Archive

Posts Tagged ‘Isabel Miranda de Wallace’

URGENTE – Situación preocupante de Nestora Salgado García

Nestora Salgado

La Comandante Nestora Salgado García, quién se encuentra presa en el Penal de Alta Seguridad de Tepic, Nayarit bajo cargos inventados, está en huelga de hambre para protestar por los malos tratos que recibe en ese penal, así como la injusticia de la que es víctima. Una injusticia a la cual contribuye activamente Isabel Miranda de Wallace, en apoyo a dos de sus cómplices: su abogado Ricardo Martínez acusado de formar parte de una red de trata de mujeres, e Iñaki Blanco quién fungió como testigo de asistencia en algunas ocasiones para “validar” declaraciones autoincriminatorias obtenidas bajo tortura.

Cabe recordar que Nestora Salgado García, cuando era Coordinadora de la Policía Comunitaria del Municipio. de Olinalá, Gro, había destapado y combatía la red de trata en la que están inmiscuidos Ricardo Martínez e Iñaki Blanco, respectivamente ex Procurador y ex Subprocurador bajo el gobierno de Ángel Aguirre Rivero. Nuestras fuentes nos informaron que el estado físico y mental de Nestora es sumamente precario, Y que posiblemente podría morir a consecuencias de la huelga.

No permitamos que siga la injusticia.

Inundemos las cuentas twitter de @Altoalsecuestro @MexicoSOS @PGR_MX CON mensajes de apoyo a Nestora.

Gracias a David Bertet de la Asociación Canadiense por el Derecho y la Verdad por la noticia

MXporFC

Logo

Entrevista con Anabel Hernández en Contra Punto Radio

El descubrimiento de una segunda acta de nacimiento de Hugo Alberto Wallace Miranda, tan oficial como la primera, da un vuelco al caso que se sigue por el presunto secuestro y homicidio de esta persona, cuyo cadáver sigue sin encontrarse. Ahora resulta que el desaparecido, quien de haber sido realmente asesinado habría hecho una llamada telefónica de ultratumba, tiene dos nombres, dos fechas de nacimiento, dos CURP y dos lugares donde vio la luz.

Una llamada telefónica de alguien que supuestamente estaba muerto. Una madre que afirma que su hijo ha sido asesinado. Un cadáver que no aparece. Una muestra de ADN que atribuyó a la víctima el sexo femenino. Y testimonios autoinculpatorios presuntamente obtenidos bajo tortura…

Esos habían sido, sobre todo, los factores implicados en el expediente judicial abierto por el secuestro y homicidio de Hugo Alberto Wallace Miranda hasta que, nueve años después de que éste desapareció, en los últimos días el caso ha dado un vuelco debido a nueva información que pone en duda incluso su muerte.

Para reír un poco: María Isabel Miranda Torres en entrevista con su amiga Bibiana Belsasso

Una entrevista propagandista y sin contenido de Bibiana Belsasso con la siempre creible Isabel Miranda de Wallace, el 17 de abril del 2015.

Bibiana Belsasso, periodista con talento

Para reír un poco, reproducimos abajo la (ntrevista que le dio Bibiana Belsasso a (su amiga) Doña Isabel Miranda Wallace / María Isabel Miranda Torres… Nada nuevo, absolutamente nada. Wallace vuelve a contarnos una y otra vez su historia chafa y pre-fabricada a la que ya no creemos. Porqué no somos tan tan estúpidos como lo eramos hace 10 años…

Wallace y su equipo de propaganda tratan de volver a aplicar la máxima de Joseph Goebbels, ministro de Propaganda nazi: “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad.”

Lo malo (para ella) es que nuestra querida Isabel Wallace ya no tiene nuevos elementos (u otras “exclusivas”, otras “confesionales” como lo decía la valiosa ex-maestra de primaria) para hacernos caer otra vez en la trampa del cuento de su hijo hecho pedacitos…

Suerte Wallace. Y “felicidades” a la talentosísima Bibiana por su “excelente” articulo (es sarcasmo) de propaganda fallecida, dirigida también a deshumanizar a un grupo de inocentes torturados, escogidos de manera arbitraria, y que sufren en sus carceles desde hace demasiado tiempo: Jacobo Tagle, Brenda Quevedo, Cesar Freyre, Tony y Alberto Castillo, Juana Hilda, y Jael Uscanga.

Isabel Wallace orejas
“A la política jamás volveré (pues ojala), fue un error muy grande (¡la golpiza que te dieron! No mames…)

En entrevista personal (y bien preparada) destaca que se considera más una madre que una esposa (¿que le importa el padre adoptivo de Huguito?); comparte cómo se enfrentó a los secuestradores (rectificación: “a sus víctimas”); asegura que perder un hijo es el dolor más grande que puede tener un ser humano (algún día tal vez conozca Isabel ese dolor)

Una de las activistas contra el secuestro que consiguió encontrar (clap your hands for Wallace!) a quienes asesinaron a su hijo , narra en una entrevista muy personal (amiga amiga amiga…) cómo consiguió sobresalir como maestra, empresaria y madre. Isabel Miranda de Wallace confiesa dónde residen sus fortalezas: en sus hijos. Y asegura que el mayor error que tuvo fue ingresar a la política (y el mayor dolor para los ciudadanos.).

Bibiana Belsasso: Isabel, ¿cómo fue tu infancia con diez hermanos? ¿Tú eres la tercera? (única fuente de Bibiana : El Caso Wallace de Martin Moreno)

Isabel Miranda de Wallace: Soy la primera mujer y la tercera de los hijos. Quiero decirte que fue una infancia muy feliz, éramos una familia clásica, muégano, en la que estaba mamá y papá; mi mamá se dedicaba al hogar, mi papá era el que sostenía la casa, fuimos cinco hombres y cinco mujeres, por aquello de la equidad (usen condones, caray). Fui la tercera de los hijos, pero fui la primera mujer y quiero decirte que el recuerdo de mi infancia, al menos lo más reciente, es una mesa enorme como la de los apóstoles, en la que estábamos doce personas. (que historia tan linda…)

Belsasso: ¿Cómo le hacía tu papá con un sueldo de taxista para mantener a diez hijos?

Miranda de Wallace: Mi mamá era ahorrativa, además mi papá era muy trabajador y muy bien administrado, y todos en la casa cooperábamos en todo, incluso algunos de mis hermanos trabajaban dentro de la casa para contribuir también al gasto personal; las mujeres no trabajábamos, pero los hombres sí.

Belsasso: ¿Qué hacían?

Miranda de Wallace: Hacía trabajos de series, como las que venden para los árboles de Navidad y teníamos un ingreso extra.

Belsasso: ¿Cuántos años tenían?

Miranda de Wallace: Yo creo que mis hermanos tendrían 12, 14 años, más o menos, y trabajaban. Crecimos con tanto esfuerzo y con necesidades económicas, pero con mucho amor, eso nos hizo valorar lo que teníamos, la familia; mi padre siempre nos dio muestra de una gran rectitud, de un gran respeto hacia la familia, pero sobre todo de algo muy importante, el esfuerzo. Yo creo que de ahí sacamos mucho del sentido de responsabilidad, de esforzarte en lo que quisieras.

Mi infancia fue muy feliz, creo que me tocó vivir la época en la que los hombres eran los que mandaban en las casas y las mujeres teníamos que acatar yo me revelé mucho a esa parte, creo que fui la primera, después ya me siguieron mis hermanas. Pero el recuerdo que tengo es el de una infancia muy feliz.

Belsasso: Isabel, te casaste a los 16 años, ¿tu marido era pedifilico?, eras una niña. (Bibiana queria decir: “virgen” ya que e chiste es que Wallace se cree la propia madre de Jesus)

Virgen Wallace

Miranda de Wallace: Es que así se acostumbraba en mi época; en la tuya no. (¿Qué sabes tu de la vida, pendeja?)

Belsasso: Pero, ¿qué época?

Miranda de Wallace: Tengo 63 años, imagínate, en mi época las mujeres nos casábamos muy jóvenes, yo creo que a los 20 años ya nos sentíamos quedadas.

Belsasso: Pero, ¡tú te casaste a los 16!

Miranda de Wallace: A los 16. Creo que Dios fue muy sabio conmigo, porque me puso al hombre correcto, en el momento correcto y en el lugar correcto, y créeme que sigo felizmente casada con mi marido, con el padre de mis hijos, y la verdad es que lo volvería a hacer. Fui una madre joven, a Hugo, que fue mi primer hijo, lo llevaba al fútbol americano y me acuerdo cómo lo bromeaban sus amigos porque me veían con él y yo llegaba en jeans, como que no se creían que Hugo tuviera una mamá tan joven. Me dio tiempo de disfrutarlo desde muy chica. Bueno, eso lo vamos a tener que rectificar… Querida Isabel no se casó con el padre adoptivo de Hugo a los 16 años. Tenemos la prueba.

Belsasso: ¿A los cuántos años tuviste a Hugo?

Miranda de Wallace: Tenía casi 18 años cuando tuve a Hugo. Bueno eso sí, entre 16 y 18…

Belsasso: Un embarazo muy complicado, ¿no?

Miranda de Wallace: No, lo tuve por parto normal (ok…); fue un embarazo muy padre (oooooook…), un niño muy deseado, Hugo fue el primer nieto, el primer sobrino, imagínate que todos en la casa nos sentábamos a contemplar a Hugo, esa es la palabra, a contemplarlo, como era el primer nieto, se nos caía la baba, nos derretíamos en verlo, en gozarlo; le gustaba cantar, era muy alegre, recitaba, nos contaba cuentos, literalmente nos poníamos toda mi familia, mi marido y yo, en una sala a verlo y a disfrutarlo. (jajaja )

Belsasso: Has trabajado en todo, vendías Tupperware, ¡hasta fosas en los panteones! (boring…)

Miranda de Wallace: Así es, vendía incluso tumbas, y fui muy buena vendedora. Llegó un momento que trabajaba y estudiaba (pues como todos)

Belsasso: ¿Fue difícil vender fosas en el panteón?, nadie quiere comprar un espacio para cuando se va a morir, es muy complicado. (el arte de hacer preguntas interesantes)

Miranda de Wallace: Claro, aparte de ser muy complicado es algo en lo que no queremos pensar y en lo que tampoco quieres invertir. Debes tener la habilidad para crear esa necesidad y que te la puedan comprar (como lo hiciste con la historia de tu hijo secuestrado.que nos la tragamos todos…), pero a mí me fue muy bien, yo creo que pudimos, mi marido y yo, sacar adelante nuestro matrimonio, nos esforzamos mucho trabajando, pero creo que eso es lo que mucha gente hace, tiene dos y tres trabajos para poder subsistir (entonces ¿Por qué diablos hablas?.¿Para que el pueblo ignorante se identifique contigo?)

Belsasso: Pero además de todo tenías una empresa con tu marido, al mismo tiempo que vas a la universidad para poderte recibir de pedagoga, pones una escuela años después, ¿cómo le hacías para tanta cosa, Isabel?

Miranda de Wallace: Toda mi vida he sido muy inquieta, igual que lo sigo siendo ahora porque creo que las mujeres tenemos esa habilidad de que si nos organizamos podemos atender nuestra casa, pero al mismo tiempo ser productivas y hacer cosas por nosotras mismas, yo creo que eso es común ahora, en mi época no se usaba mucho porque era más que las mujeres nos quedáramos en el hogar o si trabajabas era ir del trabajo a tu casa. Siempre me ha gustadao aprender, soy una eterna estudiante, no me concibo si no estoy aprendiendo algo, siento que me muero si dejo de aprender.

Belsasso: Fuiste maestra 22 años, no sólo aprender, sino también enseñar. (con muy Buenos comentarios sobre el colegio Aztlán)

Miranda de Wallace: Así es, yo creo que más que enseñar, los maestros somos como guías, lo importante es que el niño, el adolescente o el adulto vaya construyendo el conocimiento con base en lo que le vas diciendo y sea una retroalimentación, porque los maestros también aprendemos de los niños, de la forma de ser de los niños y nos dan grandes lecciones, creeme que es muy satisfactorio, de hecho, cuando llegaba a la escuela y no escuchaba las voces y los ruidos de los niños, me sentía sola, como en una casa deshabitada, pero es muy satisfactorio, yo creo que para ser maestra se tiene que tener una gran vocación.

Belsasso: También con toda esta vocación que has tenido como maestra, tienes una hija y dos nietos maravillosos, que has criado y con quienes has estado siempre.

Miranda de Wallace: Creo que esa es mi principal vocación, haber sido madre; a lo mejor no fui tan buena esposa como he sido madre, pero procuré siempre ser mejor madre, traté de darles siempre lo mejor a mis hijos, de que tuvieran una infancia feliz, de nutrirlos de valores y de que fueran felices, que entendieran que la vida es para ser feliz. El que yo haya sido madre ha sido lo más importante.

Belsasso: ¿Por qué dices que fuiste mejor madre que esposa, no te consideras tan buena esposa?

Miranda de Wallace: Creo que fui más madre que esposa y a lo mejor ese es un error que muchas mujeres mexicanas cometemos, que pensamos más en los hijos que en la pareja y a veces perdemos este equilibrio entre ser esposa y ser madre, gracias a Dios pude conservar a mi pareja a pesar de mis fallas o de mis errores, pero creo que sí me enfoqué más en ser madre, pero no me arrepiento, era mi vocación.

Belsasso: Todo este tema en que dices que has sido más madre que cualquier otra cosa, también te lleva a modificar y a cambiar tu vida después del secuestro y la muerte de Hugo Alberto, ¿cómo te cambia?, ¿cuando dices a partir de hoy me voy a dedicar a buscar y esclarecer este asesinato, este secuestro?, ¿qué pasa por tu mente para cambiar radicalmente tu vida?

Miranda de Wallace: Ese fue el principal problema, que mi mente no lo alcanzaba a comprender; no entendía cómo de un día abotro (???) podía desaparecer el ser que yo amaba, mi hijo; en mi cuerpo y mi mente no entendía cómo podía salir el sol sin que mi hijo estuviera conmigo; no entendía cómo podía respirar, seguir viva y que Hugo no estuviera conmigo. Esa parte fue de verdad la más dolorosa y la más desgarradora desde un principio; sin embargo, a pesar del dolor, a mí lo que siempre me ha impulsado es el amor por Hugo.

Belsasso: ¿De dónde sacaste la fuerza para empezar esta investigación?, ¿cuánto tiempo después de que secuestran a Hugo Alberto empiezas esta averiguación?

Miranda de Wallace: De inmediato. Como te he dicho, fui una mamá muy joven, Hugo y yo siempre fuimos amigos, teníamos muchísima comunicación, nos conocíamos con sólo vernos, en la mirada sabíamos si estábamos tristes, en fin, de inmediato, cuando no lo encuentro me avoco a esto; te digo que el amor es lo que me dio la fuerza. Cuando a alguien se le pierde un coche va y lo denuncia y lo busca, cuando a un campesino se le pierde o le roban una vaca, ¿qué hace?, va y lo denuncia y la busca, imagínate un hijo, que es lo más importante, ¿cómo te vas a quedar sentado en tu casa a ver a qué hora aparece?

Cada día me duele más su ausencia (aye por favor…) y me da más rabia saber la forma en que se lo llevaron y por el motivo que se lo llevaron: dinero; esa parte no la entiendo, que un ser humano le cambie la vida a otro por dinero (si si, lo entiendes perfectamente).

Belsasso: También has sido por eso tan (tan tan) empática con tanta gente, por ejemplo, un día me platicaba Alejandro Martí, que cuando le secuestraron a su hijo, quien le dijo: tienes que ir a encarar al asesino y lo acompañó, fuiste tú. (A Noé Robles… torturado. Ya hemos documentado como Wallace se involucró en el caso Marti)

Miranda de Wallace: Así es.

Belsasso: ¿Qué pasa psicológicamente? ¿Por qué esa necesidad de encarar al asesino de un ser querido?

Miranda de Wallace: Quizá porque no entiendo esa parte humana o inhumana que ellos tienen; quiero tratar de entender qué hay en la mente de estos asesinos y de estos secuestradores; qué les duele tanto por dentro que son capaces de hacerle tanto daño a otro ser humano. He llegado a la conclusión de que, indudablemente, fueron personas muy lastimadas en muchos sentidos, pero también de que es gente que no tiene contacto con los sentimientos, porque nunca puede sentir el dolor de otro ser humano.

Belsasso: Pero no necesariamente todos los asesinos son sociópatas.

Miranda de Wallace: No, indudablemente; pero sí es gente perversa, no tiene el valor más importante por un ser humano, el de la vida y la libertad. Es como decir, dime en mi cara cómo tuviste el valor de llevarte a mi hijo.

Belsasso: Tú que has estado en contacto con tanto criminal, con tanto delincuente (sin comentario. basta con subrayar), ¿crees que tienen remordimiento?, ¿tú crees que se sientan mal de ver al papá, al hermano, al hijo?

Miranda de Wallace: Fíjate que no, tienen momentos de debilidad, pero se les pasan rápido, no tienen esa conciencia, no se arrepienten la mayor parte de las veces, algunos sí, pero la mayor parte de ellos no, yo recuerdo muy bien que muchos de ellos, tras la rejilla de prácticas, estaban bromeando, jugando, haciéndose los chistosos; sin embargo, son los más cobardes, cuando a ellos les toca sufrir la pérdida de un ser querido.

Belsasso: ¿Te ha tocado poder auxiliar a algún delincuente víctima del secuestro? (¿Sentido de esta pregunta ?)

Miranda de Wallace: No, lo que sí te puedo decir es que en el caso de los secuestradores de mi hijo, por ejemplo, el líder, que es César Freyre, cuando pierde a la hermana curiosamente se derrumba, incluso tiene un quiebre en el que pide perdón, pide hablar conmigo y me confiesa todo, fue cuando vivió en carne propia la pérdida de una hermana (Julieta Freyre murió mientras estaban torturando a Cesar Freyre. Esa declaración es de muy mal gusto) , por eso te digo que son los que cuando ya la viven entonces sí se quiebran. Yo creo que a nosotros, los que nos toca vivir la pérdida de un hijo, a los que nos toca vivir el secuestro de un hijo, es un dolor tan grande que nunca lo puedes superar.

Belsasso: En esta manera de ayudar a otros en el camino, te metiste en la política, ¿lo volverías a hacer?

Miranda de Wallace: Jamás, creo que fue un error muy grande, fui muy ilusa, pensé que la política funcionaba de otra manera, pero jamás lo volvería a hacer.

Belsasso: Isabel, preguntas cortas, respuestas cortas, ¿qué tipo de lectura te gusta?

Miranda de Wallace: De toda, aunque ahora casi no leo, la que me gusta mucho es la de desarrollo humano.

Belsasso: ¿De detectives?, porque eres una gran detective (jajajaja)

Miranda de Wallace: No, de hecho no leo nada de detectives. Leo mucho de leyes, mucho de protocolos, pero realmente me gusta mucho el desarrollo humano y creo que es ahí donde está la riqueza de las personas.

Belsasso: ¿Qué tipo de música escuchas?

Miranda de Wallace: New Age y los Cantos Gregorianos, también la romántica. (y Paquita la del Barrio… “Rata de dos patas”)

Belsasso: ¿Cuál ha sido el día más triste de tu vida?

Miranda de Wallace: Indudablemente el día que me enteré que Hugo estaba secuestrado.

Belsasso: ¿El más feliz?

Miranda de Wallace: El día que él nació y el día que tuve también a mi hija en los brazos, yo creo que son los días más felices de mi vida.

Belsasso: ¿Qué es lo que más te gusta hacer en la vida?

Miranda de Wallace: Disfrutar a mi familia.

Belsasso: ¿Tu logro más importante?

Miranda de Wallace: Estar viva hasta ahorita, después de todo lo que me he expuesto y de lo que he pasado, seguir respirando y estar platicando contigo es un gran logro.

Belsasso: ¿Has tenido miedo?

Miranda de Wallace: Sí, todo el tiempo, sin embargo este miedo no me paraliza.

Belsasso: ¿Cómo enfrentas este miedo?

Miranda de Wallace: Sabiendo que puedo perder (dinero), pero también que puedo ganar (dinero).

Belsasso: Complétame esta frase, Isabel Miranda de Wallace es…

Miranda de Wallace: Una mujer con muchas virtudes y con muchos defectos, pero que busca un mundo mejor para su familia y para México.

 

Categorías:Sin categoría Etiquetas: , ,

Claroscuros del Caso Wallace; violaciones a DD.HH. y al debido proceso contra los acusados

Artículo de Eridani Palestino, publicado el 14 de abril del 2015 en la revista Revolución TRESPUNTOCERO.

Isabel Miranda de Wallace- promotora y victimaria de los Derechos humanos 
“Una llamada telefónica de alguien que supuestamente estaba muerto. Una madre que afirma que su hijo ha sido asesinado. Un cadáver que no aparece. Una muestra de ADN que atribuyó a la víctima el sexo femenino. Y testimonios autoinculpatorios presuntamente obtenidos bajo tortura”, así lo indicaba la periodista Anabel Hernández en su reportaje: “El Caso Wallace, más turbio que nunca”, publicado el 31 de mayo del 2014.

Desde la detención de Jacobo Tagle Dobín y Brenda Quevedo Cruz, dos de los procesados por el supuesto secuestro y asesinato de Hugo Alberto Wallace Miranda, hijo de Isabel Miranda de Wallace, sus familiares han denunciado violaciones a sus derechos humanos, actos de tortura en su perjuicio y violaciones al debido proceso.

Es por eso que la Asociación contra la Fábrica de Culpables y por la Defensa de los Derechos Humanos (AFCDDH) y la Asociación Canadiense por el Derecho y la Verdad (ACDV), emitieron un comunicado el 10 de abril – del cual Revolución TRESPUNTOCERO tiene copia-, acerca de que el día 25 de marzo, la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos con sede en Washington dio respuesta acerca de las medidas cautelares que este organismo interpuso desde el año pasado.

“Las medidas cautelares solicitadas tienen como principal finalidad proteger la integridad física y psicológica de Jacobo Tagle ante el inminente riesgo de daños irreparables. Lo anterior, en relación a los actos de tortura infligidos en su perjuicio y sus secuelas, las condiciones insalubres en las que se encuentra recluido en el CEFERESO número 2 en Puente Grande, Jalisco y la negligencia en la otorgación de atención médica adecuada por parte de las autoridades carcelarias de dicho recinto que ha traído como consecuencia la afectación de su estado de salud”.

Fue así que la Corte Interamericana mediante escrito respondió las recomendaciones y reaccionó a la situación de salud actual en que se encontraría Tagle Dobín, su tratamiento médico y las intervenciones que han acotado las autoridades respecto a estas demandas que violan los derechos humanos.

Wallace, acusada ante la PGR

Información difundida por el semanario Proceso el 17 de septiembre de 2014, generó nuevas dudas respecto al caso Wallace, pues familiares de los acusados del secuestro y asesinato de Hugo Alberto Wallace presentaron una denuncia de hechos ante la Procuraduría General de la República (PGR) en contra de la presidenta de Alto al Secuestro, Isabel Miranda de Wallace, y empleados de la propia PGR por considerar que cometieron diversos delitos para responsabilizarlos de la desaparición del hijo de la activista.

La denuncia contenía la existencia de una doble documentación oficial sobre Hugo Alberto Wallace. Además de Isabel Miranda, los señalados son su esposo Enrique del Socorro Wallace Díaz, su hermano Roberto Miranda y los siguientes empleados de la PGR: los agentes ministeriales de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) Braulio Robles Zúñiga, Fermín Ubaldo Cruz y Oswaldo Jiménez Juárez, y la perito de la Dirección General de la Coordinación de Servicios Periciales Yanet Rogel Montes de Oca.

A los siete les imputan delitos contra el estado civil, de falsedad de informes dados a la autoridad, falsedad en declaraciones judiciales, simulación de pruebas, tráfico de influencias y cohecho, cargos que tendría que investigar la PGR

Los denunciantes fueron Enriqueta Cruz Gómez, madre de Brenda Quevedo Cruz, recluida en el Centro Federal Femenil Noroeste del Rincón, en Tepic, Nayarit; y Raquel Dobin Rosenthal, madre de Jacobo Tagle Dobin, preso en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) Número 2, en Jalisco. Ambos acusados aún están a la espera de sentencia en primera instancia.

Los otros denunciantes: María Guadalupe González Lomelí, hermana de Juana Hilda González Lomelí, presa también en el Centro Federal Femenil del Rincón; y María Elena Cruz Bustamante y Luis Carrillo Bustamante, madre y tío de Alberto y Tony Castillo Cruz, ambos de nacionalidad estadunidense. El primero está preso en el Cefereso número 12, en Guanajuato, y el segundo en el Cefereso número 3, en Matamoros, Tamaulipas.

Publicación ilegal a través de la cuenta de twitter de @Altoalsecuestro sobre caso Brenda Quevedo Cruz

El 3 abril, vía Twitter, Isabel Miranda de Wallace publicó la foto de un artículo, cuyo título era: « Dan revés a acusada en caso Wallace », indicando que un tribunal federal encabezado por el Magistrado Paredes Calderón había rechazado el incidente de libertad por desvanecimiento de pruebas interpuesto por la defensa de Brenda Quevedo Cruz. Con su retórica habitual, Isabel Wallace se felicitó por la decisión, aprovechando la oportunidad para de nueva cuenta tachar de “delincuentes” a sus víctimas.

^6D40F6684A12E180501C2F5C5F6FBB0E7E1E053E5B9E6BEDA9^pimgpsh_fullsize_distr

^0D5F8D5CB510B6780BF5AFA42B8F16DAF22B8CB270C5D85D93^pimgpsh_fullsize_distr

^47554A9353E0A76F1AA32BE8CDA0A0445692931C4736CC0D5D^pimgpsh_fullsize_distr

Por un lado, cabe señalar que el hecho de publicar una decisión de un juzgado antes de que la acusada haya sido notificada resulta ser un acto ilegal. Por otro lado, el hecho de que se haya filtrado dicha noticia, de la cual por el momento no tenemos confirmación, confirma nuestras sospechas sobre los posibles vínculos de complicidad entre Isabel Miranda de Wallace y la oficina del Magistrado quién presuntamente tomó la decisión de rechazar el incidente de libertad inmediata de Brenda Quevedo Cruz, el Lic. Paredes Calderón.

Logo

Libertad para Alfonso Martín del Campo

Artículo de Jesús Aranda publicado el 18 de marzo de 2015 en la Jornada.

Alfonso Martin del Campo libre

La primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó la inmediata libertad de Martín del Campo Dodd sentenciado a 50 años de prisión por el asesinato de su hermana y su cuñado, ocurrido en 1992.

Con el voto en contra del ministro Jorge Pardo Rebolledo, la sala concedió un amparo liso y llano a su favor y ordenó su inmediata libertad.

La mayoría integrada por Arturo Zaldívar, Olga Sánchez Cordero, José Ramón Cossío y Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, consideraron que el acusado fue torturado y que la única prueba en su contra fue la confesión arrancada por este medio, lo cual fue violatorio de sus derechos humanos.

En las próximas horas se espera que salga de la prisión en la que se encuentra, ubicada en el estado de Hidalgo.

Como de costumbre, Isabel Miranda de Wallace inició una campaña mediática en contra de la libertad de Alfonso Martin del Campo, intentando presionar a la SCJN y a la CIDH.

Como de costumbre, Isabel Miranda de Wallace inició una campaña mediática en contra de la libertad de Alfonso Martin del Campo, intentando presionar a la SCJN y a la CIDH. Fuente: Foro TV.

La señora Wallace en defensa de la brutalidad policiaca

Artículo de Guadalupe Lizárraga, publicado el 14 de marzo del 2015 en el Los Angeles Press.

Isabel Miranda Torres en rueda de prensa. Foto: Jonhatan Telles.

Isabel Miranda Torres en rueda de prensa. Foto: Jonhatan Telles.

Ahora Isabel Miranda Torres, alias la señora Wallace, busca nuevos reflectores mediáticos en las diferentes entidades de la república mexicana con su nueva propuesta: “defender a los policías”. Esta ama de casa que cobró notoriedad en la Ciudad de México por simular el secuestro y homicidio de su hijo en julio de 2005, se ha valido de su impunidad para seguir entrometiéndose en la administración judicial federal, y manipular las instituciones del Estado de derecho, ahora con la ocurrencia de una defensoría de policías acusados de violar derechos humanos.

Según Miranda, “se ha dado constantemente que los policías son acusados de violar derechos humanos cuando realizan una detención”. No precisa mayor información, casos, nombres, datos mínimos para sostener su alegato dado en rueda de prensa en Culiacán, Sinaloa. Pero tampoco alude a los propios casos de sus culpables fabricados en el falso secuestro Wallace, cuando ella participó directamente en sus detenciones arbitrarias y violatorias de derechos humanos, usurpando funciones judiciales sin tener ninguna facultad para ello: técnicamente una secuestradora que operó con agentes ministeriales de la PGR de cómplices.

Con su habla cantinflesca, Miranda Torres pretende convencer por qué los mexicanos debemos aceptar la creación de una defensoría de policías con dinero publico:

“Al momento de que un policía ingrese a una casa a rescatar a una víctima, si tiene el temor de ser destituido o de ser sancionado porque nada más con el simple hecho de que un imputado, que además no sé de qué valor moral pueda tener un imputado para acusar a un policía, y creo que ahí es donde viendo que no hay equilibrio y esto es lo que queremos cambiar con esta figura, que los policías tengan quién los defienda desde el punto de vista de derechos humanos y también jurídicamente”. (Línea directa 11/Mar/2015)

Seguramente, Miranda vio en la televisión la primera parte del caso de Ferguson, donde un policía blanco fue exonerado de cargos por un juez, después de asesinar a un joven afroamericano. Lo que ignora es la segunda parte, en la que la decisión del juez le ha resultado contraproducente, porque ahora es repudiado por la opinión pública y su reputación profesional se ha visto seriamente comprometida, luego de que el Ayuntamiento de Ferguson aprobara por unanimidad la dimisión del administrador municipal, John Shaw, y la del jefe de la policía, Thomas Jackson, ante la publicación de un duro informe del Departamento de Justicia de los Estados Unidos sobre sesgos raciales en esa localidad. Incluso, se prevé que pudieran desmantelar todo el departamento de la Policía de Ferguson a raíz de este caso. Son las consecuencias esperadas por delitos y omisiones de los servidores públicos en un Estado de derecho.

Pero en México, a la señora Wallace –con esa vocación de delincuente que la caracteriza– y a las mismas autoridades que toleran su impunidad, les parece no sólo atinado defender a los policías acusados de violar derechos humanos, sino hacerlo en un momento de profunda crisis de las instituciones judiciales y de procuración de justicia precisamente por sus prácticas de corrupción y abuso de poder. Sobre todo, cuando el caso Ayotzinapa no ha sido seriamente atendido y el Estado es el principal responsable de este crimen; cuando un violador de derechos humanos como Eduardo Medina Mora es designado por el Ejecutivo como ministro en la Suprema Corte de Justicia de la Nación; cuando hay cientos de casos de mujeres inocentes criminalizadas por la corrupción de funcionarios judiciales como el caso de Nestora Salgado y de Brenda Quevedo Cruz. Esto es, resulta absurda la defensa de la brutalidad policiaca en un momento en que uno de los pilares del Estado mexicano como es el sistema de justicia ha sido sistemáticamente quebrantado por varias décadas con la impunidad de crímenes de derechos humanos y violación de garantías individuales, por las masacres perpetradas por el ejército y las corporaciones policiacas y paramilitares.

Basta recordar sólo unos ejemplos para saber de qué calidad de Estado hablamos: Tlatelolco en 1968; Rivera de San Cosme en 1971; la Guerra sucia de los años 70; el Vado de Aguas Blancas, Guerrero, en 1995; Acteal en Chenalhó, Chiapas, en 1997; El Charco, Guerrero, en 1998, y nos brincamos a las más recientes de Ayotzinapa, Guerrero, y de Tlatlaya, Estado de México, 2014, porque la lista es larga. A ésta, hay que agregar el sinnúmero de ejecuciones extrajudiciales a defensores de derechos humanos, periodistas, líderes indígenas y opositores políticos a lo largo y ancho del país y en los diferentes sexenios gubernamentales.

Estamos en un tiempo, pues, en que el surgimiento de las policías comunitarias y autodefensas han sido la respuesta de los pueblos ante la trayectoria criminal de las corporaciones policiacas por el acoso a las comunidades, por su corrupción y vínculos con el narcotráfico. Estamos en un tiempo en que la creación de una defensoría de policías al estilo de la señora Wallace es un arma más para el crimen que gobierna.

Isabel Miranda de Wallace -twitt

Más aún, no es fortuito que criminales impunes como Isabel Miranda Torres tomen iniciativas de tergiversar la justicia y la defensa de los derechos humanos con escenarios fabricados por los medios de comunicación oficiales. Especialmente, cuando el reporte más reciente de la ONU sobre derechos humanos en México observa que la tortura, el maltrato, las detenciones arbitrarias y la suspensión de garantías individuales son prácticas generalizadas. La señora Wallace, sin ser funcionaria judicial, ha protagonizado estas prácticas junto con ministeriales. Es parte del absurdo y la oscuridad que vive México hoy, como los sistemas descritos por Kafka en sus cuentos, en los que el terror es la base para mantener impune la depredación y el control de los vulnerables.

Sin embargo, no hay que olvidar quién es “la señora Wallace”, independientemente de quien esté detrás de ella. Esta criminal ha destacado en nuestro país por su capacidad de corromper jueces y funcionarios judiciales, por su impudor de imaginar a su hijo descuartizado y venderlo así a los medios, ha destacado no sólo por ordenar a agentes ministeriales las torturas de sus culpables fabricados, sino por participar directamente en éstas, y mantenerse impune con cada administración judicial. Si bien, ahora puede obtener algunos apoyos oficiales para defender la brutalidad policiaca, no tiene ni tendrá la capacidad intelectual para construir un argumento medianamente sólido y justo para sostener propuestas de esta naturaleza. Ni ella ni el Estado. De ahí, que sólo la corrupción y la represión sean sus recursos, las tácticas de la ignorancia ante la falta de legitimidad y legalidad.

Ellos pueden cercar la información en territorio nacional, pero las redes no tenemos fronteras geográficas. Ellos pueden ejercer el terror in situ, pero nosotros podemos denunciarlo por internet en el mundo. Ellos pueden seguir siendo impunes dentro del país, pero internacionalmente son reconocidos como criminales. La señora Wallace está denunciada en Migración de Estados Unidos por el delito de perjurio ante la Corte de Chicago, cometido en marzo de 2008, por sostener que su hijo Hugo Alberto no tenía antecedentes penales, cuando había sido procesado por contrabando en 2001. De tal suerte, que el día que Miranda cruce la frontera de México a Estados Unidos corre el riesgo de ser detenida y procesada.

Pese a que Miranda goza de impunidad por la red de funcionarios que se han beneficiado con su corrupción, ha llegado el momento en que es insostenible para el sistema judicial mexicano. El caso de Elba Esther Gordillo es ejemplo. Su fortuna hecha a base de corrupción y tráfico de influencias no le valió para perpetuarse en absoluta impunidad. Miranda es mucho menos que eso, ni la fortuna ni la red institucional ni la inteligencia posee, y sus crímenes mas burdos, perpetrados por ella misma, son ya de dominio público. Sus días de libertad, sin duda, están contados.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.141 seguidores