Inicio > Derechos humanos > Matrimonio venezolano enviado a la cárcel por denunciar irregularidades en el Colegio Westhill en México

Matrimonio venezolano enviado a la cárcel por denunciar irregularidades en el Colegio Westhill en México

Artículo publicado en el sitio Opinión y Noticias

Por Iván R. Méndez  

Fecha; El 13 de agosto del 2015

MXporFC 20-08-2015 Matrimonio venezolano - pic

Mientras lees este artículo, el periodista venezolano Antonio Urbina y su esposa, Coral Rojas, se encuentran tras las rejas por el capricho de la magistrada mexicana

Yasmín Esquivel Mossa, quien, en un claro abuso de poder, los condenó por haber denunciado serias irregularidades cometidas contra su hijo de 11 años por el colegio Westhill, que dirige José María Rioboóel marido de la jueza. 

Esto parece una mala pelicula sobre corrupción y poder. Pero es realidad, es la tristísima experiencia que comparte una familia separada por un despiadado y torcido ejercicio de la Ley en México, país que no cesa de sorprender por el descalabro de su sistema judicial. 

Esta pareja ha obtenido dos amparos federales de los tribunales , pero la soberbia de la juez los mantiene en la cárcel, junto a presos comunes. Su delito, bajo el expediente 570/2014,  denunciar que el colegio Westhill maltrató a su hijo al  cambiarlo de grado sin la nivelación adecuada (lee el comunicado preparado por periodistas venezolanos amigos de las víctimas, que reproducimos luego de esta introducción) y falsificando documentos para demostrar que sí lo evaluaron.

Sumado a estas irregularidades, el matrimonio Urbina Rojas padece la indiferencia del Embajador venezolano en Ciudad de México, Hugo García,  a quien se le han enviado al menos 10 comunicaciones y 70 llamadas  durante los ocho meses de la injusta detención de la pareja venezolana, declaró el abogado German Cruz , quien fue entrevistado el pasado miércoles 12 de agosto por el periodista y ex Embajador Vladimir Villegas. 

Indicó Cruz, abogado pro bono  de la pareja, que a los venezolanos se le están violando todos sus Derechos Humanos, y peor aún, “se están violando los Derechos Humanos Infantiles de los tres hijos de la pareja, quienes quedaron solos, abandonados en su casa, luego que la policía detuvo a sus padres en un centro comercial pocos días ante de la navidad de 2014”. Actualmente, los niños (de 11, 5 y 2 años) son cuidados por su abuela paterna, pero están a punto de quedar en la calle, ya que pronto se vencerá el contrato de arrendamiento de la vivienda donde habitan en México. Otras embajadas han mostrado solidaridad y un grupo de empresarios están buscando la forma de cooperar y encontrarles un hogar a los familiares de José Antonio y Coral, indicó Cruz. 

Durante el pasado miércoles nos sumamos amigos y colegas de Urbina, un destacado comunicador  de la fuente de Ciencia y Tecnología,  contactando a miembros del Colegio Nacional de Periodista, Asociaciones de Derechos Humanos, Asamblea Nacional y medios en línea, radiales y televisivos. 


¿Cómo puedes colaborar ? 

  • Es muy importante que firmes esta petición al Presidente de México, Enrique Peña Nieto,  exigiendo la liberación de este matrimonio. Agrega tu firma, por favor, a esta petición en línea, que en sus primeros 5 días  va por  las 9.139 rúbricas de personas indignadas ante este atroz suceso. Pero se requieren muchas más para llamar la atención del Primer Mandatario y otras autoridades.
  • Puedes protestar escribiendo o llamando al colegio Westhill, que causa esta lamentable situación. Aquí sus datos de contacto.
  • Puedes escribir un breve email  a la Embajada y el Consulado de Venezuela en México exigiendo apoyen a estos compatriotas víctimas del sistema judicial mexicano, aquí los correos: venezmex@prodigy.net.mx Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla | vzlamex.embajada@gmail.com Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla | vzlamex.consulado@gmail.com Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla | vzlamex.tramitesconsulares@gmail.com Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots.
  • Puedes mandarle un tuit al tribunal que injustamente los mantiene presos: @TCADF (ya no se puede, el sábado 15 de agosto de 2015 cerraron el perfil de Twitter, como respuesta a los reclamos de los venezolanos)
  • Puedes escribirle al gobernador de México DF, para que tome acciones: @ManceraMiguelMX
  • Puedes escribirle un tuit al Presidente Enrique Peña Nieto @EPN
  • Si tienes conocidos en Asociaciones de Derechos Humanos en México y otros países de Latinoamérica  no dudes en hacerles llegar esta información y enlazarlos con el periodista Adolfo Manaure al correo amanaure@gmail.com Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla  , quien coordina las acciones, desde Venezuela, para conseguir la liberación de este matrimonio y reunir a esta familia separada durante ocho meses.

En Twitter, la etiqueta para presionar por la liberación del matrimonio Urbina Rojas es #LiberenACoralyAntonio



alt

Comunicado Oficial

• Antonio Urbina y Coral Rojas tienen ocho meses presos a pesar de haber logrado dos amparos a su favor tras ser contrademandados penalmente por el Colegio Westhill.

• Los del colegio se han valido de tráfico de influencias y abuso de poder en contra de esta familia y están intimidando a cualquier padre que decida reclamar al Instituto Westhill cualquier derecho, lo cual debería estar consagrado para todas las personas que habitan en este país.

