El caso Martí, otro traspié de Mancera

Los de MXporFC tenemos conocimiento de los elementos del expediente de Lorena González Hernández que su abogado presentó para conseguir la liberación de su cliente y comprobar su presunta inocencia. A pesar de que los ilustres defensores de Lorena son en su gran mayoría personas que nosotros acusamos de participar en la fabricación de culpables en otros casos (Isabel Wallace, Alejandro Martí, María Elena Morera, Martin Moreno, …) y de los que sabemos fueron muy cercanos al equipo de Genaro García Luna, personas que también en su tiempo se convierten en los peores acusadores públicos que nos dio conocer en ese pais, por lo tanto nos pronunciamos a favor de la liberación de Lorena González, liberación justificada por la falta de pruebas contundentes en su contra.

Las dependencias anteriormente encabezadas por Genaro García Luna y Luis Cárdenas Palomino no han sido las únicas que se han dedicado a la fabricación de culpables, mediante el uso de declaraciones falsas, amenazas, y tortura. Desgraciadamente.

Sin embargo, nuestro posicionamiento a favor de la libertad ya otorgada de Lorena González no equivale a un apoyo a la “investigación” que hizo la Policía Federal para tratar de cubrir las detenciones – entre las cuales la detención de Lorena – que se llevaron a cabo por parte de la PGJDF de Mancera en ese tiempo. Mantenemos nuestra postura, a saber que por lo menos Noé Robles Hernández, María Elena Ontiveros y Pablo Solórzano Castro fueron levantados, detenidos, torturados, obligados a declarar en su contra y a reconocer como cómplices a personas que desconocían por completo. Aunque éstos últimos seguramente no beneficiaran del apoyo de los corruptos anteriormente mencionados, ya que estos detenidos nunca formaron parte del equipo de García Luna.

Esperemos que la liberación de Lorena González abra la puerta a una investigación más amplia sobre las prácticas de fabricación de culpables en el caso Martí, que esas prácticas hayan sido perpetradas por la policía del DF o por la policía federal. Y que nos explique Alejandro Martí cuál fue su grado de complicidad y de conocimiento en las declaraciones forzadas rendidas por Noé Robles Hernández y Pablo Solórzano Castro, en presencia de su amiga Isabel Miranda de Wallace, su “coadyuvante” a la que paga para que “no salgan los malandros de la cárcel” (Martí en entrevista con Adela Micha)

MXporFC

Artículo de Sara Pantoja, publicado en la revista Proceso

Fecha: 21 de Julio del 2015 <!–
·
Sin comentarios–>

Lorena González Hernández, exagente de la SSPDF.  Foto: Especial
Lorena González Hernández, exagente de la SSPDF.
Foto: Especial

El pasado sábado 18 Lorena González Hernández fue liberada luego de permanecer en prisión, acusada de participar en el secuestro y asesinato de Fernando Martí, hijo del empresario Alejandro Martí, en junio de 2008.

La exagente de la Policía Federal emprenderá ahora una batalla legal contra la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) para que le reparen el daño causado y le ofrezcan una disculpa, como establece la ley.

Rodrigo Higuera, abogado de Lorena, declaró a Radio Fórmula que buscarán una cita con el titular de la PGJDF, Rodolfo Ríos, para iniciar el proceso de reparación del daño.

“Nuestro primer paso a seguir, es buscar tener una cita con el procurador Rodolfo Ríos a la brevedad posible, si no fuera el caso actuaríamos por la vía legal, nosotros creemos que es mucho más fácil porque ya hicieron lo más difícil que es reconocer que se equivocaron y por lo tanto procede un derecho legal, no es un favor que le van a hacer, ella tiene derecho a que le digan que fue un error”, dijo.

Además, puntualizó que su clienta pedirá tener una compensación económica por las complicaciones que enfrentará para encontrar trabajo, debido a lo mediático de su caso, y a que su encierro generó la pérdida de su vivienda y sus ahorros los invirtió para mantenerse en la cárcel.

La detención de La Lore ocurrió cuando Miguel Ángel Mancera estaba a cargo de la PGJDF. En aquel entonces, el hoy jefe de Gobierno se basó en la declaración del principal testigo del caso: Christian Salmones, escolta del joven Martí. En su declaración ministerial, Salmones reconoció a La Lore como la persona que ayudó a los supuestos agentes federales a secuestrar al hijo del empresario Alejandro Martí.

Fue lo único.

