como sucedió en el caso de las personas que luego rindieron testimonios falsos dirigidos a incriminar injustamente a Florence Cassez, donde también existen indicios claros de intervención de elementos policiacos durante el traslado de las víctimas de una primera casa de seguridad a otra a finales de noviembre del 2005 según nuestras estimaciones basadas en un estudio minucioso de las declaraciones.

En cuanto a Isabel Miranda de Wallace, quién desempeño un papel clave en el caso Cassez, al parecer por su amistad con Eduardo Cuauhtémoc Margolis Sobol, protector de la comunidad judía de Polanco, importador de armas para el ejército mexicano, negociante en secuestros, y, secuestrador, relacionado con la policía federal y sus eminentes jefes, Genaro Garcia Luna y Luis Cárdenas Palomino. Eduardo Cuauhtémoc Margolis Sobol está implicado en el caso Cassez, ya que fue socio de Sébastien Cassez, hermano de Florence Cassez

 

Además, existe una coincidencia en los tiempos entre el caso de Florence Cassez y los casos de supuestos secuestros de los que Isabel Miranda de Wallace, sin ninguna prueba más allá de su propia palabra, acuso a los supuestos integrantes de una banda sin nombre que hubiera encabezado Cesar Freyre y de la que Jael Antonio Malagon Uscanga hubiera sido integrante.

 

Isabel Miranda Torres es esposa del Sr. Enrique Wallace del Socorro, uno de los miembros del directorio del PAN.

Finalmente, solicitamos que se investigue a Isabel Miranda de Wallace por presunto tráfico de influencia, presunta inducción de testigos, presuntas amenazas, presiones y tortura; así como, probable corrupción por medio de su empresa de espectaculares Showcase.

.
Exigimos que Jael Antonio Malagon Uscanga tenga derecho a un juicio justo, que se pueda defender con justicia, que esté a salvo de las amenazas directas o indirectas de la Sra. Isabel Miranda de Wallace, que tenga derecho a que se presuma su inocencia y que se garanticen sus derechos humanos fundamentales. En caso de que, por lo que refiere al proceso judicial del Sr. Malagon Uscanga, se siga violando el artículo 20 de la Constitución de nuestro país y no se tomen medidas para poner un alto al poder de la Sra. Wallace, nuestra asociación acudirá a instancias internacionales para denunciar la inacción del gobierno mexicano ante la expresión de fuerzas antidemocráticas que infiltraron las estructuras e instituciones del Estado. No permitiremos que individuos corruptos como la Sra. Wallace sigan apoderándose del título de “victima” y teniendo sus entradas libres hasta en la Secretaria de Gobernación encabezada por Osorio Chong.

No permitiremos que la Sra. Wallace siga insultando el Máximo Tribunal de nuestro país, poniendo en peligro el Estado de derecho. Este tipo de individuos representa un peligro mayor para toda democracia.

Para descargar el documento completo (con imagenes): Investigación Jael

  1. elena
    21/08/2013 en 10:25 AM

    AUNADO A TODAS ESTAS EVIDENCIAS QUE SE EXHIBEN EN TAN GENEROSA PAGINA INFORMATIVA EXISTEN PRUEBAS DENTRO DE LOS 19 TOMOS QUE POSEE EL PODER JUDICIAL FEDERAL PARA SU ANALISIS. SEGURA ESTOY QUE ESTA SINTESIS TAN PRECISA PERMITE VER CON CLARIDAD LA INCULPABILIDAD DE JAEL EN LOS CARGOS QUE EL MINISTERIO PUBLICO LE HA TRATADO DE INVOLUCRAR Y LO PEOR DE TODO LA AUSENCIA TOTAL DE UN DEBIDO PROCESO AL SEÑALARLO SECUESTRADOR SIN SERLO.

  2. jose peralta
    04/02/2014 en 8:41 AM

    CUALES SON LOS PRINCIPIOS SOBRE LOS CUALES SE SUSTENTA EL EJERCICIO DEL DERECHO EN MEXICO?. ME PARECE QUE NO HAY MUCHA DIFERENCIA ENTRE ENVIAR A LA HORCA UNA MUJER POR SER PELIRROJA Y ACUSARLA DE BRUJA Y LA ACCION ANACRONICA Y PRIMITIVA EN PLENO SIGLO 21, EN EL CASO DE JAEL. PROFESORES DE DERECHO EN UNIVERSIDADES DE MEXICO, DEBEN ESTAR PRESENTANDO EL CASO COMO TAREA ESCOLAR…..ME IMAGINO LA EXPRESION DEL ROSTRO DE ESTUDIANTES Y PROFESORES.

  1. 02/12/2013 en 5:15 PM

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: