Asegura Tagle Dobin que caso “Wallace” es falso al reiterar su inocencia

Libertad Oaxaca

22 de junio 2018

A través de una carta abierta, Jacobo Tagle Dobin detenido hace casi ocho años como presunto responsable del secuestro del empresario Hugo Wallace, ha denunciado una serie de violaciones y vejaciones por parte de las autoridades federales.

En la misiva fechada el 12 de junio del 2018, Tagle Dobin aseguró que nunca cometió el delito que se le imputa pero que sí ha sido víctima de una serie de acciones por parte de directores y custodios de los penales donde ha sido recluido.

“Desafortunadamente somos víctimas de la injusticia y el tráfico de influencias de un asunto el cual no ha sido técnicamente probado y sus pruebas son fabricadas en su totalidad y las confesiones se han hecho bajo torturas físicas y psicológicas, tanto para nosotros como para nuestras familias: “Todo este escandaloso caso Wallace es FALSO”, expone en su carta.

A finales del año 2012, recordó, a la salida del entonces presidente Felipe Calderón,

fui golpeado como de costumbre por los custodios y violado por uno de ellos con un tolete, todo esto lo permitieron el ex director del CEFERESO 5 de apellido Cameros y personal de seguridad de nombre Javier Jiménez Santana, mismo que habían sido directores del CEFERESO de Islas Marías, cuando Brenda Quevedo Cruz estuvo allí y fue víctima de golpes, abusos y torturas.

CARTA ABIERTA A LA OPINION PÚBLICA

Hoy 12 de junio de 2018, me encuentro con muchos sentimientos encontrados entre ellos, ira, enojo, angustia, desesperación, ansiedad, temor, incertidumbre, tristeza; me cayó el peso de llevar 7 años y medio privado de la libertad, y más duro aún es que estoy preso por un supuesto delito que jamás cometí, este proceso lo llevo desde el 2006 cuando a mí y a mis co-procesados nos involucraron en este asunto llamado “Caso Wallace”, el cual se hizo público y al final político.

Hoy me encuentro escribiendo esta misiva con los ojos empañados de lágrimas de dolor, tristeza e impotencia, pues la vida ha sido dura con todos nosotros, años de nuestras vidas se nos han ido entre los muros y rejas, el tiempo aquí camina lento, todo esto es una monotonía, y se debe ser muy fuerte para no caer en la locura, uno se encuentra 100% limitado, y al pasar 23 horas encerrado en una celda de 8 m2 lo hace aún más difícil.

Desafortunadamente somos víctimas de la injusticia y el tráfico de influencias de un asunto el cual no ha sido técnicamente probado y sus pruebas son fabricadas en su totalidad y las confesiones se han hecho bajo torturas físicas y psicológicas, tanto para nosotros como para nuestras familias: “Todo este escandaloso caso Wallace es FALSO”, pero desafortunadamente estamos siendo víctimas de la corrupción que hay en nuestro país, y es una vergüenza que no se aplique una justicia correcta, y quienes de verdad tienen que estar detrás de estos muros y rejas estén gozosos, tratando de hacerse de prestigio y fama, tratando de tener más poder dentro del propio Gobierno.

Algunos de mis co-procesados y un servidor, hemos sido víctimas de abuso dentro de las prisiones que hemos estado para tratarnos de obligar a declararnos culpables ante el juez, para así taparle la boca a la sociedad la cual ya con el tiempo se ha dado cuenta que todo esto es una vil y cruel mentira, este daño no solo ha sido a nosotros, sino también a nuestras familias. Cada vez veo más afectada a mi madre por todo esto, cansada, sufriendo, mis hermanos y ella han sufrido el rechazo de la misma sociedad por llevar mis apellidos; a ellos el gobierno los despojó de su hogar, un hogar el cual mi padre que en paz descanse, compró con el esfuerzo de su trabajo de años, en el cual inventaron que dentro de ese inmueble se cometieron actos ilícitos, los cuales son fabricados.

En el tiempo que llevo detenido, he estado recluido en 6 diversos CEFERESOS lo han hecho para desgastarme aún más, física, anímica y emocionalmente, desde el momento que ingresé a prisión pasé por un fuerte abuso de poder y autoridad, toda mi permanencia allí, la pasé en un área de castigo de máxima seguridad, donde recibí fuertes golpizas, toques, gas lacrimógeno en la cara y partes bajas, vivía esposado de pies y manos, me tenían que bañar con el vaso que tomaba agua y con el agua del propio excusado, todo esto fue como decían los custodios por “recomendaciones” de mi madrina la señora Wallace.

A finales del año 2012 a la salida del entonces presidente Felipe Calderón, fui golpeado como de costumbre por los custodios y violado por uno de ellos con un tolete, todo esto lo permitieron el ex director del CEFERESO 5 de apellido Cameros y personal de seguridad de nombre Javier Jiménez Santana, mismos que habían sido directores del CEFERESO de Islas Marías, cuando Brenda Quevedo Cruz estuvo allí y fue víctima de golpes, abusos y torturas.

¿Hasta cuándo esto terminará?, pregunto, ¿por qué Dios ha permitido que pasemos todo esto, ¡Solo él lo sabe! Pero no pierdo la fe y la esperanza de que llegue el momento en que esto no siga pasando y que se deje de tolerar a un país corrupto y a un gobierno mediocre, el cual ve por donde se lleva la tajada más grande. Uno trata de ser fuerte y trasmitirle esa fortaleza a mi familia cuando les llamo por teléfono, aunque por dentro esté uno carcomido, consumido de tanto abuso, no se debe permitir que la impunidad siga creciendo y el gobierno se siga haciendo de la vista gorda, cuando en nuestro caso está más que comprobado que Hugo Alberto Wallace “ESTA VIVO” y que todas las pruebas han sido fabricadas para perjudicarnos, para tapar todos los intereses que hay detrás de todo esto.

¿Hasta cuándo terminará esta pesadilla? Les pido su apoyo, su ayuda, la ley debe ser impartida por igual y no por el hecho de no tener dinero esto se quede impune.

Ahora también quiero hacerle saber a la sociedad y a muchas personas del Gobierno, que la parte fundamental para que un preso tenga reinserción social adecuada, es la familia; a todo preso, compañero del mismo dolor lo que lo mantiene de pie con ganas de salir adelante es la familia, padres, hermanos, esposa e hijos, esa es la mayor motivación que una persona privada de la libertad tiene, pero desafortunadamente el sistema penal está mal y no se da cuenta, o tal vez sí, pero no les importa que el alejar a los presos de sus hogares no solo les causa daño a ellos, sino también a sus familias, ya que ellos sufren por tener al pariente preso.

Pensemos en el futuro, recuerden que no solo la persona privada de la libertad sufre, sino también la familia, todo repercute en los hijos, los reclusos cuando están cerca de sus comunidades y familia, llegan a tener mucho mejor comportamiento que estando recluidos lejos, estar cerca de la familia ayuda a comportarse y evitar castigos y recibir visitas, al no tener a la familia cerca, muchos cometen faltas administrativas porque “no tienen nada que perder”.

Tener cerca a la familia, ayuda a tener una mejor reinserción social, fomenta una buena conducta tanto para su propia “reintegración a la sociedad” y evita que se rompa el núcleo familiar. Ojalá llegue pronto alguien al gobierno al que no le tiemble la mano y haga que las leyes sean impartidas correcta y adecuadamente.

De antemano les agradezco a los lectores por tomarse el tiempo en leer esta misiva que con el corazón, dolor y esperanza les hice a ustedes. Gracias a Dios por darme fuerza, salud y voluntad para seguir luchando de pie y con la cabeza en alto, gracias a mi familia y amigos por igual, todo esto me ha dejado una gran enseñanza y espero en Dios y en las leyes mexicanas y en todos aquellos a los que les gusta hacer lo correcto, pronto se nos haga justicia a todos los que nos encontramos detenidos injustamente, porque el día de mañana junto con todos ustedes quiero luchar por hacer un MEXICO MEJOR

Dios los bendiga

JACOBO TAGLE DOBIN

Una persona más víctima de la impunidad y la corrupción que sigue existiendo en nuestro país.

Carina García

Anuncios