Un año sin saber qué pasó con los normalistas de Ayotzinapa

Articulo del 26 de septiembre 2015, publicado en Los Ángeles Press.
Por Guadalupe Lizárraga
Normal Rural Raúl Isidro Burgos en Ayotzinapa, Guerrero. Foto: José Martinez.
Normal Rural Raúl Isidro Burgos en Ayotzinapa, Guerrero. Foto: José Martinez.
Se cumple un año de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, una herida latente en la historia de México que ha logrado ser altavoz de la grave crisis de Derechos Humanos que vive el país derivada de la situación de pobreza, la inestabilidad social y el narcotráfico. El atroz secuestro, posterior a un ataque retransmitido casi en el momento de los hechos, ha despertado la solidaridad a nivel internacional por la exigencia de la resolución y ha hundido la popularidad del presidente Enrique Peña Nieto. Pero el crimen de Iguala no es tan distinto como el de otro levantón, ejecución o feminicidio de los que se dan a diario en las ciudades mexicanas: está manchado por la impunidad.
Tras un año, dos normalistas han sido identificados por un análisis de ADN obtenido de los restos óseos que encontró la PGR en el basurero de Cocula y el río San Juan. El mismo escenario donde el Grupo de Expertos  de la Comisión Interamericana (CIDH) dijo que era “científicamente imposible” que incineraran a los estudiantes. La Asamblea de Padres de los 43 no confía en el verdadero origen de las muestras y la aparición de un quinto autobús en la hipótesis de la investigación enredan más la resolución: aún no se sabe todo lo que ocurrió la noche del 26 de septiembre.
 
A las sospechas de la rapidez en la que el gobierno emitió sus conclusiones, se sumó a principios de septiembre el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independiente, elaborado tras seis meses de trabajo. En sus conclusiones, se desmentía la “verdad histórica” ofrecida por el Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam y se criticó la forma en que se han llevaron las investigaciones por parte de las autoridades, así como la falta de seguimiento de algunas pruebas. Algunos padres han denunciado las trabajas que desde el gobierno han interpuesto para el esclarecimiento del caso y la prensa internacional se hizo eco de falta de credibilidad de las autoridades.
 
Y son muchas más dudas aún. Parece que el ejército, según parece presente aquella noche, no hizo nada para evitar que fueran atacados y secuestrados, lo que aviva la sospecha de que de pudo haber intervenido en la desaparición de los normalistas. Sin embargo, la petición de que el 27 batallón de Infantería con sede en Chilpancingo -así como sus miembros- sean investigados, no ha sido atendida por el gobierno.
 
Por otra parte, no se sabe por qué aquella noche el grupo de jóvenes se encontraba a 250 km de Ayotzinapa. El jefe del cártel Guerreros Unidos (autores de la supuesta masacre), declaró que el director de la escuela normal, José Luis Hernández Rivera, trabajaba a las órdenes de sus rivales, el cártel de Los Rojos, enviándolos a Iguala. El jefe de la banda declaró tras su detención que 17 de los normalistas desaparecidos pertenecían a este grupo delictivo, algo que aunque fuera falso, podría tener relación con las evidencias de la existencia de un quinto autobús que podría haber contenido un cargamento de droga aquella noche.
 
Además de todo esto, aún no se ha iniciado un juicio contra la clase política coludida con el crimen organizado en otros municipios de Guerero, así como tampoco existe una investigación contra el ex gobernador, Ángel Aguirre, ni el ex procurador del estado, Iñaky Blanco. Tampoco se ha investigado el asesinato de Julio César Mondragón, el normalista que fue desollado en los sucesos de Iguala.
 

IMG_6584

Dudas sobre el origen de las pruebas

 
El día 15 de septiembre, la Procuradora Arely Gómez González, presentó en conferencia de prensa nuevos resultados obtenidos por el laboratorio de genética forense de Innsbruck a los que el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), tuvo acceso vía la Procuraduría General de la República (PGR) un par de horas antes del anuncio público.
 
Para la Asamblea de Padres de los 43, existen serios interrogantes sobre el origen de las muestras analizadas, y la coincidencia genética mitocondrial entre la muestra ósea 16-29102014 y la madre del joven Jhosivani Guerrero de la Cruz, no es considerada por el EAAF como un resultado identificatorio definitivo.
 
¿Por qué la Coincidencia genética con Jhosivani Guerrero de la Cruz, es baja en términos estadísticos?
  • El EAAF considera que el trabajo realizado por el laboratorio de Innsbruck desde el inicio de esta investigación es de alta calidad científica.
  • Sobre las 17 muestras enviadas por PGR y EAAF a dicho laboratorio en noviembre del 2014, Innsbruck intentó inicialmente producir perfiles genéticos de ADN nuclear de cada una de estas muestras ya que, en principio, este ADN es típicamente más poderoso en términos de identificación humana. El laboratorio de Innsbruck no consiguió obtener perfiles genéticos de ADN nuclear de 16 de estas 17 muestras debido al alto grado de deterioro por alteración térmica y fragmentación de las mismas. Sobre la 17° muestra, el laboratorio de Innsbruck obtuvo un perfil completo de ADN nuclear que dio como resultado una coincidencia genética fuerte y clara con la familia del joven Alexander Mora Venancio.
  • Sobre las 16 muestras restantes, el laboratorio de Innsbruck no pudo producir resultados de ADN mitocondrial por métodos tradicionales e intentó hacerlo a través de un método experimental denominado de Secuenciación Masiva Paralela. Con la utilización de este método, Innsbruck pudo obtener resultados sobre el ADN mitocondrial en 9 de estas 16 muestras. De estas 9 muestras, el laboratorio informó que 7 corresponden a ADN mitocondrial que no es de origen específicamente humano y el laboratorio señaló que continuará analizándolos, tratando de identificar su origen.

Jhosivani Guerrero de la Cruz, segundo de los 43 normalistas cuyos restos han sido identificados

Las dos muestras restantes de las que el laboratorio de Innsbruck pudo obtener resultados de ADN mitocondrial, presentaron coincidencias iniciales con familiares maternos (el ADN mitocondrial se hereda por línea materna) de los normalistas Jhosivani Guerrero de la Cruz y nuevamente de Alexander Mora Venancio. Estas dos muestras provienen de la bolsa que según PGR fue recuperada del Rio San Juan, en las afueras de Cocula. No provienen de restos recuperados en el basurero de Cocula.
 
La nueva coincidencia genética, esta vez por vía mitocondrial, entre una muestra ósea recuperada de la bolsa que según PGR proviene del Rio San Juan y los familiares de Alexander Mora Venancio es complementaria y refuerza el dictamen de genética emitido en diciembre del 2014 por el laboratorio de Innsbruck. En esa ocasión, la coincidencia genética se obtuvo por ADN nuclear, con un resultado claro y con alta probabilidad de parentesco biológico. Hasta la fecha, es el resultado más importante de esta identificación.
 
La coincidencia genética por vía mitocondrial hallada por el laboratorio de Innsbruck entre la muestra recuperada de la bolsa que según PGR proviene del Rio San Juan y los familiares de Jhosivani Guerrero de la Cruz, es baja en términos estadísticos (una razón de verosimilitud de 73 indica que la coincidencia es 73 contra 1 más probable si se trata de Jhosivani Guerrero de la Cruz que otro individuo de la población general).
 
Sin embargo, en un contexto de caso cerrado (por ejemplo, un accidente de avión con un listado claro de pasajeros que serían los únicos a encontrar en el sitio de recuperación de restos) y considerando que el laboratorio de Innsbruck estableció que cada una de las familias de los 43 normalistas desaparecidos tienen perfiles mitocondriales distintos entre sí, ese resultado podría tener un significado muy importante. No obstante, por el momento, nos encontramos ante un caso abierto, en donde los dos sitios de recuperación de restos (el río San Juan y el Basurero de Cocula) son inciertos y problemáticos por las razones que se describen a continuación:
 

Sobre la bolsa que la PGR recuperó supuestamente en el Río San Juan

Según los testimonios de los inculpados sobre la desaparición de los estudiantes, luego de haber incinerado a los 43 jóvenes en el Basurero de Cocula la noche del 26 al 27 de septiembre del 2014, habrían colocado parte de sus restos en bolsas de plástico y las habrían arrojado al Río San Juan, Cocula, Guerrero. Tal como señalamos en el comunicado de prensa del 7 de febrero del 2015, el EAAF no estuvo presente en el momento en que buzos y peritos de PGR mencionan haber recuperado el 29 de octubre del 2014 una de estas bolsas del Río San Juan.
 
El EAAF tampoco participó en el hallazgo del fragmento de hueso que PGR indicó haber recuperado dentro de dicha bolsa, fragmento del cual se obtuvo una identificación positiva con los familiares del joven Alexander Mora Venancio por vía de ADN nuclear. El EAAF fue convocado por la PGR al lugar cuando ya se encontraba la bolsa de restos abierta y la muestra en cuestión ya se encontraba junto con otras sobre un área de limpieza. La muestra que culminó en la identificación mencionada, se distinguía por su tamaño mayor al resto y especialmente por estar muy poco alterada térmicamente. El EAAF sí participó en la limpieza y análisis de estos restos. Los resultados presentados el día de ayer por la Procuradora provienen de dos muestras recuperadas de esa misma bolsa.
 
El EAAF ha solicitado en diversas oportunidades a la PGR la cadena de custodia de la bolsa de restos, que según indica la PGR les fue entregado por buzos de la Marina, sin que por el momento se nos entregara copia.
 

IMG_6731Sobre el basurero de Cocula

El 7 de febrero del 2015, el EAAF emitió un comunicado de prensa en donde mostraba una fotografía sobre una prótesis parcial o puente superior y otra prótesis parcial o puente inferior (ambas realizadas con el mismo material y con coincidencia en la oclusión o mordida), así como una raíz de diente en hueso de mandíbula que se inserta en la prótesis o puente parcial inferior, confirmando como consistente la relación entre todas las piezas mencionadas.

El EAAF entrevistó a cada una de las familias de los 43 normalistas desaparecidos, solicitándoles información física, médica y dental de cada uno de ellos. Ninguno de los jóvenes normalistas tiene puentes o prótesis parciales dentarias. Es decir, estas piezas (las prótesis parciales, el diente y el fragmento de mandíbula) confirman la presencia de restos humanos correspondientes al menos a un individuo que no pertenecen a ninguno de los normalistas entre los restos recuperados del Basurero de Cocula. Por lo tanto, estamos ante un caso abierto y no cerrado. Además, se suma a este contexto, el hecho de que existen cerca de 300 denuncias de desapariciones ocurridas en los últimos 4 a 5 años en Iguala. El valor entonces del resultado obtenido sobre la muestra que podría pertenecer al joven Jhosivani Guerrero de la Cruz disminuye significativamente y sólo puede ser considerada como una posibilidad.

Toda esta información coloca esta investigación en el marco de un caso abierto en donde restos de víctimas de distintos episodios de desaparición pueden encontrarse en los mismos lugares de depositación. Existen además serios interrogantes sobre el origen de las muestras analizadas. Por lo anteriormente mencionado, la coincidencia genética mitocondrial entre la muestra ósea 16-29102014 y la madre del jovenJhosivani Guerrero de la Cruz, no es considerada por el EAAF como un resultado identificatorio definitivo.

Ricardo Raphael analiza la postura de Isabel Miranda de Wallace en contra de la CIDH

Una entrevista de NRM Comunicaciones con Ricardo Raphael.

“Ciertamente, Wallace y el propio Samuel pertenecen a un grupo que se puso a otro en el tema de la violencia  durante el sexenio pasado.”

Foto: Cuartoscuro/Archivo
Foto: Cuartoscuro/Archivo

Ricardo Rafael analiza las acusaciones que lanzó Isabel Miranda de Wallace en contra de las conclusiones del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la desaparición de 43 normalistas en Iguala, Guerrero.

La mentira histórica más infame en la historia de México

Artículo publicado el 15 septiembre 2015 en la revista digital Homo Zapping.

Por Manuel Alejandro Vázquez

informador.com.mx
informador.com.mx

¿Por qué decirle al título de este artículo una “mentira histórica”, y en efecto, una de las más ruines y de las de mayor vileza en la historia de nuestro país?, precisamente porque aprovechando estas fechas, y como lo que ha acontecido en nuestro México, hacen que le amerite el nombre.

Lo anterior es muy sencillo, lo que está sucediendo en este momento en México que es terriblemente lamentable y que lo cual han luchado, se han empeñado en desviar la atención con otros temas como lo hemos estado viendo, viviendo, incluso generando distractores que han sido bastante absurdos.

Ahora bien, a lo largo de la historia nos han inventado muchas cosas, muchos héroes, bastantes situaciones las cuales vemos o que no ocurrieron realmente, o bien, se disfrazan, nos crean algo muy distinto a la realidad para efecto de poder tener tanto héroes como una historia en nuestro país, esa que nos cuentan nuestros libros de texto, siendo un caso realmente lamentable, aunque ese no es el motivo de este artículo, o por lo menos no el eje central del mismo.

Es muy absurdo el que se tenga que llegar a muchas cosas ajenas a la realidad como ya lo he manifestado, a cuestiones creadas, o bien en un momento dado, insistiendo, lo que son los llamados distractores nacionales como así los llamo en lo particular.

Lo anterior, para efecto de tapar el sol con un dedo, y disculpe usted la expresión vulgar, pero por desgracia así es mi querido lector; aquí no se trata de descubrir hilos negros ni mucho menos, sino el ver que en este momento existen diferentes cuestiones mucho muy desalentadoras como lo son desde luego la historia que nos inventó el gobierno de la República en torno a los 43 normalistas, ya que ellos mismos, nuestras propias autoridades encabezadas desde luego por el Presidente de la República, por tratarse del Jefe de la Administración Pública Federal, y por tratarse de un crimen de Estado, que es un secreto a voces querido lector, y en su momento por Jesús Murillo Karam, ex Procurador General de la República, ellos, entre subalternos, e incluso Senadores de la República nos crearon toda una historia, y todo para poder quitarse de encima la tragedia más dolorosa en la historia de México, después del multihomicidio que dicho sea de paso, también ha quedado en la impunidad y que es el de la Guardería ABC.

Por desgracia para el Gobierno de la República se le ha hecho la tragedia de los 43 aún más complicada, ellos mismos la enredaron más, en este caso, la responsabilidad directa de Murillo Karam como Procurador General de la República en el momento en que los lamentables hechos ocurrieron, y donde vemos que hay una balanza en su contra, y que ahora lo que correspondería, lo correcto, que al ver los Dictámenes de los Expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que han hecho quedar en ridículo tanto a nuestras Autoridades, como a nuestro propio País a nivel internacional, insisto, lo más “honesto” que bien debiera hacer el Gobierno encabezado por Enrique Peña Nieto es el sujetar a investigación a dicho ex Funcionario, así como en su momento procesarlo a él como a todos los que de manera activa participaron en la investigación de la tragedia de Iguala.

El gobierno de la República nos creó esta historia, así como nos ha creado miles, por esta razón, aclarando, sin ser de izquierda, bien tienen razón la vox populi, así como la campaña que se ha visto en redes sociales en torno a la “celebración” de “nuestra independencia”, en el sentido de abstenerse a acudir a acompañar a dar el heroico grito de independencia al Presidente de la República en el zócalo, ya que en verdad nuestro País está de luto, y lo está por los 43 normalistas que para efectos jurídicos aún siguen como “desaparecidos”, por la crisis financiera que hoy por hoy sacude al País y que verdaderamente además de ser para preocuparse es para que reaccionen nuestras autoridades financieras ante esta emergencia que no la invento mi querido lector, lo hemos visto, así como entre otras desgracias que también Usted y yo hemos sido testigos, y que han sucedido en estos últimos tiempos.

2014, año de violaciones e incumplimiento de derechos humanos

SDP Noticias, por Manuel Alejandro Vázquez Flores

Fecha de publicación: El 6 de enero del 2015

20142

En esta la primera de mis columnas de este 2015, antes que nada quiero dar mi agradecimiento a Don Federico Arreola por depositar la confianza en este servidor y permitirme continuar con usted mi querido lector haciendo posible y un hecho todas y cada una de mis humildes opiniones, donde son bienvenidas las críticas, tanto buenas como malas, a veces muy severas, pero que además de agradecerse también han contribuido sin duda alguna a mi formación tanto como jurista como columnista de esta casa que me abrió las puertas.

Reza una expresión que me viene a la mente: “Obedézcase pero no se cumpla”.

Sin duda el 2014 fue un año difícil en todos los sentidos, difícil en materia económica, de empleo, de aumento de índices delictivos, de reformas estructurales constitucionales que a la fecha han recibido las peores descalificaciones y rechazo de la sociedad, pero sobre todo fue un año en el que los derechos humanos fueron vulnerados e inobservados por el Estado Mexicano en todos los aspectos.

En efecto, me refiero a esta materia en especial porque además de ser de las más importantes y reconocidas a nivel mundial, los derechos humanos fueron establecidos de pleno derecho en nuestra Constitución desde el 2011 con la reforma que en este rubro fue realizada, pero que por desgracia en el 2014 fue de lo más fallido.

Probablemente sea objeto de críticas y descalificaciones hasta por mis propios colegas por la responsabilidad que conlleva lo que manifiesto, pero reitero que ha sido fallido tanto el tratamiento, observancia y respeto por los derechos humanos en nuestro País, como las propias medidas o mejor dicho, cartas de buenas intenciones del Gobierno Federal en la materia.

Tenemos la tragedia de las desapariciones forzadas de los 43 normalistas de Ayotzinapa, donde la crisis resultó más severa de lo que el propio gobierno se imaginó dado el rechazo y consternación que a la fecha ha mostrado la sociedad ante este lamentable suceso y que aún no ha sido esclarecido conforme a derecho, así como otros casos de desapariciones en la República, siendo el último de los documentados el del periodista y activista Moisés Sánchez en Medellín, Veracruz, presuntamente en manos de policías municipales y que también la autoridad hace mutis de ello, la masacre de civiles en Tlatlaya, en el Estado de México a manos del propio ejército, así como actos de violaciones de derechos humanos que se cometieron durante las marchas, como en detenciones hechas de manera arbitraria por elementos tanto de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, como de la Policía de Investigación de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, quebrantando el debido proceso legal; violaciones todas que han quedado evidenciadas, y sin omitir mencionar que a diario son cometidas arbitrariedades de esta índole, donde hasta un servidor he sido tanto testigo como sujeto pasivo en manos de elementos policiacos.

Por lo que, debido a lo anterior, me quedo con este planteamiento que es directo a la reflexión mi querido lector: ¿Hasta cuándo dejará de ser retórica jurídica y se cumplirán a cabalidad los derechos humanos plasmados tanto en nuestra Constitución, como el control de la convencionalidad que no es más que la obligación del gobierno mexicano de observar y hacer valer los Tratados, Convenios y Acuerdos Internacionales en la materia?

Sigue la barbaridad: “Reportan desaparición de otros 31 estudiantes en Cocula”

Artículo publicado en la revista Proceso

Por Jorge Carrasco Araizaga

Fecha: el 26 de noviembre del 2014

Una de las madres de los jóvenes desaparecidos en Cocula.  Foto: France24
Una de las madres de los jóvenes desaparecidos en Cocula.
Foto: France24

La televisión francesa informó que dos meses antes del caso de los 43 normalistas en Iguala, otros 31 jóvenes del vecino municipio de Cocula fueron desparecidos por la delincuencia.

El canal de televisión France 24 difundió la noche del miércoles que los jóvenes, estudiantes de secundaria, están desaparecidos desde el 17 de julio pasado, pero el caso quedó en el silencio por el temor de la población ante las amenazas de los autores.

Los testimonios recabados por la televisora aseguran que el último día de clases antes de las vacaciones de verano, hombres encapuchados, vestidos de azul marino y que al parecer se desplazaban en vehículos policiales, secuestraron a los jóvenes cuando salían de la secundaria Justo Sierra.

La escuela se encuentra a un costado de la presidencia municipal de Cocula, cuya policía está involucrada en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Aunque hubo testigos del secuestro, cometido a plena luz del día en la plaza principal del municipio, ni éstos ni mucho menos los familiares de las víctimas habían querido dar a conocer el caso.

La cobertura periodística nacional e internacional de los 43 normalistas de Ayotzinapa, animó a la madre de una de las jóvenes desaparecidas a dar su testimonio a la corresponsal de France 24, Laurence Cuvillier.

“El 17 de julio llegaron los sicarios y se llevaron a mi niña y a otros más cuando salía de la escuela… La gente que estaba ahí no se movía porque tenía miedo porque los sicarios los habían amenazado”, declaró una mujer a la televisora.

Otros testimonios fuera de cámara confirmaron el secuestro de los jóvenes.

El caso fue publicado también este miércoles por el diario francés Le Monde, que en un editorial publicado el fin de semana aseguró que las manifestaciones en México por la desaparición de los normalistas son contra el Estado mafia que ha surgido en el país.

#JusticiaParaAyotzinapa: 38 días sin resultados ni legalidad

Artículo publicado en SDP Noticias

Por Manuel Alejandro Vázquez Flores

Fecha: 4 de noviembre del 2014

 José Luis Abarca y su esposa, María de los Ángeles Pineda, detenidos en relación con la desaparición forzada de los 43 normalistas en el estado de Guerrero. Fuente: SDP Noticias
José Luis Abarca y su esposa, María de los Ángeles Pineda, detenidos en relación con la desaparición forzada de los 43 normalistas en el estado de Guerrero. Fuente: SDP Noticias

De última hora han detenido a José Luis Abarca y esposa, María de los Ángeles Pinedo, supuestamente hoy en la madrugada, al momento de escribir mi columna para esta casa, pero lo destacable y absurdo del asunto es que primero ya se había dicho unos días que ya se encontraban capturados, y posteriormente las primeras horas de este martes son detenidos en Iztapalapa, en el Distrito Federal, justamente donde más se encontraban siendo buscados, hecho que hizo que me viniera a la mente de manera obligada la también detención de la banda “Los Zodiaco” y Florence Cassez. Veamos lo que nos tienen preparado las autoridades en el transcurso de este día y de la semana; quiere decir que ¿con esto ahora sí preparan el escenario para salir a decirnos la verdad a los padres de los normalistas y al Pueblo de México?

Y justamente así comenzaba con mi columna de este día:

Realmente no se vale, y mucho menos no es nada ético que las autoridades con toda falta de sensibilidad y sentido común continúen jugando con los sentimientos tanto de los familiares de los normalistas, como de la sociedad mexicana.

Y es que no es para menos, después de 38 días de la “desaparición forzada”, como aún se maneja mediática y legalmente, de los 43 normalistas, y como los propios padres de los mismos manifestaron el día de ayer después de una reunión sostenida con el Comisionado Nacional de Seguridad y ahora ya con Funcionarios de “bajo nivel” no se ha visto ningún avance, y lo único que vemos es expiación en el caso de Ángel Aguirre, donde en mi caso particular también clamé su destitución en su momento, su renuncia, y que ahora viendo todo este escenario donde no se arregla absolutamente nada, como lo comencé a dilucidar en columnas anteriores, en mi muy humilde punto de vista como jurista y también como ser humano con algo de sentido común, Aguirre resultó ser el “chivo expiatorio” de este crimen, a quien tenían que descalificar en un momento dado, aclarando, sin restarle la responsabilidad administrativa y penal por encubrimiento y por la falta de acción del mismo, que siendo honestos, ¿acaso las demás autoridades no menos responsables que este personaje no tienen el mismo grado de responsabilidad?, en virtud de tratarse de un crimen de lesa humanidad, y discúlpeme mi querido lector por ser tan repetitivo, pero quiero dejar claro mi posicionamiento en este sentido.

Derivado de lo anterior, resulta que el Gobernador interino de Guerrero Roberto Ortega, totalmente risueño y que se encuentra en otro ámbito de la realidad, no en el estado, ni en la desgracia, como claramente también es evidente de la entrevista que Doña Adela Micha Zaga, en su afán de protagonismo lo cuestionó y que el funcionario se le apreció tal y como si lo estuvieran entrevistando como un personaje “telenovelesco” y hasta risueño, pese a la tragedia, y que peor aún, confiera falsas expectativas a los familiares de los normalistas y a la sociedad, ahora creando hasta historias de suspenso y terrorismo de cuarta como las que vemos en películas estadounidenses, y hasta incluyendo la película “La Dictadura Perfecta” de Don Luis Estrada, afirmando sin ninguna objetividad ni responsabilidad que nuestros normalistas se encuentran en manos de “grupos antisistema”, que está esperando que le llamen para pedir rescate, etcétera, y que incluso “pagaría hasta con su vida” para que nos los entreguen, y la verdad es que quisiera verlo en ese escenario mi querido lector, pero la demagogia y la ficción continúan haciendo su labor ante esta tragedia, que aún me indigna la tranquilidad y la posición de este “nuevo” gobernador, que según “no es político” sino “académico” y para rematar hasta “ex guerrillero” resultó ser en sus buenos tiempos por el dicho del mismo. Al final de esta columna le dejo el link de esta entrevista completa para que usted saque sus propias conclusiones.
Da mucha pena que lo que continuemos viendo sean discursos, demagogia, protagonismos farsantes, pero lo peor el jugar con los sentimientos de los padres de los normalistas. El Gobernador en turno resultó peor que Aguirre Rivero, y que únicamente vimos que su salida en lugar de ayudar resultó que todo continuara igual o haya empeorado, ya que los actos de grupos anarquistas continúan, la situación también sigue subiendo de tono, las autoridades siguen jugando a “la papa caliente”, el Gobernador con licencia no quiere sujetarse a investigación por parte de la PGR; la desaparición de poderes propuesta por Acción Nacional a pesar de todo este clima de barbarie que continúa en aumento también resultó defendida a ultranza por los Senadores, ya que para ellos todo está bien, hay gobernabilidad a pesar de todo lo que le acabo de mencionar querido lector.

¿A dónde vamos a parar ante la apatía, animadversión y sobre todo negligencia y falta de seriedad de nuestras autoridades en los tres Poderes y en los 3 niveles de Gobierno? ¿Qué terreno quieren prepararnos para saber la verdad?

La ONU que ya se ha pronunciado al respecto, legalmente debe de tomar las riendas de este asunto pues además de todo resulta ser de su competencia, por lo que los padres de los normalistas bien deberían en este momento de solicitar, o mejor dicho exigir su intervención de manera formal sin necesidad de acudir a la Sede, es decir, hacerlo directamente en alguno de los Organismos de Naciones Unidas con representación en México.