Archivo

Posts Tagged ‘Isabel Miranda de Wallace’

Resuelve la Corte que denuncias por tortura se investiguen de oficio

Fuente: Proceso
El 2 de abril, 2014
El caso de una mujer condenada a 25 años de prisión por el homicidio de su esposo, en cuyo caso la confesión presuntamente obtenida bajo tortura fue una de las pruebas principales para su condena, abrió la puerta para que toda denuncia por tortura se investigue de oficio y de manera inmediata.
Además, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que la carga de la prueba para demostrar que no se cometió esta práctica sobre un indiciado corresponde al Estado.
Al resolver el amparo directo en revisión 90/2014, la Primera Sala de la Corte señaló que con esta resolución que se pretende “desincentivar el uso de cualquier modalidad de coacción” en la investigación de los delitos del Ministerio Público.
La resolución fue más allá del caso en particular pues los jueces fijaron los parámetros que se deben seguir para investigar los casos de tortura.
En el caso resuelto por la Primera Sala, la acusada argumentó ante el juez que para obtener su confesión los agentes investigadores la sometieron a tortura psicológica.
Los jueces no se pronunciaron sobre la culpabilidad de la mujer, le otorgaron un amparo para que se deje sin efecto la sentencia condenatoria y ordenaron que se haya investigado “minuciosamente” si en realidad la confesión le fue arrancada bajo tortura.
La Corte resolvió que sea el propio juez quien ordene la realización de los exámenes psicológicos y médicos pertinentes, así como la práctica de cualquier probanza para esclarecer si hubo tortura en el caso y en función de los resultados, decidir si la confesión tiene valor probatorio.
En cuanto a los parámetros que deben tener en cuenta los juzgadores al investigar posibles actos de tortura o tratos crueles, inhumanos o degradantes de los agentes del Estado, la Primera Sala resolvió que las investigaciones relativas las denuncias de tortura deben realizarse de oficio y de forma inmediata, además de que debe ser “imparcial, independiente y minuciosa”.
Además los jueces no sólo deberán determinar la naturaleza y el origen de las lesiones advertidas, sino identificar a los responsables, y en su caso, iniciar su procesamiento.
Por ello la SCJN determinó que corresponde a las autoridades judiciales garantizar los derechos del detenido, lo que implica la obtención y el aseguramiento de toda prueba que pueda acreditar los actos de tortura.
Asimismo, la Corte señaló que el Estado debe garantizar la independencia del personal médico y de salud encargado de examinar y prestar asistencia a los detenidos, a fin de que pueda practicar libremente las evaluaciones médicas necesarias con base en las normas establecidas en la práctica de su profesión.
De acuerdo con la resolución, cuando una persona alegue dentro del proceso que su declaración o confesión fue obtenida mediante coacción, el Estado deberá verificar la veracidad de dicha denuncia a través de una investigación realizada con la debida diligencia.
La carga de la prueba de hechos de ese tipo recae en el Estado, por lo que no será válido que se argumente que el denunciante no probó plenamente su denuncia para descartarla. Al Estado le corresponderá demostrar que la confesión fue voluntaria.

El careo más controvertido del año: Jacobo Tagle y Cesar Freyre, dos de los acusados en el “Caso Wallace”, admiten haber sido torturados para incriminar a Brenda Quevedo

Fuente : Buholegal

por Luis Vargas

El 19 marzo, 2014

Isabel Miranda de Wallace acusada de tortura por sus acusados

Isabel Miranda de Wallace acusada de tortura por sus acusados

La tarde del 5 de marzo de 2014, en el Juzgado Decimo Sexto de Procesos Penales Federales, que preside el Juez  Raúl Angulo Garfias, se llevó a cabo la audiencia pública concerniente al careo entre Brenda Quevedo Cruz y sus co-procesados; Jacobo Tagle Dobin y Cesar Freyre Morales. Todos ellos acusados de la privación ilegal de la libertad de Hugo Alberto Wallace, en la causa penal 35/ 2006, mejor conocida como el “Caso Wallace”.

En la misma, Brenda Quevedo, quien sostiene su inocencia y quien a 6 años de proceso no ha sido juzgada aun, confrontó en primer lugar a Jacobo Tagle y luego, a Cesar Freyre. En el careo, tanto Jacobo como Cesar, la deslindaron de toda responsabilidad y además, los dos afirmaron que Brenda ni siquiera conocía a Hugo Wallace. Asimismo, Brenda puso de relieve la tortura y aleccionamiento de sus compañeros por parte de las autoridades a fin de obligarlos a incriminarla en la supuesta privación ilegal de Hugo Wallace. Por último, señaló otras contradicciones en el expediente relativas a la investigación sobre su participación en los hechos.

El careo

A continuación, sintetizare los puntos más importantes derivados de las preguntas hechas por Brenda Quevedo a Jacobo Tagle y Cesar Freyre durante el careo, las cuales refuerzan la hipótesis relativa a la inocencia de Brenda y la fabricación de acusaciones en su perjuicio. Debemos partir del supuesto que las declaraciones que incriminan  a Brenda en la comisión de los hechos delictivos mencionados en las mismas, fueron obtenidas a base de torturas, malos tratos, amenazas y aleccionamientos, como puede comprobarse mediante las pruebas existentes y las declaraciones desprendidas del presente careo.

1.- Incriminación hecha por Jacobo Tagle y Cesar Freyre en perjuicio de Brenda Quevedo en el supuesto secuestro de Hugo Wallace.

Al respecto, Jacobo expuso que la razón de implicarla en tal crimen es debido a que fue víctima de tortura física y psicológica, amenazas a su familia y maltratos de los que ha sido objeto en el CEFERESO de Villa Aldama, Veracruz, tal como lo expresó en su declaración preparatoria. En el mismo sentido, Cesar manifestó que Brenda no fue participe y además, afirma haber sido víctima de tortura física y mental. Asimismo, Cesar señala que ni siquiera solicitó llevar a cabo la declaración en donde la incrimina. Por último, Cesar nos remite a una denuncia interpuesta ante la Corte Interamericana denunciando los actos de tortura y las violaciones a sus derechos humanos.

2.- Exculpación de Brenda Quevedo por parte de los acusados en su participación en el secuestro de Hugo Wallace.

Ambos acusados concuerdan que Brenda no tuvo nada que ver en los hechos que se le imputan y además, coinciden que ni siquiera conocía o había visto a Hugo Wallace. Asimismo, Jacobo afirma que Brenda nunca recibió dinero por parte de Cesar, o de cualquiera de las personas que formaban parte de la supuesta banda, más adelante el mismo Cesar confirmaría estas aseveraciones. Lo anterior, resulta contrario a lo que Jacobo había señalado en una de sus anteriores declaraciones obtenidas bajo coerción.

3.-Exculpación de Brenda Quevedo por parte de los acusados en su participación en otros secuestros o algún otro hecho delictivo.   

En cuanto a los hechos delictivos anteriores al secuestro de Hugo Wallace de los que Brenda es acusada, cabe señalar que los mismos tuvieron lugar a mediados del año 2004. En este sentido, Jacobo afirma haber conocido a Brenda a finales del 2004, luego Cesar constató esta versión. Asimismo, Jacobo aseveró que Brenda nunca conoció al señor Trevedant, Rugueiro y Gina, personas mencionadas en las declaraciones que incriminan a Brenda. Al igual que Jacobo, Cesar afirma que Brenda no tuvo ningún tipo de relación o comunicación con Trevedant.  Además, Jacobo y Cesar coinciden que Brenda nunca ha participado en algún hecho ilícito, incluso Jacobo agregó que ella es una persona honrada y trabajadora.

4.- Otros aspectos en el expediente relativos a la investigación de la presunta participación de Brenda en el secuestro de Hugo Wallace.

Cesar Freyre señaló que nunca fue a la casa de Enriqueta Cruz, madre de Brenda, o a la casa de Brenda, mucho menos haber vivido ahí. También, menciona que el auto Corsa mencionado en sus declaraciones, en realidad nunca fue utilizado para cometer algún hecho delictivo. Asimismo, niega que Brenda haya ido alguna vez a la casa de su padrino. Por último, niega haber visto a Brenda usando algún tipo de peluca.

Las consideraciones finales

Por último, dado que al final no fue necesario proceder a la fase de los careos procesales, puesto que los confrontados no incurrieron en contradicción alguna que refutar, el juez procedió a otorgarle la palabra a Isabel Miranda de Wallace y  a Brenda Quevedo Cruz para que expresaran sus consideraciones finales.

Isabel Miranda de Wallace señaló al juez “el aleccionamiento que han tenido los inculpados a fin de tratar de evadir su responsabilidad”. Asimismo, negó que Jacobo haya sido torturado, pues según ella en el video en el que se auto-incrimina ante el Ministerio Público “se aprecia la naturalidad con la que confesó todo lo relativo al secuestro y muerte de [su] hijo Hugo Wallace”. Además, Isabel de Wallace asegura que la prueba de la falsedad de tales acusaciones estriba en el hecho de que Jacobo la acusa de haberlo amenazado con meter a su hermano, Salomón Tagle, a la cárcel, sin embargo, remarcó, “Jacobo Tagle se ha perdido en el tiempo, ya que [su hermano] ya se encontraba preso cuando Jacobo fue detenido, por lo cual sería imposible que alguien lo hubiera amenazado con un hecho que ya había ocurrido”.

En cuanto a Brenda Quevedo, Isabel de Wallace alegó que la prueba de que miente es el hecho de que esta “se haya internado en otro país con identificaciones falsas a fin de no ser localizada”. En este sentido, menciona, “se tuvo que llevar la extradición durante dos años en la cual hubo causa probable para traerla y responder ante este Juzgado”.

Por su parte, Brenda Quevedo manifestó que ha sido torturada dos veces las cuales ha denunciado ante la PGR e instancias de derechos humanos nacionales e internacionales. Asimismo, solicitó que se investigue la tortura de sus co-procesados Cesar Freyre y Jacobo Tagle, y reiteró, “ya que evidentemente hemos sido de la misma forma amenazados y torturados físicamente para así arrancarnos una declaración, una confesión a base de coerción”.

Conclusiones

Las declaraciones desprendidas del careo se inclinan en la hipótesis del uso de la tortura como medio de incriminación de Brenda Quevedo Cruz, lo cual refuerza lo argumentado en mi artículo “25 razones para dudar del caso Wallace”. En esta misma línea, se deduce que si la mayoría de los acusados fueron torturados y obligados a declarar en perjuicio de Brenda, el resultado final es una nefasta fabricación de pruebas y acusaciones en su contra carentes de credibilidad, cuyo fin es   incriminarlos en el crimen en cuestión.

Asimismo, considero pertinente poner atención en las declaraciones y acusaciones de Jacobo Tagle y Cesar Freyre, puesto que ellos también manifiestan haber sido torturados para auto-incriminarse e implicar a Brenda Quevedo en el secuestro de Hugo Wallace y otros hechos delictivos. Jacobo, al igual que Brenda, sostiene su inocencia, por lo que es prioritario hacer un seguimiento de ambos casos. Contrariamente a Brenda, quien a pesar de haber sido torturada  no aceptó su participación en los hechos, Jacobo y Cesar debido a la brutalidad de los actos de barbarie perpetuados en su contra, aceptaron su implicación en el crimen del cual se les acusa.

Cabe señalar que en el caso de Brenda Quevedo y Cesar Freyre, existe una denuncia ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por las violaciones a sus derechos fundamentales. Asimismo, existen pruebas contundentes que demuestran el uso de tortura, malos tratos, humillaciones y aleccionamiento, tales como la valorización psicológica bajo los criterios sugeridos por el “Protocolo de Estambul” en el caso de Brenda y Jacobo. Si esta denuncia es admisible, en unos años, las autoridades mexicanas podrían ser llevadas ante la Corte IDH para la consecuente reparación integral de los daños y a la investigación de los responsables de haber llevado a cabo tales actos de brutalidad en perjuicio de Brenda y los demás acusados.

Felipe Calderón presionó a jueces para fabricar culpables, acusa la CIDH

 

Fuente : Excelsior

Autor : Leticia Robles de la Rosa
El 10/03/2014

Isabel Miranda de Wallace y Felipe Calderon

Isabel Miranda de Wallace y Felipe Calderon

Felipe Calderón presionó a jueces para encarcelar a presuntos culpables, con lo que contribuyó al registro de 100 mil personas presas y que todavía no reciben sentencia, y el consecuente hacinamiento de 26% que registra el país, establece un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El informe, que hoy se presenta en el Senado ante la comisión que encabeza Angélica de la Peña, se refiere a la prisión preventiva y se inscribe en el contexto de la iniciativa que envió el presidente Enrique Peña Nieto para encontrar alternativas de solución de delitos para no saturar las cárceles.

Otro de los factores relevantes que incide en que la prisión preventiva no sea utilizada excepcionalmente y de acuerdo con su naturaleza cautelar lo constituyen las injerencias sobre las autoridades judiciales directamente encargadas de decidir acerca de la aplicación de esta medida.

“(…) Como ejemplo de presiones provenientes de altos funcionarios de otros órganos del Estado hacia el Poder Judicial, el anterior Presidente de la República (Felipe Calderón) tenía la práctica de criticar públicamente a jueces que actuaban en determinados casos de alto perfil mediático.

En sus pronunciamientos, el mandatario asimilaba a impunidad la excarcelación por parte de jueces estatales y federales, obviando deliberadamente el hecho de que tales decisiones judiciales no constituían una determinación definitiva en esos procesos”, precisa el documento.

La CIDH destaca que México es el tercer país de América con mayor número de presos (242 mil), pero 40% (100 mil) no tiene condena, y esa situación se agudiza, precisamente, por las presiones externas al sistema judicial, provenientes de actores políticos.

“La CIDH observa que la posición oficial de muchos estados es asimilar o reducir el fenómeno de las presiones indebidas hacia la función de los jueces a la comisión de un delito o una falta, cuando no necesariamente son conceptos equiparables.

Evidentemente, las amenazas son las expresiones más graves de este tipo de injerencias, pero hay formas de presión que pueden no constituir delito e igualmente socavan el estado de Derecho y la independencia judicial.

“La Comisión reitera el principio fundamental de que la observancia eficaz de los derechos humanos requiere de un orden jurídico e institucional en que las leyes son más importantes que la voluntad de los gobernantes, y en el que existe un equilibrio entre todas las ramas de gobierno”, añade.

Categorías:Sin categoría Etiquetas: , ,

¿Que ganó Isabel Miranda con el amparo que le otorgaron?

Por MXporFCassez

El 10 de enero pasado, algunos periódicos publicaron la nota titulada “otorgan amparo a Isabel Miranda” (véase por ejemplo Radio Formula)

Otra vez unos periodistas poco informados y/o poco listos, le desplegaron la alfombra roja a nuestra amiga Isabel. Ofrecieron su foro de expresión a la llorona madre coraje quién nos sigue sirviendo el cuento de su hijo secuestrado, asesinado y descuartizado en el minúsculo baño del departamento de la calle Perugino el 12 de julio del 2005. Un cuento totalmente inverosímil, sin sustento científico alguno, una historia sin pies ni cabeza que fue armando poco a poco, que corroboran únicamente confesiones bajo tortura que la Sra. y sus cómplices (entre otros Braulio Robles y Fermin Uvaldo) lograron  extorsionarles a las personas que ella misma había escogido e investigado meses antes de la supuesta desaparición de su hijo delincuente.

Otra vez, esos periodistas a los que me refiero, sea por complicidad, incompetencia o simplemente porque les conviene no informarse sobre el denominado caso Wallace, cometen el gran error de presentar a Brenda Quevedo Cruz y a Jacobo Tagle Dobin como secuestradores. Uno no aprende nunca.

Tampoco olvidemos que Jacobo Tagle era muy amigo de Hugo Alberto Wallace.

A la dercha: Jacobo Tagle abrazando a su amigo Hugo Alberto

A la dercha: Jacobo Tagle abrazando a su amigo Hugo Alberto

Así fue que salió la nota:

“Un juez federal determinó que un proceso penal no puede ser lento y con retrasos irrazonables porque la dilación es violatoria de los derechos humanos de las víctimas, a quienes también se les debe garantizar una justicia pronta y expedita.”

La Miranda aprovecha su nueva posición dentro del gobierno de Peña Nieto para gritar victoria al haber ganado el amparo que interpuso hace unos meses ante el juzgado, el cual resolvió el amparo a favor de la autoproclamada activista.

Es el caso que según la Sra., se tardaba bastante el juez en la causa penal num. 35/2006 para señalar la fecha de la audiencia en la que se iba a presentar Jose Luis Moya, el investigador que descubrió a lo largo de sus investigaciones que la versión proporcionada por Isabel Miranda no tenía ni pies ni cabeza, y que muy probablemente no había sido secuestrado, ni menos asesinado Hugo Alberto Wallace.

Lo que no dicen las notas es que Luis Moya solicitó ante las autoridades “competentes” que se investigara el caso, y aporto pruebas contundentes de que la historia de Isabel Miranda era una burla. Las autoridades nunca le hicieron caso.

En realidad, al otorgarle el amparo a la Sra, el juez resolvió que se señalará en un término no mayor a 15 días una fecha para la audiencia donde comparecerá Luis Moya, en calidad de testigo llamado por la defensa de Brenda Quevedo Cruz y de Jacobo Tagle Dobin. Así que el amparo se ganó para ese único efecto. Sin embargo, cabe señalar que en el caso de Brenda, esta audiencia ya se dio.

Así que, hay que restablecer esa verdad que las notas periodísticas recientes contribuyen a ocultar. Wallace no ganó para que dicten sentencia a Brenda Quevedo Cruz.

Asimismo queremos hacer del conocimiento público que numerosas audiencias se pospusieron a petición del Ministerio Publico coludido con Isabel Wallace. Que Brenda anda desesperada porque se retrasa su proceso, que se posponen las audiencias hasta para un año después, que a ella también se le viola el derecho a un juicio pronto. Que lleva más de 4 años encarcelada por un crimen que no ha cometido, cuando la Sra Miranda anda paseandose ante las cámaras de televisión y dándoles besos y abrazos a los funcionarios más corruptos del sistema anterior y actual. Que ha sido linchada mediáticamente a repetición. Que cada vez que  abre la boca la Sra. Wallace es para escupir su veneno sobre inocentes a los que logró encarcelar y torturar.

Y lo más importante tal vez, que Brenda Quevedo Cruz ha sido violentada, torturada, violada con puño en el penal Santiaguito, que sus verdugos la amenazaron con inyectarle VIH. Y que circula por las redes sociales un documento falso firmado de la CNDH y retwitteado por Wallace según el cual no existe protocolo de Estambul en el caso de Brenda cuando si fue practicado.

Finalmente, que como defensores de Brenda Quevedo Cruz y activistas realmente apegados al derecho y a la justicia, nosotros también esperamos un fallo pronto. Por lo que se nos hace evidente que lo que buscó la Sra. Wallace con ese amparo que se le otorgó así como la publicidad que se hace alrededor de ello es :

1.      Reactivar en el imaginario popular, la imagen de la madre dolida. Que nuevamente pretende llevar su caso al terreno de la opinión pública maleable.

2.      Apurar el proceso de instrucción para que se dicte a Brenda una sentencia condenatoria de la que le será más difícil salir (aunque no imposible, y estaremos aquí apoyándola como lo hicimos con Florence Cassez)

3.      Evitar que Luis Moya vuelva a presentarse ante el juez para poner en duda su historia fantasiosa de secuestro de su hijo y aportar elementos que comprueban que Isabel Miranda es una mentirosa de primera clase.

En realidad, Isabel Miranda tiene miedo. Miedo a que se descubra la verdad, miedo a la verdad misma que ineluctablemente se va a revelar, a pesar de todos sus intentos para ocultarla.

Wallace delincuente

Cassez: “Mi historia no terminó con mi liberación” + Margolis habla de Isabel Wallace

Ya no es secreto. Para preparar su libro, Florence Cassez se entrevistó con Eduardo Margolis por teléfono. En un pésimo intento para lavarse de las acusaciones que pesan sobre él desde la detención de Cassez en diciembre del 2005, Margolis le dijo que siempre la había apoyado. Que siempre había creído en su inocencia y hablado a su favor.
Sin embargo, no olvidaremos el artículo que salió en el medio Enlace Judío dos días apenas después de la liberación de Florence.

MX 23-01-2013 Articulo Enlace Judio 2 - 2

El internet tiene memoria, Eduardo.

Ojala que Florence no haya caído en la trampa.

Por lo tanto, lo interesante en lo que narra Florence de su entrevista con el mafioso Margolis, es la opinión que éste hombre tiene de la activista quién se considera como su mejor amiga: Isabel (Miranda Torres) Wallace: una desesperada, que forma parte de la misma banda de secuestradores que los policías que detuvieron a Florence.18-01-2014 Proceso Articulo Florence-page-006 2

 

Margolis, Wallace: el divorcio.

 

Categorías:Sin categoría Etiquetas: , , ,

Otro análisis detallado del caso Wallace: cómo se inventaron culpables, como se fabricó el delito (documento voluminoso)

Dale un clic aquí para descargar el documento (defensa de los hermanos Castillo)

(Gracias a ***** de carceldemujeres2)

delincuenteb

La tortuosa lucha de Brenda Quevedo por la libertad

Fuente: Buholegal / AFCDDH

Por Luis Vargas
El 5 de enero, 2014
Brenda antes y despues

12 Julio de 2005, en la ciudad de México, tendría lugar  un hecho que marcaría para siempre la vida de algunas personas, entre ellas, la de Brenda Quevedo Cruz. Ese día Hugo Alberto Wallace desapareció de la faz de la tierra sin dejar rastro alguno de su paradero. Inmediatamente después, su madre Isabel Miranda de Wallace, iniciaría una campaña  sin precedentes  para encontrar a toda costa a su hijo desaparecido. Dicha campaña consistió en la puesta masiva de espectaculares a través de las áreas más exclusivas y concurridas del Distrito Federal. En tales espectaculares se apreciaba la imagen de los presuntos captores de Hugo Wallace. Además, en ellos se ofrecía una cuantiosa recompensa a quien proporcionara información que llevara a su captura. En el primero de ellos, el cual fue montado el 9 de febrero de 2006, se podía apreciar la foto de Cesar Freyre siendo detenido por elementos de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI).

La pesadilla acababa de comenzar y para la mala suerte de Brenda Quevedo no haría más que empeorar. En marzo de 2006, en la ciudad de México se desplegaría un enorme espectacular con su rostro. Dicho panorámico la señalaba como uno de los presuntos secuestradores y asesinos de Hugo Wallace. Sin siquiera mediar una orden de aprehensión o una investigación oficial que la acreditara como autora de los hechos, su nombre figuraría en la lista negra de acusados de Isabel Miranda de Wallace. Brenda anonadada tenía la intención de presentarse voluntariamente ante las autoridades correspondientes, pero al ver que Tony Castillo, otro de los acusados, quien se presentó por su propia cuenta, no volvió a conocer la libertad, esta se arrepintió. Brenda atemorizada por la gravedad de tal situación, se trasladó a los Estado Unidos en donde pasaría más de un año clandestinamente y trabajando de forma encubierta. Sin embargo, el 28 de noviembre de 2007,  el FBI dio con ella en su lugar de trabajo en Louisville, Kentucky, dando fin con esto a la odisea emprendida más de 1 año atrás.

La batalla legal apenas comenzaba. En la Corte Norteamericana del Distrito Norte de Illinois, la defensa de Brenda luchaba por lograr la permanencia de su cliente en el país vecino. Desgraciadamente, después de un largo juicio de deportación en donde el abogado defensor, experto en migración, Stanley J. Horn, alegó la posibilidad de que su cliente fuera torturada a su llegada a territorio mexicano, Ashman, el juez de la causa, negó su petición para finalmente autorizar su extradición a México. Es así que el  25 de Septiembre de 2009, Brenda Quevedo aterrizó en territorio nacional, después de más de 3 años de su requerimiento por la autoridad judicial. Para su sorpresa, a su llegada al aeropuerto Isabel de Wallace  la estaba esperando en una sala junto a Braulio Robles, funcionario del Ministerio Público, en pleno desconocimiento de su abogada defensora, Ámbar Treviño, en donde según Brenda, Isabel de Wallace le preguntó por su hijo y le dijo con tono amenazante que  no sabía con quien se había metido y que de ella dependía no salir nunca de la cárcel.

Pero el verdadero calvario de Brenda Quevedo todavía no empezaba. En un inicio Brenda Quevedo fue puesta en custodia en el centro penitenciario conocido como “Santiaguito” en el Estado de México, en donde tiempo más tarde sería victima de tortura. El 27 de Noviembre de 2009, Brenda fue sacada de su celda por una de las custodias del lugar bajo el pretexto de que tenía una audiencia con el juez. Sin embargo, Brenda fue trasladada a una sala de audiencia en donde la estaban esperando un grupo de hombres encapuchados. El infierno estaba por dar inicio. Brenda fue brutalmente agredida física, sexual y psicológicamente. La finalidad de tales agresiones era coaccionarla para obtener una confesión de su presunta participación en el supuesto asesinato de Hugo Wallace. A pesar de tal muestra de salvajismo, Brenda negó rotundamente su participación en el secuestro y asesinato del hijo de Isabel.

Tortura en Santiaguito 1

Posteriormente, Brenda sería una vez más presa de la injusticia y sadomasoquismo del sistema penitenciario mexicano. En su reclusión en la prisión federal de las “Islas Marías”, al igual que en “Santiaguito”, sería vilmente torturada. Cabe señalar que su reclusión en dicha prisión es en un principio un tipo de represalia en su contra. El 13 de Octubre de 2010 a más de un año de lo sucedido, Brenda fue sustraída de su celda durante la madrugada sin ningún motivo justificable, lo que despertó sus sospechas. Las custodias junto al jefe en turno la llevaron en una camioneta a un lugar remoto de dicha isla a lo que se asemejaría a una casa de tortura. Ya en tal lugar, la harían esperar hasta que al día siguiente de nueva cuenta sus más grandes temores se harían realidad. Nuevamente, Brenda fue brutalmente torturada por un grupo de desconocidos. Cabe destacar que tiempo más tarde, Brenda reconoció durante una audiencia a Oswaldo Jiménez Juárez, agente del Ministerio Público adscrito a la SIEDO y fiel acompañante de Isabel de Wallace, como uno de sus presuntos agresores. Observación que hizo saber de inmediato al juez de la causa.

Para ambos eventos se llevo a cabo una investigación de las autoridades para determinar si hubo actos de tortura en perjuicio de Brenda y responsabilizar a los culpables de tales hechos deplorables. Sin embargo, tales investigaciones fueron inconcluyentes por falta de pruebas contundentes.  Asimismo, la ex abogada de Brenda Quevedo, Ámbar Treviño,  presentó una queja ante la dirección de reclusorios de Toluca y otra en derechos humanos, sin embargo ninguna procedió. La respuesta textual de las autoridades fue la siguiente: ” el hecho que unos encapuchados hayan entrado al penal a torturar a Brenda, no quería decir que fueran personal del penal”. Cabe destacar que Ámbar Treviño abandonó el caso el 1 de marzo de 2010 alegando amenazas de muerte. Por tal acto intimidatorio,  la letrada interpuso una denuncia penal en contra de Isabel de Wallace que tampoco tuvo seguimiento. Nueve días después fue detenida por las autoridades federales acusada de delincuencia organizada siendo liberada dos meses más tarde al no encontrarse pruebas en su contra.

El cambio de gobierno le vendría bien a la defensa de Brenda Quevedo, puesto que, años más tarde, exactamente el 25 de febrero de 2013, para la sorpresa de muchos, la Comisión Nacional de Derechos Humanos facilitaría a Enriqueta Cruz el resultado del dictamen médico denominado “Protocolo de Estambul”. La existencia de tal protocolo había sido negada cuando anteriormente se había realizado una investigación de los hechos que concluyó con el no ejercicio de la acción penal el 22 de junio de 2011. Para la mala noticia de Isabel de Wallace, el resultado positivo de dicho examen es la prueba más fehaciente de la existencia de actos de tortura en contra de Brenda Quevedo. Dicha probanza fue desahogada recientemente como prueba en el proceso de Brenda Quevedo. Al respecto, Armando Camarillo, quien sustituía provisionalmente al juez actual, determinó que la misma sería valorada al final del mismo. Después de varios meses sin que se designara un juez oficial, a inicios de noviembre del año pasado, Raúl Angulo Garfias, quien cuenta con diversos cargos ocupados dentro del Poder Judicial de la Federación,  entró a cargo como juez del Juzgado Décimo Sexto en Procesos Penales Federales en donde se lleva actualmente el proceso de Brenda.

Actualmente, el proceso se encuentra al final de la etapa probatoria. El último testimonio fue la ampliación de declaración proporcionada por Luis Moya, un investigador privado y asesor de políticos, que sostiene que Hugo Wallace probablemente está vivo. Durante el proceso se han interpuesto 4 amparos de los cuales tres han sido rechazados, uno ha sido procedente y uno de ellos interpuesto en contra del auto de formal prisión fue resuelto en sentido negativo el 31 de diciembre de 2013. Asimismo, el día de ayer del año en curso, se iba a llevar  a cabo un careo entre Brenda Quevedo y Jacobo Tagle, así como con Cesar Freyre, sin embargo, el mismo se difirió por la ausencia del abogado de Jacobo. Después de 6 largos años de una fatigante batalla legal en contra de la corriente, tal parece que aun queda una gran brecha legal por recorrer.

Firmar la petición para la libertad de Brenda.

delincuenteb

Recuerdos navideños

En estos tiempos de celebracion, el equipo de MXporFCassez, ahora dedicado a la lucha contra la fábrica de culpables en México, quiere agradecer a sus seguidores, a sus colaboradores (Diego, Anna, Sergio, Francisco, Iván), a los periodistas siguientes: Gabriel I., Anabel H., José R., Miguel V., Juan José S., Gerardo, los amigos de la revista Proceso ; a los amigos de Canadá que siempre nos han apoyado y con los que seguimos colaborando (Vicent, David, Dominique, Simn-Pierre, Moisés, Sergio, Jorge, Blandin, Tanya,…)

A todos los que luchan contra la Fábrica de culpables en México.

Aprovechamos la oportunidad para saludar con un fuerte abrazo a las víctimas que hemos ayudado a lo largo de los últimos años y que fueron liberadas (Florence, Arturo, Luis Miguel).

A las victimas que todavía siguen encarceladas, a sus familiares… estamos con ustedes. Juntos lograremos justicia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Prueba de tortura de Jacobo Tagle bajo ordenes de Isabel Miranda de Wallace

En respuesta a la publicación de una grabación de Jacobo Tagle, en la cuenta de twitter @WallaceIsabel …

Wallace y video Jacobo

Wallace y video Jacobo 2

Desde hace 3 días circula en las redes sociales un video de Jacobo Tagle entrevistado (!) por Isabel Miranda de Wallace (y otra voz de mujer). Probablemente, ese video en el que Jacobo Tagle contesta las preguntas que le hace Wallace, fue grabado por el propio sobrino de la guapísima y absolutamente sana de mente Sra. Wallace. En margen de ese video, la Sra. Wallace publica que se trata de la prueba de la culpabilidad de Brenda Quevedo Cruz, a la que de hecho Jacobo Tagle se vio obligado a mencionar ante las preguntas de Isabel (y conforme a su declaración ministerial ya redactada por la hija de Isabel).

Por lo que, le recordamos a nuestra querida Isabel, que la grabación de una supuesta confesión (como la que se hizo en el caso de la coinculpada Juana Hilda Lomeli) no es prueba de nada si se obtuvo bajo tortura, y si el declarante fue inducido, amenazado para que declarara.

También le recordamos que a pesar de todas las supuestas pruebas que “presenta” (o que nos grita en la cara), que no se ha encontrado el cuerpo de su misterioso Hugo. Seguramente porque ni siquiera lo buscan…

Finalmente, le anunciamos a nuestra amiga gritona iracunda, que en la actualidad, nuestro equipo está trabajando en una comparación de las declaraciones bajo tortura de los supuestos asesinos de su querido hijo narco, ya que estas declaraciones se contradicen en varios puntos clave. Por lo que, le aconsejamos que cuando fabrique culpables y los obligue a incriminarse, lo haga bien con vistas a que no se contradigan.

Isabel, te pensábamos experta en la materia… Lo que encontramos en el detalle de las declaraciones nos decepciona mucho de ti, Isabel… No tan lista como lo esperábamos. Todavía con poder, claro está (por el momento), pero no tan lista. A lo mejor harás con el documento que hoy publicamos lo mismo que intentaste hacer con la prueba de tortura de Brenda Quevedo… Presionar al juez con la ayuda de tus amigos de la PGR. Ni modo. La prueba de tortura de Jacobo Tagle, la tenemos a la mano, y la voz de la verdad no se callara.

Saludos.

004 copie

005 - copia006 - copia008 - copia013 - copia

MXporFC

los-wallace-con-pasado-delincuencial

El acta de defunción de Hugo Alberto Wallace ¿RIP?

Ficha Hugo2

Con la publicación del acta de defunción de Hugo Alberto Wallace, emitido el 8 de noviembre del 2013, a petición de su madre Isabel Miranda de Wallace, se establece “el hecho incuestionable de que Hugo Alberto Wallace falleció cuando se encontraba privado de su libertad, el día 12 de julio del 2005.”

Queda “comprobado, el fallecimiento, en virtud de que la víctima fue lesionada por contusiones simples y complejas, así como de asfixia mecánica externa a nivel cervical en su variedad de estrangulación manual, así como asfixia a nivel de tórax y abdomen por compresión toraco-abdominal, aunado a un choque hipovolémico, que en su conjunto resulto ser mortal, al grado de producirle la muerte.”

La Doctora Blanca Olimpia Patricia Crespo Arellano, de la Coordinación General de Servicios Periciales de P.G.R. (7150721) es la experta quién estableció el diagnostico.

¿Cómo? No lo sabemos. Ya que no hay cuerpo.

Otra observación: el acta de defunción no menciona la fecha de nacimiento de Hugo Alberto Wallace.

¿Cómo uno  llega a la conclusión del “hecho incuestionable” de la muerte de algún individuo especifico y establece claramente las causas de su fallecimiento a la hora precisa de oo.oo el dia 12 de julio del 2005, sin practicar ningún examen sobre el cuerpo del difunto? Un cuerpo que nunca apareció…

Solo se puede en México… Con el talento incomparable del perito de la incorruptible P.G.R.

Este documento es público, por lo que lo publicamos. Y nos reservamos el derecho de contestar punto por punto las afirmaciones que contiene, afirmaciones que se basan sobre la repetición hasta el cansancio de que la muerte de Hugo Wallace se debe considerar como un hecho incuestionable.

Acta Defuncion HAW - anotado

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 622 seguidores