Con el paso del tiempo, Salmones cayó en contradicciones y finalmente se desistió de ratificar la acusación, lo que permitió la liberación de la expolicía federal y de paso dejó otra vez en entredicho la investigación que estuvo a cargo de Mancera.

La historia

Fernando Martí Haik fue secuestrado el 4 de junio de 2008, junto con su chofer y su escolta Christian Salmones, quien fue el único que sobrevivió al falso retén policiaco que encontraron cuando se dirigían a su escuela, el colegio American British School.

El 1 de agosto siguiente, el cuerpo del menor fue localizado en el interior de un auto Corsa abandonado en la colonia Villa Panamericana, en la delegación Coyoacán.

Para entonces, Mancera Espinosa tenía menos de un mes al frente de la PGJDF, donde sustituyó de Rodolfo Félix, quien debió renunciar luego del operativo fallido en la discoteca News Divine.

Según el libro “Mancera. Rumbo extraviado”, del periodista del semanario Proceso, Raúl Monge, días después del hallazgo del cadáver, la PGJDF detuvo a José Luis Romero Ángel, comandante de un grupo especial en la zona del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, a Marco Antonio Moreno Jiménez y al policía judicial Fernando Hernández Santoyo.

Los tres fueron señalados por la PGJDF como integrantes de la banda delincuencial “La Flor” y responsables del secuestro y muerte del hijo del dueño de las tiendas de artículos deportivos Martí.

Más tarde, cuenta Monge, en una carta dirigida al entonces presidente Felipe Calderón, Romero Ángel denunció que su detención fue ilegal. También acusó al entonces jefe de la Fiscalía Antisecuestros, Rafael Tuxpan, de amenazarlo y torturarlo y hasta pidió que la investigación fuera atraída por la Procuraduría General de la República (PGR). Al poco tiempo, sus abogados renunciaron a su defensa tras recibir amenazas.

Ante la creciente indignación ciudadana –ya estaba en formación el movimiento Alto al Secuestro, encabezado por el mismo Alejandro Martí–, el procurador Mancera responsabilizó a Sergio Humberto Ortiz Juárez El Apá, un policía retirado, y a Lorena González Hernández La Lore –cercana a Facundo Rosas y Luis Cárdenas Palomino, dos de los principales colaboradores de Genaro García Luna, entonces titular de la Secretaría de Seguridad Pública federal–, de participar en el supuesto retén policiaco en el que fue secuestrado Fernando Martí.

Según la investigación de Raúl Monge, cuando La Lore fue puesta a disposición del Ministerio Público, negó haber participado en el crimen y tener relación con El Apá y los hermanos Noé e Israel Cañas Ovalle, acusados por la PGJDF de cuidar a Fernando en su cautiverio.

Después de dar sus datos generales –casada, empleada en la SSP federal, católica y pasante de la carrera Negocios Internacionales– La Lore fue llevada a la cámara de Gessel, donde fue identificada por Christian Salmones, el escolta del menor, como la mujer que participó en el retén.

El vuelco

En enero de 2013, cuando llevaba cuatro años de estar en prisión, en entrevista con el diario 24 Horas, La Lore acusó a Miguel Ángel Mancera –para entonces ya jefe de Gobierno del DF–, de fabricar su caso.

“Sí, cuatro años y cada vez es más difícil. Veo cómo se abre una puerta y luego se cierra, siempre esperando una esperanza que aún no llega. Pese a todo, sé que llegará el momento en que recobraré mi libertad, pero no sé cuándo”, dijo.

En esa entrevista, citada por el periodista de Proceso, La Lore aseguró que el día del secuestro de Martí ella estaba en Acapulco de vacaciones con su esposo y que estaban hospedados en el hotel Lisette, en Costa Azul. Agregó que en el juicio pidió a las autoridades que se hiciera la diligencia en dicho hotel para comprobar su estancia, pero ésta nunca se hizo. Incluso, dijo que el 3 de junio –un día antes del secuestro– acudió a una sucursal del banco HSBC del puerto.

Lorena González aseguró que en su expediente “hay declaraciones de dos personas de Tepito que me relacionan con la banda de secuestradores, pero resulta que las credenciales del IFE de esos testigos eran falsas, entonces, yo creo que nunca existieron, y creo que todo fue una ruin fabricación de pruebas en mi contra”.

Agregó que ignoraba por qué Salmones la señaló como responsable. “No sé de dónde venga todo esto, el hecho es que no tienen pruebas suficientes en mi contra, sólo declaraciones y fabricaciones que ha hecho la PGJDF, pese a que en el fuero federal hay pruebas sólidas de que señalan lo contrario”, agregó.

Al contar sobre su detención, González Hernández dijo que agentes judiciales fueron a sus oficinas de la Policía Federal con una orden de aprehensión y luego la arraigaron. Sin embargo, sólo hasta un mes después se enteró de qué estaba acusada.

La mañana del 17 de junio de 2009, el entonces coordinador de Inteligencia de la SSP federal, Luis Cárdenas Palomino, anunció la captura de integrantes de la banda “Los Petriciolet” y presentó a Noé Robles Hernández o Noé Alejandro Soto García como autor confeso del secuestro y muerte de Fernando Martí.

Aquel anuncio echó por la borda la investigación de la PGJDF a cargo de Mancera.

Sin embargo, el proceso contra Lorena González Hernández continuó con ella tras las rejas del Centro Femenil de Reinserción Social de Santa Martha Acatitla.

Hasta que el que pasado sábado 18 de julio, el juez 32 Penal con sede en el Reclusorio Preventivo Sur determinó dejarla en libertad por insuficiencia probatoria, pues los datos recabados no fueron sólidos para concretar una sentencia condenatoria.

Además, Christian Salmones, exescolta del hijo del empresario y quien en un principio la señaló como la mujer que participó en el falso retén policiaco, se desistió de ratificar su acusación.

La defensa de Mancera

Antes de la liberación de La Lore y desde su oficina del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, Miguel Ángel Mancera justificó en entrevista con Raúl Monge su actuación en todo el caso:

“Lo que nosotros siempre dejamos claro es que se trataba de una banda muy grande, que estaban involucrados policías y que operaban en células. Y empezaron ahí las objeciones porque lo que nos decían es que los secuestradores nunca operan en células que no podían ser algo tan grande y que no tenían vinculación con otra actividad delictiva.

“Al final del día se comprobó que sí había células, que había incluso miembros de la banda que no se conocían entre sí, que estaban metidos policías federales y capitalinos, y que la línea troncal o la columna vertebral tenía que ver con el narcotráfico”.

Tras la liberación de La Lore el pasado fin de semana, Mancera Espinosa se refirió al caso:

“Se presentaron conclusiones inacusatorias. El procurador (Rodolfo Ríos Garza) consideró que con los elementos que se tenían y, sobre todo, tomando una nueva realidad tanto de criterios como de análisis en el sistema jurídico mexicano, los criterios que se tienen hoy derivados del sistema acusatorio, los planteamientos de principios en este sistema adversarial que quedan plasmados ya en la Constitución y las últimas resoluciones de la Suprema Corte de Justicia, pues dan una orientación diferente al Ministerio Público”.

Siguió:

“A partir de estos principios, incluso se tiene ya al Ministerio Público con un principio que es el principio de oportunidad en donde yo estoy seguro que cada vez más vamos a ver asuntos así en donde se lleguen a los análisis cuando no tienes una prueba plena. Porque hay que recordar que hay varias etapas. La etapa de la prueba indiciaria para lograr primero una orden de captura, una prueba indiciaria robustecida en la formal prisión y la etapa de la prueba plena para la condena”.

Y remató: “El Ministerio Público es el que consideró que no tenía los elementos suficientes para llegar a la condena”.

Anuncios

Respuesta a Jorge Fernández Menéndez

Pascal Beltrán del Río

Director editorial

Excélsior

 

En apego a nuestro derecho de réplica, pido atentamente la publicación de nuestra misiva al articulista Jorge Fernández Menéndez  quien publicó el día de ayer un artículo titulado “Cassez y Brenda: dos secuestradoras, una estrategia”.

 

El autor de este artículo se dirige a nosotros, por lo que queremos y debemos contestar.

 

En primer lugar, Ud. Sr. Menéndez, sugiere –más bien afirma– que existe algún tipo de “parentesco” entre el caso de Florence Cassez y el caso de Brenda Quevedo Cruz; y escribe: “Florence Cassez fue liberada ignorando la prueba más importante que existía en su contra: las declaraciones de las víctimas…”. Un periodista con ética profesional, y respetuoso de las instituciones pilares del Estado de Derecho, no ignoraría deliberadamente lo que no decide ignorar:

–          El hecho de que las supuestas víctimas en caso Cassez / Vallarta se prestaron al montaje mediático de las autoridades, que todas sus declaraciones carecen de validez ya que fueron obtenidas a raíz del montaje y no independientemente de ello;

–          Que Florence Cassez no fue liberada por acuerdos políticos sino por decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, cuya decisión honra a México y fue saludada a nivel internacional. Son pocas las veces que México se distingue por su apego a los derechos humanos.

–          Que el hecho de manchar el nombre de Florence Cassez al señalarla de delincuente cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó precisamente invalidar la totalidad de las supuestas pruebas en su contra por haber sido obtenidas de manera ilegal, mediante la violación sistemática a los derechos humanos fundamentales,los cuales protegen a todos los ciudadanos contra las arbitrariedades del poder. Esto, Sr. Menéndez es prueba de su profunda o deliberada ignorancia puesta al servicio de la mentira.

 

Sin embargo, el punto de nuestra respuesta a su artículo, Sr. Menéndez, no es el de volver al caso de Florence Cassez, a quién hemos defendido a lo largo de su infierno de más de siete años, y de la que sabemos –porque nosotros sí investigamos– es totalmente inocente, y no solamente inocente, sino víctima de un sistema de fabricación de culpables del cual la familia Vallarta también es víctima y cuyos responsables tenemos perfectamente identificados. Florence Cassez fue y sigue siendo víctima de esta epidemia de fabricación de culpables en México, epidemia a la propagación de la cual contribuyen periodistas como Ud., Menéndez. Para nosotros es un honor haberla defendido, haber trabajado de manera voluntaria durante más de cinco años. Y seguiremos defendiendo su nombre, su memoria, su inocencia y su dignidad. Gracias a ella, se ha abierto en México, un estrecho camino, pero al fin camino, hacia un verdadero sistema democrático en el que no se tolera ninguna violación a los derechos humanos. Si Ud. no lo puede reconocer o por lo menos intuir, Sr. Menéndez, entonces no merece el título de periodista y el derecho a la expresión que acompaña ese título.

 

Podríamos evidenciar o recordar cómo evidenciamos y de qué manera Isabel Miranda de Wallace se involucró en el caso Cassez; no para defender a las supuestas víctimas, sino por complicidad con Eduardo Margolis. Lo demostramos en su momento en múltiples ocasiones, y nuevamente le aconsejamos Sr. Menéndez que haga lo que todavía no ha hecho: nada más el trabajo periodístico que le incumbe. Con ello sabría la verdad.

 

Con respecto al caso Wallace, y las publicaciones de Proceso en México y Los Ángeles Press en Estados Unidos,  es un hecho que Isabel Miranda de Wallace no tiene todas las respuestas a la mano. En vez de ello, ella y sus consejeros se han enfocado en descalificar a la periodista Anabel Hernández, y a prestarle una intención vengativa, e incluso personal contra ella, cuando lo que está en juego es la verdad, la vida de los inculpados, la de su propio hijo, y sobre todo la de un sistema de justicia agonizante. Isabel Wallace se presenta nuevamente como víctima, blanco de una ofensiva generalizada en su contra, simplemente por haber defendido el derecho de las supuestas víctimas y haberse opuesto a la liberación de Florence, desviando el punto central de las investigaciones recientemente publicadas por los medios ya mencionados: los rastros de vida de su hijo Hugo Alberto Wallace Miranda, después de la fecha de su presunto homicidio.

 

Isabel Miranda Torres es la figura ejecutiva de una fábrica de culpables en México, que ha usurpado la voz de la ciudadanía, una figura de la instrumentalización del dolor de las verdaderas víctimas, de las madres que realmente perdieron a sus hijas o a sus hijos, muchos de los cuales murieron a consecuencias de la supuesta guerra contra el narcotráfico iniciada por el presidente más vergonzoso que México haya tenido en su historia contemporánea: Felipe Calderón Hinojosa, el mismo que entregó a Isabel Miranda el premio nacional de derechos humanos en 2010, como una gran burla del sistema a los millones de mexicanos aún con dignidad.

 

La única razón por la cual tenemos que enfocarnos en la persona, en la historia turbia y oculta, en las mentiras, y en las actividades de Isabel Miranda de Wallace, es por las personas inocentes que están muriendo en la cárcel por secuelas de las torturas, por un crimen que no se cometió. Y para lograr este objetivo: la liberación de todos los inocentes, no solamente los del caso Wallace, tenemos que evidenciar la verdad, a través de investigaciones independientes, honestas y profesionales, a pesar de las amenazas, represalias, calumnias, y de los supuestos periodistas como Ud. Menéndez que usa su posición para insultarnos y a través de nosotros a todos los inocentes injustamente encarcelados de su país.

 

Asimismo queremos rectificar su dicho Sr. Menéndez cuando escribe:

 

“Que, siguiendo el camino Cassez, todos los detenidos niegan ahora su participación en los hechos, aseguran que sus declaraciones fueron sacadas mediante torturas (a pesar de que, como en el caso Cassez, hay otras pruebas testimoniales en su contra) y todos, obviamente, dicen ser inocentes.”

 

1)   Florence Cassez siempre negó su participación en los delitos que le imputaron injustamente. El camino es distinto, ya que en el caso Wallace tenemos que demostrar la falsedad de las confesiones auto incriminatorias de los acusados.

2)   Florence Cassez fue torturada psicológicamente, aterrorizada, amenazada, golpeada levemente, jalada por el cabello, e intimidada con una pistola en la frente para que firmara los papeles ya armados en los que se le exigía su autoincriminación, a lo que se negó rotundamente. Pero su integridad física no fue afectada brutalmente, como ha sido con los inculpados de Isabel Miranda. A lo mejor, su nacionalidad francesa sirvió en ese momento para evitar ese tipo de tortura. Al parecer, las autoridades todavía tienen un poco de reserva cuando se trata de torturar a una persona extranjera.

 

Decir Sr. Menéndez que nosotros seguimos la misma estrategia que implementamos en el caso Cassez, muestra su falta de atención analítica. No, Sr. Menéndez: el caso de los acusados en el caso Wallace es más complejo todavía y requiere otro tipo de estrategia, que sólo una investigación seria y profesional puede revelar quién es Isabel Miranda Torres, que se autoproclama la voz de la ciudadanía, mientras pisa y quiebra el sistema de justicia mexicano, y que –para sorpresa de todos– se niega rotundamente a considerar la posibilidad de que su hijo esté vivo, aun cuando se le presentan sólidas líneas de investigación que ella misma decide no seguir u ocultar. ¿Quién es esta madre que finge buscar los huesitos de su hijo en el canal de Cuemanco?  ¿Quién es esta persona que a pesar de su perfil delictivo y de haber estado en la cárcel, logra con la simple negación de los hechos seguir en el poder? ¿Quién es esta persona que usa los espectaculares de su propia empresa Showcase para difundir los rostros de las personas que ella misma decidió inculpar por la desaparición de su hijo, violando los derechos de ellos y sobre todo la presunción de inocencia? ¿Quién es esta persona que puede acudir a los penales y a la SIEDO para entrevistarse con los acusados en el caso Martí para proponerles un arreglo si se declaran culpables y si denuncian a los co-inculpados que se les presentan? ¿Quién es esta persona que puede liderar un operativo policíaco sin ser una autoridad  judicial? ¿Quién es esta persona que hace caso omiso de las denuncias en su contra ante la CNDH sin que haya ninguna consecuencia? ¿Quién es esta persona que goza el apoyo incondicional del presidente de la CNDH, Raúl Plascencia, victorioso de la candidatura que ella misma presentó?
Otra declaración contraria a la verdad por su parte Sr. Menéndez: las pruebas que se presentaron y difundieron en los medios, no son las mismas que las pruebas que Isabel Miranda de Wallace decidió callar en el 2007. Son nuevas. Basta que las revise para que se dé cuenta.

 

Reconocemos una cosa. Ud. Sr. Menéndez nos acusa de poner en duda el “hecho de que los secuestradores de Hugo Alberto han reconocido ampliamente su participación en ese crimen.”

 

Precisamente es lo que hacemos: cuestionamos lo incuestionable. Ponemos en duda lo que los demás dan por hecho, a pesar de que lo deberían hacer porque se trata de su deber como periodistas. Dichas confesiones, lejos de comprobar el  delito, revelan contradicciones y discrepancias más allá de lo aceptable. Estas contradicciones a su vez comprueban que el delito de secuestro y asesinato de Hugo Alberto Wallace fue fabricado, y mal fabricado. Un simple vistazo a estas declaraciones genera sospechas. Un estudio amplio de las mismas nos hace cambiar totalmente de perspectiva en cuanto a la realidad del caso Wallace. Sea lo que sea, Ud. Sr. Menéndez no hizo ni uno ni lo otro, y no creemos que por falta de tiempo, ni por incompetencia, sino por elección. Y esto es anti-ético.  Los nuevos elementos de prueba que se filtraron a la prensa ponen en duda lo que hasta hace poco era considerado como un hecho irrefutable: la culpabilidad de los acusados en el caso Wallace por su declaración, pese a que no había ni cuerpo ni pruebas periciales físicas que sostuviera el homicidio. De presuntos culpables se convirtieron en presuntos inocentes.

 

Ahora el por qué cuestionamos lo incuestionable: Porque no queremos ser parte de un sistema que encarcela a inocentes.  Porque como seres humanos y humildes ciudadanos nos negamos a vivir sin dignidad en un país en el que se violan los derechos humanos por motivos ajenos a la justicia. Y finalmente porque tenemos confianza que algún día México pueda ser una verdadera democracia en la que los criminales pagan por lo que han cometido, y los inocentes están a salvo de los abusos del poder. Una fórmula tan sencilla de felicidad pública, y que México merecería alcanzar, empezando por erradicar los “acusadores públicos”, papel que personas como Isabel Miranda de Wallace y Alejandro Martí han desempeñado a lo largo de estos años, gozando prebendas económicas y privilegios judiciales con ello.
Es un deber salirnos de las ilusiones en las que hemos permanecido. Es un deber dejar de ser un niño que se cree que las historias que le cuentan, historias de hadas y brujas, historias de justicieros y de malos, historias del bien y del mal, son la realidad.

 

Es un deber salir de la psicosis generalizada por la que nos dejamos contaminar cuando, por primera vez vimos una señora que buscaba a los plagiarios de su hijo. Entendemos que nos cuesta reconocer que nos hemos equivocado, que nos hemos dejado engañar, que caímos en una trampa. El error es humano. El deseo de justicia y seguridad es legítimo y por esa legitimidad, se vuelve comprensible nuestro error: el de haber creído en la realidad del caso Wallace. Ahora bien, lo que no sería ni legítimo, ni digno del intelecto humano, sería quedarnos voluntariamente en ese error con tal de que no enfrentemos el mundo real. En ese mundo real, Isabel Miranda de Wallace no es una madre que agarró ella sola a los plagiarios de su hijo, sino una persona protegida con una red de complicidades que permite el dinero y encarcela a quien le trata de poner ante los ojos la alta probabilidad de que su hijo sigue vivo y nunca fue secuestrado.

En ese mundo real, son siete personas las que han sido acusadas públicamente por un crimen que no sucedió, y que pasarán el resto de sus vidas encarceladas si nadie toma su defensa.

 

En conclusión, le queremos dedicar nuestras últimas palabras Sr. Menéndez, ahora que nos ataca públicamente. Para nosotros, resulta ser un honor leer que usted tacha nuestra campaña de “infame, imposible calificarla de otra manera”. Es un honor para nosotros, en calidad de humilde grupo de defensa de los derechos y de la libertad de las verdaderas víctimas, recibir de su parte un intenso desprecio, usted siendo parte y, por su artículo, vocero de un sistema que encarcela a inocentes mediante tortura, intimidación, amenazas, violaciones a los derechos humanos y al debido proceso.

 

Aprovechamos la ocasión para mandar un afectuoso saludo a los otros inocentes encarcelados a la defensa de los cuales tratamos de contribuir: Pablo Solórzano Castro (casi Martí), María Elena Ontiveros x (caso Martí), Noé Robles Hernández (caso Martí), Cynthia Cantú Muñoz, Israel Vallarta Cisneros (caso Zodiaco), a los miles de Mexicanos injustamente encarcelados, y por supuesto a todos los acusados en este infame caso Wallace. Les decimos lo que un día le dijimos a Florence: los tenemos de la mano, y no los soltaremos.

 

Nolverto Sanchez. A.

MXporFC

 

 

Audiencia suspendida en Caso Martí

Por MXporFCassez

El 22 de mayo 2014

El 20 de mayo 2014 tenía que llevarse a cabo una audiencia decisiva en el caso Marti con la comparecencia por videoconferencia desde Nayarit de cuatro de los co-acusados de Pablo Solórzano Castro en este caso de secuestro y asesinato. Cuatro de ellos, entre los cuales María Elena Ontiveros Y Edgar Ulises Carrillo, iban a ampliar sus declaraciones cuando súbitamente se suspendió la señal alrededor de la una de la tarde, después de que se abrió la audiencia a las 11.45 de la mañana.
Familiares de Pablo Solórzano Castro, del cual hemos estudiado el caso con detenimiento, se encontraban en la regia de prácticas n. 1 del Altiplano, cuando se suspendió la señal de transmisión, lo que llevo a la interrupción de la audiencia y a la posposición de la misma hasta una fecha posterior.
Tenemos la convicción firme que Marie Elena Ontiveros y Edgar Ulises Carrillo, a los que los federales los apodaron respectivamente la Güera y el Romel, fueron ambos torturados para declararse culpables, tal como sucedió en el caso de Pablo Solórzano Castro, sobre el cual hemos publicado una investigación amplia que demuestra su inocencia y su carácter de culpable fabricado.
Por lo que se nos hace muy sospechoso que, de casualidad, justamente cuando estaban a punto de declarar unos culpables fabricados sobre otro culpable fabricado (Pablo Solórzano Castro), cuando iban a declarar que habían sido torturados y que no se relacionaban entre ellos ya que no se conocían, que se haya justamente suspendido la señal.

 

Ex policía profugo

Por otro lado, mencionamos que el agente FERNANDO MORALES SORIANO responsable de la detención ilegal de Pablo Solórzano Castro, así como de la de Noé Robles Hernández (otro acusado en el caso Martí), cofirmante del parte informativo policiaco del 12 de mayo 2011 cuyo contenido es falso, se encuentra actualmente prófugo en Estados Unidos tras la emisión de una denuncia en su contra por la defensa de Pablo Solórzano Castro.

Hablemos del caso Martí…

Fuente: Carceldemujeres2

Nota: El autor de este blog se juntó a nuestro équipo hace unos 2 meses.

[Habla el autor del blog carceledemujeres2]

En el pasado publiqué algo sobre María Elena Ontiveros, sobre como la habían torturado para que se declarará culpable del secuestro del joven Martí. Y para mí, y creo que en los textos de derecho también, aunque no se aplica en los casos concretos, a partir del momento en que hay tortura significa que no hay pruebas suficientes para establecer la culpabilidad de la persona detenida.

Persona torturada = persona inocente

Chequen como la Güera mira hacia abajo para ver lo que tiene que decir

Chequen como la Güera no puede caminar después de que la torturaron.

También me acuerdo de cuando la policía federal dio a difundir en los medios más cercanos al gobierno la grabación de la confesión de Noé Robles Hernández, el supuesto asesino de Fernando Martí y miembro de la banda “Los Petriciolet”.

marti007

Pues, ya no me sorprende nada procedente de la policía federal. Según la declaración escrita y otros documentos judiciales que me proporcionaron, parece que la detención de los miembros de la banda “Los Petriciolet”, no es nada más que otra farsa de la Policía Federal, esta vez con la finalidad de echar abajo la investigación de la policía capitalina y echarles la culpa a otras personas diferentes a las detenidas por la Policía del Distrito Federal, entre las cuales figuraba la famosa “Loré”, novia de Facundo Rozas Rozas y colaborador de Genaro García Luna.

Noe 50 - Lore - Guera - Cortado

La declaración de Noé es muy valiosa, ya que nos da información sobre como presionan a personas inocentes, como las torturan física y psicológicamente para que se echen la culpa de un delito que nunca cometieron.

Hasta que punto Alejandro Martí sabe que la policía federal lo está engañando, eso no lo sé. Lo que si me queda claro es que los policias le vieron la cara y que lo ven como un “pinche viejo” al que tenian que entregar algunos culpables para que ya no les molestara.

Noe 46 - Marti - Pinche viejo - Cortado

Lo que si me queda claro es el papel que desempeñó Isabel Miranda de Wallace, quién siempre acompañó a Martí en sus visitas al penal y estuvo presente durante sus entrevistas a Noé Robles Hernández. Entrevistas en las que este sujeto tenía que decir lo que le decían los representantes del Ministerio público y los policías federales.

En cada una de las visitas de Wallace y de Martí a las cárceles (visitas en las que Noé tuvo que declarar sin presencia de un abogado, lo que implica una violación flagrante al debido proceso), cabe agregar que también estaban presentes los Licenciados el Ministerio Público Federal de SIEDO :

WUALBERTO RAMIREZ GUTIERREZ y RAMON ESTRADA RODRIGUEZ (5 de noviembre 2009, 23 de diciembre 2009, 22 de abril 2010)

JOSE MANUEL ROJAS CRUZ (29 de noviembre 2010)

Los mismos que Noé señala como los que lo presionaron y lo amenazaron directamente para que lo ayudaran a culpar a gente que ni siquiera conocía.

Noe 35 - Wallace - Marti - Cortado

El papel de Wallace queda claro. Apoyar a las autoridades federales en su trabajo de fabricación de culpables, y de engañó a Alejandro Martí para hacerle creer que habían agarrado a los verdaderos culpables del secuestro de su hijo.

Noe 34 - Wallace - Marti - Cortado

Noe 69 - visitas - Marti - Wallace Noe 70 - visitas - Marti - Wallace

Extracto de la declaracion de Noé Robles Hernández

(…) Estas personas del gobierno sabiendo que soy inocente me obligaron a inculparme igual que a mi cuñado JOSE MONTIEL CARDAZO y a ABEL SILVA PETRICIOLET de ser parte de una banda de secuestradores y de señalar como miembros de una banda de secuestradores primeramente a las personas de nombre

LUIS IGNACIO TORRES POLMAYER

MARCO ANTONIO PEREZ CORREA

A los cuales no conocía y al no poder acreditarle los delitos a ABEL SILVA PETRICIOLET y a JOSE MONTIEL CARACCO y con la promesa de solo estar cinco años en la cárcel y amenazándome que de no cooperar quien la pagaría seria mi familia (me hicieron) señalar a

JOSE ANTONIO JIMENEZ CUEVAS

JOSE GUZMAN VALERIANO

VICTOR GUILLERMO SERVIN MORALES

CARLOS DAVID CHARINES AVILA

ANDRES PARADA PONCE

JOSE ARMANDO CRUZ HERNANDEZ

JORGE MANUEL RIOS TREJO

JOSE HELMER BAENA SOTELO

JESUS VALDEZ OROZCO

JUAN CARLOS CADENA DE DIOS

MARIA LUISA ONTIVEROS MENDOZA (Maria Elena Ontivero – “La Güera“)

JAVIER NOROÑA GUERRERO

OSCAR MORALES ALVARDDO

LUIS MANUEL DEL CASTILLO RENTERIO

RAUL JAIME SANTA MARIA

JOSE MARTIN JIMENEZ MARTINEZ

PABLO SOLORZANO CASTRO

Así como en su momento

LERNANDO ISARBEL GALLEGOS HERNANDEZ

DANIEL OCTAVIO SANCHEA ESCORDEBA

JUAN HUMBERTO SALCIDE HURTADO

CARLOS LABION GARCIA CASTAÑO

Éste último ya fallecido pues decidió quitarse la vida por la presión de estas personas del gobierno, las personas que orquestaron este teatro con la comandante Mujer junto con los otros que colaboraron en el video de la supuesta confesión

El COMANDANTE OLMOS U OLMEDO

ALEXAR CASILLAS VAZQUES

Y el grupo de federales que me detuvieron

LUIS CARDENAS PALOMINO quién me presentó ante los medios de comunicación (leer la Declaración de Noé Robles Hernández sobre Luis Cárdenas Palomino)

ABEL GONZALES MERIDA quien me visitó en este centro federal diciendo que era capitán del ejército mexicano y ofreciéndome junto con el Comandante OLMOS u OLMEDO un trato para inculpar a las personas que señalé con anterioridad

Los Licenciados el Ministerio Público Federal de SIEDO :

WUALBERTO RAMIREZ GUTIERREZ

RAMON ESTRADA RODRIGUEZ

JOSE MANUEL ROJAS CRUZ

RENE DE LOS SANTOS TORRES

ISMAEL MOISES VARELA SAN JUAN

MARTIN MARTINEZ

El licenciado ARMANDO sin saber sus apellidos pero es el MPF de la causa 23-2010

Personas que estuvieron de acuerdo para inculparme, primero torturándome física y sicológicamente para poder elaborar un video donde por medio de la tortura me inculpo de delitos que no cometí, sin contar con abogado o persona de confianza que me asistiera y después obligarme por medio de tortura sicológica y amenazas de muerte a mí y a mi familia a hacer unas declaraciones ante el MPF las cuales me indica de qué manera hacerlas y para después bajo la presión de hacerle daño a mi familia y no estaría más de cinco años en la cárcel por eso le solicito sean citadas por todos los medios legales al alcance de este Juzgado y declaren en relación a los hechos que estoy narrando debiendo señalar día y hora para esos efectos, así como también le pido a Usted señor Juez ordene recabar las bitácoras de visitas de este centro así como de los lugares donde me han tenido privado de mi libertad, esto para poder comprobar que soy inocente de los que se me acusa ya que todo es parte de una fabricación por parte de las autoridades federales al no poder resolver y capturar a los verdaderos culpables de los secuestros que me imputan tomándome a mí como chivo expiatorio para simular que han cumplido con su trabajo el cual no han hecho ya que desde el principio han estado mintiendo.

Noe 60 - denuncia - CortadoNoe 61 - denuncia 2 - Cortado

Por MXporFC – carceldemujeres

Para leer el articulo de Anabel Hernandez : “Caso Martí: emergen las mentiras de García Luna” (Proceso): aquí