Archive

Posts Tagged ‘Isabel Miranda de Wallace’

Periodistas que avergüenzan: Martín Moreno y el Caso Wallace

Artículo,de Patricia Barba Avila (Femcai)
Fecha: 20 de Julio del 2015
Isabel Miranda de Wallace y Martin Moreno, en promoción del libro El Caso Wallac (2010)

Isabel Miranda de Wallace y Martin Moreno, en promoción del libro El Caso Wallace (2010)

Cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante. R
– Ryszard Kapuscinski
En julio de 2005, un considerable número de Mexicanos se sintieron conmovidos por la historia de Isabel Miranda [de Wallace], convertida en “madre coraje” merced de una historieta de absoluta ficción que narra cómo, de manera supermanesca, logró una hazaña digna de las taquilleras y grotescas películas de Rambo, al haber llevado a cabo una “investigación” sin la ayuda de absolutamente nadie, que la condujo a “descubrir” las identidades de seis personas a las que señaló como culpables del secuestro y descuartizamiento de su hijo Hugo Alberto Wallace.
El motivo de iniciar este escrito con la reflexión de Kapuscinski, el extraordinario periodista polaco –quien atinadamente afirmara que las malas personas no pueden ser buenos periodistas– es justamente porque fue la pluma de Martín Moreno la que se encargó de transformar el cúmulo de falsedades inventadas por Miranda Torres, en un libro que no sólo le ha redituado un inmerecido prestigio como “periodista” y “escritor” sino que ha servido a esta heroína de barro para lucrar política y financieramente con la mentira y el delito. Y aquí es moralmente obligado preguntar: ¿Cómo es posible que alguien que ha recibido el Premio Nacional de Periodismo, no haya tenido la imprescindible pulcritud, ética y honestidad para comprobar la veracidad de las narraciones de Miranda, antes de atreverse a publicarlas? ¿Cómo es posible que una auténtica criminal no sólo reciba fondos públicos para sustentar su A.C. “Alto al Secuestro”, sino que haya sido acreedora del Premio Nacional de los Derechos Humanos y, además, haya sido lanzada como candidata del PAN a la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal en 2012?
El pasado sábado 11 de julio, se cumplieron 10 años de la maraña de mentiras que integran el tristemente famoso “Caso Wallace”, concebido por la mente sociópata de una delincuente que ha engañado, difamado, privado de la libertad y ordenado torturar a Brenda Quevedo Cruz, Jacobo Tagle Dobin, Juana Hilda González Lomelí, César Freyre, Alberto y Antonio Castillo Cruz, para obligarlos a declararse culpables del secuestro y asesinato de su hijo Hugo Alberto, muy probablemente vivo de acuerdo con las evidencias surgidas del trabajo investigativo de verdaderas periodistas como Guadalupe Lizárraga, Directora de Los Angeles Press y Anabel Hernández, colaboradora del semanario Proceso, además del comprometido involucramiento de David Bertet, Presidente de la Asociación Canadiense por el Derecho y la Verdad, quienes con un indiscutible sentido de responsabilidad, solidaridad y ética, han revelado las evidencias que hacen pedazos no sólo el “Caso Wallace” sino la fabricada reputación de Miranda Torres, quien además, ha tenido el cinismo de amenazarlos con demandas que no ha podido concretar.
Algo muy alarmante y ominoso ocurre en una sociedad cuando cualquier persona corre el riesgo de ser detenida, difamada y torturada en el marco de un sistema eminentemente podrido, con la complicidad de “periodistas” que se atreven a elevar a la categoría de literatura, embustes insostenibles, como lo hizo Martín Moreno, con el apoyo de medios de “comunicación” que difundieron este cúmulo de falsedades convirtiéndose, por este sólo hecho, en cómplices de una de las infamias más deleznables de la triste entelequia en la que se ha transformado el sistema de “justicia” mexicano. Y aquí es menester resaltar la elemental importancia de fomentar en la sociedad el sano escepticismo que nos obliga no sólo a dilucidar con lógica los acontecimientos, sino a analizar a fondo las circunstancias que los rodean, permitiéndonos así determinar su veracidad o falsedad.
Tal como lo dijeran David Bertet y Guadalupe Lizárraga, es tiempo ya de que quitar la venda de los ojos a un importante sector de la sociedad engañado vilmente por Miranda Torres, para hacer posible que las víctimas inocentes del “Caso Wallace” reciban la justicia que merecen y sean exoneradas, junto con la Comandante Nestora Salgado García, privada de su libertad desde el 22 de agosto de 2013 gracias a cargos fabricados por auténticos hampones insertados en el gobierno, como es el caso, entre varios más, de Ricardo Martínez, tratante de niñas y jóvenes que fungía como Subprocurador de Atención a Víctimas bajo la administración de Angel Aguirre Rivero, y quien además, es parte del grupúsculo delictivo capitaneado por Isabel Miranda.
No se puede publicar un documento sin los datos completos…y esto debería ser la norma del periodismo.
– Julian Assange
 

Los Ángeles Press: nuevas evidencias en caso Wallace

Artículo de Guadalupe Lizárraga publicado en el Los Ángeles Press.
Fecha de publicación: 6 de Julio del 2015
Adulterio de Isabel Miranda, falsificación de actas de Hugo Alberto Wallace y certificación de acta original por juez de Registro civil son parte de nuevas evidencias que desmoronan el caso Wallace.

Isabel Miranda Torres y Martín Moreno en la promoción del falso secuestro Wallace. Foto: El Universal

 

El mito del secuestro y asesinato de Hugo Alberto Wallace Miranda en 2005 ha llegado a su fin al confirmarse oficialmente su verdadera identidad, escondida y manipulada desde su nacimiento, por su madre Isabel Miranda Torres, conocida como “la señora Wallace”. El juez 28º del Registro civil de la Ciudad de México, José Luis Keymur Landeros, certificó el 26 de junio de 2015 que el acta de nacimiento de Hugo Alberto Miranda Torres, nacido el 12 de octubre de 1969, es copia fiel del original perteneciente al libro 01, foja 27, partida 27, año de 1970. Con ello, se valida la evidencia de una doble identidad de la supuesta víctima de secuestro y homicidio presuntamente perpetrado el 11 de julio de 2005, y de la que no se encontró nunca el cuerpo, pero por la que pagan cadena perpetua cuatro sentenciados y dos más aún están en proceso judicial.

María Isabel Miranda Torres, el 15 de enero de 1970, presentó a un hijo vivo ante el Registro civil de Tuxpan, Ciudad de México, bajo el nombre de Hugo Alberto. Ella se identificó como Isabel Torres, de 21 años de edad y trabajadora del hogar. El supuesto progenitor de Hugo Alberto se presentó como Jacinto Miranda, de 31 años de edad y empleado de una empresa. Con esta acta de nacimiento, según el código de verificación 29230515, del que da fe de originalidad el juez Keymur Landeros, se ratifica también la invalidez de la única evidencia aportada por los Wallace consistente en la prueba de ADN de una gota de sangre extraída del departamento donde supuestamente Hugo Alberto fue mutilado con una sierra eléctrica, según la versión de su madre. El resultado de la prueba de ADN fue la coincidencia con el perfil de ADN de Isabel Miranda y Enrique Wallace Díaz, quien –con esta acta– se corrobora legalmente que no es Wallace el padre biológico de Hugo Alberto.

Con la autenticidad del acta de nacimiento también se revela que Isabel Miranda mintió ante las autoridades del Registro civil de Tuxpan, Ciudad de México, sobre su verdadero nombre y edad. Ya que registró a su hijo identificándose como Isabel Torres, de 21 años, hija de Mónica Romero y Alfredo Torres. Mientras que en su propia acta de nacimiento se señala que ella nació el 27 de mayo de 1951, y por lo tanto tendría 18 años de edad al momento del nacimiento de su hijo en 1969. En la misma acta se especifica que Isabel Miranda es hija de Fausto Miranda Romero y Elfega Torres Jaimes, de acuerdo con los datos oficiales de la Entidad 9, Delegación 1, Juzgado 3, Libro 20, Acta 288, del año 1951.

Acta original certificada por el Juez 28ª del Registro Civil.

Copia de acta con fecha de registro del 19 de noviembre de 1975, expedida en diciembre de 2006.

Una copia certificada de una segunda acta de nacimiento de Hugo Alberto con los apellidos de Wallace Miranda fue expedida el 10 de febrero de 1982 por la Oficialía 1 del Registro civil de Texcoco, Estado de México. En esta copia se especifica que Hugo Alberto nació en Coatlinchán, Texcoco, el 12 de octubre de 1969, y da fe de certificación Alejo Vázquez Ávila, quien no cuenta con cédula profesional. El oficial que levanta el registro civil es Abundio Vergara Mata con el número de acta 2371 y el número de control 1399. Sin embargo, el documento no especifica día ni mes, ni aparece el original del registro en la Consejería del Distrito Federal ni del Estado de México.

En esta misma fecha de expedición, Abundio Vergara Mata fungía como oficial del Registro civil de Texcoco, sin embargo aún no contaba con una cédula profesional. Fue hasta el 26 de marzo de 1982, cuando obtuvo el grado de Licenciatura en Economía por la Universidad Nacional Autónoma de México, con la cédula profesional 765481.

El 18 de diciembre de 2006, un año y cinco meses después del supuesto homicidio de Hugo Alberto, su madre, Isabel Miranda solicitó otra copia certificada de una tercera versión del acta de nacimiento de su hijo. En esta versión se incluyó el reconocimiento por parte de Enrique Wallace Díaz y el acta fue expedida en el municipio de Netzahualcóyotl, Estado de México, bajo la fe y el sello de la notaría 157, a cargo del notario Plácido Núñez Barbosa. No obstante, en este tercer documento, en el que se especifica también que Hugo Alberto nació en Coatlinchán, Texcoco, y no en Tuxpan como dice su acta original, Isabel Miranda declaró tener 24 años de edad cuando supuestamente presentó a su hijo vivo ante el Registro civil de Texcoco, mientras que en la segunda acta declaró tener 21 años, y en el acta original se señala que en realidad tenía 18.

acta-de-nacimiento-haw-anotado

acta-de-nacimiento-y-reconocimiento-haw (1)

El mito desmoronado

Para el presidente de la Asociación Canadiense por el Derecho y la Verdad, David Bertet, el personaje de la señora Wallace, “el de la figura ficticia de la madre coraje quién se supone investigó sola el secuestro y el asesinato de su hijo ha desaparecido”. El activista reconocido por la defensa de los culpables fabricados en México, abunda que “el mito de la señora Wallace, a todas luces cumplía con una función política en el período del gobierno de Felipe Calderón”.

