Inicio > Sin categoría > El Padre Román frente al Caso Wallace

El Padre Román frente al Caso Wallace

Los Angeles Press

padre-roman2-450x327.jpg

Sacerdote Román Ángel Moreno en el Templo La Santa Veracruz de Toluca

 

Por Guadalupe Lizárraga

TOLUCA, Estado de México.- El activismo de sacerdotes por los derechos humanos en México ha costado sus vidas desde el gobierno de Felipe Calderón. Los medios juegan con las cifras, dentro del país se habla de 32. Desde el extranjero, 40. Otros dicen que 44, más los desaparecidos. Sin embargo, para el sacerdote católico misionero de la orden de los Claretianos Román Ángel Moreno, la violencia no ha sido impedimento para velar por los derechos humanos de los más vulnerables en sus 54 años de sacerdocio. Reitera, desde 1961, y desde hace cuatro años lucha contra la injusticia por el caso Wallace.

Al Padre Román no le cuesta hacer memoria, habla con precisión y fluidez de fechas, personas y situaciones. En un cubículo del Templo de la Santa Veracruz, en Toluca, destaca el caso de Brenda Quevedo Cruz, acusada por el supuesto secuestro de Hugo Alberto Wallace, del que se han presentado denuncias y evidencias de rastros de vida desde 2014, mientras ella sigue sin sentencia después de nueve años de cárcel.

La imagen que tenía de la señora Wallace –comenta el padre Román para Los Ángeles Presscambió totalmente al conocer hace cuatro años el caso de Brenda, cuando llegué a Toluca. Me di cuenta, que a Brenda, teniendo tantos años en prisión, incluso en prisión para sentenciados, sin haber tenido un proceso correspondiente conforme a derecho, le estaban violando sus derechos humanos”.  

El sacerdote supo de la fabricación de culpables en el Caso Wallace por el padre de Brenda, Roberto Quevedo, quien buscaba consuelo en su parroquia por lo que le estaba pasando a su familia. Primero, el sacerdote inició una relación epistolar con Brenda y después fue a visitarla al penal. “La reacción de Brenda al inicio fue de resentimiento y coraje con esta situación injusta que se estaba cometiendo contra ella –recuerda el sacerdote– pero después se fue abriendo un poco más en las cartas que nos escribimos. Yo traté desde el punto de vista espiritual lógicamente de reanimarla, incluso de relacionarla con tantas personas que han sido calumniadas a través de la historia, incluso a través de la historia de la misma iglesia”.

El sacerdote fue despertando su cariño por Brenda y consideró parte de su misión el ayudarla de alguna forma. Consultó varios abogados, visitó organizaciones de derechos humanos, como la de Miguel Agustín Pro Juárez y la de los Padres Dominicos, pero nadie aceptó apoyarlo en su iniciativa porque «tenían mucho trabajo por el caso Ayotzinapa y otros casos que no podían abarcar más», le dijeron.

Yo sentía entonces cada vez que pasaba el tiempo, como persona y como sacerdote, que cada día que ella pasara en la cárcel injustamente también tenía que ver con la relación de mi actuación o no actuación”, explica sin prisa el sacerdote pese a que está a unos minutos de celebrar su misa en domingo por la tarde.

Su primera acción fue orar por Brenda, dar ánimos a su padre, y a ella misma a través de su relación epistolar. “Pero también quise relacionarme en otros campos, fui informándome de su caso, me di cuenta de la fabricación de delitos, y de cómo una persona inocente, sin tener pruebas, la podían volver culpable en este país. Luego supe del calvario que pasó con las torturas, y más me golpeaba el caso”, precisa con evidente pena.

Uno de los momentos más profundos de su sacerdocio dice haberlo tenido en el penal en conversación con Brenda por más de una hora. Recordó las palabras de ese día al momento de ser recibido por ella:

“Yo vengo a ver a Jesucristo en esta prisión, a Jesucristo condenado, y yo como sacerdote quiero ser también mediación de Jesucristo para ti, que de alguna manera te haga sentir la presencia de Jesucristo que no te abandona y que está a través de ministros como yo, con toda dignidad y toda limitación, quiero ser este signo de presencia en tu vida para que sepas que no estás abandonada”.   

Para el sacerdote ya no había más qué hacer en México respecto a la denuncia sobre la violación de derechos humanos a las víctimas del Caso Wallace. En su activismo, durante años visitando cárceles, trabajando con la Congregación de sacerdotes claretianos y con la Comisión de Justicia y Paz, señaló que no había conocido otro caso con esta magnitud de corrupción. “El caso está tan bloqueado y tan corrompido que no sale a la luz lo que tendría que ser evidente”, por lo que buscó la ayuda de activistas de derechos humanos en Austria y Alemania.

Actualmente, el sacerdote trabaja con organizaciones de estos países en proyectos conjuntos con la Universidad de Viena, sobre la situación de las cárceles y la fabricación de culpables en diferentes lugares del mundo, entre éstos México y Colombia.

Para concluir, ante la pregunta sobre cuál era su sentir respecto a Isabel Miranda de Wallace por el daño que ha causado en México, el sacerdote respondió: “yo sé que cuando el mal se hace, son víctimas del mismo mal quien lo perpetra, son dos víctimas, porque el victimario también se vuelve víctima de su propio mal”.

Dijo sentir la necesidad de rezar por Isabel Miranda, incluso cuando está a la hora de la eucaristía «que es lo más sagrado que tiene», cuando sostiene el cáliz en sus manos, y dice «esta sangre que va a ser derramada por muchos», piensa concretamente en Miranda “para de alguna manera tocar su corazón y se pueda convertir, porque Jesús ofreció su sangre por los victimarios, los que lo iban a matar, y antes de que lo mataran se celebró la primera eucaristía”.

Anuncios
Categorías:Sin categoría
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: