Noticias sobre el estado de salud de Héctor Casique

Publicamos el certificado del neurólogo que reciente vio a Héctor Casique. Como consta en el presente dictamen, el Dr. Francisco Brito Barrera, especializado en neurocirugía y con cedula profesional 1280759, mandó un tratamiento dirigido a oxigenar el cerebro de la víctima Héctor, torturado por esos delincuentes que otros llaman “servidores públicos”. Mientras tanto, sigue el calvario de Hector y de sus familiares.

Si descartamos el CENCOS y la CEAV, estamos en posición de afirmar que a ninguna instancia nacional le ha importado el estado de salud de Hector, ni mucho menos su inocencia. Hasta la fecha, no han hecho absolutamente nada por subsanar tanto dolor con la que él y su familia viven.  Los “servidores públicos” del estado de Quintana Roo lo han lastimado física y psicológicamente de manera permanente.

Certificado

Yaskade, estamos contigo, con tu familia y con Héctor.

#LibertadparaHéctor Casique y Cárcel para los torturadores y los políticos corruptos.

#NoalaFábricadeculpables

MXporFC

Anuncios

Cómo ha pisoteado Roberto Borge los derechos humanos: su imperio de tortura

Artículo de Carlos Cantón Zetina

Publicado el 15 de Mayo del 2015

En el blog de Carlos Cantón Zetina

Quintana Roo es el reino de la tortura, y una fábrica de “culpables”.

El gobernador priista Roberto Borge Angulo desprecia los derechos humanos, de los que es contumaz violador.

Por eso y por su deshonestidad y la altísima deuda pública que ha contratado, activistas quintanarroenses iniciaron un movimiento para revocar su mandato en las elecciones del 7 de junio.

Su rostro represor y vengativo  fue exhibido por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), en su resolutivo respecto al periodista maya Pedro Canché Herrera.

También quedaron evidenciados otros cuatro ruines personajes de Quintana Roo:

1.- Gaspar Armando García Torres, procurador de Justicia.

2.- Harley Sosa Guillén, titular de la Comisión de Derechos Humanos (CEDH).

3.- Fidel Villanueva Rivero, presidente del Tribunal Superior de Justicia estatal, y

4.- Lino Magos Acevedo, director del Instituto de la Defensoría Pública del Poder Judicial. (Este jueves acusado por la diputada federal Alicia Ricalde ante la PGR por delitos electorales).

Este siniestro cuarteto ha convertido las dependencias que dirigen en viles instrumentos para retorcer o cancelar  la justicia, y acosar a disidentes.  Son marionetas del poder, lacayos sin perdón.

CASIQUE, TORTURADO

Son los “verdugos” de Canché y de otros periodistas y disidentes del gobierno estatal.

El 11 de mayo, la CNDH instó al mandatario quintanarroense a liberar, ofrecer disculpa pública e   indemnizar al  comunicador maya   encarcelado injustamente desde el 30 de agosto en esta entidad. Dio un plazo de 15 días hábiles.

Lo malo es que Borge  se ha pasado por el arco del triunfo las recomendaciones del  organismo.

Su desacato es reiterativo desde antes de  que, en abril de 2011, asumiera  el cargo. Es de los mandatarios estatales contra quien  más quejas se han formulado ante la CNDH.

No sería extraño que ignore el dictamen  en  el caso de Canché.

Lo  acatará  sólo si la orden viene  de  Peña Nieto, como se supone ante  la presión internacional de que es objeto. El asunto del comunicador maya se convirtió en ícono más allá de nuestras fronteras…

CANCHÉ, TORTURADO

En todo caso, Borge cumpliría parcialmente la recomendación, sólo para taparle el ojo al macho.

Esto significa que los responsables de las violaciones a las garantías individuales de Canché no serán castigados. El periodista fue torturado por policías y ha sido golpeado por reclusos. Es preso político, Borge no le perdona que lo haya criticado y desafiado en un video.

De nada valió el “convenio de colaboración” firmado el 22 de mayo de 2013 por el gobernador y Raúl Plascencia Villanueva, el entonces presidente  de la CNDH, ceremonia en la que Borge se comprometió al irrestricto respeto de los derechos humanos.  (Ahora el titular es Luis Raúl González Pérez).

Por lo pronto, la CNDH dejó muy mal parado al sistema de procuración e impartición de justicia  y ratificó que en Quintana Roo  no existen los derechos humanos ni la libertad de expresión.

Y, desde luego, al gobernador se le cayó el teatro que dolosamente montó contra Canché para mantenerlo en prisión. Incluyó una campaña negra para tildarlo de “alborotador” y negar su condición de periodista. Para ello echó mano del ejército de comunicadores y medios locales  a los que tiene comprados, así como  a sus “trolles” como Lino Magos.

Ejemplos del menosprecio de Borge hacia la CNDH:

A.- En junio de 2013, la CNDH obtuvo el Protocolo de Estambul en el que demuestra que el ex policía municipal y ex escolta del gobernador, Héctor Casique Fernández, fue inculpado bajo tortura  de un multihomicidio por la Procuraduría de Justicia estatal. El documento (primero que se aplica en Quintana Roo) fue enviado a la CEDH… ¡y nadie le hizo caso!.

B.- En enero de 2014, la CNDH urgió a Borge que aplique medidas cautelares para resguardar al periodista Sergio Caballero, corresponsal de la revista Proceso, víctima de ataques cibernéticos. Demandó “que la autoridad investigue de manera amplia e imparcial hasta lograr el esclarecimiento de los hechos, deslinde responsabilidades y garantice que la agresión no quede impune”. Nadie fue castigado, pese a que concretamente se señaló a César Mortera, cabeza del Movimiento Nacional Cibernautas de Quintana Roo, que coordina los “trolles” y “boots”, al servicio del gobernador.

(En febrero pasado, esos mismos agresores en redes sociales  acusaron falsamente a la periodista Lydia Cacho de haber recibido dinero de políticos. Ocurrió  luego de que ella publicó  un artículo en el que culpa al gobernador  de la injusta detención de Canché. En su cuenta de Twitter, denunció que mediante ‘trolls’ el gobierno de Borge pretende desacreditarla).

C.- En septiembre de 2012, la CNDH dictaminó que las  cárceles de Quintana Roo (Cancún y el CERESO de Chetumal) están en el último lugar en algunos rubros como el de condiciones de gobernabilidad, con una calificación general de 5.44. Pero al señor  Borge le importó un pito. Los motines y otras irregularidades, son el pan de cada día.

D.- El 3 de abril de 2011, una semana antes de que Borge tomara posesión, la CNDH emitió una recomendación al entonces gobernador priista Félix González Canto para que investigara las irregularidades en el caso del cantante Kalimba, acusado de violar en Cancún a dos colegialas menores de edad en diciembre de 2010. Francisco Alor Quezada, procurador de Justicia,  “fue ineficiente”. Borge prometió darle seguimiento al caso. Pero ni él ni  Félix  atendieron el dictamen.

Así como ha desoído a la CNDH, el gobernador ignora los veredictos de jueces:

El 19 de septiembre de 2014, el Juez Cuarto de Distrito (federal), con sede en Cancún, otorgó una suspensión provisional a la periodista y editora de Luces del Siglo, Norma Madero Jiménez, contra actos del mandatario quintanarroense a quien acusa de ordenar la elaboración y distribución de ejemplares apócrifos de la revista  en el juicio de amparo 458/2014. ¡Pero la clonación  ha continuado!.

Antes, el 27 de agosto, el mismo Juez concedió  una primera suspensión de amparo a Luces del Siglo contra Lino Magos a quien le exige “se abstenga de difundir y circular” las portadas falsas  y que “cese la transmisión de mensajes difamatorios, denostativos o acusatorios” contra el medio. Lo anterior porque Magos, junto a César Mortera,  son los personajes que difunden más portadas apócrifas.

En la recomendación de  Derechos Humanos relativa a Pedro Canché, como en otras,  está involucrado principalmente  el procurador García Torres, quien a pesar de ser exhibido como torturador y violador de leyes permanece impune… y en su puesto.

La recomendación 13/2015 comprueba que es injusto (venganza personal del mandatario estatal) el encarcelamiento del comunicador maya, desde hace ocho y medio meses.

Es particularmente severo el texto: “por violaciones a la libertad de expresión, a la seguridad jurídica y a la integridad personal, cometidas en agravio del periodista Pedro Canché”.

La inexistencia de derechos humanos en Quintana Roo fue abordada por este periodista el 26 de enero de este año:

HÉCTOR CASIQUE, TORTURADO Y PRESO

Héctor Manuel Casique Fernández es un claro ejemplo de que en Quintana Roo la tortura y la fabricación de “culpables” son  práctica común. Tiene más de dos años injustamente preso en Cancún.

Fue arbitrariamente detenido el 16 de marzo de 2013; enseguida puesto a disposición de miembros de la Policía Judicial del estado (PJE), quienes lo incomunicaron y torturaron brutalmente durante 30 horas continuas.

El procurador García Torres, experto en fabricar “culpables” (igual en el caso Canché),  lo acusa del asesinato de siete personas ocurrido en el bar ‘La Sirenita’ de Cancún el 14 de marzo de ese año.

El proceso de Casique ha estado plagado de irregularidades; primero fue acusado de ser el autor material de los homicidios pero como la prueba de radisonato de rodio resultó negativa se le tildó de ser el autor intelectual.  También fue exhibido como jefe Zeta y posteriormente como miembro del Cártel del Golfo.

Los abogados del ex policía han demostrado la inocencia de su representado pero al gobernador Borge y a su procurador, eso no les importa.

La verdadera causa del encarcelamiento sería una venganza del corrupto capitán Arturo Olivares Mendiola, en aquel entonces director de la PJE y hoy jefe de la Policía Municipal de Cancún.

Unos meses antes de su arresto, Casique había negociado la compra de una plaza con Olivares Mendiola, a quien le adelantó 75 mil pesos de los 150 mil que le costaría la incorporación como primer comandante de la PJE.  Como el capitán no cumplió, Héctor lo amenazó con denunciarlo penalmente. A los pocos días lo aprehendieron.

Tal como lo hicieron contra el periodista Canché, los “trolles” y periodistas “maiceados” por Borge emprendieron una campaña de desprestigio contra Casique, a quien incluso le impusieron apodo: “El Diablo”.

Y resulta que Olivares Mendiola es súper amigo de Borge, quien lo impuso como jefe en Cancún sin respetar la autonomía municipal.

Esa es la “justicia”  en Quintana Roo…

Caso Héctor Casique: 30 horas de dolor

Este país se va a la chingada… Desde hace mucho tiempo. Otro caso de culpable fabricado mediante tortura. A pesar de las pruebas de que fue torturado durante 30 horas por los judiciales que lo detuvieron, Héctor Casique sigue preso. Una verdadera vergüenza que desgraciadamente pasa diario en nuestra supuesta “democracia”.

Artículo de Aldo Meza publicado el 27 de marzo del 2015 en el sitio de Noticieros Televisa (!) (en otros casos, complices de fábrica de culpables*)

Héctor Casique

Héctor Casique Fernández, ex policía municipal de Cancún, de 28 años de edad, fue acusado, juzgado, liberado y vuelto a detener por un crimen que, asegura, no cometió

Yaskade Fernández, madre de Héctor Casique Fernández, un ex policía municipal de Cancún,  de 28 años de edad, que fue acusado, juzgado, liberado y vuelto a detener por un crimen que, asegura, no cometió.

La Procuraduría de Justicia de Quintana Roo lo responsabiliza del asesinato de siete personas.

Héctor Casique Fernández, comentó: “Mal, mal, la realidad es horrible, a veces uno quisiera pasársela, a lo mejor durmiendo y no saber de nada”.

El caso comenzó el 16 de marzo de 2013 en Cancún.

Al salir de un bar, Héctor fue detenido y trasladado a las instalaciones de la Policía Turística.

Ana Cortés, abogada de Héctor Casique, explicó: “Les dicen es que están detenidos por ultrajes a la autoridad, los voy a remitir a la agencia de zona hotelera para que allá el MP decida si los va a caucionar o los va a consignar”.

En su declaración ministerial Héctor dijo haber sido  sometido a violencia extrema tras su detención,  tal y como fue  certificado en una primera valoración.

Héctor Casique Fernández, dijo: “Lo más doloroso fue la asfixia, porque fueron horas enteras de estar embolsado, era para que yo me declarara culpable de unos homicidios, no sé yo de qué, de quiénes”.

Yaskade Fernández, mamá de Héctor Casique, dijo: “Y su tortura de él comienza a medio día y fueron 30 horas de tortura, actualmente perdió un ojo, perdió un oído, le quemaron los testículos, lo violaron, le rompieron las costillas, le deformaron los dedos del pie”.

Perseo Quiroz, director de Amnistía Internacional  México, dijo: “Como tenemos técnicas de investigación que no funcionan, tenemos un Ministerio Público que no es profesional, tenemos un MP que no puede hacer pruebas científicas, pues a lo que se recurre entonces es a la tortura para obtener confesiones judiciales”.

Héctor identifica a sus agresores como antiguos compañeros de la Policía Judicial, a quienes había entrenado en artes de defensa personal, contratado por la Procuraduría de Justicia Estatal.

Ana Cortés, abogada de Héctor Casique, comentó: “Todo fue subiendo de nivel porque querían que él se confesara, auto incriminara, que había sido el que había mandado matar a siete personas y él decía que no”.

Para la ONU, los actos crueles, cuando se dan, suceden tras la detención de los presuntos responsables. 

Juan Méndez, relator especial de la ONU sobre tortura, comentó: “En las primeras horas tratar de obtener rápidamente, o confesiones, o declaraciones contra otras personas, o identificación de lugares donde supuestamente hay elementos del delito”.

Un día después de su detención, el 17 de marzo de 2013, Héctor Casique fue presentado ante los medios de comunicación como homicida confeso de siete personas.

La procuraduría tomó como válida la declaración firmada sólo con sus huellas digitales.

Yaskade Fernández, mamá de Héctor Casique, dijo: “Las averiguaciones cinco veces hicieron que mi hijo firmara y dijeron esta no y la rompían, esta no y la rompían”.

Ana Aguilar del Instituto de Justicia Procesal Penal, dijo: “Existe la presunción de inocencia como regla de trato, es decir, tú, yo, los demás actores en el sistema están obligados a tratar a la persona como inocente hasta que no se dicte una sentencia condenatoria”.

En julio de 2013, cuatro meses después de su detención, la familia de Héctor logró que se le practicara un examen médico para obtener pruebas de la violencia física y psicológica que sufrió, que dicen, lo llevaron a auto inculparse.

Juan Méndez, relator especial de la ONU sobre tortura, señaló: “Se ha convertido en el método eficiente, supuestamente eficiente de resolver delitos, de producir resultados contra la inseguridad y contra el crimen”.

La CNDH también acreditó, mediante el protocolo de Estambul, el daño médico y psicológico sufrido por Casique.

La Procuraduría de Justicia de Quintana Roo, no respondió una solicitud de entrevista para fijar su postura sobre este caso. 

Yaskade Fernández, mamá de Héctor Casique, dijo: “Porque la misma ley dice que no se puede tomar en cuenta una declaración cuando fue a base de tortura y que nosotros demostramos que Héctor fue torturado”.

En su batalla judicial, Héctor vio una luz. 

Tras la defensa iniciada por parte de su madre y abogada, el juzgado segundo de distrito le otorgó el auto de libertad  por falta de elementos para procesar por el delito  de homicidio de siete personas. 

Héctor Casique Fernández, comentó: “Salí libre por falta de pruebas, porque no se encontraba nada que me culpara de lo que se me imputa”.

Ana Cortés, abogada de Héctor Casique, agregó: “Pero a las afueras ya lo estaban esperando por una nueva orden de aprehensión”.

La Procuraduría argumentó, en esa ocasión, nuevas imputaciones de otros supuestos testigos del asesinato de siete personas en marzo de 2013.

Por lo que sigue preso en Cancún. 

Sin embargo, a dos años de su detención Héctor Casique fue declarado víctima por los tratos crueles recibidos.

Jaime Rochín, presidente de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, comentó: “¿Podríamos decir que el estado mexicano reconoce entonces que Héctor Casique fue víctima? sí, una instancia formal del estado mexicano ya le dio el carácter de víctima que es comisión ejecutiva de atención a víctimas. Fue víctima del estado, fue víctima de las autoridades estatales que lo han torturado”.

A dos años de su detención, Héctor padece de lesiones incurables.

Yaskade Fernández, mamá de Héctor, agregó: “No hay un instante que yo me quite a mi hijo de la cabeza, no hay un instante, hay días en los que no quiero ni amanecer, pero el pensar que él me necesita es lo que me motiva y me hace levantarme”.

* Israel Vallarta sigue preso después de más de 10 años en la cárcel gracias a la inestimable participación de Televisa en el montaje mediático orquestado por la AFI el 9 de diciembre. Sabemos que vale su canal. Nonobstante, gracias al periodista Aldo Meza por haber cubrido el caso de Héctor Casique. Ojala le den seguimiento.

Mexicanos en NY inician campaña de repudio a Wallace

NO SEAS CÓMPLICE DE ISABEL MIRANDA TORRES.

Firma aquí la petición para la revocación de su premio de derechos humanos

Publicado en Los Ángeles Press

Por Guadalupe Lizarraga

El 2 de septiembre del 2014

_G106460

Activistas de Nueva York por los presos políticos en México emprendieron la campaña internacional de repudio a Isabel Miranda Torres, quien se dio a conocer en los medios mexicanos como la “señora Wallace”,  al cobrar notoriedad política y poder económico desde 2005, por fabricar culpables para sostener el falso secuestro y homicidio de su hijo Hugo Alberto Wallace Miranda.

La campaña internacional inició en medio del evento solidario por la liberación de José Manuel Mireles, autodefensa de las comunidades de Michoacán. Mientras, se informaba en las redes sociales al mismo tiempo de la detención arbitraria de Enriqueta Cruz Gómez, madre de la inculpada del caso Wallace, Brenda Quevedo Cruz, por agentes ministeriales de la Subprocuraduría Especializada de Investigación en Delincuencia Organizada (SEIDO) de la PGR, en la mañana del sábado 30 de agosto.

Los activistas recibieron la noticia el domingo y manifestaron su repudio desde Nueva York a Isabel Miranda Torres, quien en su trayectoria delictiva cometió perjurio ante la Corte de Chicago en 2008, al presentar documentos falsos en favor de su hijo y poder influir en la deportación de Brenda Quevedo Cruz incriminada por el falso secuestro.

Miranda fue exhibida también por los activistas ante los espectadores en la turística esquina de Manhattan conocida como Times Square, por delitos como corromper a autoridades judiciales y simular pruebas en el falso crimen. Enfatizaron los activistas que mientras buscaba posicionarse en cargos políticos recibía recursos públicos por el supuesto activismo contra el secuestro en México, poniendo de ejemplo del caso de su hijo, quien también tiene antecedentes delictivos por contrabando.

sandiegowallace

Francisco Ramírez, uno de los creadores de la campaña internacional de “Repudio a La Wallace”, hizo un llamado a través de las redes sociales y medios alternativos para que más mexicanos se sumen al iniciativa, porque -dijo- Isabel Miranda es el símbolo de corrupción del sistema de justicia mexicano que tiene a miles de presos inocentes. “La Wallace”, como se refiere despectivamente a Miranda por el apellido que ella adoptó del segundo marido y porque ha puesto motes a los inculpados para generar imagen de delincuentes, “debe ser repudiada en todo el mundo por su crueldad y corrupción, y por torturar a sus víctimas para que se incriminaran del falso secuestro de su hijo por la pura ambición de poder”, mencionó.

Ramírez dijo para Los Ángeles Press que esta campaña será promovida sin tiempo límite, pero que espera que los mexicanos del mundo se sumen como parte de las protestas y la indignación colectiva en torno al 15 de Septiembre, día de la Independencia en México: “Un día que ha perdido todo valor cívico y sólo nos queda gritar la corrupción de los políticos que han vendido y depredado a nuestro país”.

Agregó que “la campaña es el repudio de lo que representa Wallace: la tortura, la mentira, la corrupción de funcionarios, los narcopolíticos, y sobre todo el hartazgo de los mexicanos por personas como Isabel Miranda, que sin educación pero con dinero, se vuelven criminales privilegiados por el gobierno en perjuicio de los más vulnerables”.

nywallace

Políticos estadounidenses se suman al repudio a Wallace

El presidente del Freedom Socialist Party en Nueva York, Stephen Durham, también se unió a la campaña contra Isabel Miranda y recordó que precisamente la corrupción del sistema de justicia mexicano es la que mantiene en la cárcel a Nestora Salgado y a los policías comunitarios. Consideró que personas como Miranda, la “señora Wallace” deben ser exhibidas internacionalmente para romper el círculo de impunidad en el que se mueven con la complicidad de políticos de los partidos oficiales en México.

danielvila

Otro político neoyorkino que se sumó a la campaña de repudio a Miranda Torres, fue Daniel Villa, candidato del Partido Verde para el Congreso de Estados Unidos en el distrito 13 de Nueva York. Dijo sumarse al repudio contra la corrupción en México y Estados Unidos, porque es la principal fuga de recursos públicos que deberían ser destinados al bienestar de los ciudadanos.

Villa conduce también un programa de radio en español en Nueva York, desde donde ha hecho eco sobre el caso de Nestora Salgado y los policías comunitarios, en diferentes entrevistas a Stephen Durham, del Freedom Socialist Party.

_G106673 (1)

Para la sorpresa de los activistas mexicanos, el alcalde de la ciudad de Tucumcari de Nuevo México, Robert Lumpkin-+, se unió al repudio a Isabel Miranda Torres al escuchar las intervenciones públicas de los activistas sobre las torturas a siete personas para que se incriminaran del falso secuestro, dos de ellas en espera aún de sentencia y el resto con condenas de hasta 93 años de cárcel, pese a las evidencias de que el crimen no se cometió.

Lumpink señaló que esos actos de injusticia que quiebran el Estado de derecho en México afectan a todo el mundo y principalmente a Estados Unidos al compartir directamente sus fronteras. Las víctimas de crímenes cometidos por políticos, dijo, son las que más sufren porque el impacto es para todos y cada uno de los ciudadanos al romper la ley, cuando ellos -los políticos- deberían de dar el ejemplo a la ciudadanía que pretenden representar.

Por último, el alcalde Lumpkin, quien dijo tener familia en el estado mexicano de Chihuahua, ofreció a los activistas sus datos y dijo que si podía ayudar en algo más a la causa por los presos inocentes en México podían comunicarse con él. Y mostró un folleto con la información de Nestora Salgado que guardó en su bolsillo.

 

NO SEAS CÓMPLICE DE ISABEL MIRANDA TORRES.

Firma aquí la petición para la revocación de su premio de derechos humanos

Wallace delincuente

Conferencia el 7 de julio 2014: caso Cassez, caso Wallace, fábrica de culpables

Conferencia del Lic. Alejandro Vázquez F.

Sobre el análisis jurídico del caso Florence Cassez y el tema de la fábrica de culpables el 7 de julio 2014, a las 12am en el UNIVER MILENIO campus Toluca

(También se tocara el caso Wallace)

 

m3_f91Qn_400x400

Alejandro Vázquez F. es catedrático de la Facultad de Derecho de la UNAM. Defensor DDHH. Columnista Político Vicepresidente Ejecutivo Cadena

Información:  radionewred.com –  facebook.com/mvazquezflores1 – @alejvaz 

Respuesta a Jorge Fernández Menéndez

Pascal Beltrán del Río

Director editorial

Excélsior

 

En apego a nuestro derecho de réplica, pido atentamente la publicación de nuestra misiva al articulista Jorge Fernández Menéndez  quien publicó el día de ayer un artículo titulado “Cassez y Brenda: dos secuestradoras, una estrategia”.

 

El autor de este artículo se dirige a nosotros, por lo que queremos y debemos contestar.

 

En primer lugar, Ud. Sr. Menéndez, sugiere –más bien afirma– que existe algún tipo de “parentesco” entre el caso de Florence Cassez y el caso de Brenda Quevedo Cruz; y escribe: “Florence Cassez fue liberada ignorando la prueba más importante que existía en su contra: las declaraciones de las víctimas…”. Un periodista con ética profesional, y respetuoso de las instituciones pilares del Estado de Derecho, no ignoraría deliberadamente lo que no decide ignorar:

–          El hecho de que las supuestas víctimas en caso Cassez / Vallarta se prestaron al montaje mediático de las autoridades, que todas sus declaraciones carecen de validez ya que fueron obtenidas a raíz del montaje y no independientemente de ello;

–          Que Florence Cassez no fue liberada por acuerdos políticos sino por decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, cuya decisión honra a México y fue saludada a nivel internacional. Son pocas las veces que México se distingue por su apego a los derechos humanos.

–          Que el hecho de manchar el nombre de Florence Cassez al señalarla de delincuente cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó precisamente invalidar la totalidad de las supuestas pruebas en su contra por haber sido obtenidas de manera ilegal, mediante la violación sistemática a los derechos humanos fundamentales,los cuales protegen a todos los ciudadanos contra las arbitrariedades del poder. Esto, Sr. Menéndez es prueba de su profunda o deliberada ignorancia puesta al servicio de la mentira.

 

Sin embargo, el punto de nuestra respuesta a su artículo, Sr. Menéndez, no es el de volver al caso de Florence Cassez, a quién hemos defendido a lo largo de su infierno de más de siete años, y de la que sabemos –porque nosotros sí investigamos– es totalmente inocente, y no solamente inocente, sino víctima de un sistema de fabricación de culpables del cual la familia Vallarta también es víctima y cuyos responsables tenemos perfectamente identificados. Florence Cassez fue y sigue siendo víctima de esta epidemia de fabricación de culpables en México, epidemia a la propagación de la cual contribuyen periodistas como Ud., Menéndez. Para nosotros es un honor haberla defendido, haber trabajado de manera voluntaria durante más de cinco años. Y seguiremos defendiendo su nombre, su memoria, su inocencia y su dignidad. Gracias a ella, se ha abierto en México, un estrecho camino, pero al fin camino, hacia un verdadero sistema democrático en el que no se tolera ninguna violación a los derechos humanos. Si Ud. no lo puede reconocer o por lo menos intuir, Sr. Menéndez, entonces no merece el título de periodista y el derecho a la expresión que acompaña ese título.

 

Podríamos evidenciar o recordar cómo evidenciamos y de qué manera Isabel Miranda de Wallace se involucró en el caso Cassez; no para defender a las supuestas víctimas, sino por complicidad con Eduardo Margolis. Lo demostramos en su momento en múltiples ocasiones, y nuevamente le aconsejamos Sr. Menéndez que haga lo que todavía no ha hecho: nada más el trabajo periodístico que le incumbe. Con ello sabría la verdad.

 

Con respecto al caso Wallace, y las publicaciones de Proceso en México y Los Ángeles Press en Estados Unidos,  es un hecho que Isabel Miranda de Wallace no tiene todas las respuestas a la mano. En vez de ello, ella y sus consejeros se han enfocado en descalificar a la periodista Anabel Hernández, y a prestarle una intención vengativa, e incluso personal contra ella, cuando lo que está en juego es la verdad, la vida de los inculpados, la de su propio hijo, y sobre todo la de un sistema de justicia agonizante. Isabel Wallace se presenta nuevamente como víctima, blanco de una ofensiva generalizada en su contra, simplemente por haber defendido el derecho de las supuestas víctimas y haberse opuesto a la liberación de Florence, desviando el punto central de las investigaciones recientemente publicadas por los medios ya mencionados: los rastros de vida de su hijo Hugo Alberto Wallace Miranda, después de la fecha de su presunto homicidio.

 

Isabel Miranda Torres es la figura ejecutiva de una fábrica de culpables en México, que ha usurpado la voz de la ciudadanía, una figura de la instrumentalización del dolor de las verdaderas víctimas, de las madres que realmente perdieron a sus hijas o a sus hijos, muchos de los cuales murieron a consecuencias de la supuesta guerra contra el narcotráfico iniciada por el presidente más vergonzoso que México haya tenido en su historia contemporánea: Felipe Calderón Hinojosa, el mismo que entregó a Isabel Miranda el premio nacional de derechos humanos en 2010, como una gran burla del sistema a los millones de mexicanos aún con dignidad.

 

La única razón por la cual tenemos que enfocarnos en la persona, en la historia turbia y oculta, en las mentiras, y en las actividades de Isabel Miranda de Wallace, es por las personas inocentes que están muriendo en la cárcel por secuelas de las torturas, por un crimen que no se cometió. Y para lograr este objetivo: la liberación de todos los inocentes, no solamente los del caso Wallace, tenemos que evidenciar la verdad, a través de investigaciones independientes, honestas y profesionales, a pesar de las amenazas, represalias, calumnias, y de los supuestos periodistas como Ud. Menéndez que usa su posición para insultarnos y a través de nosotros a todos los inocentes injustamente encarcelados de su país.

 

Asimismo queremos rectificar su dicho Sr. Menéndez cuando escribe:

 

“Que, siguiendo el camino Cassez, todos los detenidos niegan ahora su participación en los hechos, aseguran que sus declaraciones fueron sacadas mediante torturas (a pesar de que, como en el caso Cassez, hay otras pruebas testimoniales en su contra) y todos, obviamente, dicen ser inocentes.”

 

1)   Florence Cassez siempre negó su participación en los delitos que le imputaron injustamente. El camino es distinto, ya que en el caso Wallace tenemos que demostrar la falsedad de las confesiones auto incriminatorias de los acusados.

2)   Florence Cassez fue torturada psicológicamente, aterrorizada, amenazada, golpeada levemente, jalada por el cabello, e intimidada con una pistola en la frente para que firmara los papeles ya armados en los que se le exigía su autoincriminación, a lo que se negó rotundamente. Pero su integridad física no fue afectada brutalmente, como ha sido con los inculpados de Isabel Miranda. A lo mejor, su nacionalidad francesa sirvió en ese momento para evitar ese tipo de tortura. Al parecer, las autoridades todavía tienen un poco de reserva cuando se trata de torturar a una persona extranjera.

 

Decir Sr. Menéndez que nosotros seguimos la misma estrategia que implementamos en el caso Cassez, muestra su falta de atención analítica. No, Sr. Menéndez: el caso de los acusados en el caso Wallace es más complejo todavía y requiere otro tipo de estrategia, que sólo una investigación seria y profesional puede revelar quién es Isabel Miranda Torres, que se autoproclama la voz de la ciudadanía, mientras pisa y quiebra el sistema de justicia mexicano, y que –para sorpresa de todos– se niega rotundamente a considerar la posibilidad de que su hijo esté vivo, aun cuando se le presentan sólidas líneas de investigación que ella misma decide no seguir u ocultar. ¿Quién es esta madre que finge buscar los huesitos de su hijo en el canal de Cuemanco?  ¿Quién es esta persona que a pesar de su perfil delictivo y de haber estado en la cárcel, logra con la simple negación de los hechos seguir en el poder? ¿Quién es esta persona que usa los espectaculares de su propia empresa Showcase para difundir los rostros de las personas que ella misma decidió inculpar por la desaparición de su hijo, violando los derechos de ellos y sobre todo la presunción de inocencia? ¿Quién es esta persona que puede acudir a los penales y a la SIEDO para entrevistarse con los acusados en el caso Martí para proponerles un arreglo si se declaran culpables y si denuncian a los co-inculpados que se les presentan? ¿Quién es esta persona que puede liderar un operativo policíaco sin ser una autoridad  judicial? ¿Quién es esta persona que hace caso omiso de las denuncias en su contra ante la CNDH sin que haya ninguna consecuencia? ¿Quién es esta persona que goza el apoyo incondicional del presidente de la CNDH, Raúl Plascencia, victorioso de la candidatura que ella misma presentó?
Otra declaración contraria a la verdad por su parte Sr. Menéndez: las pruebas que se presentaron y difundieron en los medios, no son las mismas que las pruebas que Isabel Miranda de Wallace decidió callar en el 2007. Son nuevas. Basta que las revise para que se dé cuenta.

 

Reconocemos una cosa. Ud. Sr. Menéndez nos acusa de poner en duda el “hecho de que los secuestradores de Hugo Alberto han reconocido ampliamente su participación en ese crimen.”

 

Precisamente es lo que hacemos: cuestionamos lo incuestionable. Ponemos en duda lo que los demás dan por hecho, a pesar de que lo deberían hacer porque se trata de su deber como periodistas. Dichas confesiones, lejos de comprobar el  delito, revelan contradicciones y discrepancias más allá de lo aceptable. Estas contradicciones a su vez comprueban que el delito de secuestro y asesinato de Hugo Alberto Wallace fue fabricado, y mal fabricado. Un simple vistazo a estas declaraciones genera sospechas. Un estudio amplio de las mismas nos hace cambiar totalmente de perspectiva en cuanto a la realidad del caso Wallace. Sea lo que sea, Ud. Sr. Menéndez no hizo ni uno ni lo otro, y no creemos que por falta de tiempo, ni por incompetencia, sino por elección. Y esto es anti-ético.  Los nuevos elementos de prueba que se filtraron a la prensa ponen en duda lo que hasta hace poco era considerado como un hecho irrefutable: la culpabilidad de los acusados en el caso Wallace por su declaración, pese a que no había ni cuerpo ni pruebas periciales físicas que sostuviera el homicidio. De presuntos culpables se convirtieron en presuntos inocentes.

 

Ahora el por qué cuestionamos lo incuestionable: Porque no queremos ser parte de un sistema que encarcela a inocentes.  Porque como seres humanos y humildes ciudadanos nos negamos a vivir sin dignidad en un país en el que se violan los derechos humanos por motivos ajenos a la justicia. Y finalmente porque tenemos confianza que algún día México pueda ser una verdadera democracia en la que los criminales pagan por lo que han cometido, y los inocentes están a salvo de los abusos del poder. Una fórmula tan sencilla de felicidad pública, y que México merecería alcanzar, empezando por erradicar los “acusadores públicos”, papel que personas como Isabel Miranda de Wallace y Alejandro Martí han desempeñado a lo largo de estos años, gozando prebendas económicas y privilegios judiciales con ello.
Es un deber salirnos de las ilusiones en las que hemos permanecido. Es un deber dejar de ser un niño que se cree que las historias que le cuentan, historias de hadas y brujas, historias de justicieros y de malos, historias del bien y del mal, son la realidad.

 

Es un deber salir de la psicosis generalizada por la que nos dejamos contaminar cuando, por primera vez vimos una señora que buscaba a los plagiarios de su hijo. Entendemos que nos cuesta reconocer que nos hemos equivocado, que nos hemos dejado engañar, que caímos en una trampa. El error es humano. El deseo de justicia y seguridad es legítimo y por esa legitimidad, se vuelve comprensible nuestro error: el de haber creído en la realidad del caso Wallace. Ahora bien, lo que no sería ni legítimo, ni digno del intelecto humano, sería quedarnos voluntariamente en ese error con tal de que no enfrentemos el mundo real. En ese mundo real, Isabel Miranda de Wallace no es una madre que agarró ella sola a los plagiarios de su hijo, sino una persona protegida con una red de complicidades que permite el dinero y encarcela a quien le trata de poner ante los ojos la alta probabilidad de que su hijo sigue vivo y nunca fue secuestrado.

En ese mundo real, son siete personas las que han sido acusadas públicamente por un crimen que no sucedió, y que pasarán el resto de sus vidas encarceladas si nadie toma su defensa.

 

En conclusión, le queremos dedicar nuestras últimas palabras Sr. Menéndez, ahora que nos ataca públicamente. Para nosotros, resulta ser un honor leer que usted tacha nuestra campaña de “infame, imposible calificarla de otra manera”. Es un honor para nosotros, en calidad de humilde grupo de defensa de los derechos y de la libertad de las verdaderas víctimas, recibir de su parte un intenso desprecio, usted siendo parte y, por su artículo, vocero de un sistema que encarcela a inocentes mediante tortura, intimidación, amenazas, violaciones a los derechos humanos y al debido proceso.

 

Aprovechamos la ocasión para mandar un afectuoso saludo a los otros inocentes encarcelados a la defensa de los cuales tratamos de contribuir: Pablo Solórzano Castro (casi Martí), María Elena Ontiveros x (caso Martí), Noé Robles Hernández (caso Martí), Cynthia Cantú Muñoz, Israel Vallarta Cisneros (caso Zodiaco), a los miles de Mexicanos injustamente encarcelados, y por supuesto a todos los acusados en este infame caso Wallace. Les decimos lo que un día le dijimos a Florence: los tenemos de la mano, y no los soltaremos.

 

Nolverto Sanchez. A.

MXporFC