Bertet explica que al defender el caso de los culpables fabricados de Isabel Miranda para sostener el falso secuestro de su hijo, estaban conscientes, él y su equipo de trabajo, de los riesgos que corrían, “ya que que todas las personas que se habían atrevido a seguir las líneas de investigación descartadas por las autoridades mexicanas habían recibido amenazas o habían sido objetos de represalias”.

“Lo más aterrador en el caso Wallace”, señala el activista canadiense para Los Ángeles Press, “es darse cuenta que Hugo Alberto Wallace Miranda ni siquiera existe como persona legal. Es decir, que seis personas, más las víctimas colaterales y los demás inocentes encarcelados para hacer creer que existía una banda de secuestradores responsables de la desaparición de Hugo Alberto y de otros, fueron procesadas, torturadas y cuatro de ellas condenadas a cadena perpetua por un crimen que nunca sucedió, por el simple hecho de que el victimario no existe”, enfatiza.

Por otra parte, Bertet destacó los rastros de vida de Hugo Alberto Miranda Torres, que desde el 31 de mayo de 2014 en siete ediciones presentó Los Ángeles Press sobre el falso secuestro Wallace y la tortura a las víctimas para que se incriminaran. El activista enfatiza que “a cambio, existen pruebas contundentes que su alter ego, Hugo Alberto Miranda Torres, estuvo vivo al menos hasta el año 2010, ya que él mismo tramitó su CURP cinco años después de la supuesta muerte de Hugo Alberto Wallace Miranda.”

El adulterio de Isabel Miranda

Isabel Miranda, madre soltera y empleada en el hogar, tenía 27 años y dos hijos cuando se casó con Enrique del Socorro Wallace Díaz, nicaragüense, de 39 años de edad, divorciado y empresario. El matrimonio fue consumado el 28 de septiembre de 1978 en Coyoacán, Distrito Federal, según el acta. Para entonces, Hugo Alberto tenía nueve años de edad y su hermana Claudia tres.

Sin embargo, desde 1973, Isabel Miranda sostenía relaciones sexuales adulterinas, según lo especificado por la primera esposa de Enrique Wallace, la señora Guadalupe Magallanes, motivo por el cual demandó a su esposo el divorcio necesario. Magallanes dejó asentado en el acta que el 3 de noviembre de 1973 llegó a su domicilio conyugal una señora de nombre Isabel Miranda y “le manifestó que llevaba relaciones sexuales adulterinas con el esposo de la actora, y que en eso llegó su madre, María Teresa Villareal, viuda de Magallanes, y que nuevamente Isabel Miranda repitió lo antes expuesto”, además de preguntarle por los bienes de propiedad de su esposo.

El divorcio fue promovido por Magallanes y para el 22 de julio de 1974, Enrique Wallace perdía la custodia de sus cinco hijos y enfrentaba el proceso de sentencia como cónyuge culpable, la cual se consumó un año después, coincidiendo con el nacimiento de su hija Claudia concebida con Isabel Miranda.

acta de divorcio2

El cuento de “El Caso Wallace”

La historia que Isabel Miranda narró a Martín Moreno, autor de El Caso Wallace, bajo el sello editorial Aguilar en 2010, muy poco tiene que ver con la realidad. Sin embargo, Miranda utilizó el libro de ficción –del que ella era la única fuente– como una evidencia de hechos para denigrar, calumniar y difamar a sus víctimas.

En la página 16, narra cómo fue su acercamiento con Enrique Wallace y afirma que ella tenía 16 años cuando se enamoró de él, y que se casaron siendo ella todavía menor de edad. Su padre, Fausto Miranda, dice la voz narrativa del autor, que dejó de hablarle: “el rechazo… fue absoluto, hasta que llegó su primer nieto: Hugo Alberto Wallace Miranda, quien nació el 12 de octubre de 1969 Isabel tenía 18 años”. Los únicos datos que coinciden con la verdad, de acuerdo al acta original, es que parió a Hugo Alberto a la edad de 18 años y la fecha de su nacimiento. Su padre firmó el acta, y Enrique Wallace Díaz, casado con Guadalupe Magallanes, no conocía todavía a Miranda.

PGR esconde pruebas de que Hugo Wallace está vivo

Entrevista con Luis Moya a finales de 2006 – principios de 2007.

ONG canadiense a favor de María Elena Ontiveros en caso Martí

Como siempre: Isabel Miranda de Wallace a favor de la liberación de la Lore (Lorena González Hernández) y nosotros al opuesto, a favor de la liberación de la mujer torturada a quien la ex AFI puso el apodo de la Güera: María Elena Ontiveros..No queremos opinar ni opinaremos sobre la posible inocencia de Lorena González Hernández, no es lo nuestro. Solo que entre una mujer detenida por Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (la Lore) y otra detenida por la Agencia Federal de Investigación, sabemos muy bien cuál de esas dos instituciones fue la más corrupta y en cuál de las dos encontramos más delincuentes y bandas de secuestradores.

MXporFC

Twitter Wallace sobre Lore

Comunicado publicado en el sitio de ACDV Editorial

Fecha: 5 de junio de 2015

Montreal, Canadá, El 05 de Junio de 2015

REF ACDV/MX/CASO/MARTI/05062015

COMUNICADO

Sra. Atziri Ávila Coordinadora de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México Santo Tomas 209, Col. Xochimilco C.P. 68040 Oaxaca, México.

En calidad de presidente de la Asociación Canadiense por el Derecho y la Verdad, reciba un cordial saludo desde la ciudad de Montréal.

La presente es para dar seguimiento a su carta pública en fecha del 27 de mayo de 2015 dirigida al Lic.Jesús Ubando López, Juez Trigésimo Segundo Penal del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, en la que las organizaciones integrantes de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México se pronuncian a favor de la liberación de la Sra. Lorena González Hernández quien desde el 5 de septiembre de 2008, se encuentra detenida y privada de su libertad en el Centro Femenil de Readaptación Social de Santa Martha Acatitla, acusada de participar en el secuestro y homicidio del menor Fernando Martí Haik, hijo del reconocido empresario Alejandro Martí.

Si bien es cierto que felicitamos su acción a favor de la Sra. Lorena González Hernández, de quién la Red Nacional alega violaciones a sus derechos fundamentales y la presunta fabricación del delito que se le imputa por parte de Policía Judicial de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, queremos mencionar un punto sobre el cual queremos manifestar nuestro profundo desacuerdo con la estrategia de defensa que decidieron implementar.

Refiere en su carta abierta lo siguiente: “Es de nuestro conocimiento también que a nivel federal se encuentra procesada, acusada y confesa María Elena Ontiveros Mendoza, como la persona que realmente participó en el secuestro del niño Fernando Martí Haik, así como que tal aceptación de responsabilidad la sostuvo ante el propio órgano de investigación local, el cual pretende sostener la duplicada acusación, porque tanto Lorena González Hernández como María Elena Ontiveros Mendoza están siendo juzgadas por hacer exactamente lo mismo y como si fueran una sola persona; sin embargo, contrario a la situación de Lorena, existen medios de prueba que acreditan la responsabilidad penal de María Elena Ontiveros Mendoza.”

Afirman que María Elena Ontiveros Mendoza, a quién la policía federal puso el apodo de la Güera, es la persona que realmente participo en el secuestro del hijo de Alejandro Martí. Si es cierto que es de su conocimiento que María Elena Ontiveros se encuentra procesada por el mismo delito, debería ser de su conocimiento también que la mujer a la que se refiere fue torturada vilmente por los agentes de la policía federal bajo los órdenes de Luis Cárdenas Palomino. Que la sesión de tortura fue seguida por su exhibición ante los medios de comunicación por parte de la misma “autoridad investigadora”. Que se puede apreciar en los videos de la presentación de María Elena Ontiveros que ésta apenas puede caminar cuando le exigen que avance para enfrentar las cámaras de televisión en una sesión de exhibición que viola de manera grosera la sagrada presunción de inocencia a la que usted se refiere en su misiva, y por lo tanto una manera característica de las prácticas de montajes mediáticos de la policía federal cuando su titular fue Genaro García Luna.

Nota: La ACDV tiene copia del video que difundió la Secretaria de Seguridad Publica cuando presentaron a María Elena Ontiveros ante los medios de comunicación después de haberla torturada. Este video fue borrado de youtube. En la brevedad, lo volveremos a difundir.

 

Por ese motivo, su estrategia de tratar de defender la inocencia y la honra de la Sra. Lorena González Hernández mediante la acusación directa hacia María Elena Ontiveros les hace participar en la violación a los derechos humanos que pretenden defender y promover. Organizaciones que abogan por los derechos humanos no deberían hablar de supuestas confesiones por parte de una persona procesada como lo es María Elena Ontiveros, cuando a todas luces dichas declaraciones fueron obtenidas bajo tortura y sirvieron para que la policía federal bajo el mando de Luis Cárdenas Palomino siga fabricando culpables. Tampoco el hecho de pedir la liberación de la Sra. Lorena González Hernández no les autoriza a pronunciarse sobre la presunta culpabilidad de María Elena Ontiveros. Los archivos que nuestra asociación tiene sobre el caso de María Elena Ontiveros van en el sentido de su inocencia, por lo cual le pedimos respetuosamente que su trabajo a favor de la Sra. González Hernández ya no se haga perjudicando a la persona que nosotros defendemos.

No nos pertenece emitir cualquier opinión sobre la culpabilidad o la inocencia de la Sra. Lorena González Hernández. Sin embargo, espero que los integrantes de su Red tengan la misma propensión a investigar sobre el caso de las víctimas del caso Wallace, en primer lugar Brenda Quevedo Cruz y Juana Hilda Lomelí, sobre quienes a nuestro conocimiento no se han pronunciado hasta la fecha, y que el hecho que el autor de la biografía ficticia de Isabel Miranda Wallace, el Sr. Martin Moreno, sea uno de los defensores más activos de Lorena González Hernández no impida que sus organizaciones sigan haciendo su trabajo de defensa de los derechos humanos de las personas vulneradas, inocentes, injustamente encarceladas y cuya culpabilidad fue fabricada. En ese tenor, espero que no les queda desapercibido que las personas acusadas por Isabel Miranda de Wallace son a todas luces no solamente inocentes, sino víctimas de un secuestro inventado. De ser así, nuestra Asociación estará en la mejor disposición para trabajar conjuntamente con ustedes y tomara conocimiento extenso del caso de la Sra. Lorena González Hernández para contribuir a la difusión de su trabajo, en caso de que compartamos sus conclusiones. Atentamente,

DAVID BERTET

Presidente del Consejo de Administración

Asociación Canadiense por el Derecho y la Verdad

www.ac-dv.org

URGENTE – Situación preocupante de Nestora Salgado García

Nestora Salgado

La Comandante Nestora Salgado García, quién se encuentra presa en el Penal de Alta Seguridad de Tepic, Nayarit bajo cargos inventados, está en huelga de hambre para protestar por los malos tratos que recibe en ese penal, así como la injusticia de la que es víctima. Una injusticia a la cual contribuye activamente Isabel Miranda de Wallace, en apoyo a dos de sus cómplices: su abogado Ricardo Martínez acusado de formar parte de una red de trata de mujeres, e Iñaki Blanco quién fungió como testigo de asistencia en algunas ocasiones para “validar” declaraciones autoincriminatorias obtenidas bajo tortura.

Cabe recordar que Nestora Salgado García, cuando era Coordinadora de la Policía Comunitaria del Municipio. de Olinalá, Gro, había destapado y combatía la red de trata en la que están inmiscuidos Ricardo Martínez e Iñaki Blanco, respectivamente ex Procurador y ex Subprocurador bajo el gobierno de Ángel Aguirre Rivero. Nuestras fuentes nos informaron que el estado físico y mental de Nestora es sumamente precario, Y que posiblemente podría morir a consecuencias de la huelga.

No permitamos que siga la injusticia.

Inundemos las cuentas twitter de @Altoalsecuestro @MexicoSOS @PGR_MX CON mensajes de apoyo a Nestora.

Gracias a David Bertet de la Asociación Canadiense por el Derecho y la Verdad por la noticia

MXporFC

Logo

Entrevista con Anabel Hernández en Contra Punto Radio

El descubrimiento de una segunda acta de nacimiento de Hugo Alberto Wallace Miranda, tan oficial como la primera, da un vuelco al caso que se sigue por el presunto secuestro y homicidio de esta persona, cuyo cadáver sigue sin encontrarse. Ahora resulta que el desaparecido, quien de haber sido realmente asesinado habría hecho una llamada telefónica de ultratumba, tiene dos nombres, dos fechas de nacimiento, dos CURP y dos lugares donde vio la luz.

Una llamada telefónica de alguien que supuestamente estaba muerto. Una madre que afirma que su hijo ha sido asesinado. Un cadáver que no aparece. Una muestra de ADN que atribuyó a la víctima el sexo femenino. Y testimonios autoinculpatorios presuntamente obtenidos bajo tortura…

Esos habían sido, sobre todo, los factores implicados en el expediente judicial abierto por el secuestro y homicidio de Hugo Alberto Wallace Miranda hasta que, nueve años después de que éste desapareció, en los últimos días el caso ha dado un vuelco debido a nueva información que pone en duda incluso su muerte.

Para reír un poco: María Isabel Miranda Torres en entrevista con su amiga Bibiana Belsasso

Una entrevista propagandista y sin contenido de Bibiana Belsasso con la siempre creible Isabel Miranda de Wallace, el 17 de abril del 2015.

Bibiana Belsasso, periodista con talento

Para reír un poco, reproducimos abajo la (ntrevista que le dio Bibiana Belsasso a (su amiga) Doña Isabel Miranda Wallace / María Isabel Miranda Torres… Nada nuevo, absolutamente nada. Wallace vuelve a contarnos una y otra vez su historia chafa y pre-fabricada a la que ya no creemos. Porqué no somos tan tan estúpidos como lo eramos hace 10 años…

Wallace y su equipo de propaganda tratan de volver a aplicar la máxima de Joseph Goebbels, ministro de Propaganda nazi: “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad.”

Lo malo (para ella) es que nuestra querida Isabel Wallace ya no tiene nuevos elementos (u otras “exclusivas”, otras “confesionales” como lo decía la valiosa ex-maestra de primaria) para hacernos caer otra vez en la trampa del cuento de su hijo hecho pedacitos…

Suerte Wallace. Y “felicidades” a la talentosísima Bibiana por su “excelente” articulo (es sarcasmo) de propaganda fallecida, dirigida también a deshumanizar a un grupo de inocentes torturados, escogidos de manera arbitraria, y que sufren en sus carceles desde hace demasiado tiempo: Jacobo Tagle, Brenda Quevedo, Cesar Freyre, Tony y Alberto Castillo, Juana Hilda, y Jael Uscanga.

Isabel Wallace orejas
“A la política jamás volveré (pues ojala), fue un error muy grande (¡la golpiza que te dieron! No mames…)

En entrevista personal (y bien preparada) destaca que se considera más una madre que una esposa (¿que le importa el padre adoptivo de Huguito?); comparte cómo se enfrentó a los secuestradores (rectificación: “a sus víctimas”); asegura que perder un hijo es el dolor más grande que puede tener un ser humano (algún día tal vez conozca Isabel ese dolor)

Una de las activistas contra el secuestro que consiguió encontrar (clap your hands for Wallace!) a quienes asesinaron a su hijo , narra en una entrevista muy personal (amiga amiga amiga…) cómo consiguió sobresalir como maestra, empresaria y madre. Isabel Miranda de Wallace confiesa dónde residen sus fortalezas: en sus hijos. Y asegura que el mayor error que tuvo fue ingresar a la política (y el mayor dolor para los ciudadanos.).