• Una petición en línea está sumando firmas para solicitar que la revisión del amparo, que está en el 7º Tribunal Colegiado en materia penal del 1er circuito, se haga lo más rápido posible para que Coral y Antonio puedan volver con sus hijos, ya afectados psicológicamente por la falta de sus padres.

Un matrimonio venezolano, legalmente establecido en México hace seis años, lleva preso ocho meses como represalia tras una demanda penal que introdujeron contra el colegio Westhill Institute de Santa Fe. La demanda civil la interpuso esta pareja venezolana contra la institución educativa, luego de haber promovido a tercer grado de primaria a mitad de año, de forma indebida e inconsulta, a su hijo -hoy de 12 años.

Esto se llevó a cabo en el período escolar 2011-2012 sin notificar a la Secretaria de Educación Pública, SEP. La dependencia educativa no aprobó la nivelación académica después de haberlo cambiado de grado, no entregó boletas oficiales de calificaciones a los padres del niño para 2°, 3° ni 4° grado, e incluso llegó a falsificar exámenes para hacerlos pasar como elaborados por el niño con el fin de obtener una boleta de 4° Grado que no aparece en los sistemas de control escolar de la SEP, por medio de una dudosa acreditación.

Antonio José Urbina Romero –venezolano, alto ejecutivo de una importante empresa y con una amplia trayectoria como analista de la prensa tecnológica en Venezuela- y su esposa Coral Rojas han ganado dos amparos federales contra la demanda penal por presunto fraude procesal al Westhill Institue. Esta institución es propiedad del constructor José María Rioboó quien está casado con la Magistrada Yasmín Esquivel Mossa, presidenta del Tribunal de lo Contencioso Administrativo del DF. Como el colegio pidió revisión a ambos amparos, la pareja aún está tras las rejas como si fueran delincuentes comunes, él en el reclusorio Oriente y ella en el de Santa Marta. Los niños dela familia se encuentran bajo el cuidado de familiares en la capital mexicana.

El colegio ofreció a los padres una Promoción Anticipada para Alumnos con Aptitudes Sobresalientes a su hijo mayor por ser muy inteligente. Este proceso que pública la SEP como mecanismo para avanzar a niños que se encuentran ya inmersos en el Sistema Educativo Mexicano, toma un año y comprende una variedad de estudios. Después de año y medio en espera de soluciones, los padres se presentan a la SEP donde les informan que el colegio nunca solicitó tal promoción para su hijo y que en el sistema de control escolar el menor estuvo cursando tercer grado y no cuarto donde el colegio lo tenía físicamente año y medio después de la supuesta promoción.

El matrimonio dejó de pagar las matrículas de la onerosa escuela, a manera de presión, mientras se buscaba una solución. Con el único fin de cobrar las colegiaturas, el colegio, en dos semanas y presentando cuatro exámenes, dos de los cuales no corresponden a la caligrafía del menor, realizó sin autorización de los padres, una Acreditación ante la SEP como si el niño estuviese llegando de otro país con lo que obtuvieron una boleta de cuarto grado que no aparece ni en los sistemas de la SEP.

Los padres decidieron cambiar al niño de colegio y lo llevaron a presentar exámenes de admisión en dos instituciones privadas para cursar quinto grado confiando en que eventualmente el colegio resolvería el problema de su hijo pero el niño no pasa ninguno de los exámenes por falta de conocimientos. Terminaron inscribiendo al niño en otro colegio para cuarto grado ya que era el grado siguiente que tendría que cursar acorde a los sistemas de la SEP. Esto afectó al niño ya que a sus ojos, era repetir el grado lo que le produjo frustraciones y gastos no previstos a los padres.

Ante la burla de la que fueron víctimas por parte del colegio, los padres deciden contratar a un abogado y demandan en primera instancia en la vía civil al colegio y a la SEP por la ilegal emisión de la boleta de cuarto con la que le querían cobrar las colegiaturas suspendidas. Luego de que en las vías jurídicas les aconsejaran la realización de dos demandas, una por la vía civil al colegio y otra por la vía administrativa a la SEP, establecen una segunda demanda exclusivamente en contra del colegio por la negligencia con la que llevaron el tema educativo de su hijo.

El colegio, en lugar de presentar sus alegatos en el juicio civil, transformó el asunto en un caso penal, encarcelando a los padres para obligarlos a quitar la demanda a sabiendas que obraron mal en contra de este niño y su familia. Los del colegio se han valido del tráfico de influencias y el abuso de poder en contra de esta familia y están intimidando a cualquier padre que decida reclamar al Instituto Westhill cualquier derecho, lo cual debería estar consagrado para todas las personas que habitan en este país.

Por otra parte, los tres hijos de la pareja -de 12, 5 y 2 años- están al cuidado de la abuela paterna quien tuvo que viajar a México de emergencia desde Caracas, Venezuela –donde reside- en diciembre para evitar que, con los dos padres presos, los niños terminaran en un asilo de menores.

Lo único que pide el matrimonio (que fue detenido el 13 de diciembre en el CC Interlomas mientras hacía compras navideñas) es que la revisión del amparo, que está en el Séptimo Tribunal Colegiado en materia penal del primer circuito, se haga lo más rápido posible para que puedan volver con sus hijos, ya afectados psicológicamente por la falta de sus padres.

Anuncios
  1. 20/08/2015 en 8:44 PM

    ¿Qué delito cometieron estos ciudadanos venezolanos, que amerite prisión?… No comprendo…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: