Archivo

Archivo de Autor

Caso Vallarta: Entrevista de las periodistas Emmanuelle Steels y Delphine Rigaud con Blanche Petrich

Israel Vallarta

 

Para ver la Primera parte de la entrevista.

Para ver la Segunda parte de la entrevista.

Resuelve la Corte que denuncias por tortura se investiguen de oficio

Fuente: Proceso
El 2 de abril, 2014
El caso de una mujer condenada a 25 años de prisión por el homicidio de su esposo, en cuyo caso la confesión presuntamente obtenida bajo tortura fue una de las pruebas principales para su condena, abrió la puerta para que toda denuncia por tortura se investigue de oficio y de manera inmediata.
Además, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que la carga de la prueba para demostrar que no se cometió esta práctica sobre un indiciado corresponde al Estado.
Al resolver el amparo directo en revisión 90/2014, la Primera Sala de la Corte señaló que con esta resolución que se pretende “desincentivar el uso de cualquier modalidad de coacción” en la investigación de los delitos del Ministerio Público.
La resolución fue más allá del caso en particular pues los jueces fijaron los parámetros que se deben seguir para investigar los casos de tortura.
En el caso resuelto por la Primera Sala, la acusada argumentó ante el juez que para obtener su confesión los agentes investigadores la sometieron a tortura psicológica.
Los jueces no se pronunciaron sobre la culpabilidad de la mujer, le otorgaron un amparo para que se deje sin efecto la sentencia condenatoria y ordenaron que se haya investigado “minuciosamente” si en realidad la confesión le fue arrancada bajo tortura.
La Corte resolvió que sea el propio juez quien ordene la realización de los exámenes psicológicos y médicos pertinentes, así como la práctica de cualquier probanza para esclarecer si hubo tortura en el caso y en función de los resultados, decidir si la confesión tiene valor probatorio.
En cuanto a los parámetros que deben tener en cuenta los juzgadores al investigar posibles actos de tortura o tratos crueles, inhumanos o degradantes de los agentes del Estado, la Primera Sala resolvió que las investigaciones relativas las denuncias de tortura deben realizarse de oficio y de forma inmediata, además de que debe ser “imparcial, independiente y minuciosa”.
Además los jueces no sólo deberán determinar la naturaleza y el origen de las lesiones advertidas, sino identificar a los responsables, y en su caso, iniciar su procesamiento.
Por ello la SCJN determinó que corresponde a las autoridades judiciales garantizar los derechos del detenido, lo que implica la obtención y el aseguramiento de toda prueba que pueda acreditar los actos de tortura.
Asimismo, la Corte señaló que el Estado debe garantizar la independencia del personal médico y de salud encargado de examinar y prestar asistencia a los detenidos, a fin de que pueda practicar libremente las evaluaciones médicas necesarias con base en las normas establecidas en la práctica de su profesión.
De acuerdo con la resolución, cuando una persona alegue dentro del proceso que su declaración o confesión fue obtenida mediante coacción, el Estado deberá verificar la veracidad de dicha denuncia a través de una investigación realizada con la debida diligencia.
La carga de la prueba de hechos de ese tipo recae en el Estado, por lo que no será válido que se argumente que el denunciante no probó plenamente su denuncia para descartarla. Al Estado le corresponderá demostrar que la confesión fue voluntaria.

Los Vallarta y los montajes calderonistas

Fuente: Noticias Prodigy Msn

El 19 de marzo, 2014

Israel Vallarta (caso Zodiaco)

Israel Vallarta (caso Zodiaco)

“Todos mis familiares presos han sido torturados y todos dieron positivo en el Protocolo de Estambul”, afirma Guadalupe Vallarta, cuya familia, sostiene, es víctima de un gran montaje político y mediático.

Una a una han ido saliendo de la cárcel personas que fueron víctimas de montajes jurídicos, políticos y mediáticos en el sexenio del presidente Felipe Calderón y de su Secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna.

A los encarcelados no se les siguió un debido proceso, ni se respetó el principio fundamental jurídico de presunción de inocencia. Entre los injustamente encarcelados hay periodistas, militares, jefes policiacos, decenas de alcaldes de oposición y personas comunes y corrientes.

Tal vez el caso más publicitado es de la francesa Florence Cassez y su entonces novio, el mexicano, Israel Vallarta.

Autoridades y Televisa fabricando culpables

A Israel Vallarta y a Florance Cassez los arrestaron el 8 de diciembre de 2005 acusados de ser secuestradores. El 9 de diciembre de ese año, un día después de su detención, la policía preparó en el rancho Las Chinitas, propiedad de Vallarta, la escenografía de un gran show.

Durante la noche del 8 al 9 de diciembre, Israel fue torturado. Llevaron a Vallarta y a Cassez a Las Chinitas donde la Policía Federal de Investigaciones (AFI) tenía todo preparado para simular ante las cámaras de televisión que estaban rescatando a tres víctimas de secuestro, en vivo y en directo.

Cuando quedó claro que la  transmisión en vivo no era una captura in fraganti de la banda de Los Zodiaco, García Luna tuvo que admitir que los arrestos se habían hecho un día antes y que “a petición de la prensa” habían escenificado todo otra vez. Pero escenificaron algo que no ocurrió así.

Lo que nunca dijo García Luna es que jamás existió la banda de Los Zodiacos, que Vallarta y Cassez no son secuestradores y las supuestas víctimas fueron “sembradas” por la misma policía. Y las cadenas de televisión hicieron un papelón.

Censura y represión

A Vallarta se le prohibió hablar con la prensa. Una vez logró comunicarse telefónicamente durante diez minutos con dos periodistas francesas y, como represalia, lo incomunicaron durante meses. Por esta razón, la familia teme reunirse con la prensa.

Guadalupe Vallarta, hermana de Israel, aceptó hablar con RNW y explicó que a pesar de que los videos de Televisa y TV Azteca fueron editados, en algunas tomas se alcanza a ver a Cárdenas Palomino, amigo y subordinado de García Luna, tomando por el cuello con toda fuerza a Vallarta y enterrándole un dedo en la yugular, lastimándolo para obligarlo a confesarse culpable. Tres ex empleados de Televisa que fueron testigos del montaje han tenido el valor civil de denunciarlo.

El expediente que nadie quiere leer

En el expediente y en las audiencias empezaron a aflorar las contradicciones, en especial las declaraciones de las  presuntas víctimas que cambiaron muchas veces su versión de los hechos. Las versiones no coinciden en nada, ni los tiempos, ni los lugares; nada cuadra ni tiene lógica.

Al tiempo que los corresponsales galos en México Anne Vigna, Leonore Mahieux, Delphine Rigaud y Emmanuelle Steels encontraban las inconsistencias del proceso y que el gobierno de Francia se interesó con el caso, la embestida mediática contra Cassez y Vallarta empeoró; la policía repartió boletines de prensa con declaraciones y pruebas falsas.

Cassez decidió llevar su caso por cuenta propia. La estrategia de sus abogados fue que se le dictara sentencia lo más rápido posible, apelar, hasta agotar todas las instancias para que su caso llegara a la Suprema Corte de la Nación. En primera instancia la condenaron a 96 años de cárcel, con la apelación, la pena bajó a 60 años y la Suprema Corte declaró que no se le había seguido un debido proceso y la liberaron. No la declararon ni culpable ni inocente.

Dos hermanos y tres sobrinos de Israel Vallarta están presos y son víctimas de supuestas falsas declaraciones, de falsos testigos, con falsas evidencias y comunicados de prensa llenos de mentiras.

Guadalupe Vallarta en entrevista con RNW afirmó que el proceso de su hermano va muy lento porque durante varios años la jueza Olga Sánchez Contreras no aceptó las pruebas de la defensa. Los testigos aparecían sólo para incriminar a Vallarta y a Cassez pero cuando la defensa solicitaba interrogarlos, desaparecían. Además, dice, se trata de contaminar el proceso inventando nuevos delitos que sus familiares no cometieron.

“Mi hermano Mario quedó sordo tras una paliza; le reventaron un oído”, dice Guadalupe.

La señora Vallarta se ha dedicado desde el 2009 a defender a sus familiares. Ha estado en todas las audiencias y señala algo muy peculiar: “Cárdenas Palomino siempre estuvo presente en todos los arrestos, en todas las audiencias, en todos los careos; él es quien siempre da las noticias a los medios. Siempre usa al mismo equipo compacto de jueces, ministerios públicos y demás funcionarios. A veces cambian de cargos pero sus firmas siempre están en los documentos. Cada vez que capturan a secuestradores, dicen que son una célula de Los Zodiaco. Los torturan para que acusen a los Vallarta. Israel aporta pruebas de su inocencia y no sólo busca que se le libere sino que se le exculpe, que se haga justicia”, remarca nuestra entrevistada.

La prensa y el rigor periodístico

Emmanuelle Steels, corresponsal en México del periódico Libération, ha estudiado el expediente del caso Vallarta-Cassez desde 2009 y afirmó a RNW que se trata de un montaje, político, jurídico y mediático y cada vez que estaba a punto de salir a la luz una inconsistencia, una contradicción, una resolución, la visita del entonces presidente francés Nicolás Sarkozy, se arrestaba a algún miembro de la familia Vallarta. Entonces, para tapar el primer montaje, se montó un segundo, un tercero, un cuarto, un quinto.

El periodista José Reveles afirmó que no existe la banda de Los Zodiaco, que todo es un invento, un montaje y en su más reciente libro El Affaire Cassez, documenta paso a paso, detalle a detalle no sólo el montaje, sino que deslinda responsabilidades y los motivos.

Reveles también hace una lista de diversos personajes de la vida política que fueron encarcelados injustamente. Todos ya están libres porque se demostró su inocencia. Reveles afirma que México es una gran fábrica de culpables y que en el sistema de impartición de justicia reina la corrupción.

La familia Vallarta exige que los jueces y los abogados estudien el expediente, que se apeguen a los procedimientos, y que hagan justicia.

El careo más controvertido del año: Jacobo Tagle y Cesar Freyre, dos de los acusados en el “Caso Wallace”, admiten haber sido torturados para incriminar a Brenda Quevedo

Fuente : Buholegal

por Luis Vargas

El 19 marzo, 2014

Isabel Miranda de Wallace acusada de tortura por sus acusados

Isabel Miranda de Wallace acusada de tortura por sus acusados

La tarde del 5 de marzo de 2014, en el Juzgado Decimo Sexto de Procesos Penales Federales, que preside el Juez  Raúl Angulo Garfias, se llevó a cabo la audiencia pública concerniente al careo entre Brenda Quevedo Cruz y sus co-procesados; Jacobo Tagle Dobin y Cesar Freyre Morales. Todos ellos acusados de la privación ilegal de la libertad de Hugo Alberto Wallace, en la causa penal 35/ 2006, mejor conocida como el “Caso Wallace”.

En la misma, Brenda Quevedo, quien sostiene su inocencia y quien a 6 años de proceso no ha sido juzgada aun, confrontó en primer lugar a Jacobo Tagle y luego, a Cesar Freyre. En el careo, tanto Jacobo como Cesar, la deslindaron de toda responsabilidad y además, los dos afirmaron que Brenda ni siquiera conocía a Hugo Wallace. Asimismo, Brenda puso de relieve la tortura y aleccionamiento de sus compañeros por parte de las autoridades a fin de obligarlos a incriminarla en la supuesta privación ilegal de Hugo Wallace. Por último, señaló otras contradicciones en el expediente relativas a la investigación sobre su participación en los hechos.

El careo

A continuación, sintetizare los puntos más importantes derivados de las preguntas hechas por Brenda Quevedo a Jacobo Tagle y Cesar Freyre durante el careo, las cuales refuerzan la hipótesis relativa a la inocencia de Brenda y la fabricación de acusaciones en su perjuicio. Debemos partir del supuesto que las declaraciones que incriminan  a Brenda en la comisión de los hechos delictivos mencionados en las mismas, fueron obtenidas a base de torturas, malos tratos, amenazas y aleccionamientos, como puede comprobarse mediante las pruebas existentes y las declaraciones desprendidas del presente careo.

1.- Incriminación hecha por Jacobo Tagle y Cesar Freyre en perjuicio de Brenda Quevedo en el supuesto secuestro de Hugo Wallace.

Al respecto, Jacobo expuso que la razón de implicarla en tal crimen es debido a que fue víctima de tortura física y psicológica, amenazas a su familia y maltratos de los que ha sido objeto en el CEFERESO de Villa Aldama, Veracruz, tal como lo expresó en su declaración preparatoria. En el mismo sentido, Cesar manifestó que Brenda no fue participe y además, afirma haber sido víctima de tortura física y mental. Asimismo, Cesar señala que ni siquiera solicitó llevar a cabo la declaración en donde la incrimina. Por último, Cesar nos remite a una denuncia interpuesta ante la Corte Interamericana denunciando los actos de tortura y las violaciones a sus derechos humanos.

2.- Exculpación de Brenda Quevedo por parte de los acusados en su participación en el secuestro de Hugo Wallace.

Ambos acusados concuerdan que Brenda no tuvo nada que ver en los hechos que se le imputan y además, coinciden que ni siquiera conocía o había visto a Hugo Wallace. Asimismo, Jacobo afirma que Brenda nunca recibió dinero por parte de Cesar, o de cualquiera de las personas que formaban parte de la supuesta banda, más adelante el mismo Cesar confirmaría estas aseveraciones. Lo anterior, resulta contrario a lo que Jacobo había señalado en una de sus anteriores declaraciones obtenidas bajo coerción.

3.-Exculpación de Brenda Quevedo por parte de los acusados en su participación en otros secuestros o algún otro hecho delictivo.   

En cuanto a los hechos delictivos anteriores al secuestro de Hugo Wallace de los que Brenda es acusada, cabe señalar que los mismos tuvieron lugar a mediados del año 2004. En este sentido, Jacobo afirma haber conocido a Brenda a finales del 2004, luego Cesar constató esta versión. Asimismo, Jacobo aseveró que Brenda nunca conoció al señor Trevedant, Rugueiro y Gina, personas mencionadas en las declaraciones que incriminan a Brenda. Al igual que Jacobo, Cesar afirma que Brenda no tuvo ningún tipo de relación o comunicación con Trevedant.  Además, Jacobo y Cesar coinciden que Brenda nunca ha participado en algún hecho ilícito, incluso Jacobo agregó que ella es una persona honrada y trabajadora.

4.- Otros aspectos en el expediente relativos a la investigación de la presunta participación de Brenda en el secuestro de Hugo Wallace.

Cesar Freyre señaló que nunca fue a la casa de Enriqueta Cruz, madre de Brenda, o a la casa de Brenda, mucho menos haber vivido ahí. También, menciona que el auto Corsa mencionado en sus declaraciones, en realidad nunca fue utilizado para cometer algún hecho delictivo. Asimismo, niega que Brenda haya ido alguna vez a la casa de su padrino. Por último, niega haber visto a Brenda usando algún tipo de peluca.

Las consideraciones finales

Por último, dado que al final no fue necesario proceder a la fase de los careos procesales, puesto que los confrontados no incurrieron en contradicción alguna que refutar, el juez procedió a otorgarle la palabra a Isabel Miranda de Wallace y  a Brenda Quevedo Cruz para que expresaran sus consideraciones finales.

Isabel Miranda de Wallace señaló al juez “el aleccionamiento que han tenido los inculpados a fin de tratar de evadir su responsabilidad”. Asimismo, negó que Jacobo haya sido torturado, pues según ella en el video en el que se auto-incrimina ante el Ministerio Público “se aprecia la naturalidad con la que confesó todo lo relativo al secuestro y muerte de [su] hijo Hugo Wallace”. Además, Isabel de Wallace asegura que la prueba de la falsedad de tales acusaciones estriba en el hecho de que Jacobo la acusa de haberlo amenazado con meter a su hermano, Salomón Tagle, a la cárcel, sin embargo, remarcó, “Jacobo Tagle se ha perdido en el tiempo, ya que [su hermano] ya se encontraba preso cuando Jacobo fue detenido, por lo cual sería imposible que alguien lo hubiera amenazado con un hecho que ya había ocurrido”.

En cuanto a Brenda Quevedo, Isabel de Wallace alegó que la prueba de que miente es el hecho de que esta “se haya internado en otro país con identificaciones falsas a fin de no ser localizada”. En este sentido, menciona, “se tuvo que llevar la extradición durante dos años en la cual hubo causa probable para traerla y responder ante este Juzgado”.

Por su parte, Brenda Quevedo manifestó que ha sido torturada dos veces las cuales ha denunciado ante la PGR e instancias de derechos humanos nacionales e internacionales. Asimismo, solicitó que se investigue la tortura de sus co-procesados Cesar Freyre y Jacobo Tagle, y reiteró, “ya que evidentemente hemos sido de la misma forma amenazados y torturados físicamente para así arrancarnos una declaración, una confesión a base de coerción”.

Conclusiones

Las declaraciones desprendidas del careo se inclinan en la hipótesis del uso de la tortura como medio de incriminación de Brenda Quevedo Cruz, lo cual refuerza lo argumentado en mi artículo “25 razones para dudar del caso Wallace”. En esta misma línea, se deduce que si la mayoría de los acusados fueron torturados y obligados a declarar en perjuicio de Brenda, el resultado final es una nefasta fabricación de pruebas y acusaciones en su contra carentes de credibilidad, cuyo fin es   incriminarlos en el crimen en cuestión.

Asimismo, considero pertinente poner atención en las declaraciones y acusaciones de Jacobo Tagle y Cesar Freyre, puesto que ellos también manifiestan haber sido torturados para auto-incriminarse e implicar a Brenda Quevedo en el secuestro de Hugo Wallace y otros hechos delictivos. Jacobo, al igual que Brenda, sostiene su inocencia, por lo que es prioritario hacer un seguimiento de ambos casos. Contrariamente a Brenda, quien a pesar de haber sido torturada  no aceptó su participación en los hechos, Jacobo y Cesar debido a la brutalidad de los actos de barbarie perpetuados en su contra, aceptaron su implicación en el crimen del cual se les acusa.

Cabe señalar que en el caso de Brenda Quevedo y Cesar Freyre, existe una denuncia ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por las violaciones a sus derechos fundamentales. Asimismo, existen pruebas contundentes que demuestran el uso de tortura, malos tratos, humillaciones y aleccionamiento, tales como la valorización psicológica bajo los criterios sugeridos por el “Protocolo de Estambul” en el caso de Brenda y Jacobo. Si esta denuncia es admisible, en unos años, las autoridades mexicanas podrían ser llevadas ante la Corte IDH para la consecuente reparación integral de los daños y a la investigación de los responsables de haber llevado a cabo tales actos de brutalidad en perjuicio de Brenda y los demás acusados.

#reinahdemándameamitambién

Por qué no toleramos ningún tipo de amenaza cuando se trata de la búsqueda de la verdad.

Por qué apoyamos a la familia Vallarta, a Israel Vallarta en particular, y a los que los defienden al igual que nosotros.

#reinahdemándameamitambién

 

Tweet Pablo Reinah a Emmanuelle Steels

Tweet Pablo Reinah a Emmanuelle Steels

Para leer el excelente artículo de Emmanuelle Steels publicado en Gatopardo así como el de Delphine Rigaud para la revista Proceso (también exelente)

Categorías:Sin categoría Etiquetas: , , , , , ,

Felipe Calderón presionó a jueces para fabricar culpables, acusa la CIDH

 

Fuente : Excelsior

Autor : Leticia Robles de la Rosa
El 10/03/2014

Isabel Miranda de Wallace y Felipe Calderon

Isabel Miranda de Wallace y Felipe Calderon

Felipe Calderón presionó a jueces para encarcelar a presuntos culpables, con lo que contribuyó al registro de 100 mil personas presas y que todavía no reciben sentencia, y el consecuente hacinamiento de 26% que registra el país, establece un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El informe, que hoy se presenta en el Senado ante la comisión que encabeza Angélica de la Peña, se refiere a la prisión preventiva y se inscribe en el contexto de la iniciativa que envió el presidente Enrique Peña Nieto para encontrar alternativas de solución de delitos para no saturar las cárceles.

Otro de los factores relevantes que incide en que la prisión preventiva no sea utilizada excepcionalmente y de acuerdo con su naturaleza cautelar lo constituyen las injerencias sobre las autoridades judiciales directamente encargadas de decidir acerca de la aplicación de esta medida.

“(…) Como ejemplo de presiones provenientes de altos funcionarios de otros órganos del Estado hacia el Poder Judicial, el anterior Presidente de la República (Felipe Calderón) tenía la práctica de criticar públicamente a jueces que actuaban en determinados casos de alto perfil mediático.

En sus pronunciamientos, el mandatario asimilaba a impunidad la excarcelación por parte de jueces estatales y federales, obviando deliberadamente el hecho de que tales decisiones judiciales no constituían una determinación definitiva en esos procesos”, precisa el documento.

La CIDH destaca que México es el tercer país de América con mayor número de presos (242 mil), pero 40% (100 mil) no tiene condena, y esa situación se agudiza, precisamente, por las presiones externas al sistema judicial, provenientes de actores políticos.

“La CIDH observa que la posición oficial de muchos estados es asimilar o reducir el fenómeno de las presiones indebidas hacia la función de los jueces a la comisión de un delito o una falta, cuando no necesariamente son conceptos equiparables.

Evidentemente, las amenazas son las expresiones más graves de este tipo de injerencias, pero hay formas de presión que pueden no constituir delito e igualmente socavan el estado de Derecho y la independencia judicial.

“La Comisión reitera el principio fundamental de que la observancia eficaz de los derechos humanos requiere de un orden jurídico e institucional en que las leyes son más importantes que la voluntad de los gobernantes, y en el que existe un equilibrio entre todas las ramas de gobierno”, añade.

Categorías:Sin categoría Etiquetas: , ,

Sea o no sea el chapo, que juzguen a Fox, a Calderón y a García Luna” Leonardo Schwebel

Categorías:Sin categoría Etiquetas: , , , ,

Si lo del Chapo va en serio, Calderón y García Luna deberían preocuparse: Anabel Hernández

Fuente : Revolución tres punto cero

Por: Ricardo Bernal @FPMagonista

Publicado el 24 de febrero, 2014

El jefe de la DEA en México firmó un documento con Humberto Loya Castro, abogado y compadre de Joaquín Guzmán Loera, donde se le otorgaba un margen de libre acción a “El Chapo Guzmán” a cambio de información sobre los cárteles enemigos, así lo afirmó Anabel Hernández en entrevista para un medio electrónico.

Además, aseguró que para que la captura de  Joaquín Guzmán Loera sea realmente exitosa ésta tiene que venir acompañada “por los grandes decomisos de los ranchos, de las cuentas bancarias, de las listas, de la nómina […] y que estas personas también terminen en prisión”.

Desde la perspectiva de la autora de “México en llamas” el impacto mediático de esta detención no debe sustituir la mirada analítica.  Resulta necesario, por lo mismo,  desentrañar las relaciones existentes entre “El Chapo” y aquellas autoridades que por complicidad directa u omisión protegieron a este delincuente.

Hernández sostiene que durante las administraciones de Vicente Fox y Felipe Calderón se protegió a “El Chapo”, por lo que, si en verdad se quiere llegar al fondo del problema, resulta  necesario develar las complicidades existentes en estos sexenios.

La reconocida  periodista refiere un “pacto –que aparentemente ya no existe más- entre el Cártel de Sinaloa y la DEA”, el cual estaría respaldado en un documento firmado por el titular de la agencia norteamericana en México.

El documento señalado por Hernández fue entregado a la Corte Federal de Distrito para el Distrito Norte de Illinois el pasado 29 de julio por los abogados del hijo del narcotraficante Ismael “el Mayo” Zambada en el marco de un juicio en el que éste último aún participa.

Por otro lado, Anabel Hernández aseguró que a pesar de que delincuentes como Miguel Ángel Treviño, alias “El z-40” o Édgar Valdez Villareal, alias “La Barbie”, se encuentren encarcelados siguen formando psrte importante del crimen organizado.

Esto último coincide con las declaraciones de la organización dedicada al análisis del crimen organizado en las Américas Insight Crime quien, en su más reciente informe,  señala que el arresto de Guzmán Loera no representa necesariamente que “se vaya a apartar del Cártel de Sinaloa”, pues esto depende del lugar donde sea confinado para purgar su condena, ya que en numerosas ocasiones -como en el sexenio de Vicente Fox Quesada- se han dirigido las organizaciones a través de mensajes con sus abogados o uso de móviles obtenidos por contrabando ( . )

Así, más allá de “la imagen impactante” la pregunta real consiste en saber si el gobierno Federal está dispuesto a desmantelar las redes que sostienen el aparato criminal de El Cártel de Sinaloa. En caso de ser así, Felipe Calderón, y Genaro García Luna tendrían de qué preocuparse, sentenció la periodista.

Categorías:Sin categoría Etiquetas: , , , ,

¿Que ganó Isabel Miranda con el amparo que le otorgaron?

Por MXporFCassez

El 10 de enero pasado, algunos periódicos publicaron la nota titulada “otorgan amparo a Isabel Miranda” (véase por ejemplo Radio Formula)

Otra vez unos periodistas poco informados y/o poco listos, le desplegaron la alfombra roja a nuestra amiga Isabel. Ofrecieron su foro de expresión a la llorona madre coraje quién nos sigue sirviendo el cuento de su hijo secuestrado, asesinado y descuartizado en el minúsculo baño del departamento de la calle Perugino el 12 de julio del 2005. Un cuento totalmente inverosímil, sin sustento científico alguno, una historia sin pies ni cabeza que fue armando poco a poco, que corroboran únicamente confesiones bajo tortura que la Sra. y sus cómplices (entre otros Braulio Robles y Fermin Uvaldo) lograron  extorsionarles a las personas que ella misma había escogido e investigado meses antes de la supuesta desaparición de su hijo delincuente.

Otra vez, esos periodistas a los que me refiero, sea por complicidad, incompetencia o simplemente porque les conviene no informarse sobre el denominado caso Wallace, cometen el gran error de presentar a Brenda Quevedo Cruz y a Jacobo Tagle Dobin como secuestradores. Uno no aprende nunca.

Tampoco olvidemos que Jacobo Tagle era muy amigo de Hugo Alberto Wallace.

A la dercha: Jacobo Tagle abrazando a su amigo Hugo Alberto

A la dercha: Jacobo Tagle abrazando a su amigo Hugo Alberto

Así fue que salió la nota:

“Un juez federal determinó que un proceso penal no puede ser lento y con retrasos irrazonables porque la dilación es violatoria de los derechos humanos de las víctimas, a quienes también se les debe garantizar una justicia pronta y expedita.”

La Miranda aprovecha su nueva posición dentro del gobierno de Peña Nieto para gritar victoria al haber ganado el amparo que interpuso hace unos meses ante el juzgado, el cual resolvió el amparo a favor de la autoproclamada activista.

Es el caso que según la Sra., se tardaba bastante el juez en la causa penal num. 35/2006 para señalar la fecha de la audiencia en la que se iba a presentar Jose Luis Moya, el investigador que descubrió a lo largo de sus investigaciones que la versión proporcionada por Isabel Miranda no tenía ni pies ni cabeza, y que muy probablemente no había sido secuestrado, ni menos asesinado Hugo Alberto Wallace.

Lo que no dicen las notas es que Luis Moya solicitó ante las autoridades “competentes” que se investigara el caso, y aporto pruebas contundentes de que la historia de Isabel Miranda era una burla. Las autoridades nunca le hicieron caso.

En realidad, al otorgarle el amparo a la Sra, el juez resolvió que se señalará en un término no mayor a 15 días una fecha para la audiencia donde comparecerá Luis Moya, en calidad de testigo llamado por la defensa de Brenda Quevedo Cruz y de Jacobo Tagle Dobin. Así que el amparo se ganó para ese único efecto. Sin embargo, cabe señalar que en el caso de Brenda, esta audiencia ya se dio.

Así que, hay que restablecer esa verdad que las notas periodísticas recientes contribuyen a ocultar. Wallace no ganó para que dicten sentencia a Brenda Quevedo Cruz.

Asimismo queremos hacer del conocimiento público que numerosas audiencias se pospusieron a petición del Ministerio Publico coludido con Isabel Wallace. Que Brenda anda desesperada porque se retrasa su proceso, que se posponen las audiencias hasta para un año después, que a ella también se le viola el derecho a un juicio pronto. Que lleva más de 4 años encarcelada por un crimen que no ha cometido, cuando la Sra Miranda anda paseandose ante las cámaras de televisión y dándoles besos y abrazos a los funcionarios más corruptos del sistema anterior y actual. Que ha sido linchada mediáticamente a repetición. Que cada vez que  abre la boca la Sra. Wallace es para escupir su veneno sobre inocentes a los que logró encarcelar y torturar.

Y lo más importante tal vez, que Brenda Quevedo Cruz ha sido violentada, torturada, violada con puño en el penal Santiaguito, que sus verdugos la amenazaron con inyectarle VIH. Y que circula por las redes sociales un documento falso firmado de la CNDH y retwitteado por Wallace según el cual no existe protocolo de Estambul en el caso de Brenda cuando si fue practicado.

Finalmente, que como defensores de Brenda Quevedo Cruz y activistas realmente apegados al derecho y a la justicia, nosotros también esperamos un fallo pronto. Por lo que se nos hace evidente que lo que buscó la Sra. Wallace con ese amparo que se le otorgó así como la publicidad que se hace alrededor de ello es :

1.      Reactivar en el imaginario popular, la imagen de la madre dolida. Que nuevamente pretende llevar su caso al terreno de la opinión pública maleable.

2.      Apurar el proceso de instrucción para que se dicte a Brenda una sentencia condenatoria de la que le será más difícil salir (aunque no imposible, y estaremos aquí apoyándola como lo hicimos con Florence Cassez)

3.      Evitar que Luis Moya vuelva a presentarse ante el juez para poner en duda su historia fantasiosa de secuestro de su hijo y aportar elementos que comprueban que Isabel Miranda es una mentirosa de primera clase.

En realidad, Isabel Miranda tiene miedo. Miedo a que se descubra la verdad, miedo a la verdad misma que ineluctablemente se va a revelar, a pesar de todos sus intentos para ocultarla.

Wallace delincuente

El otro montaje: los Vallarta

Fuente: Gatopardo

Publicado el 7 de febrero, 2014

Por Emmanuelle Steels

Guadalupe Vallarta Cisneros lleva ocho años trabajando por la libertad de los suyos. Su hermano Israel —el ex novio de Florence Cassez— y otros cinco miembros de su familia han sido acusados de secuestro, torturados y condenados por la opinión pública.  Detrás de esta “familia de secuestradores” se esconde una historia silenciada por la agitación del caso Cassez.

"Israel se arrastraba. No podía caminar. Estaba muy golpeado y totalmente confundido"

“Israel se arrastraba. No podía caminar. Estaba muy golpeado y totalmente confundido”

Guadalupe Vallarta iba comprando nuevos libreros a medida que las autoridades detenían a sus hermanos y sobrinos; los usaba para almacenar sus expedientes judiciales. Su casa de la colonia Doctores, una vivienda húmeda y de una sola planta, está llena de papeles. Casi no hay otra cosa: expedientes que desbordan los estantes, invaden el sofá, la mesa y las sillas de plástico; cuando no queda espacio, se apilan en el suelo. Montones de documentos con las causas penales contra su hermano Israel, detenido en 2005 y acusado de liderar la banda de secuestradores de Los Zodiaco junto con Florence Cassez, y contra varios hermanos y sobrinos: René, Juan Carlos y Alejandro, capturados en 2009, y Mario y Sergio, en 2012. Hasta ahora, todos siguen encarcelados, con excepción de Cassez, que salió libre en enero 2013.

La noticia de la detención de Israel sorprendió a Guadalupe en la cama, enferma de dengue. Era la mañana del 9 de diciembre de 2005 y ella estaba dormida. “Mi hermana Yolanda irrumpió en mi cuarto y me dijo que habían detenido a Israel y a Florence”, dice. En la televisión estaban las imágenes de su hermano y su novia esposados en el Rancho Las Chinitas, el domicilio de Israel, una pequeña propiedad en Topilejo, en la carretera libre México-Cuernavaca. Los reporteros decían que la pareja había sido sorprendida en flagrancia por la Agencia Federal de Investigación (AFI) mientras retenía a tres personas, entre ellas un niño de once años, contra su voluntad en una cabaña del jardín.

Guadalupe vivía en Iztapalapa con su hermana Yolanda y sus padres, Jorge Vallarta y Gloria Cisneros, de 79 y 72 años, respectivamente. “Se veía a Israel, agachado, con el rostro golpeado. Me impactaron tanto estas imágenes que no pude pensar. Creí que se trataba de un error, porque sé que mi hermano no es así. No sabíamos cómo hablar de eso con mi mamá porque pensamos que no iba a soportar la noticia —a media mañana, la familia se fue juntando, los hermanos llegaban a cuentagotas a la casa de Iztapalapa—. Todos repetíamos: ‘No es cierto, no es cierto’, y luego: ‘¿Será cierto?’, porque era muy fuerte. En la televisión todo el mundo decía que eran secuestradores. Por un lado, sabíamos que era falso, pero, por otro, no teníamos información. Mi mamá insistía en que había algo extraño en estas imágenes”.

Llamaron a Héctor Trujillo, un amigo abogado con quien Guadalupe había trabajado varios años antes. La prioridad era encontrar a Israel y Florence. La familia los buscó en agencias de la Procuraduría General de la República (PGR). René y Mario, dos de los hermanos, pasaron un par de días sentados debajo del monumento a la Revolución, frente a la entrada de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO). Después de dos días, les dijeron que estaban detenidos ahí pero no pudieron hablar con ellos.

Se les acercaron unos policías que decían ser de la AFI y les pidieron doscientos mil pesos a cambio de la libertad de Israel, pero la familia se negó a pagar. “Pensábamos que de todas formas sería liberado rápidamente”.

Las autoridades ordenaron el arraigo de la pareja el 10 de diciembre, pero se negaron a informar a la familia. Un día después los padres de Israel acudieron a la Comisión Nacional de Derechos Humanos para presentar una denuncia por la detención y el maltrato de su hijo.

Las preguntas los asediaban. “Hasta que no habláramos con ellos, no sabíamos qué creer —dice Guadalupe. El 12 de diciembre, los Vallarta pudieron visitar a Israel y Florence en la casa de arraigo—. Israel se arrastraba. No podía caminar, lo llevaban entre dos compañeros. Estaba muy golpeado y totalmente confundido. Tenía la vista extraviada. Florence estaba muy asustada”.

Cassez se veía muy sola. “Su hermano Sébastien, que vivía en México en esa época, nunca apareció, nunca la visitó. El cónsul de Francia llegó, pero apenas se quedó. Al inicio era diferente, las autoridades francesas no le prestaban atención”, dice Guadalupe. Su madre tuvo que comprarle ropa a Cassez.

Cuando los familiares de Israel pudieron oír en persona el relato de los tumultuosos días vividos por la pareja, la complejidad del caso les apabulló. Descubrieron que, en realidad, habían sido detenidos el 8 de diciembre en la carretera, un día antes de la grabación en el rancho. El abogado les explicó que el asunto podía tardar mucho. El 13 de diciembre, regresando a la casa familiar de Iztapalapa, Guadalupe y su madre se encontraron con una nota escrita a mano en la puerta: “Esta casa está asegurada por secuestro”. La vivienda había sido saqueada, todo estaba patas arriba. Desaparecieron objetos, ropa y documentos. “Estos mismos documentos aparecieron en los informes de cateo del rancho, como si los hubieran encontrado ahí. Por eso, desde muy pronto nos dimos cuenta de que todo estaba montado —afirma Guadalupe—. En la cabaña del Rancho Las Chinitas había cosas de Israel que provenían de otro lugar, objetos y fotografías de Florence que estaban en su departamento… Se veía a los policías guiando a los reporteros. Luego, cuando analicé los videos completos que están en el expediente, vi imágenes del niño riéndose”.

 

Entre finales de 2005 y mediados del 2006 fueron René y Mario los que más se movilizaron para defender a Israel. Luego, Guadalupe tomó el relevo para que ellos pudieran trabajar y asegurar el soporte económico de la defensa.

Los Vallarta son una familia de clase media que se avecindó en Iztapalapa a principios de los años sesenta, cuando la zona apenas comenzaba a poblarse. Jorge Vallarta, el padre, trabajaba para un concesionario de autos en la colonia Narvarte; Gloria, la madre, era el pilar de la familia y enseñó a todos sus hijos a coser y cocinar. Tuvieron nueve hijos: Guadalupe es la de en medio; Israel, el más chico. Cuando el mayor de los hermanos, Jorge, se graduó como arquitecto se convirtió en el ejemplo a seguir. “Mis papás nos animaron a completar una educación universitaria”, dice Guadalupe. Pero varios de los hermanos, incluida ella, no concluyeron sus estudios. Se casaron todos muy jóvenes. René, el sexto hermano, abrió un taller mecánico en Iztapalapa, donde su hermano David, el cuarto, también trabajaba. Guadalupe, Mario —el octavo— e Israel se dedicaron un tiempo a la compraventa de coches usados. Iban a las aseguradoras a comprar vehículos chocados y luego buscaban las piezas, los arreglaban y los vendían.

Guadalupe nació en 1957 en el Distrito Federal. Vivió unos años en la colonia Portales antes de que la familia se mudara a Iztapalapa. De ahí nunca se fue, hasta poco después de la detención de Israel, cuando tuvo que vender su casa. Empezó a estudiar química en la Universidad Nacional Autónoma de México y se casó a los veintiún años con su vecino, un contador. Tuvieron dos hijos pero se separaron después de quince años. Antes de dedicarse a la compraventa de coches, montó su propio negocio de fletes: tuvo un camión de 3.5 toneladas, que ella misma manejaba por toda la ciudad. “Siempre me metía en trabajos que eran poco comunes para mujeres. Eran retos que yo me ponía”. Su madre, Gloria, sufría de la enfermedad de Addison, una deficiencia hormonal, y cuando su salud se deterioró, Guadalupe se dedicó a cuidarla.

Israel es el protegido, el más joven. Nacido en 1970, vivió con su familia en Iztapalapa y en Pedregal de Carrasco, cerca de Perisur, donde cursó la secundaria. Empezó a trabajar apenas cumplió catorce años. Tuvo una trayectoria profesional algo caótica. Trabajó como vendedor para Bardahl, una empresa de lubricantes de autos; en Casa Domecq, una multinacional de bebidas alcohólicas; en Pepsi-Cola como supervisor y luego gerente de ventas, y para una cadena de restaurantes. En 1994 vivió su primer fracaso matrimonial. Luego conoció a Claudia, se casó con ella y la siguió a Guadalajara. En 1998 tuvo unos gemelos: Israel y Brenda. Siempre se entusiasmaba por nuevos negocios: se inició en los bienes raíces y montó una clínica de estética, especializada en depilación láser y tratamientos corporales. Cuando se separó de Claudia, regresó al Distrito Federal, viajando frecuentemente a Guadalajara. Retomó una vieja tradición familiar: la compraventa de autos usados. Los últimos dos años antes de su detención vivió en el rancho Las Chinitas, pagando una renta mensual de cuatro mil pesos. “No era un sitio ostentoso. Le gustaba porque tenía ese jardín donde se podían organizar reuniones con la familia. A Israel le atraían los negocios pero no el dinero”, dice Guadalupe. En el verano de 2004 un amigo francés, Sébastien Cassez, que le había vendido algunos aparatos para la clínica estética, le presentó a su hermana, Florence, de veintinueve años. En su libro, En la sombra de mi vida, publicado en 2011, ella describe a Israel como “atento” y “encantador”. La familia veía con buen ojo esta relación, seducidos por el desparpajo de la joven francesa que había elegido vivir en México para evadir la atmósfera gris del norte de Francia.

“Ella siempre me decía: ‘¡Me voy a llevar a su hijo a Francia! —recuerda Jorge, el padre de Israel—. Yo me reía. La verdad es que a Israel le habría gustado irse para allá con ella”. Estaba feliz y enamorado. “Eran los familiares ideales: siempre de buen humor, siempre bromistas”, se acuerda Jorge, el hermano de Israel. Cuando los padres de Florence visitaron a su hija en México se quedaron en el Rancho Las Chinitas, donde Israel les ofreció una calurosa acogida. Sin embargo, la relación estuvo marcada por rupturas y reencuentros. Florence se cansó de la actitud celosa, posesiva y, a veces, brusca de Israel, según relata en su libro. Él la quería a su lado, pero ella se le escapó. En el verano de 2005 regresó a Francia. Pero no encontró su lugar; extrañaba México. Finalmente, aceptó la propuesta de Israel, en el otoño de 2005, de instalarse en el rancho mientras encontraba un empleo y un sitio propio para vivir.

Poco antes de su arresto, la pareja se fue de viaje a Veracruz con los padres de Israel. Luego, la familia Vallarta se juntó para celebrar el cumpleaños de Florence. En los días previos a su detención, Jorge, el hermano mayor, pasó tiempo con la pareja. Se fue de compras con Florence. “Israel me pidió que me ocupara de ella cuando visitaba a su familia en Guadalajara”. Jorge estuvo en el rancho el día 7, cuando supuestamente tenían personas secuestradas. Israel pensaba que había recuperado a Florence. Sin embargo, ella dice que se habían alejado. Cuando los detuvieron, ella estaba a punto de mudarse a un departamento de la Zona Rosa, en el centro de la ciudad de México. El carácter tormentoso de Israel habría sido la causa de esta separación. “Florence es una persona de carácter y nunca habría permitido que Israel fuera violento con ella. Habría dejado de verlo —dice Guadalupe—. De la misma forma, si ella hubiera visto a Israel cometer algún delito, lo habría denunciado. De eso estoy totalmente segura. Son inocentes”.

Después de su detención, Israel Vallarta se enzarzó en una rocambolesca confesión. Declaró que había conocido a alguien llamado Salustio tres años atrás y que éste le “invitó a participar en un secuestro”, como si se tratará de una cosa cualquiera. Vallarta describe a continuación una serie de personajes con los que colaboró en distintos plagios entre 2002 y 2005. Cuando concluyó su periodo de arraigo, a principios de marzo de 2006, Israel se negó a reconocer esta declaración, alegando que fue obligado a firmar hojas en blanco mientras lo torturaban. El doctor Gerardo Montfort Ramírez, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, examinó a Israel el 12 de diciembre y acreditó las torturas que éste padeció en un sótano de la SIEDO. Describe diferentes tipos de lesiones en el cuerpo del agraviado y múltiples quemaduras “compatibles con lesiones producidas con un objeto transmisor de corriente eléctrica”.

Los maltratos ya habían quedado demostrados frente a las cámaras de televisión el 9 de diciembre. Los agentes de la AFI lo golpeaban para que confesara ser un secuestrador. Como se resistía a cooperar, tuvieron que repetir tres veces las tomas y el reportero de Televisa, Pablo Reinah, se enfureció y lo golpeó para obligarlo a actuar según el guión previsto, como lo relató Israel a su familia.

Un estudio detallado del expediente de Israel lleva a pensar que, en el momento de su detención, cuando manejaba en dirección a la ciudad de México al mediodía del 8 de diciembre, no había personas secuestradas en su rancho. La AFI no detuvo a ningún secuestrador encargado de vigilar a los plagiados en ausencia de Israel y Florence, ni tampoco ofreció un relato coherente del rescate. Durante la grabación televisiva, Cristina Ríos, la mujer secuestrada con su hijo Christian, les gritaba a los policías: “¡No les peguen a ellos! ¡No hicieron nada!”, cada vez que levantaban la mano sobre la pareja. En cuanto a Ezequiel Elizalde, el tercer secuestrado, Israel identifica su voz como la de una persona a la que estaban torturando junto a él en la SIEDO el día anterior. Vallarta relata, en su declaración de marzo de 2006, que escuchó a Ezequiel decir que “se había autosecuestrado porque necesitaba dinero”.

 

Desde los primeros días, Israel entendió que un conocido suyo había organizado su detención. “Te pasaste de verga con un cabrón muy pesado”, le decían los agentes a Israel mientras lo estaban golpeando. A este personaje, Vallarta lo identifica como Eduardo Margolis Sobol, un empresario de Polanco, especializado en el ramo de la seguridad, que hizo negocios con Sébastien Cassez. Todo terminó en un pleito por dinero. Margolis habría amenazado a Sébastien con secuestrar a su esposa y sus hijos. Israel quiso intervenir para defender a su amigo. Fue a ver a Margolis a su oficina, la discusión se calentó y acabó en jaloneos y golpes. Algunos meses después, Vallarta estaba detenido. Israel afirma en sus declaraciones que vio a Margolis en la SIEDO los días 8 y 9 de diciembre, urdiendo el montaje televisivo con Luis Cárdenas Palomino, director general de Investigación Policial de la AFI, y el ministerio público federal Alejandro Fernández Medrano. El 10 de diciembre por la mañana, en el centro de arraigo, un hombre se acercó a Israel, lo golpeó con los puños y los pies y le dijo: “Te manda los buenos días tu judío favorito. Ya sabes que si hablas se mueren tú y toda tu familia”.

La banda del Zodiaco sería una grupo ideado para hacer verosímil la acusación contra Israel y Florence como líderes de una banda de secuestradores, motivada por la venganza de Eduardo Margolis, muy cercano a Genaro García Luna, director de la AFI en esta época y posteriormente secretario de Seguridad Pública en el gobierno de Felipe Calderón. Para esclarecer esta versión, cuatro corresponsales de la prensa francesa nos entrevistamos con Eduardo Margolis en mayo de 2009. Nos explicó que estaba involucrado en la resolución de secuestros al servicio de la comunidad judía de Polanco. Negó su implicación en el montaje pero trató de convencernos de la existencia de la banda de los Zodiaco. Afirma que Israel llevaba las negociaciones telefónicas con los familiares de las víctimas. Pero el peritaje de foniatría realizado en junio de 2006 determina que no se trata de la voz de Israel. El nombre de Margolis figura en los registros de entrada de la SIEDO el 9 de diciembre de 2005. Lo justificó diciendo que iba a vender un coche blindado a un funcionario.

Israel no se atrevió a denunciar el montaje y la tortura en su contra mientras estaba arraigado, a merced de quienes amenazaban con matar a su familia. Florence Cassez adoptó una línea de defensa más directa.

El 5 de febrero de 2006 la francesa llamó al programa de Televisa Punto de Partida, en el que la periodista Denise Maerker tenía como invitado a Genaro García Luna, para denunciar el montaje de su detención. A raíz de esta intervención, las autoridades maniobraron para reforzar las acusaciones contra los dos supuestos líderes de la banda de los Zodiaco: Cristina Ríos, la víctima que se había negado a identificarlos como sus secuestradores, empezó a incriminarlos.

Convencida de que las acusaciones en su contra eran un malentendido y que iba a ser liberada, Florence pidió ser sentenciada a la mayor brevedad. A principios de 2007, bajo la recomendación de su abogado, Horacio García Vallejo, la francesa separó su causa penal de la de Israel. Florence había empezado a sospechar de Israel y de Guadalupe porque unas guardias de la cárcel de Santa Martha le habían dicho que la hermana de su ex novio formaba parte de una banda de secuestradores de Iztapalapa. La hermana y la madre de su ex novio la visitaban con cierta regularidad en la cárcel para tratar de compensar el hecho de que no tenía a su familia cerca. De un día para otro, la francesa selló su ruptura con la familia Vallarta al negarse a recibirlas.

En abril de 2008, Florence fue condenada a noventa y seis años de prisión. Bajo la batuta de Frank Berton, un conocido abogado francés que tomó su caso, se puso en marcha una estrategia en los medios para denunciar la “farsa judicial”. Se le asoció otro prestigioso abogado mexicano, Agustín Acosta. Florence contó a partir de ahí con un apoyo clave en Nicolas Sarkozy, el presidente francés en turno. Este apoyo desembocaría en un conflicto diplomático descomunal cuando la condena de Florence fue confirmada en segunda instancia en marzo de 2009 y cuando se le negó el amparo en febrero de 2011. Acosta decidió llevar su caso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, alegando violaciones de sus derechos.

En una carta que nos envió en mayo de 2009 a tres corresponsales de la prensa francesa, Israel se muestra crítico hacia la actitud de Florence: “(Fue un) error grandísimo de Flo poner al descubierto el montaje en un tiempo que no era el adecuado, mientras estábamos arraigados, y luego, por recomendación, separar su causa de la mía, no presentar pruebas y pedir que la sentenciaran sin escucharme en una de las cientos de veces que intenté convencerla de buscar otras opiniones, de preferencia en su embajada. ¡Hoy los errores duelen! Y mi carga se volvió más pesada por buscar demostrar la inocencia de ambos”.

A lo largo de los ocho años que ha pasado detrás de las rejas sin sentencia, Israel presentó centenares de pruebas a su favor. De 2008 a 2009 confió su defensa al abogado Alejandro Cortés Gaona. Cuando su proceso se estancó, decidió defenderse a sí mismo y luego aceptar un abogado de oficio que lo acompaña desde entonces.

 

En enero de 2009 se ordenó su traslado al penal de alta seguridad del Altiplano, en el Estado de México, alegando que se trataba de un individuo de alta peligrosidad, a pesar de sus constantes informes de buena conducta. En 2010, a medida que la prensa investigaba el caso y que la versión oficial sobre la banda de secuestradores se debilitaba, se le añadió otra víctima a Israel: un tal Shlomo Segal, secuestrado siete años antes.

En marzo de 2011 se le concedió un cambio de juzgado para que no tuviera que enfrentarse a la juez Olga Sánchez, que había sentenciado a Cassez y que negaba todas sus solicitudes de pruebas “por frívolas e improcedentes”. Su expediente recayó en manos de un juez de Toluca. Se le abrió entonces la oportunidad de defenderse.

Guadalupe Vallarta se dio a la tarea de buscar a todos los testigos posibles que pudieran aportar pruebas de la inocencia de Israel. “Algunos se presentaron, pero otros no porque fueron amenazados por los federales”, dice. Ángel Olmos Morán y Alma Delia Morales siempre tuvieron la llave del rancho, cercano a su pequeño restaurante de comida corrida en Topilejo. Ángel cortaba el pasto en casa de Israel y éste les dejaba usar el jardín para sus “pachangas”. “Cualquier día entrábamos ahí”, cuenta la pareja, sentada en su restaurante al borde de la carretera. Unos días antes del montaje, Ángel guardó sus herramientas en la cabaña. “Ahí no había nada”. En tres ocasiones fueron a repetir su testimonio en el juzgado. Otra vecina, Mónica, observó la noche del 8 de diciembre cómo los agentes de la AFI entraban al rancho y acomodaban muebles, antes de que llegarán los reporteros. En el juzgado, en 2006, estos testimonios irritaron a Luis Cárdenas Palomino, el mando de la AFI que se ve guiando a los reporteros en las imágenes. Se acercó a Ángel y lo amenazó: “Podemos meter a más gente en la banda”. Ángel y Alma no cedieron: “Decimos la verdad y seguiremos diciéndola cada vez que se nos pregunte”. Guadalupe Vallarta describe la actitud de los federales durante estas audiencias: “Eran muy prepotentes, amenazaban a los testigos con detenerlos, nos hacían groserías con la mano y nos seguían en la calle. Para evitar eso, Israel pidió a la juez que asistiera a las audiencias, pero se negó”.

En aquella época, Guadalupe sintió que la cercaban. Una de las víctimas mencionó un mechón de pelo rubio que salía del pasamontañas de la mujer secuestradora. En las audiencias hubo quien dijo que esta descripción cuadraba más con Guadalupe que con Florence. La mujer estaba en riesgo de ser detenida. “Me dolió, pero me pareció tan incoherente que iba a quedar en evidencia que todo esto no era más que un grotesco montaje”.

Guadalupe trataba de luchar con la cabeza fría; escarbaba en los expedientes, detectaba contradicciones, pistas e hipótesis. “Nunca se imaginaron que íbamos a luchar tanto. Pensaban que nos íbamos a quedar callados —como represalia, la AFI intentó involucrar a Alejandro Mejía Guevara, un hombre con el que Guadalupe había sostenido una relación años atrás—. Se armó toda una película, pero en realidad no existe ninguna investigación coherente. Es solamente después de la detención de Israel que fabricaron pruebas para implicar a personas en la banda y para justificar cómo llegó la AFI al rancho”.

A propósito del testimonio de Valeria Cheja, la joven que a principios de diciembre de 2005 habría llevado a la AFI hasta Israel Vallarta. Guadaulpe dice: “La utilizaron para señalar a Israel, haciendo creer que lo había reconocido por casualidad en la calle y lo había identificado como su secuestrador”. Israel demostró que se encontraba en Guadalajara en la fecha del secuestro de Valeria, en agosto, y que no llevaba barba, como la afirmaba la joven, aportando como evidencia la solicitud de visa que hizo ese día en el consulado de Estados Unidos de aquella ciudad. Sin embargo, se atribuyeron éste y otros plagios, que casualmente se encargaba de resolver Eduardo Margolis, a la banda presuntamente liderada por Vallarta.

Otra pista lleva a los hermanos José Fernando y Marco Antonio Rueda Cacho. En sus primeras declaraciones, varias víctimas los acusan, sin mencionar a Israel y Florence. Al inicio de la investigación, se emitieron órdenes de captura contra ellos pero nunca fueron ejecutadas. En entrevista, un ex policía que investigó a la supuesta banda de los Zodiaco considera que ésta no existe y que los Rueda Cacho están detrás de algunos de estos secuestros: “Son los reyes de la delincuencia en Iztapalapa. En su casa tienen quince líneas telefónicas. Pero están protegidos”.

Según la versión oficial, la banda del Zodiaco estaba solamente conformada por Israel y Florence, pero las incongruencias de la investigación salieron a la luz y la presión diplomática de Francia llegó a su apogeo en 2009: un juez había ratificado la condena de Florence Cassez, el presidente Nicolas Sarkozy visitó México en marzo de ese año y solicitó con insistencia su traslado a Francia, invocando el Tratado de Estrasburgo, que le permitiría purgar su pena ahí.

 

“Es exactamente en ese momento que empezaron a vigilarnos. Se apostaban delante de la casa”, cuenta Yolanda, la segunda de los nueve hermanos Vallarta. Vivía entonces en Iztapalapa, en casa de Guadalupe, con su hijo Juan Carlos. El hijo de René, del mismo nombre, se acuerda de esta época: “Entraban policías al taller mecánico de mi papá y se hacían pasar por clientes. Inocentemente, mi papá decía que no les tenía miedo, que no se escondería porque no había hecho nada”.

El 9 de mayo, hombres encapuchados vestidos de negro y otros de civil, que llegaron a bordo de camionetas sin placas, irrumpieron en el taller de René, de cincuenta y cuatro años, y se lo llevaron a él y a dos de sus sobrinos, Juan Carlos y Alejandro Cortés Vallarta, hoy de 40 y 38 años. A Jorge, el padre, que estaba presente, le apuntaron con un arma. A Gloria, la madre, en ese momento de setenta y seis años, la obligaron a levantarse la falda hasta la cabeza para impedirle presenciar  la escena. “Funcionarios corruptos ya están cumpliendo sus amenazas de involucrar a familiares míos por el solo hecho de defenderme”, escribió Israel en la carta que nos envió justo después de esta captura.

David Orozco, un testigo que afirma haber sido torturado, declaró que ellos participaban en secuestros junto con Israel y Florence. Las víctimas los incriminaron. Cristina Ríos los acusó de haberla violado en múltiples ocasiones. Sin embargo, estos familiares de Israel nunca se escondieron y siempre estuvieron presentes en las audiencias del juicio, donde las víctimas no los señalaron.

Admitiendo las contradicciones, un juez anuló en 2011 los testimonios de Cristina Ríos y su hijo Christian, pero los acusados permanecen presos por el secuestro de Ezequiel, en el penal de alta seguridad de Tepic, Nayarit.

Apoyándose en este rebote del caso, Felipe Calderón rechazó el traslado de Florence a Francia. Más que por los roces diplomáticos, el presidente mexicano estaba preocupado por sacar un beneficio electoral de esta decisión en las elecciones para el Congreso de julio de 2009.

En 2011, la familia quedó devastada por la muerte de la señora Gloria. Era muy activa en la defensa de sus hijos y nietos, acudiendo a todas las instancias oficiales para denunciar los atropellos, torturas y amenazas.

Cuando la Suprema Corte analizaba la posible liberación de Florence, en abril de 2012, surgió otro golpe. Mario, hermano de Israel, de cuarenta y ocho años, y Sergio Cortés Vallarta, otro sobrino, de treinta y cuatro, fueron detenidos y llevados al penal de alta seguridad de Puente Grande, en Guadalajara. En esa época todos los medios de comunicación publicaron una declaración de Mario donde confesaba ser parte de la banda en compañía de Florence e Israel. Esta declaración no existe, no figura en el expediente. Los dos están acusados de haber cometido secuestros distintos a los demás detenidos. Se identifica a Mario como líder de la organización, cuando ya se había atribuido este papel a Israel, Florence y, después, a René. También llama la atención que se acuse a los dos hermanos de Israel que se sentaron frente a la SIEDO en 2005 a la espera de noticias de su familiar detenido.

La familia Vallarta suma, entre todos, veinticinco años cumplidos en la cárcel. Lo dictámenes médicos de la PGR demuestran que los seis fueron torturados. A tres de ellos, René, Juan Carlos y Alejandro, se les practicó el Protocolo de Estambul, que estableció un trauma relacionado con las torturas. Guadalupe se acuerda de su hermano Mario: “Cuando lo vi al día siguiente de su detención tenía la espalda en carne viva y se convulsionaba. Le rompieron el tímpano. Se negó a ser llevado al hospital porque los policías le habían dicho que, a veces, se iban de la mano con la anestesia”. En febrero de 2007 habían soltado un perro en la celda de Israel. Las mordeduras fueron profundas pero se le negó la atención médica. Fue un castigo por haber denunciado las amenazas y los maltratos previos. Cuando trataba de comunicarse con periodistas, lo castigaban privándole de visitas y llamadas telefónicas durante varios meses.

En mayo de 2009, en entrevista, Luis Cárdenas Palomino negó tajantemente la existencia del informe de la CNDH que acreditaba la tortura a Israel: “No hay ninguna tortura demostrada. ¡Ninguna, ninguna, ninguna!”. En las imágenes de televisión se aprecia al mismo policía apretando el cuello de Vallarta, que se retuerce de dolor, para obligarlo a confesar los secuestros delante de los reporteros.

Alejandro y Juan Carlos Cortés Vallarta están a la espera de una sentencia por el secuestro de Ezequiel. Sus expedientes están repletos de cartas de recomendación de sus antiguos empleadores, demostrando que no tienen un perfil criminal. El primero estaba en Akumal, Quintana Roo, en octubre de 2005, en el momento del plagio. Trabajaba en la construcción de un hotel, como lo acreditó la inspección judicial que se trasladó a la Riviera Maya. Cuando lo detuvieron, en 2009, su esposa, Ana Irma Luna, estaba embarazada: “Tuve una crisis tan grave que el parto se adelantó”. Juan Carlos es abogado y, en el momento del secuestro de Ezequiel, trabajaba para el Grupo Plateros, que organiza eventos para el gobierno. Para Yolanda, la detención de su tercer hijo, Sergio, fue el tiro de gracia: “En el juzgado, los policías se burlan, me dicen que si Alejandro y Juan Carlos son liberados, todavía les quedará Sergio”.

El escarnio de la justicia ha llegado para los Vallarta hasta el extremo de tener que asegurar su propia defensa después del cúmulo de timos y abusos a los que les sometieron abogados convencidos de lucrarse defendiendo a unos prósperos secuestradores. Cuando agotaron sus recursos económicos, incluso después de vender sus bienes, y cuando sus defensores desertaron, decepcionados por la poca fortuna que habían acumulado sus clientes, se les asignó abogados de oficio. René es el único que conserva, al día de hoy, un abogado particular. “Florence tuvo el apoyo de su gobierno. ¿A nosotros quién nos ayuda?”, dice su hijo, desesperado.

La banda de los Zodiaco parece una organización ficticia que las autoridades fueron acomodando según su conveniencia. En su carta a los medios de comunicación, Israel afirma que estas autoridades “son la verdadera delincuencia organizada con placa, que en los últimos años ha dañado tanto a México”.

La decisión de la Suprema Corte de liberar a Florence provocó una gran emoción en el seno de la familia Vallarta; Israel se sintió muy feliz por ella y tiene la convicción de que la resolución le va a beneficiar también algún día.

Pero algunas personas no desisten en incriminarlos. En el semanario Proceso del 19 de enero de — se publica una entrevista con Florence, donde ella cita extractos de una conversación telefónica que mantuvo con Eduardo Margolis después de su liberación. El cerebro del montaje habría acusado a los Vallarta de ser una “familia de secuestradores”. Guadalupe contesta: “Son falacias que surgen siete años después de que compareció en las audiencias, donde nunca dijo nada en ese sentido. Lo que nosotros tenemos son pruebas con fundamento, con valor jurídico. Este hombre puede decir miles de cosas, no dejarán de ser puras declaraciones insustanciales. Si Israel fuera culpable, no tendría pruebas que presentar y ya habría pedido sentencia”.

En Francia, la prensa lo sentenció, diciendo que Florence se había enamorado de “la persona equivocada”.

Sin embargo, esta “persona equivocada” todavía tiene la oportunidad de demostrar su inocencia.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 622 seguidores