Investigación de la ACDV y MXporFC sobre el caso de Areli Cinthya Cantú Muñoz

Investigación publicada en el sitio de ACDV (Asociación Canadiense por el Derecho y la Verdad)

Por David Bertet y Moíses Castello

El 23 de noviembre del 2014

La violación a la presunción de inocencia sigue la regla para cubrir la fabricación de culpables.
La violación a la presunción de inocencia sigue la regla para cubrir la fabricación de culpables.

Investigación disponible aquí.

Resumen del caso de Areli Cinthya Cantú Muñoz (Koldo Mikel yTanya R.)

Las nueve de la noche. En su domicilio de Ixtapaluca, Estado de México, se encuentra Areli Cinthya Cantú Muñoz. Con ella está su amiga y compañera de trabajo Itzel, quien desde hace como tres meses vive con Cinthya. Con ellas también se hallan el hijo de Cinthya, de 13 años y dos amiguitos de éste. De repente golpean con gran violencia la puerta: patadas a ésta, rotura de vidrios, hombres encapuchados que entran en la casa gritando con insultos, golpeando a las mujeres, humillándolas.  Areli a sus 30 años jamás ha hecho daño a nadie, no tiene enemigos. Casi arrastras y a tirones de cabellos son sacadas del domicilio. Numerosos vecinos se asoman a las ventanas o ven desde las aceras como suben con lujo de violencia y en distintos carros a las dos mujeres. También se llevan a los niños. Desde el carro en el que está Cinthya todavía alcanza a ver algo asombroso, un joven que camina tranquilamente con otro amigo lo detienen y sin más ni más lo suben a otro carro.  A las dos mujeres y al joven los llevan a una casa. En ésta se encuentran dos hombres, uno de ellos tiene el brazo, a la altura del codo, completamente inflamado de las torceduras que le han dado. Los dos han sido brutalmente golpeados.

Tanto Cinthya como Itzel tienen en sus celulares un número telefónico, pertenece a un taxista, al cual llaman seguido cuando salen tarde del trabajo para que les dé servicio. Le dicen a Cinthya lo llame, ésta se niega y dice que no tiene crédito, la golpean para que llame pero enseguida le piden lo mismo a Itzel, quien la última llamada marcada en su celular es precisamente a ésta persona. En un principio se niega también a llamar, pues las dos mujeres alegan que es el taxista que las suele dar servicio, al fin Itzel le llama y lo cita en la casa. Cuando llega es detenido y pasará a ser parte de la “Banda”.

Según saldrá en la prensa, esa es la casa de seguridad en donde detienen a toda la banda y liberan al secuestrado, lo que como estamos viendo es una gran mentira.
En esta casa ponen a todos contra la pared y les toman unas fotos. Estas fotos serán destruidas ya que hay menores de edad. Los detenidos son de nuevo subidos a diferentes carros y tras un recorrido como de quince minutos se paran en una calle. Cinthya ve que entran los policías en otra casa y sacan a Karen, otra compañera que trabaja con ellas y en cuyo celular también está el número del taxista, las tres los tienen porque las tres pueden necesitar por separado de sus servicios, algo natural.
Los llevan a todos ante el ministerio público. Dos mujeres más aparecerán en escena para hacer un total de doce detenidos. Cinthya conoce a sus dos compañeras y al taxista, al margen claro de está de su hijo y sus dos amiguitos, a los demás los desconoce por completo y ellos confirmaran lo mismo, no conocen de nada a Cinthya.

Para que todo sea real falta naturalmente la confesión. La confesión la hacen ellos y ya hecha te la dan para que la firmes. Cynthia se niega a firmar, pero no cuenta con la terrible crueldad de esta gente. Su hijo sigue detenido al día siguiente. Le ponen al niño frente a ella, sacan una pistola y se la ponen en la cabeza.

La madre, al ver a su hijo que lo están amenazando con una pistola en la cabeza no duda en firmar. Cuando va a ver el documento la dicen que no tiene porque leer nada. Así una buena mujer, una buena madre, se culpa para que dejen libre a su hijo, lo cual hacen de inmediato y hasta le ofrecen dinero para que se compre unos tamales y atole. El pequeño queda libre junto a uno de sus amigos, El otro quedará definitivamente como miembro de la banda.

Ésta junto a la “Banda” ha sido trasladada a Toluca, en donde serán presentados a la prensa.
Encabezados como éste adornan las primeras páginas de los diarios: Los Caballeros Templarios desplazan a La Familia Michoacana en el Estado de México.

