Archivo

Archive for 30 octubre 2012

El caso Cassez: la reconstrucción del montaje televisivo

Fuente : Mensaje Político

Por  Juan Manuel Magaña (El autor es periodista, ex coordinador de información de Primero Noticias, en el Canal 2 de Televisa. Esta reconstrucción-investigación fue presentada en el noticiario matutino de MVS, con Carmen Aristegui, el 21 de marzo de 2012)

El 0 de Octubre de 2012

Hace unos días, el mandatario de Francia, François Hollande, y el presidente electo Enrique Peña Nieto, acordaron que en el caso Florence Cassez, sentenciada a 60 años de prisión, se respetaría lo que resuelva la Suprema Corte mexicana, con “estricto apego a derecho”, y que este tema “no volverá a empañar las relaciones entre ambas naciones”. En este contexto, aquí ofrecemos la reconstrucción del “montaje televisivo”, lo que pudo ser apenas el inicio de un muy polémico proceso legal.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La mañana del 9 de diciembre de 2005, el programa televisivo Primero Noticias transmitió “en vivo”, ante millones de personas, el supuesto rescate por parte de agentes federales de tres personas secuestradas en el rancho Las Chinitas, ubicado en una orilla de la carretera México-Cuernavaca. En marzo de 2012, más de seis años después, el ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea calificó esa transmisión de “escenificación ajena a la realidad“, en un proyecto de sentencia de la Suprema Corte que proponía la liberación de la francesa Florence Cassez.

El ministro no se equivocaba en calificar así aquella transmisión, en la que otros también veían, de manera equivalente, un montaje televisivo. En el trabajo del ministro se podía advertir que había una verdad que estaba pugnando por salir y que todo dependía de que surgieran más elementos. Eso motivó esta reconstrucción, que ha pretendido establecer un par de verdades, una de ellas un auténtico hallazgo en el camino.

Este ejercicio periodístico de investigación y reconstrucción está basado en múltiples fuentes: una es el proyecto de resolución del propio ministro Zaldívar sobre el caso Cassez; un amplio análisis que al respecto publicó en la revista Nexos el periodista y escritor Héctor de Mauleón; el testimonio de la periodista Yuli García; las afirmaciones del reportero Pablo Reinah, partícipe en los hechos, y, por supuesto, las conversaciones que antes, durante y después de aquel enlace yo sostuve con los miembros del equipo de Primero Noticias, más mi experiencia directa en el asunto en calidad de coordinador informativo de este noticiario.

Esta reconstrucción enfoca el momento preciso en que el noticiario mencionado transgrede las reglas del periodismo en la cobertura del supuesto operativo “en vivo” de rescate de tres víctimas de secuestro y la detención de Florence Cassez e Israel Vallarta. Dichas reglas son las de no intervenir en los hechos, y mucho menos fabricarlos, y no ocultar, no desinformar y no mentir. En el momento en que se transgredieron estas reglas, se participó, a querer o no, en lo que el ministro de la corte calificó de “escenificación ajena a la realdad”.

Además, durante esta investigación se descubre que el testimonio final de los policías participantes en el operativo “en vivo” no encaja en los hechos reales de aquella mañana.

Actores principales en esta investigación son el conductor Carlos Loret de Mola, la productora Azucena Pimentel, el reportero Pablo Reinah, mismos que en lo sucesivo serán mencionados como “el conductor”, “la productora” y “el reportero”.

 

 

La referencia de las horas

Es importante determinar en qué horas se fueron dando los hechos. Según testimonios de los policías participantes, a las 4:00 de la mañana de aquel 9 de diciembre se inició un operativo de vigilancia en las inmediaciones del rancho Las Chinitas, en la carretera México-Cuernavaca.

Uno de esos agentes había informado que Israel Vallarta y Florence Cassez salían del rancho a esa hora. A continuación, se dijo que a las 4:30 horas, kilómetros adelante, Cassez y Vallarta fueron detenidos.

Estas horas referidas corresponden a un segundo testimonio de la policía, que rectifica el primer parte-declaración que se había dado. Los tiempos se ajustaban una hora: la primera vez se hablaba de las 5:00 y las 5:30 de la mañana; la segunda vez se cambiaba a las 4:00 y las 4:30 horas. Los episodios seguían siendo la salida de Vallarta y Cassez del rancho, y luego la detención media hora más tarde.

Sin embargo había una tercera versión que chocaba con las dos anteriores: Florence Cassez y algunos testigos, cosa que menciona el proyecto de resolución del ministro Zaldívar, dicen que eso de la detención no fue esa mañana sino un día anterior, en otro lugar y de muy distinta manera. Así es como comienzan a aparecer en el expediente verdades encontradas o dichos distintos.

El ajuste de una hora respecto de la primera declaración de la policía resultaba más o menos adecuado en cuanto a la marca de las 6:46 horas en que el operativo “en vivo” salía al aire en Primero Noticias. De otro modo no hubiese cuadrado nada. Y ni aun así el desenlace de su acción logró encajar en la realidad, como se verá más adelante, acaso por un gran descuido.

 

Los tiempos de la televisión

Si resultara que los policías dijeron la verdad, las horas que mencionaron ofrecen una frontera de tiempo inicial para la acción posterior de la televisión. Es decir, las 4:00, 4:30 ya nos están dando una referencia sobre la que después vendría la acción de la televisión.

Es obvio que si apenas entre las 4:00 y las 4:30 de la mañana Vallarta y Cassez salían del rancho y luego eran detenidos, la policía no estaba todavía en posición de invitar a la televisora a una cobertura en vivo. La idea tenía que sopesarse por lo menos un rato, además de que se supone había otra prioridad: dijeron que Israel Vallarta había dicho que debía regresar al rancho para proteger a los secuestrados de otros secuestradores. Según se relata en el proyecto de resolución del ministro, la policía pidió por ello apoyo a las 4:30, mismo que llegaría una hora 45 minutos después, es decir, las 6:15 horas al lugar de la detención. Lo dice también en su reportaje el periodista Héctor de Mauleón.

Mientras, en algún momento después de las 4:30, el reportero informa, según él al conductor de Primero Noticias, que la policía le pondrá algo noticioso para ese programa. Otra versión, y no necesariamente excluyente, dice que Eduardo Arvizu, jefe de información de Noticiarios Televisa, entra como a las 5:00 de la mañana a la oficina del conductor para comentarle el mismo ofrecimiento por parte de la Policía Federal.

El conductor dice que la cobertura va, en presencia de la productora y de Laura Barranco, una periodista muy cercana al conductor, con múltiples funciones importantes dentro de su staff. Todos ellos están entonces enterados. El conductor es el único que en ese momento puede autorizar la cobertura. Nada se hace sin que él lo decida, pues en aquel tiempo disponía de bastante libertad y no necesitaba consultar o pedir autorización a ningún directivo de Televisa para disponer del traslado de una unidad de transmisión satelital para cubrir un asunto policiaco. Por lo demás, no se sabe si esa consulta la hubo.

Desde luego, como en cualquier asunto noticioso prometedor, esa madrugada se ejecutó de inmediato la operación de cobertura. Se envió una unidad de transmisión satelital y al reportero, junto con un equipo de producción para poder transmitir.

Como la finca Las Chinitas, el lugar de la cita, está al lado de la carretera federal a Cuernavaca, las maniobras de llegar, instalarse y transmitir, es decir, tender el cableado, buscar el satélite, levantar la señal, hacer pruebas de video y audio, se llevarían como mínimo una hora. Es una operación que normalmente se lleva ese tiempo, o sea, las 6:00 de la mañana más o menos para estar in situ, si nos basamos en que a las 5:00 se estaba tomando la decisión de ir a la cobertura.

Pero resultó que ya instalados y después de mucho intentar, el equipo enviado reportaba a la cabina, mientras el noticiario ya estaba al aire, que del lugar no salía la señal, y así entonces dieron más de las 6:30 de la mañana. Por lo menos tres cuartos de hora estuvieron los enviados de Primero Noticias frente al portón de la finca batallando para poder transmitir, sin conseguirlo.

 

 

Lo que ya no encaja

Según los testimonios de los policías, los mismos que ya habían cambiado su primera versión, los refuerzos solicitados a las 4:30 llegaron hasta las 6:15 al lugar, distante del rancho Las Chinitas, donde supuestamente fueron detenidos Vallarta y Cassez. Es entonces cuando se dirigen al rancho para el rescate de los secuestrados, lugar al que llegan, como ellos mismos relatan, a las 6:30. Dicen que en ese momento Israel Vallarta les abrió la puerta. Es decir, no entran con violencia, ni va detrás de ellos la televisión o la prensa para registrar la operación.

Y este es el asunto que no encaja en la reconstrucción. Se supone que ya estaban los enviados de Televisa desde las 6:00 horas frente al portón y nadie vio llegar a los federales. Tampoco nadie invitó ahí, en ese momento, a reportero alguno a transmitir un operativo que estuviese ocurriendo “en vivo”. Si el testimonio policiaco fuese cierto, lo más seguro hubiera sido que la cámara de Televisa, que ya desde ese momento estaba “tirando” hacia el portón, es decir, enfocándole, habría registrado cualquier escena que hubiese estado enfrente (llegada del operativo, entrada a la casa). Pero no ocurrió así.

Hay que decir que, seguramente por falta de elementos, el ministro Zaldívar no logró percibir esto en su investigación. Es una ficha del rompecabezas que no está en su material a la hora en que reconstruye minuto por minuto.

Y, como se ve, se trata  de un fenómeno de invisibilidad que no tiene manera de encajar en la realidad. La versión choca de frente con la del operativo “en vivo”, pues el testimonio policiaco describe cosas que nunca se encontraron con la televisión, como el hecho de que a las 6:30 de la mañana llegaron los policías al rancho e Israel Vallarta les abrió la puerta, para así entrar, comenzar el operativo, e indicarles dónde estaba el cuarto de los secuestrados.

El testimonio describe, además, una realidad completamente distinta a la del operativo “en vivo” que comienza trasmitirse en Primero Noticias a las 6:46 de la mañana. Por si no bastara, al ampliar su declaración, estos agentes sostienen que desde que entraron al rancho hasta que salieron, en compañía de las víctimas ya rescatadas, ninguna televisora había hecho acto de presencia.

Si las cosas hubieran sido como en el relato policiaco, desde las 6:30 se hubiera desatado el operativo esperado y la televisión hubiese podido cuando menos grabarlo, dadas las dificultades que a esa hora tenía para levantar su señal. Los hechos hubieran sido totalmente distintos.

 

 

Lo que sí se grabó: indicio del montaje

A esa hora de las 6:30, en la cabina de producción de Primero Noticias se recibía una señal defectuosa en la que se veía de vez en cuando al reportero y a un grupo de policías apostados afuera del portón del rancho Las Chinitas. Sólo se esperaba que la señal fuera estable para poder transmitir el operativo, si es que éste no empezaba ya, por lo que tendría que ser grabado.

Pasaron los minutos y como la señal de televisión nomás no salía del lugar, entonces conductor y productora decidieron que se grabara el enlace, con el objeto de transmitir los hechos un poco después con la leyenda “hace un momento”. Si esto se hubiera hecho de cabo a rabo, la historia del montaje hubiera cambiado fuertemente. Ya no hubiera sido un pretendido hecho en vivo, como se dijo, y probablemente el montaje jamás hubiese sido descubierto.

La reportera Yuli García ha dicho que encontró esa grabación -que finalmente no se lanzó al aire– en unos casetes de Televisa, y es cuando descubre el gran indicio de un montaje televisivo. Ella ha relatado que los agentes de la AFI estaban formados en la puerta del rancho, esperando la indicación para entrar. También mencionó que una voz de la producción que venía de la cabina le decía al reportero: “Todavía no Pablo, vamos a ir primero con una nota de deportes y luego vamos contigo”.

De Mauleón rescata un fragmento de lo que le dijo Yuli García en una conversación: “Pablo le dijo a los policías: ‘No se muevan, vamos a meter una nota de deportes y luego seguimos nosotros’. Se oyó la voz de un mando que les dijo a los policías, ‘regresen, hagan fila, y yo les digo cuando avancen’”.

Lo que ese día vieron algunos, no todos, en la cabina de producción, fue que cuando se empezó a grabar el enlace se abrió el portón, la policía comenzó a entrar a la finca y la narración del reportero se inició. Las imágenes llegaban nítidas a la cabina y a una pantalla que el conductor podía ver en el set del noticiario.

Algunos oyeron decir al conductor: “eso está bueno, está chingón, ¿será que se puedan regresar?”. Y entonces la producción se encarga de que todos, los policías y el reportero diciendo “sí, nada más me das quiu”, volvieran a apostarse en sus posiciones originales, a la espera del conteo decisivo para ir ahora sí “en vivo”.

Sólo unos cuantos en cabina pudieron haber percibido estos hechos, porque estando el programa al aíre una buena parte de los elementos de la producción estaba en su trabajo de llevar la transmisión. Por otro lado, para hacer los enlaces había un cuarto contiguo a la cabina, separado por un cristal,  donde una asistente de enlaces y algunos elementos más se hacían cargo de esa operación.

 

 

El montaje

Entonces, minutos después, vino lo que prácticamente vieron todos en la cabina de producción: que el reportero estaba de nuevo a la espera, que los policías están agazapados por afuera del portón de la finca, atentos a que el conteo regresivo de la producción del noticiario les indique entrar al lugar y dar comienzo ya en ese instante al operativo policiaco “en vivo”. Con ese mismo conteo se pondrían ya en movimiento, además, todo el engranaje del programa: el director de cámaras, el asistente de enlaces, el mismo conductor, el reportero, etcétera. El operativo estaba al aire. Eran las 6:46.

El noticiario no se interrumpió abruptamente para dar paso al control remoto. Simplemente terminó la sección deportiva y el conductor mandó al enlace con el reportero que decía tener “algo de último minuto”. En la pantalla ya se podía leer un rótulo que decía “en vivo” y otro que anunciaba que “la AFI rescata a tres secuestrados”. Para entonces la entrada al rancho ha ocurrido ya dos veces, con un intervalo de pocos minutos.

Y es éste el hecho más irrefutable de intervención y alteración de los hechos por parte del programa. Con un quiú se inició un falso operativo “en vivo”. Y este es el foco de este recuento.

Cuando uno ve, un minuto o segundos antes de ir al aire, el alineamiento de un cuerpo policiaco con el quiú del noticiario, para ejecutar un operativo policiaco, ahí es cuando uno se dice: “No, no, no, ahí se está traspasando una raya, se está cruzando una frontera en la que se está actuando en los hechos, participando en los hechos, en vez de atestiguarlos”.

 

El resto actuado

Lo que siguió lo vieron millones de personas. Simultáneamente la policía avanza adentro de la finca y el reportero reporta. Penetran hasta la pequeña construcción del costado derecho donde un funcionario de la AFI, Luis Cárdenas Palomino, desde adentro les abre la puerta. El reportero decía: “Un duro golpe contra la industria del secuestro se está dando en estos momentos, y es que la Agencia Federal de Investigación trabajó durante semanas y ésta madrugada lo que está haciendo es liberar a tres personas. Ellos están, como tú ves, ingresando a lo que es un rancho, nosotros estamos también aquí conociendo los datos, prácticamente en vivo”.

A las 6:48 Israel Vallarta es “sometido” al piso, manos atrás, como si eso ocurriera en ese instante. Se ven armas, se ven fotos, se ven pasamontañas, credenciales de elector, etcétera. El reportero insiste en que es en vivo esa entrada, y a las 6:49 da con la mujer que se tapa el rostro, que es de origen francés, esposa del “secuestrador” y “y quien ayudó a planear el secuestro”.

Durante el desarrollo de esta acción Laura Barranco, colaboradora cercana a Loret dentro del staff, manifiesta al conductor varios desacuerdos en la cobertura: uno, con que se tache a Florence Cassez de delincuente sin juicio de por medio; otro, con los golpes que evidentemente recibe el aire Israel Vallarta; otro más, con los reiterados agradecimientos de las víctimas a la AFI, que dice que para ella son francamente sospechosos.

En eso, 6;49, se incorpora TV Azteca a transmitir por su cuenta y entonces ya ambas televisoras hacen esencialmente lo mismo en las siguientes dos horas, lo cual sólo reflejaba una motivación que era a veces burda, otras veces con calidad: esa motivación era una tremenda competencia que tenían cada mañana por el rating mediante el amarillismo o la nota roja.

 

Comentario de parte de MXporFCassez.

Vuelvo a publicar un twitt de Cristian Ramirez

Anuncios

El sistema procesal penal mexicano, doblemente victimario

Fuente: Revista Pandecta

Por Fabricio Montes

octubre 25, 2012

                                                A Alfredo Castillo, siempre estuve cierto de tu inocencia. Tú sacrificio no será vano.

          “Gracias a Dios, a mis papás, a mis abogados, a toda la gente que confió en mí. En verdad nunca cometí un delito, me acusaron injustamente, me pasé cinco años y dos meses en la cárcel por un delito que no cometí […] Hay mucha gente como yo injustamente en las cárceles[1]”. Declaración desgarradora de Hugo Sánchez Ramírez, indígena mazahua detenido injustamente. Como el caso de Hugo, existen otros miles todos los días, como bien lo señaló la ONU: “en México, la tortura y las detenciones arbitrarias son pan de todos los días[2]”.

De nuevo el drama de “presunto culpable” se repite, se materializa, se perpetúa. Parecen insuperables las graves deficiencias de los sistemas procesales penales y, desde luego, el sistema penitenciario. Sin embargo, hemos sido testigos de continuas simulaciones que no atacan el fondo del asunto.

Tal es el caso de Florence Cassez, quien fue acusada de participar en diversos secuestros. La irregularidad de la detención comenzó desde la interrupción abrupta del noticiero matutino Primero Noticias de Televisa y Hechos am de Tv Azteca. Aquel nueve de diciembre de dos mil cinco, el Duopolio daba cuenta de la presunta captura de una banda dedicada al secuestro. De una forma muy estudiada, los agentes de la entonces AFI –dirigida por el actual secretario de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna- ingresaron en el rancho Las Chinitas. El reportero, fungiendo como la voz más autorizada de la sociedad civil, como juez y como ministerio público, indicaba que en el lugar se encontraba una mujer de origen francés, quien –en voz del corresponsal- era la esposa del jefe de la banda de secuestradores, misma que participaba en dicha actividad ilícita.

El reportero interrogaba a Florence, quien se encontraba en el piso con una cobija, despeinada y asustada. Al ser cuestionada inquisitivamente, Cassez negó los hechos, dijo que jamás había participado en los secuestros y que Israel Vallarta no era su esposo. Con sendas imágenes, nadie podría osar en poner en tela de juicio la efectiva captura de una banda de secuestradores y, posteriormente, la liberación de las tres víctimas encontradas en el inmueble.

Sin embargo, en el programa Punto de Partida que encabeza la periodista Denise Maerker, Florence Cassez dio cuenta del montaje perpetrado por Genaro García Luna. Florence manifestó que la habían detenido con anterioridad y que la habían llevado al rancho Las Chinitas. Sin duda, Genaro García Luna quedó en ridículo frente a la opinión pública, así como la credibilidad en la estrategia de seguridad del gobierno calderonista, al encumbrar a un funcionario capaz de orquestar y avalar, con la complicidad del Duopolio, tremendas violaciones.

No obstante, Florence Cassez fue sentenciada en primera instancia a noventa y seis años de prisión. Desde luego, recurrió a la apelación y obtuvo una sentencia de sesenta años. Por tal motivo, los padres de Florence, Charlotte y Bernard Cassez, recurrieron a la ayuda del entonces presidente francés Nicolás Sarkozy.

De un momento a otro, el caso de Cassez pasó de un asunto jurídico, a un asunto de corte político. Indudablemente, Felipe Calderón se mostró de lo más obstinado al decir que se debía privilegiar a las víctimas en lugar de los victimarios y que si la francesa había cometido el hecho en México, en México debía purgar su condena[3].

Sin embargo, el asunto parece ser aún más profundo. Recientemente, los periodistas franceses Patrice du Tertre y Othello Kahn realizaron en México el documental “Florence Cassez, el último recurso”. Dicho documental fue transmitido en “Le monde en face[4]”.

El reportaje “Florence Cassez, el último recurso”, da cuenta del montaje realizado por el entonces director de la AFI Genaro García Luna, de las contradicciones de las víctimas encontradas en el rancho antes mencionado, así como las amenazas que sufrió Sebastián Cassez -hermano de Florence- por parte de Eduardo Margolis, allegado a Genaro García Luna y a Isabel Miranda de Wallace[5]. Quizás de ahí el interés que demostró la señora Wallace, respecto a que la francesa no fuese liberada, al presentarse puntualmente en las sesiones de la primera sala del máximo tribunal. ¿Qué pretende ocultar la señora Wallace? ¿Qué intereses persigue?

La situación parece más que complicada. Por principio de cuentas, debido a la investigación que emprendió la Iglesia Católica mexicana -por petición de la Santa Sede- dirigida por Pedro Arellano y veintisiete investigadores, quienes concluyeron que Florence Cassez es inocente. Esta investigación fue enviada al presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y al presidente Felipe Calderón, a través de Margarita Zavala. Por otro lado, las relaciones diplomáticas entre Francia y México parecían desquebrajarse por la incertidumbre del asunto, por el desconocimiento del Tratado de Estrasburgo[6] y por la falta de tacto y sensibilidad del gobierno federal.

Recientemente el presidente electo, en gira por Europa, al reunirse con Francois Hollande[7] -actual presidente francés-, se pronunció por la neutralidad en el caso Cassez; el cual, se encuentra pendiente en la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación pues, se returnó a la Ministra Olga Sánchez Cordero.

Es de recordar que, el primer proyecto del amparo en revisión 517/2011, a cargo del Ministro Arturo Zaldivar, proponía la inmediata liberación de Cassez, sin embargo, como es del conocimiento general, el proyecto fue rechazado por no alcanzar la mayoría. Dicho proyecto derivó en ríspidas relaciones entre la Corte y la presidencia de la República, a través del secretario de gobernación, Alejandro Poire.

Parece ser que en México el estado de derecho es una frase sin contenido, utilizada a modo e invocada en discursos demagógicos. Para la opinión pública, el asunto se ha tornado como una especie de nacionalismo mal entendido. Las opiniones respecto al caso se han polarizado, tal vez por la gran carga emotiva que implica el delito de secuestro, la impunidad y la complicidad de corporaciones policíacas.

En el caso de Cassez, percibo una clara injusticia con una falta tremenda de seguridad jurídica. La señora Wallace olvida que el Estado de Derecho es el orden en el que un pueblo políticamente maduro se reconoce[8]; construirlo, pues, es tarea de todos. La presunción de inocencia de Cassez fue totalmente violada por la opacidad de la AFI y su director, así como por la complicidad del Duopolio televisivo. ¿Cómo preservar bienes básicos de la Constitución, si se pueden vulnerar en cualquier situación?

La señora Wallace, el gobierno federal y un amplio sector de la sociedad han olvidado que ninguna mayoría, ni siquiera por unanimidad, puede legítimamente decidir la violación de un derecho de libertad. Tampoco, ninguna mayoría puede hacer verdadero lo que es falso, o falso lo que es verdadero, ni, por tanto, legitimar con su consenso una condena infundada por haber sido decidida sin pruebas[9].

Pese a las dudas y las constantes violaciones de principios contenidos en nuestra Carta Magna, los atropellos de las autoridades siguen siendo una característica primordial de su actuar, de nuestras policías, de nuestros juzgados, de nuestras cárceles pero, sobre todo y lo más preocupante, del silencio y la aprobación de la sociedad civil, ¿acaso no somos conscientes de la tremenda posibilidad de convertirnos en la siguiente víctima? ¡Hasta la próxima!


[1] Méndez, Alfredo, “Me robaron 5 años de vida, dice mazahua encarcelado injustamente por secuestro”, en La Jornada, 2012, no. 10135, México, D. F., miércoles 24 de octubre, p. 14.

[2] Ibidem, “En México la tortura y las detenciones arbitrarias son pan de todos los días: ONU”.

[3] Jiménez, Sergio Javier, “FCH: Cassez purgará su sentencia en México”, en El Universal, 2009, no. 33,480, México, D. F., martes 23 de junio, Nación, p. A 13. Véase también: http://www.youtube.com/watch?v=xOjVcCC7nag

[6] Queriendo desarrollar más la cooperación internacional en materia penal;

Considerando que dicha cooperación debe servir a los intereses de una buena administración de justicia y favorecer la reinserción social de las personas condenadas;

Considerando que esos objetivos exigen que los extranjeros privados de su libertad como

consecuencia de una infracción penal tengan la posibilidad de cumplir su condena en su medio social de origen;

Considerando que el mejor medio para ello es trasladarlos a sus propios países.

[7] Reséndiz, Francisco, “Se reúne Peña y Hollande, dan golpe de timón en el caso Cassez”, en El Universal, 2012, no. 34,685, México, D. F., jueves 18 de octubre, Nación, p. A 8.

[8] Benda, Ernesto, El Estado social de derecho, p.496.

[9] Ferrajoli, Luigi, Derechos y garantías: la ley del más débil, Madrid: Trotta, pp. 24-27.

Categorías:Sin categoría Etiquetas: , , ,

CPI acepta la demanda contra Calderón y Garcia Luna por crímenes de guerra y de lesa humanidad

https://encrypted-tbn2.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcT49Ml668oodCm-Q4scPKmQE1jVzeaPWZIJsOzjyI9Gf0poGRkF
MÉXICO, D.F. (Proceso).- Pese a los esfuerzos de Felipe Calderón para frenar la demanda por crímenes de guerra y de lesa humanidad que en su contra interpusieron cerca de 23 mil mexicanos ante la Corte Penal Internacional (CPI), en diciembre próximo la fiscal Fatou Bensuada podrá definir su destino.Presentada el 25 de noviembre de 2011 contra el presidente mexicano y otros protagonistas de la guerra contra el crimen organizado (incluidos el narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, y de la Defensa Nacional, Guillermo Galván Galván), la demanda pasó el primer filtro: la fiscalía del CPI determinó que hay materia para juzgar. Ahora está a punto de entrar al “análisis preliminar”.

 
Llegar a esta etapa “es algo muy grave porque implica que la fiscalía de la CPI le dice al mundo que en México se están cometiendo crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad, pero se le da una última oportunidad al gobierno de demostrar que tiene tanto capacidad como voluntad de juzgar esos delitos”, sostiene en entrevista con Proceso Netzaí Sandoval Ballesteros, el abogado de los demandantes.
El expediente de 700 fojas entregado al entonces fiscal de la CPI, Luis Moreno Ocampo, originalmente documentaba 470 casos de violaciones al derecho internacional, 200 de ellos relacionados con torturas de militares cometidos en instalaciones castrenses (Proceso 1838). Actualmente el documento cuenta con más de mil 400 cuartillas por las aportaciones que organizaciones civiles y víctimas de la guerra contra el narcotráfico han enviado a la CPI.
Calderón no ha escatimado en el uso de la fuerza del Estado para evitar que el caso avance, tanto así que nombró a uno de sus maestros en la Escuela Libre de Derecho, Eduardo Ibarrola Nicolín, como embajador en el Reino de los Países Bajos con un objetivo: detener cualquier demanda contra Felipe Calderón por delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra, ya que, según organizaciones no gubernamentales, la mala conducción del combate al narcotráfico ha dejado un saldo de más de 70 mil muertos, por lo menos 10 mil desaparecidos y unos 160 mil desplazados por la violencia.
“Fue Calderón quien directamente le dio esa instrucción a Ibarrola. Lo envió a los Países Bajos a que evite que lo demanden por violaciones a los derechos humanos, esa es su única misión”, revela un alto funcionario federal al corresponsal de este semanario en Washington, Jesús Esquivel.
“Ibarrola se quedará en el puesto aún después de que llegue (Enrique) Peña Nieto a la presidencia; ese es uno de los arreglos que logró Calderón con el nuevo presidente”, añade el funcionario a condición de que su nombre no fuera revelado, por temor a represalias.
Profesor titular de la Escuela Libre de Derecho hasta 2002, Ibarrola Nicolín tuvo cargos directivos en la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), entre ellos la coordinación de asesores de Fernando Solana Morales, quien fuera canciller en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari.
Durante el gobierno de Zedillo y los primeros 17 meses del gobierno de Vicente Fox, Ibarrola Nicolín, maestro en Sociología Política por la London School of Economics and Political Science de la Universidad de Londres, fungió como subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales de la Procuraduría General de la República (PGR). Ahí estuvo a cargo de la investigación contra Raúl Salinas de Gortari por su presunta relación con el narcotráfico, lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.
Sobre este asunto, desde Suiza el juez Paul Perraudin declaró el 17 de mayo de 2002 que después de casi siete años de investigaciones llegó a la conclusión de que “las estructuras del Estado mexicano protegían al tráfico de drogas”. Tres días después, Ibarrola Nicolín dejó su cargo en la PGR.
Considerado por excolegas de la procuraduría como “un abogado muy grillo y fiel únicamente a sus jefes en turno”, a partir de 2002 Ibarrola regresó a la SRE gracias a Fox: estuvo dos años en el consulado de México en Houston y desde ahí colaboró con la PGR de manera informal, como le confió una fuente al corresponsal de Proceso en Washington, y de 2004 al primer trimestre de 2007 fue jefe de la cancillería en la embajada de México en Washington.
Con la venia de su discípulo Calderón y la aprobación del Senado, el 21 de mayo de 2007 Ibarrola presentó sus cartas credenciales como embajador de México en Guatemala. Tras cinco años de estar al frente de la segunda representación más importante para las relaciones bilaterales mexicanas, después de la de Estados Unidos, el 17 de abril pasado Ibarrola Nicolín fue ratificado por el Senado de la República como embajador en el Reino de los Países Bajos y representante permanente de México ante la Organización para la Prohibición de Armas Químicas.
La encomienda que Ibarrola llevó –insistió el funcionario entrevistado por el corresponsal en Washington– fue impedir que Calderón sea enjuiciado por la CPI con sede en La Haya.
Ibarrola es un tipo muy truculento y astuto –apuntó la fuente–; Calderón le reconoce estas cualidades, por eso lo manda a La Haya para que lo defienda a como dé lugar, de todo y contra todo. Habría que ver si Peña Nieto defiende el acuerdo que hizo con Calderón por encima de las presiones que, se pronostica, habrá una vez que asuma la presidencia y de que Calderón vuelva a ser un ciudadano de a pie”.
(Fragmento del reportaje que se publica esta semana en la revista Proceso 1877, ya en circulación)
Categorías:Sin categoría Etiquetas: , ,

El caso Florence Cassez no es un caso diplomático, sino un caso de Justicia

Categorías:Sin categoría Etiquetas: ,

Ordena Corte libertad del mazahua Hugo Sánchez preso por plagio

Fuente: Proceso

Por: Gloria Leticia Díaz

17 de Octubre de 2012

MÉXICO, D.F. (apro).- La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) concedió la libertad al indígena mazahua Hugo Sánchez Ramírez, luego de la acusación en su contra de participar en un secuestro.

La Primera Sala Penal de la SCJN confirmó que en el proceso que se siguió al indígena, éste “fue víctima de diversas violaciones constitucionales, entre ellas a la de legalidad, debido proceso, presunción de inocencia y defensa adecuada”.
Pese a que la resolución de la SCJN implica la liberación inmediata de Sánchez Ramírez, la misma está condicionada a la declaratoria de inexistencia de otra causa penal en su contra.
Cabe recordar que contra Sánchez, preso desde 2007, hay otra sentencia condenatoria por portación de armas de uso exclusivo del Ejército, delito que su defensa alega también fue fabricado.
El indígena mazahua fue detenido en 2007 acusado de portación de armas y secuestro, y por estos delitos se le condenó a 5 y 37 años de prisión, respectivamente, que purga en el penal de Santiaguito, en el Estado de México.
La SCJN resaltó, en un comunicado, que la propuesta de amparo directo 4/2012, elaborada por el ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo, fue aprobada por los ministros de la Primera Sala, luego de considerar que “no existe justificación alguna para que la responsabilidad penal de una persona se encuentre sustentada en pruebas insuficientes y adquiridas de manera contraria a derecho”.
Los ministros coincidieron en que con la obtención de pruebas ilícitas “se vulneraron los derechos fundamentales” del debido proceso, y se “vició todo el procedimiento, porque su presencia objetiva y sus consecuencias condujeron indebidamente a tener por acreditada la plena responsabilidad penal” de Sánchez Ramírez en el delito de secuestro.
El Centro de Derechos Humanos Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), que representa a Sánchez Ramírez en el juicio, resaltó en un comunicado la votación unánime de los cinco ministros de la Primera Sala a favor del proyecto de Pardo Rebolledo, y explicó que libertad de Hugo se vio obstaculizada por la votación sobre la sentencia de portación de armas de fuego.
Este último análisis estuvo a cargo de Guillermo Ortiz Mayagoitia, quien proponía negarle el amparo a Hugo (¿Qué onda con este magistrado?), por lo que los demás ministros “votaron en contra de dicho proyecto, pues al menos tres de ellos consideraron que a Hugo debía otorgársele el amparo”, por lo que el proyecto será turnado a otro ministro para definir una nueva sentencia.
El Centro Prodh apuntó que el indígena mazahua “podrá recuperar su libertad en algunas horas tan pronto concluya el trámite por el cual se establezca que ha compurgado en exceso la totalidad de la condena por el delito de portación ilegal de armas”.
Aun cuando sea liberado, el trámite del amparo por este delito se continuará en la Primera Sala de la SCJN, “con la finalidad de que la inocencia de Hugo sea reconocida por el máximo tribunal de la Nación”, señaló la ONG.
En el comunicado se explica que los familiares del joven mazahua y sus abogados se encuentran en el penal de Santiaguito realizando trámites para que sea liberado a la brevedad posible.
La víspera, el Centro Prodh dio a conocer la resolución 33/2012 del Comité de Naciones Unidas sobre Detenciones Arbitrarias, en la que se reconoce que Sánchez Ramírez fue víctima de violaciones al debido proceso, así como de malos tratos, por lo que exigía al gobierno de Felipe Calderón la liberación inmediata del indígena y, como reparación del daño, una indemnización económica, así como limpiar judicialmente su nombre.

Florence Cassez – ¿En camino a la libertad?

Fuente : Huffingtonpost – Mexicopolitico

Por : Juan Jose Solis

El 11 de Octubre 2012

El pasado 21 de marzo de 2012, la ciudadana francesa Florence Cassez estuvo a un voto de obtener su libertad, dos ministros de la corte votaron en contra de la ponencia, dos estuvieron a favor de la libertad inmediata y uno más estuvo a favor del dictamen pero no compartió sus términos; por ello, se resolvió que fuera otro ministro quien preparara una nueva ponencia para emitir una sentencia definitiva.

Aquella ocasión, el ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea presentó una ponencia clara, precisa y jurídicamente magistral. Desechó la paja del expediente y se centró en lo sustancial, la afectación al debido proceso de la inculpada por el montaje a la que fue sometida, y por tanto, no puesta a disposición de forma inmediata ante la autoridad competente como lo indica la ley. Después abordó el tema de la importancia y vigencia de la presunción de inocencia como derecho fundamental de todo ser humano y que en el caso de Cassez también había sido violado al juzgarla en un montaje orquestado por el entonces director de la AFI y hoy secretario de seguridad pública federal y sospechoso de tener estrechos vínculos con el narcotráfico. Y por último se destacó el asunto -grave- de que Florence Cassez tampoco tuvo la asistencia consular inmediata como lo señalan los tratados internacionales que México ha firmado.

Sólo los ministros Arturo ZaldívarLelo de Larrea y Olga María del CarmenSánchez Cordero de García Villegas, defendieron la tesis de la libertad inmediata, ya que el hecho de haberse presentado irregularidades en el debido proceso representaba una violación grave a la Constitución. Sin embargo, no pudo prosperar el sentido de la ponencia porque el ministro José Ramón Cossío Díaz que si bien reconoció las irregularidades al debido proceso, esto no debía traducirse en alcances suficientes para poner en libertad a la inculpada.

Esta vez, la ponencia de la ministra Sánchez Cordero puede tener una definición distinta que convoque a sus colegas ministros a reflexionar y decidir el caso Florence Cassez desde y sólo en beneficio de la ley. Transcurrido el tiempo electoral, no debe haber presiones del poder político que tenga por objetivo administrar votos y muchos menos se le debe dar paso a los falsos y mentirosos activistas como Isabel Miranda de Wallace y séquito que más que defender los derechos de las víctimas trabajaron sistemáticamente para limpiar la sangre derramada por el gobierno de Felipe Calderón.

Es más, a pesar de que se ha dicho que el equipo de Enrique Peña Nieto podría acelerar la salida de Cassez de la cárcel para deshacerse de ese conflicto diplomático, definitivamente tampoco debe intervenir. La ley no debe ser usada como chantaje ni para fines políticos o personales, simplemente la ley debe aplicarse con rigor y en apego a su espíritu de justicia.

Es evidente que Florence Cassez se convirtió en una obsesión para el gobierno de Felipe Calderón, ponerla en libertad representaba la más contundente prueba de su torpeza y maldad. Después de Florence, podrían presentarse muchos casos más donde el común denominador era la fabricación de culpables y las aprehensiones espectaculares con horario tripe “a” con exclusividad para la televisión. Florence Cassez es víctima de un sexenio que quiso legitimarse a cualquier precio, incluso con el precio de su libertad.

No es necesario ser un docto en derecho para emitir una opinión sustentada sobre la inocencia de Florence Cassez. Cualquiera que revise el expediente de Cassez (http://bit.ly/aNEW6N), notará fácilmente las inconsistencias como que la propia autoridad no atina en decir cuándo y dónde fue capturada; las víctimas en sus primeras y segundas declaraciones no la identifican y sospechosamente hasta la tercera declaratoria la recuerdan. Una tercera víctima (Ezequiel Elizalde Flores) dice que le inyecta anestesia para cortarle un dedo y posteriormente un médico certifica que dicha cicatriz es un lunar, luego vienen testigos falsos que le atribuyen ser la líder de la banda cuando ninguna víctima le confiere ese perfil. En fin, una interminable cantidad de inconsistencias que fueron haciendo cada vez más complejo el caso y que lamentablemente todo es producto de la anodina idea de Genaro García Luna de recrear los hechos para las pantallas de televisión.

Finalmente, debo destacar que en la opinión pública, la sed de justicia -y en muchas ocasiones de venganza- provocó que muchos ciudadanos se convencieran de la culpabilidad de Florence Cassez. Es común escuchar o leer opiniones cargadas de odio y desesperación que claman por que se quede en la cárcel. Desafortunadamente, no comparto ese rencor. Quien esto escribe entrevistó de manera directa en el penal de Tepepan a Florence Cassez, conversamos varias horas y por el momento sólo destaco una idea que tiene muy presente Cassez: nunca se va a declarar culpable porque no lo es, y luchará todo el tiempo que sea necesario para salir de ese penal con la frente en alto.

Camino a la libertad, una vez más el caso de Florence Cassez obliga a la reflexión porque no sólo está en juego su libertad, sino también la libertad de cientos de mexicanos inocentes injustamente recluidos en los penales del país; pero sobretodo para quienes estamos en libertad, está en juego el respeto a nuestros derechos fundamentales, pues es un hecho que un Estado violento como el que hereda Felipe Calderón que no respetó el debido proceso y la presunción de inocencia, está condenado irremediablemente a padecer la injusticia.

Artículo de Xavier Méndez Camacho : Florence Cassez / Mossad / Eduardo Margolis

Por Xavier Méndez Camacho
El 12 de octubre 2012
*La corresponsal para Latinoamérica del diario más influyente de Estados Unidos, The New York Times, Karla Zabludovsky, me envió un correo electrónico en donde me pide una entrevista para hablar sobre el caso de la francesa Florence Cassez.
El 13 de  Marzo de 2012, la corresponsal para Latinoamérica del diario más influyente de Estados Unidos, The New York Times, Karla Zabludovsky, me envió un correo electrónico en donde me pide una entrevista para hablar sobre el caso de la francesa Florence Cassez, condenada por el gobierno mexicano a 60 años de prisión por el delito de “secuestro”.
En 2006 publiqué una serie de reportajes producto de una investigación sobre el caso, en el diario UNOMÁSUNO de la ciudad de México.
Ahí  sostenía, de acuerdo a testimonios y pruebas documentales, que detrás de todo este asunto que ha tensado incluso las relaciones diplomáticas entre México y Francia, se encontraban los temibles servicios de Inteligencia israelíes, conocidos mundialmente como “MOSSAD”.
EL MOSSAD se ha caracterizado  por hacer operaciones clandestinas de gran calado como la caza de nazis y terroristas árabes en cualquier parte del planeta o el rescate de rehenes de un avión en África ( “Rescate Entebbe” ) en julio de 1976. Sus agentes-espías trabajan encubiertos en todo el mundo, son los verdaderos  007 “con permiso para matar”,  algunos dicen que tienen y usan mejor tecnología que la propia Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos. En Cancún tienen una pequeña base de operaciones también.
Denuncié concretamente al jefe del MOSSAD para  América Latina, con sede en la ciudad de México y di la dirección de su bunker ubicado en la colonia Anzures -incluso publiqué una copia de su pasaporte con fotografía- como parte de la conspiración para encarcelar a la ciudadana francesa.
Se trata de Eduardo Cuauhtémoc Margolis Sobol, mexicano de origen judío, entrenado en Israel que en esos días daba protección a judíos ricos de la colonia Polanco con un ejército de ex miembros de la tristemente célebre Dirección Federal de Seguridad (DFS).
Casualmente este espía israelí resultó ligado a la banda de secuestradores conocida como “Los Zodiacos”, pues su jefe Israel Vallarta, novio de Florence Cassez  trabajaba para él (AP: PGR/SIEDO/UEIS/190/2005)  al igual que era socio del hermano de Florence, de nombre Sébastien.
Genaro García Luna, actual secretario de Seguridad Pública Federal,(SSPF) siempre ha protegido a Margolis y naturalmente al MOSSAD con el que tiene intercambio de información.
El gobierno de Calderón, todo el sexenio, ha sostenido la culpabilidad deFlorence Cassez, quien hasta la fecha  a su vez,  ha sostenido  su inocencia en un libro de su autoría: “A la Sombra de mi Vida. Prisionera del Estado Mexicano”
Todo esto viene  a colación porque ahora se ha mencionado que el próximo año, ya en  la nueva administración del presidente Peña Nieto, Florence Cassez podría obtener su libertad y regresaría a su país natal con la pena compurgada.
El columnista de El Universal, Ricardo Alemán plantea que la francesa podría quedar en libertad los primeros días de Diciembre “mediante un acuerdo judicial para que cambie su versión de inocencia  y se declare culpable del delito de secuestro y asociación para cometer un delito, se acoja a la Ley Federal Contra la Delincuencia Organizada que –según los artículos 35 y 36 de ese ordenamiento–, la obligaría a declarar en contra de sus socios en la actividad delictiva”.
Que pena que las cosas se den así en un proceso judicial que desde el principio estuvo plagado de irregularidades. Aceptar ser culpable sin serlo, para obtener la libertad. El gobierno que acaba tiene miedo de quedar en ridículo si se sabe toda la verdad.
Todo es cuestión de voluntad política porque, se espera, con la nueva administración de Peña Nieto, las cosas serán diferentes.
Los tentáculos del MOSSAD se mueven rápido pues algunas organizaciones no gubernamentales (ONG)  como “Justicia y Debido Proceso” y otras, que creen en la inocencia de Florence Cassez, han buscado inútilmente en  los archivos del diario UNOMASUNO de la Ciudad de México mis reportajes de febrero de 2006 que se publicaron en un suplemento especial pero estos ya no existen. Los desaparecieron y no hay constancia de ellos en la carretera de la información.
Aclaro que días después de publicar los reportajes fui objeto de una agresión física que me llevó al hospital por parte de unos individuos que me advirtieron que “ya no le buscara” y que “era la última vez que me lo advertían”.