Bibiana Belsasso: Isabel, ¿cómo fue tu infancia con diez hermanos? ¿Tú eres la tercera? (única fuente de Bibiana : El Caso Wallace de Martin Moreno)

Isabel Miranda de Wallace: Soy la primera mujer y la tercera de los hijos. Quiero decirte que fue una infancia muy feliz, éramos una familia clásica, muégano, en la que estaba mamá y papá; mi mamá se dedicaba al hogar, mi papá era el que sostenía la casa, fuimos cinco hombres y cinco mujeres, por aquello de la equidad (usen condones, caray). Fui la tercera de los hijos, pero fui la primera mujer y quiero decirte que el recuerdo de mi infancia, al menos lo más reciente, es una mesa enorme como la de los apóstoles, en la que estábamos doce personas. (que historia tan linda…)

Belsasso: ¿Cómo le hacía tu papá con un sueldo de taxista para mantener a diez hijos?

Miranda de Wallace: Mi mamá era ahorrativa, además mi papá era muy trabajador y muy bien administrado, y todos en la casa cooperábamos en todo, incluso algunos de mis hermanos trabajaban dentro de la casa para contribuir también al gasto personal; las mujeres no trabajábamos, pero los hombres sí.

Belsasso: ¿Qué hacían?

Miranda de Wallace: Hacía trabajos de series, como las que venden para los árboles de Navidad y teníamos un ingreso extra.

Belsasso: ¿Cuántos años tenían?

Miranda de Wallace: Yo creo que mis hermanos tendrían 12, 14 años, más o menos, y trabajaban. Crecimos con tanto esfuerzo y con necesidades económicas, pero con mucho amor, eso nos hizo valorar lo que teníamos, la familia; mi padre siempre nos dio muestra de una gran rectitud, de un gran respeto hacia la familia, pero sobre todo de algo muy importante, el esfuerzo. Yo creo que de ahí sacamos mucho del sentido de responsabilidad, de esforzarte en lo que quisieras.

Mi infancia fue muy feliz, creo que me tocó vivir la época en la que los hombres eran los que mandaban en las casas y las mujeres teníamos que acatar yo me revelé mucho a esa parte, creo que fui la primera, después ya me siguieron mis hermanas. Pero el recuerdo que tengo es el de una infancia muy feliz.

Belsasso: Isabel, te casaste a los 16 años, ¿tu marido era pedifilico?, eras una niña. (Bibiana queria decir: “virgen” ya que e chiste es que Wallace se cree la propia madre de Jesus)

Virgen Wallace

Miranda de Wallace: Es que así se acostumbraba en mi época; en la tuya no. (¿Qué sabes tu de la vida, pendeja?)

Belsasso: Pero, ¿qué época?

Miranda de Wallace: Tengo 63 años, imagínate, en mi época las mujeres nos casábamos muy jóvenes, yo creo que a los 20 años ya nos sentíamos quedadas.

Belsasso: Pero, ¡tú te casaste a los 16!

Miranda de Wallace: A los 16. Creo que Dios fue muy sabio conmigo, porque me puso al hombre correcto, en el momento correcto y en el lugar correcto, y créeme que sigo felizmente casada con mi marido, con el padre de mis hijos, y la verdad es que lo volvería a hacer. Fui una madre joven, a Hugo, que fue mi primer hijo, lo llevaba al fútbol americano y me acuerdo cómo lo bromeaban sus amigos porque me veían con él y yo llegaba en jeans, como que no se creían que Hugo tuviera una mamá tan joven. Me dio tiempo de disfrutarlo desde muy chica. Bueno, eso lo vamos a tener que rectificar… Querida Isabel no se casó con el padre adoptivo de Hugo a los 16 años. Tenemos la prueba.

Belsasso: ¿A los cuántos años tuviste a Hugo?

Miranda de Wallace: Tenía casi 18 años cuando tuve a Hugo. Bueno eso sí, entre 16 y 18…

Belsasso: Un embarazo muy complicado, ¿no?

Miranda de Wallace: No, lo tuve por parto normal (ok…); fue un embarazo muy padre (oooooook…), un niño muy deseado, Hugo fue el primer nieto, el primer sobrino, imagínate que todos en la casa nos sentábamos a contemplar a Hugo, esa es la palabra, a contemplarlo, como era el primer nieto, se nos caía la baba, nos derretíamos en verlo, en gozarlo; le gustaba cantar, era muy alegre, recitaba, nos contaba cuentos, literalmente nos poníamos toda mi familia, mi marido y yo, en una sala a verlo y a disfrutarlo. (jajaja )

Belsasso: Has trabajado en todo, vendías Tupperware, ¡hasta fosas en los panteones! (boring…)

Miranda de Wallace: Así es, vendía incluso tumbas, y fui muy buena vendedora. Llegó un momento que trabajaba y estudiaba (pues como todos)

Belsasso: ¿Fue difícil vender fosas en el panteón?, nadie quiere comprar un espacio para cuando se va a morir, es muy complicado. (el arte de hacer preguntas interesantes)

Miranda de Wallace: Claro, aparte de ser muy complicado es algo en lo que no queremos pensar y en lo que tampoco quieres invertir. Debes tener la habilidad para crear esa necesidad y que te la puedan comprar (como lo hiciste con la historia de tu hijo secuestrado.que nos la tragamos todos…), pero a mí me fue muy bien, yo creo que pudimos, mi marido y yo, sacar adelante nuestro matrimonio, nos esforzamos mucho trabajando, pero creo que eso es lo que mucha gente hace, tiene dos y tres trabajos para poder subsistir (entonces ¿Por qué diablos hablas?.¿Para que el pueblo ignorante se identifique contigo?)

Belsasso: Pero además de todo tenías una empresa con tu marido, al mismo tiempo que vas a la universidad para poderte recibir de pedagoga, pones una escuela años después, ¿cómo le hacías para tanta cosa, Isabel?

Miranda de Wallace: Toda mi vida he sido muy inquieta, igual que lo sigo siendo ahora porque creo que las mujeres tenemos esa habilidad de que si nos organizamos podemos atender nuestra casa, pero al mismo tiempo ser productivas y hacer cosas por nosotras mismas, yo creo que eso es común ahora, en mi época no se usaba mucho porque era más que las mujeres nos quedáramos en el hogar o si trabajabas era ir del trabajo a tu casa. Siempre me ha gustadao aprender, soy una eterna estudiante, no me concibo si no estoy aprendiendo algo, siento que me muero si dejo de aprender.

Belsasso: Fuiste maestra 22 años, no sólo aprender, sino también enseñar. (con muy Buenos comentarios sobre el colegio Aztlán)

Miranda de Wallace: Así es, yo creo que más que enseñar, los maestros somos como guías, lo importante es que el niño, el adolescente o el adulto vaya construyendo el conocimiento con base en lo que le vas diciendo y sea una retroalimentación, porque los maestros también aprendemos de los niños, de la forma de ser de los niños y nos dan grandes lecciones, creeme que es muy satisfactorio, de hecho, cuando llegaba a la escuela y no escuchaba las voces y los ruidos de los niños, me sentía sola, como en una casa deshabitada, pero es muy satisfactorio, yo creo que para ser maestra se tiene que tener una gran vocación.

Belsasso: También con toda esta vocación que has tenido como maestra, tienes una hija y dos nietos maravillosos, que has criado y con quienes has estado siempre.

Miranda de Wallace: Creo que esa es mi principal vocación, haber sido madre; a lo mejor no fui tan buena esposa como he sido madre, pero procuré siempre ser mejor madre, traté de darles siempre lo mejor a mis hijos, de que tuvieran una infancia feliz, de nutrirlos de valores y de que fueran felices, que entendieran que la vida es para ser feliz. El que yo haya sido madre ha sido lo más importante.

Belsasso: ¿Por qué dices que fuiste mejor madre que esposa, no te consideras tan buena esposa?

Miranda de Wallace: Creo que fui más madre que esposa y a lo mejor ese es un error que muchas mujeres mexicanas cometemos, que pensamos más en los hijos que en la pareja y a veces perdemos este equilibrio entre ser esposa y ser madre, gracias a Dios pude conservar a mi pareja a pesar de mis fallas o de mis errores, pero creo que sí me enfoqué más en ser madre, pero no me arrepiento, era mi vocación.

Belsasso: Todo este tema en que dices que has sido más madre que cualquier otra cosa, también te lleva a modificar y a cambiar tu vida después del secuestro y la muerte de Hugo Alberto, ¿cómo te cambia?, ¿cuando dices a partir de hoy me voy a dedicar a buscar y esclarecer este asesinato, este secuestro?, ¿qué pasa por tu mente para cambiar radicalmente tu vida?

Miranda de Wallace: Ese fue el principal problema, que mi mente no lo alcanzaba a comprender; no entendía cómo de un día abotro (???) podía desaparecer el ser que yo amaba, mi hijo; en mi cuerpo y mi mente no entendía cómo podía salir el sol sin que mi hijo estuviera conmigo; no entendía cómo podía respirar, seguir viva y que Hugo no estuviera conmigo. Esa parte fue de verdad la más dolorosa y la más desgarradora desde un principio; sin embargo, a pesar del dolor, a mí lo que siempre me ha impulsado es el amor por Hugo.

Belsasso: ¿De dónde sacaste la fuerza para empezar esta investigación?, ¿cuánto tiempo después de que secuestran a Hugo Alberto empiezas esta averiguación?

Miranda de Wallace: De inmediato. Como te he dicho, fui una mamá muy joven, Hugo y yo siempre fuimos amigos, teníamos muchísima comunicación, nos conocíamos con sólo vernos, en la mirada sabíamos si estábamos tristes, en fin, de inmediato, cuando no lo encuentro me avoco a esto; te digo que el amor es lo que me dio la fuerza. Cuando a alguien se le pierde un coche va y lo denuncia y lo busca, cuando a un campesino se le pierde o le roban una vaca, ¿qué hace?, va y lo denuncia y la busca, imagínate un hijo, que es lo más importante, ¿cómo te vas a quedar sentado en tu casa a ver a qué hora aparece?

Cada día me duele más su ausencia (aye por favor…) y me da más rabia saber la forma en que se lo llevaron y por el motivo que se lo llevaron: dinero; esa parte no la entiendo, que un ser humano le cambie la vida a otro por dinero (si si, lo entiendes perfectamente).

Belsasso: También has sido por eso tan (tan tan) empática con tanta gente, por ejemplo, un día me platicaba Alejandro Martí, que cuando le secuestraron a su hijo, quien le dijo: tienes que ir a encarar al asesino y lo acompañó, fuiste tú. (A Noé Robles… torturado. Ya hemos documentado como Wallace se involucró en el caso Marti)

Miranda de Wallace: Así es.

Belsasso: ¿Qué pasa psicológicamente? ¿Por qué esa necesidad de encarar al asesino de un ser querido?

Miranda de Wallace: Quizá porque no entiendo esa parte humana o inhumana que ellos tienen; quiero tratar de entender qué hay en la mente de estos asesinos y de estos secuestradores; qué les duele tanto por dentro que son capaces de hacerle tanto daño a otro ser humano. He llegado a la conclusión de que, indudablemente, fueron personas muy lastimadas en muchos sentidos, pero también de que es gente que no tiene contacto con los sentimientos, porque nunca puede sentir el dolor de otro ser humano.

Belsasso: Pero no necesariamente todos los asesinos son sociópatas.

Miranda de Wallace: No, indudablemente; pero sí es gente perversa, no tiene el valor más importante por un ser humano, el de la vida y la libertad. Es como decir, dime en mi cara cómo tuviste el valor de llevarte a mi hijo.

Belsasso: Tú que has estado en contacto con tanto criminal, con tanto delincuente (sin comentario. basta con subrayar), ¿crees que tienen remordimiento?, ¿tú crees que se sientan mal de ver al papá, al hermano, al hijo?

Miranda de Wallace: Fíjate que no, tienen momentos de debilidad, pero se les pasan rápido, no tienen esa conciencia, no se arrepienten la mayor parte de las veces, algunos sí, pero la mayor parte de ellos no, yo recuerdo muy bien que muchos de ellos, tras la rejilla de prácticas, estaban bromeando, jugando, haciéndose los chistosos; sin embargo, son los más cobardes, cuando a ellos les toca sufrir la pérdida de un ser querido.

Belsasso: ¿Te ha tocado poder auxiliar a algún delincuente víctima del secuestro? (¿Sentido de esta pregunta ?)

Miranda de Wallace: No, lo que sí te puedo decir es que en el caso de los secuestradores de mi hijo, por ejemplo, el líder, que es César Freyre, cuando pierde a la hermana curiosamente se derrumba, incluso tiene un quiebre en el que pide perdón, pide hablar conmigo y me confiesa todo, fue cuando vivió en carne propia la pérdida de una hermana (Julieta Freyre murió mientras estaban torturando a Cesar Freyre. Esa declaración es de muy mal gusto) , por eso te digo que son los que cuando ya la viven entonces sí se quiebran. Yo creo que a nosotros, los que nos toca vivir la pérdida de un hijo, a los que nos toca vivir el secuestro de un hijo, es un dolor tan grande que nunca lo puedes superar.

Belsasso: En esta manera de ayudar a otros en el camino, te metiste en la política, ¿lo volverías a hacer?

Miranda de Wallace: Jamás, creo que fue un error muy grande, fui muy ilusa, pensé que la política funcionaba de otra manera, pero jamás lo volvería a hacer.

Belsasso: Isabel, preguntas cortas, respuestas cortas, ¿qué tipo de lectura te gusta?

Miranda de Wallace: De toda, aunque ahora casi no leo, la que me gusta mucho es la de desarrollo humano.

Belsasso: ¿De detectives?, porque eres una gran detective (jajajaja)

Miranda de Wallace: No, de hecho no leo nada de detectives. Leo mucho de leyes, mucho de protocolos, pero realmente me gusta mucho el desarrollo humano y creo que es ahí donde está la riqueza de las personas.

Belsasso: ¿Qué tipo de música escuchas?

Miranda de Wallace: New Age y los Cantos Gregorianos, también la romántica. (y Paquita la del Barrio… “Rata de dos patas”)

Belsasso: ¿Cuál ha sido el día más triste de tu vida?

Miranda de Wallace: Indudablemente el día que me enteré que Hugo estaba secuestrado.

Belsasso: ¿El más feliz?

Miranda de Wallace: El día que él nació y el día que tuve también a mi hija en los brazos, yo creo que son los días más felices de mi vida.

Belsasso: ¿Qué es lo que más te gusta hacer en la vida?

Miranda de Wallace: Disfrutar a mi familia.

Belsasso: ¿Tu logro más importante?

Miranda de Wallace: Estar viva hasta ahorita, después de todo lo que me he expuesto y de lo que he pasado, seguir respirando y estar platicando contigo es un gran logro.

Belsasso: ¿Has tenido miedo?

Miranda de Wallace: Sí, todo el tiempo, sin embargo este miedo no me paraliza.

Belsasso: ¿Cómo enfrentas este miedo?

Miranda de Wallace: Sabiendo que puedo perder (dinero), pero también que puedo ganar (dinero).

Belsasso: Complétame esta frase, Isabel Miranda de Wallace es…

Miranda de Wallace: Una mujer con muchas virtudes y con muchos defectos, pero que busca un mundo mejor para su familia y para México.

 

Categorías:Sin categoría Tags: , ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.192 seguidores