El Falso Caso Wallace [libro]

El nuevo libro de Guadalupe LIzarraga, EL FALSO CASO WALLACE está a la venta en Amazon en formato Kindle.

41da33lb5fL.jpg

Uno de los casos más emblemáticos de corrupción e impunidad en el sistema de justicia en México promovido por la ambición de poder de una madre que tortura y fabrica culpables para sostener el falso secuestro y homicidio de su hijo.

Encinas recibe con brazos abiertos a la farsante Miranda de Wallace

Raúl Flores Durán. Huellas.mx

23 de agosto 2018.- Las contradicciones del gobierno electo, supuestamente progresista, continúan a la orden del día, esta vez ha sido el senador Alejandro Encinas, quien ha sostenido un amistoso encuentro con la señora Isabel Miranda de Wallace.

El encuentro ha comenzado a generar molestia e indignación, no solo en el ámbito social, sino también en el entorno periodístico, pues Miranda de Wallace es una de las principales agresoras a periodistas en México, quien además continúa disfrutando las mieles de la impunidad y la complicidad en nuestro país.

Este mismo año, reconocidas periodistas como Guadalupe Lizárraga, Fundadora de Los Ángeles Press, ha denunciado abiertamente los intentos de asesinato en su contra perpetrados por gente a las órdenes de Miranda de Wallace, quien ha pretendido silenciarla a toda costa y en múltiples ocasiones, debido a su extenso seguimiento del Caso Wallace, el cual ha desmontado con lujo de detalle documental, demostrando no solo la falsedad y la mitomanía de esta señora, sino también la intrincada red de complicidades y corrupción, que le han permitido mantenerse incólume ante la justicia.

Y no es la única, periodistas que se han atrevido a profundizar de forma independiente en el Caso Wallace, como Anabel Hernández, también han denunciado extensamente la falsedad absoluta de las versiones de Isabel Miranda, así como también las amenazas y hostigamientos realizados para intentar acallar la verdad.

Pero Isabel Miranda no solo debería estar presa por sus agresiones a la

libertad de expresión, se trata también de quien ha sido portavoz de un sector de la sociedad civil conservador, quien particularmente ha gozado de mayor poder bajo administraciones de derecha, como lo fue en el periodo de Felipe Calderón.

Y es que siempre ha sido una asidua defensora de las causas inherentes de la ultraderecha en México, por lo que resulta paradójico que ahora el senador, Alejandro Encinas, uno de los que en apariencia ha sido más comprometido con las causas de la izquierda en México, ahora rinda pleitesía a una criminal mitómana, que en vez de consideraciones merecería un par de esposas y una celda sin concesiones en Santa Martha.

 

ONU-DH falla a favor de Lydia Cacho; pide al Estado mexicano investigación exhaustiva

La periodista Lydia Cacho. Foto: Facebook

La periodista Lydia Cacho. Foto: Facebook

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— El Comité de Derechos Humanos de la ONU, en una resolución contra el Estado mexicano, pidió una investigación “imparcial pronta y exhaustiva” de los atropellos cometidos contra la periodista Lydia Cacho, quien en diciembre de 2005 fue detenida y torturada por agentes policiacos, en represalia por la publicación de su libro “Los demonios del edén”.

Emitida el pasado 31 de julio, la resolución también pide que se juzgue y castigue a los responsables de estas violaciones, así como darle “una compensación adecuada” a la periodista. Y también adoptar las medidas necesarias para que, en el futuro, los periodistas y defensores de derechos humanos puedan ejercer su derecho a la libertad de expresión.

Entre estas últimas medidas, este Comité pidió la derogación en todo el país de los llamados delitos contra el honor, como son los de “difamación” y “calumnias”, que todavía se estipulan en las legislaciones de ocho entidades federativas.

En conferencia de prensa, Jan Jarab, representante en México de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), indicó que este es “el primer dictamen” de su tipo contra México, por lo que el actual gobierno tiene un plazo de 180 días para darle respuesta.

Jarab también indicó que en México todavía se siguen cometiendo los mismos atropellos que, hace 13 años, sufrió Lydia Cacho: la tortura, la violencia de género, la detención arbitraria, los ataques a la libertad de expresión, la impunidad y la colusión del poder económico con el poder político.

Por su lado, Lydia Cacho, en la conferencia de prensa, señaló que estos atropellos los siguen viviendo muchos periodistas en el país:

“Somos sobrevivientes de una tragedia nacional… Yo soy una sobreviviente de la tortura. Fui torturada y perseguida por la policía, gobernadores, senadores y gente protegida por la Presidencia de la República”.

Y adelantó que seguirá luchando para que se castigue a quienes violentaron sus derechos. En aquel tiempo se señalaba al empresario poblano Kamel Nacif, así como a los políticos Mario Marín y Miguel Ángel Yunes, entre otros.

En la conferencia además participaron Ana Ruelas y Leopoldo Maldonado, directora y subdirector de Articulo 19, la organización que llevó el caso ante la ONU. También Ariel Rosales, el editor de “Los demonios del edén”, donde se denunciaba la existencia de una red de pornografía infantil, en la que estuvieron involucrados políticos y empresarios.

Todos ellos coincidieron en que, ante la negativa del Estado mexicano a hacerle justicia a la periodista, ahora es el Comité de Derechos Humanos de la ONU el que lo está haciendo.

Detallaron que, después de 13 años de que Cacho fue trasladada ilegalmente de Quintana Roo a Puebla, por un grupo policiaco que la secuestró y torturó, solamente uno de estos agentes policiales ha sido sentenciado por tortura.