<a href=”http://www.youtube.com/watch?v=8Gtacb-l2z4#aid=P5pK7Eugf4A”>Video</a&gt;

Al entrevistarla, 6 de junio de 2013, resulta que tan sólo se le sigue proceso por el secuestro de una persona, todo lo demás les han sido retirados a la “banda”. Se encuentra dentro del proceso en desahogo de pruebas.

Durante el proceso comienzan las grandes contradicciones que rayan en lo absurdo. Ese mismo 8 de noviembre a la mañana, es secuestrado un hombre de 55 años cuando sale de su domicilio en su carro. Horas después será puesto en libertad. El secuestrado en dos audiencias que tiene el menor dice no reconocer a nadie, en otra dice que Cinthya era una de la que lo guardaban.

Ahora resulta que Cinthya es detenida en una gasolinera cuando se dispone a cobrar el rescate, pero a su vez la ubican en la casa de seguridad siendo la persona que pone en libertad al secuestrado y esto sucede en los momentos anteriores a cobrar el supuesto rescate. Es decir, al parecer Cinthya se divide en dos, una parte se queda en la casa y libera al secuestrado mientras que la otra parte está en la gasolinera cobrando el rescate, la dirección que se da de la mencionada gasolinera no existe. Otro absurdo de esta historia es lo que piden de rescate: Una camioneta y dos aparatos electrónicos. Esto para repartir entre diez personas. En las fotos que salen en la prensa, la primera mujer de la izquierda con chamarra negra, es Cintia. Y queda la duda, ¿La detienen en la casa de seguridad o en la gasolinera? Pues ya hemos visto que en ninguna de las dos.

Patricia Muñoz Omaña, tenía 54 años y era de profesión maestra. Su hija es Cinthya. Va ante ministerios públicos, ante el fiscal de secuestros del Estado de México y les exige la libertad de su hija. Resulta que se enteran que éste fiscal es amigo de la persona que le hizo firmar su declaración de culpabilidad a Cinthya y algo, no se sabe qué, molesta a alguien.

<strong>El cuatro de marzo del 2013.</strong>

A la mañana Cinthya habla por teléfono con su madre. Son poco más de las cuatro de la tarde. La maestra camina despreocupada por la calle. Una moto con dos individuos llegan por la espalda de la indefensa mujer. Otros tres o cuatro tiros la alcanzan. Uno de ellos pega en su celular sin llegar a su cuerpo. La madre queda tendida en el suelo herida de muerte mientras que los miserables asesinos huyen del lugar. Aún con vida es llevada al hospital. Llega Alejandra, la hija mayor junto a un tío y la sobrina de Georgina. Poco antes de las siete de la tarde, reciben la tremenda noticia, su madre ha fallecido.

La muerte de su madre es consecuencia del encarcelamiento de Cynthia.

Cinthya se quedó sin abogado particular tras el asesinato de su señora madre, pues ella lo pagaba y a pesar de que la joven Georgina señala que se va a hacer cargo de los gastos, el abogado renuncia. Ahora es defendida por uno de oficio. Sus esperanzas de salir libre son grandes, pues sabe que es inocente. No conocía absolutamente nada del caso, lo primero que supe es lo que vi en internet que decía la prensa, que es como no saber nada, así que no podía opinar, Ahora, lo puedo decir a ciencia cierta, sin el más mínimo temor a equivocarme, que Cinthya Cantú Muñoz es completamente inocente de lo que la acusan.

Al margen de lo que suceda con Cintia y que esperemos sea lo mejor, su libertad, está el caso de Georgina, ella está en peligro y es obligación del gobierno proteger su vida y para ello, nada mejor que detener lo antes posible a los asesinos de su madre. A ellos responsabilizamos de cualquier cosa que la pueda pasar.

Anuncios

One thought on “Investigación de la ACDV y MXporFC sobre el caso de Areli Cinthya Cantú Muñoz

  1. […] Como es bien sabido y del conocimiento público, en fecha 08 de noviembre del año 2012 durante el auge de la mal llamada “Guerra contra el narcotráfico” promovida por el entonces Gobierno de México, en la entidad que gobiernan y procuran justicia, fue allanado el domicilio de la hoy procesada Areli Cinthya Cantú Muñoz en el municipio de Ixtapaluca, el cual se obvia a efecto de mantener el sigilo de las investigaciones, quien se encontraba en compañía de sus hijos menores de edad por elementos de corporaciones policiacas del Estado de México, quienes la privaron arbitrariamente de su libertad, es decir sin que existiera delito flagrante, ni mucho menos orden de aprehensión emitido por las autoridades competentes para detener a la hoy procesada, quién posteriormente será víctima de ocultamiento por parte de las autoridades configurándose el delito previsto en la legislación mexicana como desaparición forzada de persona… […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s